Me atrevería a decir, que el mejor consejo que puedo darte si has recibido la Gran noticia de que vas a ser el fotógrafo oficial de la boda de tu mejor amigo, o la de tu prima, o la de tu vecino y siempre después de los consejos básicos: respira, respira, respira, intenta convencerle de que se busque un profesional, o por lo menos déjale claro que tú no lo eres, que harás todo lo que puedas por ellos, pero que tú, de momento, de profesional nada… Tras todos esos consejos básicos, el gran consejo para salir bastante airoso de una boda en el 70% de las fotos es: busca los detalles.

¿Por qué? Pues porque una boda está preparada a partir de millones de detalles, de un montón de dedicación hacia ellos, de un montón de horas, de pruebas, de búsqueda y sobre todo de un montón de amor y de ilusión. Así que el mejor regalo que puedes hacer a la pareja que se casa, es reconocerles y ayudarles a inmortalizar su esfuerzo y dedicación a cada uno de ellos. Dicho esto, veamos cómo podemos salir airosos ante tan gigantesco reto 😉

Una boda está hecha a partir de detalles

Antes de empezar

Puesto que no sólo irás a fotografiar los detalles de la boda sino que además deberás estar atento o atenta a los grandes instantes de la ceremonia, antes de presentarte allí hecho puro nerviosismo, échale un vistazo a los siguientes artículos:

Y ya si le cogieras tremendamente el gusto a fotografiar bodas, podrías echarle un vistazo a este: La guía completa para iniciarte como fotógrafo profesional de bodas (paso a paso)

1. Ata todos los cabos

Asegúrate de llevar encima todo lo que puedas necesitar y más. Más vale que sobre, que seguro que lo que no necesites alguien te lo guardará a buen recaudo y no que llegues allí y te falten la mitad de las cosas. Para empezar asegúrate de:

  • Llevar las baterías bien cargadas (como mínimo 2) y no está de más llevarte también el cargador.
  • Varias tarjetas de memoria: Por muy cómodas que sean las de gran capacidad, lo cierto es que tienen un gran inconveniente, si fallan pierdes ni más ni menos que todas las fotos. Más vale llevar varias de menor capacidad y ser cuidadoso con ellas a la hora de guardarlas.
  • El objetivo más luminoso que puedas conseguir. Cuanto más luminoso (valores de f más bajos) más libertad tenemos al trabajar con poca luz sin necesidad de utilizar un flash y además nos permite trabajar con muy poca profundidad de campo, que para detalles verás que va muy bien.
  • Dos cuerpos y dos objetivos: Vale, puede que no tengas dos cuerpos, pero puede que sí, puede que a estas alturas ya hayas desechado tu primera cámara de fotos réflex por necesidad o por capricho 😉 y la tengas muerta de asco en alguna caja, o puede que no, que realmente no tengas más que una, pero no me creo que no conozcas a nadie que no tenga una Réflex y te la pueda prestar por un día. Es súper cómodo y te abre un mundo de posibilidades artísticas llevar dos cámaras con diferentes focales para ser rápido y ágil y no perderte ningún disparo.
  • Flash: Los mejores resultados sobre todo si no somos unos expertos de la iluminación se suelen conseguir trabajando con luz natural, pero a veces no tenemos más remedio que tirar de flash. Si tienes un flash externo, bienvenido sea. Si no, rezaremos por que tengas suficiente luz, el de la cámara suele dar resultados algo decepcionantes.

Prepara bien todo el material antes de salir de casa

2. Busca inspiración online

Hay gente que hace auténticas virguerías, tantas que hasta dan ganas de casarse sólo para contratarla 😉 Date un paseo por webs especializadas, Pinterest, Instagram, etcétera para buscar inspiración. Nadie nace sabiendo, y la fotografía al final es un lenguaje, que a la que lo dominas te permite hacer casi de todo.

3. Sal de casa con 10 fotografías en la cabeza

La primera vez que haces algo y bajo tanta presión, es fácil que te bloquees, te pongas nervioso/a y no veas la forma de arrancar. Si has hecho tus deberes y has buscado algo de inspiración online, seguro que has visto por lo menos 10 fotografías que te han fascinado. Bien, pues retenlas en tu mente, en un papel, o en tu Smartphone, donde quieras, pero apréndetelas bien, porque es tu seguro para arrancar. Y una vez arranques con unas cuantas, no habrá quién te pare 😉 Empezar siempre es lo más difícil.

