Seguro que a estas alturas ya sabes que una de las variables de lo que llamamos Triángulo de exposición o triángulo de la luz, es la velocidad. Seguramente también habrás comprobado por ti mismo, cómo unas velocidades más elevadas o menos, pueden afectar a la imagen; velocidades más rápidas mayor capacidad de congelar el movimiento, y velocidades más lentas, menor capacidad de hacerlo (el movimiento queda impreso en la imagen).

Hasta aquí todo más o menos bien, ¿verdad? Ahora bien, cuando metemos la palabra flash en medio de la ecuación, parece que la cosa se nos complica más 😉 Voy pues, a intentar explicarlo de la forma más sencilla posible para que no salgas corriendo antes de empezar a leer 🙂

¿Cómo funciona la sincronización entre el flash y la cámara?

Para entender cómo funciona el proceso, primero hay que aclarar cómo funciona el obturador de la cámara. El obturador de las cámaras Réflex está formado por dos cortinillas colocadas de forma horizontal (conocido como obturador de plano focal), y son las que al apretar el botón del obturador, se abren para dejar entrar la luz hacia el sensor.

El proceso podemos dividirlo en 6 partes:

  1. Apretamos el botón del obturador
  2. Sube el espejo de la cámara Réflex
  3. Se abre la primera cortinilla del obturador dejando pasar la luz al sensor, situado justo detrás.
  4. La cortinilla se mantiene abierta el tiempo preestablecido por la velocidad de obturación y en ese momento es cuando se dispara el flash
  5. Sube la segunda cortinilla tapando el sensor
  6. Baja el espejo

Es decir, el flash se dispara cuando el sensor está abierto y por lo tanto recibiendo la luz exterior y/o del flash.

Velocidad máxima de sincronía

Hasta aquí no parece haber ningún problema, y generalmente no lo hay siempre que no nos salgamos de los parámetros conocidos como  velocidad máxima de sincronía. No te asustes, ahora te lo explico 😉

Antes hemos hablado de las cortinillas del obturador, ¿verdad? Ya hemos comentado que al apretar el obturador, sube el espejo y la primera cortinilla se abre el tiempo determinado por la velocidad de obturación y es en ese momento cuando el flash se dispara antes que la segunda cortinilla empiece a subir para volver a tapar el sensor.

Cuanto más rápida sea la velocidad de obturación, más rápido tiene que ser este proceso, pero hay una velocidad máxima para que este par de cortinillas funcionen con este sistema y son todas aquellas menores o iguales a lo que conocemos como velocidad máxima de sincronía.  Es, por lo tanto, la máxima velocidad a la que podemos disparar dejando todo el sensor al descubierto en el momento del disparo del flash.

Y dirás, ¿y esto por qué es importante? Y yo te diré, imagina una lámpara iluminando una mesa, por ejemplo, ¿qué pasa si le ponemos delante un objeto opaco? Creamos sombra, ¿verdad? Pues esto es lo que pasa cuando salimos de esa zona de sincronía:

Al aumentar la velocidad de obturación, forzamos a nuestro obturador a ir más rápido, pero como tiene mecánicamente una velocidad máxima que puede alcanzar, para lograrlo, lo que hace es que la segunda cortinilla empiece a subir antes de que la primera llegue al final del recorrido, dejando expuesto el sensor a través de la ranura que crean las dos cortinillas al desplazarse.

Cuanta más velocidad necesitemos, más estrecha será esta ranura, ya que antes empezará a moverse la segunda cortinilla.
¿Recuerdas que antes comentamos que el flash se disparaba cuando el sensor estaba al descubierto? Pues en este caso, si superamos la velocidad de sincronización indicada, no hay ningún momento en que el sensor esté completamente descubierto, porque la segunda cortinilla necesita empezar antes el movimiento para satisfacer la velocidad de obturación que le hemos indicado.

¿Qué pasa entonces cuando se dispara el flash? ¿Qué pasa cuando pones un objeto opaco delante de una fuente de luz? Pues eso, una sombra. Si te sales de la velocidad máxima de sincronización trabajando con flash, verás la sombra de la segunda cortinilla en la foto, ya que se estará moviendo en el momento en el que se dispare el flash.

La velocidad máxima de obturación viene determinada por la cámara y suele situarse en torno a 1/250 o 1/200s

Alta velocidad de sincronía

¿Qué hacer entonces si necesitamos una velocidad de obturación superior a la velocidad de sincronía de nuestro flash? ¿Qué hacer, por ejemplo, si queremos disparar en exteriores con mucha luz y una gran apertura de diafragma? Muy fácil, buscar el modo de alta velocidad de sincronía (HSS en Canon o Auto FP en Nikon) de nuestra cámara 😉

¿Qué hace el flash en este modo?

Para solucionar la sombra ocasionada por el único destello del flash y la cortinilla, lo que hace este modo, es no realizar un solo disparo, sino varios, recreando una iluminación parecida  a la continua, que se adapta al movimiento de la cortinilla y evita que ésta deje sombras en el sensor.

Ahora bien, este sistema de destello múltiple, hace que la potencia del flash se vea reducida, por lo que el alcance de este será menor (deberemos acercarnos más).

¿Cuándo trabajar con la alta velocidad de sincronía del flash?

Normalmente utilizamos la alta velocidad de sincronía, cuando necesitamos mucha velocidad, no sólo por la velocidad intrínseca de lo que sucede delante de nosotros, sino en situaciones donde hay mucha luz exterior pero queremos algún destello del flash para mejorar, por ejemplo un contraluz, o porque queremos hacer un retrato con una gran apertura de diafragma y un toque de flash. Eso nos obliga a trabajar con velocidades muy por encima de 1/250s, por ejemplo, por mucho que bajemos la ISO.

¿Significa esto que siempre debemos usar el modo de alta velocidad cuando queremos congelar el movimiento?

No, muchas veces nos será más que suficiente trabajar dentro de las velocidades de obturación establecidas, sobre todo cuando contamos con poca luz ambiente, o cuando el fondo de la imagen no nos interesa especialmente.

Seguro que cuando empezamos el artículo tenías en mente una fresa cayendo en un vaso de agua 😉 Y quizá hayas corrido a ojear tu manual de instrucciones y hayas comprobado con horror que no dispones de este modo de alta velocidad. No desesperes, la mayoría de esas fotos que tienes en mente las podrás hacer igual ya que 1/250s es una velocidad más que suficiente con la que trabajar. Si quieres fotografiar una gota de agua sin morir de desesperación, échale un vistazo a este artículo.

Espero que te haya sido de utilidad este artículo. Si es así, por favor, compártelo para que alguien más pueda beneficiarse de él en Twitter Facebook o Google+.

Muchas gracias y hasta la próxima 🙂

eBook Lightbook

2 Respuestas

  1. David

    Buen artículo.
    ¿Si en vez de usar un flash se usa una antorcha se podrá usar velocidades altas no?
    Yo tengo una d7200 y la velocidad máxima con flash es de 1/250, y eso no me permite usar su máximo de 1/8000.

    Responder
    • Iaio Atamian

      David, si la luz es continua no tendrás problemas ya que la limitación de da al utilizar la luz del flash que, al no serlo, no sincroniza tan rápidamente como sería necesario. Lo que podrías hacer es ir por un Flash con velocidad de alta sincronización. Saludos.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.