Sin duda un embarazo es una de las situaciones más mágicas e increíbles que los seres humanos somos capaces de experimentar. Nueve meses de magia e incertidumbre, de miedos y esperanzas, de ilusiones y temores. Nueve meses irrepetibles que se hacen largos pero que pasan volando, nueve meses que serán irrepetibles y que, si no los tienes retratados, te arrepentirás. Te lo aseguro.

Así que no te despistes que el tiempo vuela, la barriga crece, y en nada tienes un precioso bebé en brazos y te encuentras leyendo este post, o este, este, y luego este también.

Y si no eres tú pero alguien cercana a ti está embarazada, o te piden un favor, o te contratan… espero que este artículo te sirva de inspiración para retratar esa aventura mágica, apasionante y loca que es el camino hacia la maternidad y la paternidad.

1. Acércate a una ventana

Como en cualquier retrato, la luz es esencial.  El poder de las ventanas en la fotografía de retrato es sorprendente, ya que nos permite iluminar y jugar con la luz de forma sencilla y con grandes resultados. Si quieres transmitir suavidad y ternura y trabajar una luz más homogénea y difusa, prueba a situar a tu modelo (o situarte tú, claro) delante de la ventana pero con una cortina de tonos claros en medio. La cortina dejará pasar la luz, pero la suavizará, otrogando a la imagen sensaciones asociadas de suavidad y ternura, muy adecuadas para este tipo de fotografía.

Acércate a una ventana

2. Deja que los que te rodean participen

Un embarazo no suele ser sólo cosa de la madre (aunque por supuesto se lleva la mayor parte), un embarazo suele implicar a más personas igualmente ilusionadas con él. Si hay un hermano o hermana mayor, te aseguro que se muere de emoción 😉 Así que no te quedes sin ese recuerdo. Igualmente, el padre o la pareja de la embarazada forman parte de esta alegría y, si no hay mejor forma de vivirlo que juntos, tampoco hay mejor forma de retratar la ilusión que juntar a todos los que rodean el embarazo.

La familia

3. No todo son barrigones 😉

Si bien la barriga es el núcleo de cualquier embarazo y se ha ganado el derecho a ser protagonista absoluta de la mayoría de imágenes, también podemos salir de vez en cuando de ella y dejarnos llevar por la imaginación para mostrar el embarazo.

 

No todo son barrigotas 😉

4. El proceso

Retratar todo el proceso de embarazo para luego unir las imágenes en una serie fotográfica es otra opción maravillosa de tener todo el recorrido de tu embarazo con un simple vistazo. Requiere perseverancia, por supuesto, pero no se está embarazada muchas veces en la vida, ¿no crees?

Si quieres lograr un buen resultado, procura que la protagonista siempre vista la misma ropa, luzca el mismo peinado, y la imagen tenga el mismo encuadre de una imagen a otra. Para ello utiliza un trípode en el que situar tu cámara, encuadra, dispara y, cuando estés satisfecho/a con la luz y el encuadre, apúntate los parámetros y marca el suelo en el punto exacto donde deberás situar la cámara la próxima vez que vayas a fotografiar a tu modelo.

Fotografía el proceso del embarazo

5. En clave alta

Los retratos en clave alta se caracterizan por sus fondos claros y sus tonos neutros y puros. Nos transmiten vida, paz, tranquilidad y pureza. Todo ello muy útil a la hora de transmitir las emociones de un embarazo, ¿no crees?

Clave alta

6. En clave baja

Por el contrario, los retratos en clave baja se caracterizan por un fondo oscuro y una iluminación tenue. Transmiten misterio y elegancia.

Clave baja

7.  A contraluz

Los perfiles de las embarazadas son de lo más característico. Puedes llevarlo a un extremo y decidirte a trabajar las siluetas que nos dejan los contraluces.

A contraluz

8. La emoción

No te olvides de lo que realmente importa. Un embarazo es todo emoción, algunas buenas otras menos, pero emocionante como pocas cosas en la vida, así que en tu repertorio no puede faltar una imagen que intente transmitir la emoción y el sentimiento del embarazo.

La emoción

9. Al aire libre

Salir de las cuatro paredes que hemos improvisado como estudio e irnos a buscar un buen fondo que encumbre y añada belleza a nuestra embarazada es muy aconsejable. Un buen contexto nos permite jugar con elementos como árboles, hierba, paredes, texturas, etcétera. Y si además has escogido una buena hora del día o una buena localización, tendrás una luz de lo más fotogénica 🙂 .

Al aire libre

10. Originalidad

La fotografía no tiene límites. Los límites son cosa nuestra ;-).

Sé original

11. Intimidad

Estate atento o atenta a momentos íntimos y cálidos donde se respira la verdadera esencia del momento.

Calidez

12. En blanco y negro

La formalidad y abstracción del blanco y negro ligan mucho con la temática del embarazo, ya que es también un tipo de imagen muy formal y llena de simbolismo y emoción. No dejes de trabajar por lo menos una de tus imágenes en monocromo, seguro que no te arrepentirás.

Blanco y negro

13. Con humor

Sácanos una sonrisa 🙂

Échale humor

14. Minimalismo

No nos cansaremos de repetir que muchas veces menos es más 😉

Menos es más

15. Belly painting

¡Hay gente que hace auténticas maravillas!

¿Qué te parece?, ¿te animas? ¡Deberías! Un embarazo pasa en un suspiro por muy largo que a veces se nos haga 😉 Es un momento lleno de magia y emoción, de belleza, y de amor, y tener buenas imágenes para el recuerdo sólo depende de ti. Así que date prisa y levántate del sofá, que cada instante es único e irrepetible. A exprimir la vida.

Ah, y si estás embarazada o lo está tu pareja, por supuesto, felicidades 😉 .

PD: ¡No te olvides de compartir este artículo en tu red social preferida antes de saltar del sofá! Muchas gracias y hasta la próxima 🙂 .

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato

4 Respuestas

  1. angel lopez gomez

    Una épica seria con un dibujo de un alien saliendo del estomago. Sería la mejor.

    Responder
  2. Guillermo

    Me encantan las ideas y los consejos que dais ágora que hay embarazadas probaré este estilo de foto gracias.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.