Ten en mente algunas ideas para romper el hielo

4. Revisa los ajustes antes de empezar

Asegúrate de tener la ISO más baja posible según las circunstancias (recuerda que a mayor ISO más ruido en la imagen), pero a la vez asegúrate de que no te están saliendo movidas o trepidadas. Lo ideal es que trabajes con una velocidad mínima algo superior a la distancia focal de tu objetivo. Es decir, si tienes un 50mm, con una velocidad de 1/60s, a menos que tengas muy mal pulso o que lo que fotografíes esté en movimiento, será suficiente para congelar el movimiento. Puede que no sea muy científico pero es fácil de recordar y suele funcionar bien 😉

5. Aprovecha la luz natural

Es, sin duda, tu mejor baza. La luz natural es la que mejor resultados te regalará, así que cuando entres en cualquier estancia a la caza y captura de una buena imagen, fíjate de dónde proviene la luz, en cuál sería el mejor lugar para colocar tu detalle a fotografiar (si es que puedes moverlo), etcétera. Siempre decimos que las ventanas con cortinas claras o con entradas de luz suave son el mejor estudio de iluminación posible.

Intenta aprovechar la luz natural

6. Juega con la profundidad de campo

Un objetivo luminoso no sólo es maravilloso por la entrada de luz sino por la reducida profundidad de campo que es capaz de alcanzar, lo que te permite difuminar el fondo de la escena, centrando el interés allí donde sitúes el foco en la escena.

Esto te será muy útil para eliminar fondos poco adecuados y sobre todo para centrar la atención en el detalle que hayas escogido.

Juega con la profundidad de campo

7. Escoge un modo semi-manual

Por muy fan del modo manual que yo sea, en este caso, con poco tiempo y no poca presión, no te recomiendo añadir más estrés a la ecuación 😉 Si sabes usar los modos semi-manuales de la cámara, te animo a usarlos. Para fotografiar detalles estáticos, una muy buena opción es trabajar con el modo prioridad a la apertura, decidiendo tú la profundidad de campo y la entrada de luz hacia el sensor. Si no los conoces, no te agobies y asegúrate el resultado trabajando en automático.

8. Cuida la composición

En este tipo de imágenes más “estáticas”, la composición lo es todo. Tienes algo de tiempo para pensar y preparar ligeramente la escena, así que trata de pensar en el orden de los elementos dentro de tu plano. Reglas como la de los tercios o la de la mirada pueden serte muy útiles a la hora de componer tus fotografías de detalle, para no aburrir siempre con las mismas composiciones.

Cuida la composición

9. Establece un centro de interés

Intenta establecer un centro de interés claro en la imagen. Es decir, ¿cuál es el motivo de tu imagen?, ¿qué o quién es el protagonista? Recuerda que puedes hacerlo mediante la composición, las líneas, el foco, el espacio negativo, el color… etcétera.

10. Fotografíalo todo

Sé metódico, que no se te pase nada, recuerda que cada detalle está escogido con amor y cariño, así que procura no despistarte y andar bien atento a todo lo que veas. Siempre estás a tiempo de borrar después 😉

Fotografía todos los detalles

11. Ponte unos zapatos cómodos

Venga, que por muy amigos que seáis esto es un trabajo en toda regla, ¿o no? Eso son unas cuantas horas de pie, de aquí para allá y cargando con todo tu equipo fotográfico arriba y abajo. Así que cuanto más cómodo, más leve te será 🙂

12. Sé creativo

  • Busca puntos de vista diferentes
  • Observa los elementos que rodean la escena y piensa en qué te pueden ayudar. ¿Qué tal un reflejo en una ventana, en un espejo, etcétera?, ¿qué tal un bonito marco natural para enmarcar tus detalles?
  • Acércate un poco más y luego otro y un poco más aún.
  • Crea tus propias composiciones: Si te han pedido un favor en confianza seguro que estarán encantados de dejarte experimentar un poco en tus composiciones con flores, los anillos, gemelos del novio si lo hay, zapatos, y todos los detalles típicos de una boda.

Crea tus propias composiciones

  • No olvides el contexto: Vale, te acabo de decir que te acerques, te acerques y te acerques, pero no olvides también que esos detalles forman parte de una ceremonia mucho más amplia, aprovéchate del contexto y ayúdate de él para enmarcar tus detalles y contar su historia.
  • No olvides el blanco y negro, para ello lo mejor es que dispares en RAW, que es el formato que mejor soporta la conversión.

