Son curiosas las asociaciones y sensaciones que nos producen determinadas situaciones, colores, formas, luces o épocas del año. Si nos hablan de primavera pensamos en pura vida, si nos hablan de oscuridad pensamos en misterio, miedo o negatividad, si nos dicen blanco pensamos en pureza, luz e inocencia, si nos dicen verde pensamos y olemos naturaleza, si nos hablan del otoño entramos en la melancolía que precede a la tristeza introvertida del invierno, tan diferente al ambiente extrovertido del verano.

Todas esas asociaciones tan profundas y universales forman parte de nuestra identidad con la misma intensidad con la que lo haría nuestro origen, cultura o nacionalidad. Forma parte de nosotros y de nuestra forma de concebir el mundo que nos rodea, y consecuentemente de nuestra forma de representarlo.

5269466936_4339f792fc_b

Emociones que transmite el invierno

Evidentemente siempre hay un componente propio e inherente a cada uno de nosotros, nuestras vivencias y por supuesto al clima que cada uno vivamos en nuestros países correspondientes. No es lo mismo vivir con 22h de oscuridad al día a -18º que tener inviernos de 12º con unas buenas 12h de luz al día, ¿Verdad? Lo importante es ser capaces de transmitir la emoción que nos inspira en nuestras propias imágenes.

Para eso, siempre hay que preguntarse antes de ponernos a fotografiar, ¿Qué representa para ti el invierno? ¿Soledad, frío, misterio, tristeza, hogar, familia, felicidad…? ¿Cómo representarlo con el fin de que transmita la emoción que representa para nosotros?

A December storm created 20 foot waves on Lake Michigan, covering everything with a thick layer of ice.

Técnicas para transmitir emociones en fotografía de invierno

Para este artículo me basaré en mi invierno, que es el que conozco, y que siempre se puede radicalizar hacia un lado algo más frío o algo más caluroso 😉

Contraste climático

Puedes representar el frío a través de escenas en las que se refleje el frío (calles nevadas, gente abrigada, etcétera) pero también puedes representar el frío retratando una habitación cálida y acogedora preparada para combatir el frío invierno exterior. Una chimenea encendida, una ventana con los cristales empañados por la diferencia de temperatura, una acogedora manta en un sofá, o una cafetería de luces cálidas retratada desde la calle generan, a través del contraste, sensaciones incrementadas de frío o calor al contraponerse las unas con las otras.

5345810039_6484e71016_o

Contraste climático

Espacio negativo

Forma parte de las técnicas de composición, y no es más que el espacio que rodea y a nuestro centro de interés sin aportar información relevante, ayudándolo a destacar por oposición a un fondo “plano”. Este tipo de composiciones a través del espacio negativo, pueden transmitir sensación de soledad, aislamiento, paz o calma, muy en la línea de los sentimientos de aislamiento o soledad que puede transmitirnos el invierno.

La niebla

La niebla siempre me ha parecido mágica, capaz de transmitir sensaciones únicas, misteriosas, de aislamiento, temor, frío y soledad. Si tienes algún paraje cerca donde se condensen brumas matutinas o si te las encuentras de forma casual mientras te desplazas en coche, no dudes en hacer una sesión fotográfica entre la niebla, tendrás resultados muy emocionantes. Para ir bien preparado ante un encuentro casual con la niebla, léete este completo artículo donde explica perfectamente todo lo que necesitas saber sobre fotografía de niebla.

6831414535_1f8b27fb6a_o

Niebla

Colores…

Son un elemento compositivo más, muy útil para transmitir emociones, pues como bien sabrás, los colores se dividen entre tonos fríos (azules, verdes, violetas…) y cálidos (naranjas, amarillos, rojos…), transmitiendo cada uno de ellos sensaciones de frío o calor según al grupo que pertenezcan. Puedes combinarlos entre ellos para generar contraste (un fruto rojo sobresaliendo en un paisaje nevado) o jugar con tonalidades parecidas entre ellas para transmitir calidez o frialdad, cercanía (cálidos) o lejanía (fríos).