Sé creativo

¿Qué te parece?, ¿te has encontrado o te encuentras en una situación parecida a la de tener que fotografiar la boda de tu mejor amigo?, no te agobies, con algo de confianza en uno mismo y voluntad, seguro que sale mucho mejor de lo que esperabas 😉 Ah, y si piensas que puede ser de utilidad a alguno de tus contactos, compártelo con él o ella. Muchas gracias y hasta la próxima 🙂

12 Respuestas

  1. Fotógrafos para bodas en Málaga

    Grandes ideas nos ofreces. Sin duda uno de los mejores Blog que he leído. La organización es muy importante cuando se hace un trabajo de fotografía de bodas, puede que sea uno de los trabajos más difíciles de un fotógrafo pero muy gratificante.

    Responder
  2. Regiane

    Hola Mario,
    Te sigo desde hace poco y he de decir que me encanta tu Blog, es muy didáctico e interesante.

    Tengo que una duda que tal vez puedas ayudarme: un familiar me ha pedido que les haga unas cuantas fotos en una fiesta y estaba mirando un objetivo para mi Canon 750D, y las opciones que valoraba eran: 50 mm o 35 mm de Yongnuo. Sería mi primer objetivo para este tipo de fotos.

    Muchas gracias.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Regiane, de ambas distancias focales te recomiendo el 35 para sociales ya que es unas distancia focal más versátil que el 50. Ahora bien, si bien Yongnuo es muy económica fíjate bien la diferencia De precio con su equivalente de Canon, Sigma o incluso Tamron para evaluarlos bien. Sino también puedes intentar ir por algún 17-50 f/2.8 de Sigma o Tamron que son ideales para sociales. Saludos.

      Responder
  3. Juanka

    ¡Excelente artículo! Muy buenas ideas y guía. No estaría de más uno orientado también a comuniones. Muchísimas gracias por el esfuerzo.

    Responder
  4. Priscila

    Realmente me siento muy cómoda por tu manera de explicar cada detalle, puedo preguntar lo que sea pues nos haces sentir que aún no sabiendo lo que sabe un profesional podemos lograr increíbles resultados. Sin duda mi Blog favorito.

    Responder
  5. Angel Conde - Fotografo

    Buenas, buen artículo, aunque yo siempre he dudado con este punto:
    “Varias tarjetas de memoria: Por muy cómodas que sean las de gran capacidad, lo cierto es que tienen un gran inconveniente, si fallan pierdes ni más ni menos que todas las fotos”
    Yo de las veces que he oído que una tarjeta ha fallado la inmensa mayoría era por andar metiendo y sacando tarjetas.
    Yo desde hace un tiempo siempre uso solo una tarjeta de memoria, y descargo las fotos desde la cámara, sin sacar nunca la tarjeta.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Angel, tienes mucha razón en lo que dices pero creo que eso es otro problema que, si bien no tiene que ver con el hecho de aumentar la seguridad al dividir las fotos en varias tarjetas de memoria, si es problema cuando uno retira una tarjeta de memoria cuando la cámara está escribiendo en ella o bien, con la cámara prendida. Yo tomo ambas precauciones: 2 tarjetas de 16 Gb y 2 de 32 Gb y siempre las retiro de a pares (cuando ambas dos se llenan) con la cámara apagada y una vez que la luz verde que indica que están siendo utilizadas se apaga. Saludos.

      Responder
  6. Ronny

    ¡Hola! Excelente artículo, deseo preguntarles algo: para mejorar la nitidez y enfoque de mis fotos, ¿qué es más aconsejable, cerrar el diafragma o aumentar la velocidad de obturacion? Mil gracuas y saludos desde Cali – Colombia.

    Responder
  7. Celina D.

    Tengo una pequeña duda, soy una joven chica, nueva en esto de la fotografía y bueno, al abrir las fotos en mi ordenador se ven de una muy buena calidad, pero al momento de que le hago un poco de zoom (ni siquiera llego a el tamaño original de la foto) se ve borrosa como si no hubiera enfocado perfectamente, y se ve con ruido a pesar de haber tenido el ISO más bajo posible, si le quito el zoom se ve perfectamente. No estoy segura si estoy mal configurando algo, o que esta ocurriendo, pues he probado en distintas configuraciones, he checado en las fotos con bien iluminadas, pero sigue igual. Me gustaría que pudieran quitarme esa duda. Saludos y gracias por todos los consejos, me han servido mucho.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Celina, ¿qué cámara tienes? Este tipo de situaciones como las que comentas suele ocurrir con cámaras compactas y cuando las exigencia de calidad se vuelve más importante que lo habitual. Claramente las fotografías pueden utilizarse en internet o imprimirse por lo que comentas pero, al ampliarlas se nota las falta de nitidez propia de un sensor pequeño.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.