4352066184_f03d44bbf0_o

Colores para generar contraste

…O ausencia de ellos

En invierno los colores suelen ser menos vivos, más apagados que en otras épocas del año, dejando muchas escenas prácticamente reducidas a blanco y negro. Aprovecha el invierno para potenciar y sacar partido a las sensaciones que emanan de las fotografías en monocromo: Simplicidad, formalidad, introspección, soledad, simbolismo son sólo algunas de las sensaciones que la fotografía en blanco y negro lleva asociada.

La luz

Si eres un buen observador o un apasionado de la luz, te habrás dado cuenta de que la luz en invierno tiene un tono diferente, más tenue, más frío, más suave. Es un tipo de luz que por tanto transmite sensaciones diferentes a las luces duras o cálidas de otras estaciones del año. Si te gusta el retrato, aprovecha estas luces suaves y más difuminadas de los días nublados de invierno para obtener una iluminación más homogénea y aplícalo en tus fotografías.

SONY DSC

Aprovecha las luces tenues del invierno

Magia navideña

No olvides que en invierno también es navidad (o cualquier celebración de invierno que se realice en tu cultura), llena de magia, de tradiciones, de familia, de recuerdos, de añoranza por esos seres queridos que están lejos o que simplemente ya no están. Practica el retrato de sus emociones más allá de la típica foto familiar. Busca en el detalle de sus miradas, en sus gestos, en sus sonrisas o en sus miradas perdidas. Busca la emoción en los ojos de los niños que te rodean cuando les invade la magia, lo imposible, cuando miran sin parpadear una cabalgata de reyes, o a Papá Noel, cuando abren un regalo, cuando recitan un poema, cantan una canción, o escuchan una historia mágica alrededor del fuego.

El invierno es una estación de contrastes, muy dura para algunas personas, muy dulce para otras, tiene la capacidad de transportarnos a los entornos más tristes, introvertidos y solitarios y a la vez a los más mágicos, cálidos y alegres. En invierno las horas de luz escasean, todo parece dormido, la gente corre de un lugar a otro escapando del frío, el contraste entre interior y exterior se extrema, y todo ello nos deja escenas únicas llenas de emoción que podemos aprovechar para conseguir imágenes únicas. Así que espero que te animes a salir a fotografiar las escenas mágicas que nos regala la luz del invierno y sus escenarios inigualables, porque si le das una oportunidad, te aseguro que no te decepcionará 😉

Ah, y si te ha gustado y crees que a alguien más le puede interesar transmitir emociones invernales, compártelo en Facebook, Google+ o Twitter. Gracias y hasta la próxima 🙂

eBook Fotógrafo Viajero

4 Respuestas

  1. Alex

    Muchas gracias por el artículo, probaré todos y cada uno de estos efectos con mi réflex. Soy novato y supongo que me costará, pero la satisfacción de tener una imagen así vale el esfuerzo.

    Responder
  2. Mab

    ¡Me encanta este sitio y aprendí muchísimas técnicas con ustedes! Estoy muy agradecida. Este tema me viene bien para preguntar, voy a estar de viaje por la patagonia argentina y veo en muchas fotos de allí que abundan los tonos fríos como azules y verdes por los lagos y árboles. ¿Que debería tener en cuenta para estos colores no invadan toda mi fotografía?

    Responder
    • Iaio Atamian

      Mab, justamente yo hace muy poco hice un viaje por la Patagonia Cordillerana de Argentina y Chile y te diré que dichos colores son lo más hermoso que encontrarás ya que contrastan con el cielo y visten tus fotografías de un modo muy hermoso. De todos modos, creo que deberías de leer el siguiente artículo para darte una idea de como controlar los colores de tu cámara: balance de blancos. Saludos.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.