Cuando piensas o capturas una imagen, siempre hay un objetivo, un motivo o una voluntad de retener esa imagen y no otra. Siempre hay un sesgo, siempre hay algo subjetivo y condicionado por tu mirada. Detrás de una fotografía, seas consciente o no, hay muchísimas decisiones, o por lo menos, debería haberlas. Porque estas decisiones que hay tras la imagen, son las que te diferencian de alguien a quien no le interesa para nada la fotografía y que lo único que pretende es documentar un instante. Estoy segura de que no es tu caso, de que tras cualquiera de tus imágenes hay muchas decisiones; estoy segura, porque si sigues este blog es porque te encanta la fotografía 😉

Ahora bien, ¿Está el fondo en tus pensamientos cuando escoges un motivo, una imagen? ¿No? Pues con este artículo vamos a intentar que siempre, siempre, siempre lo tengas en tus pensamientos antes de apretar el obturador.

¿Qué es el fondo?

Fondo es todo aquello que rodea a tu centro de interés (animado o inanimado, animal, piedra o ser humano), fondo pueden ser unas grandes montañas, una pared, una calle o un espacio de color.

Pero sobretodo, el fondo es el gran olvidado de las fotografías. ¿Por qué? Pues porque somos entusiastas. Tanto, que la mayoría de las veces somos capaces de emocionarnos con un objeto o un rostro perdiendo el oremus, cuanto más nos gusta lo que vemos, peor, más nos lanzamos a disparar sin pensar. Es después de tanta emoción, ya en casa, cuando te das cuenta de que un brazo sobresale de la cabeza de ese rostro que te hizo perder la cabeza, o de que se nos cae el horizonte, o de que hay una gran señal de algún sitio de comida rápida que llama más la atención que esa pareja tan tierna que pensaste retratar.

Para evitar semejantes desastres, empezamos con la primera y más importante regla:

Dale la misma importancia al fondo que a tu protagonista

Ser consciente de su existencia antes de apretar el obturador es la mejor forma de corregir y buscar el mejor lugar para tomar tu imagen. El fondo debe ser tu aliado en todo momento, debe resaltar el centro de interés, debe acompañar a tu protagonista o aportar información relevante sobre él. En definitiva, debe ayudarte a que tu imagen sea tal y como quieres que sea.

Controla tú al fondo y no al revés 

Una vez has tomado consciencia de la importancia del fondo, el siguiente paso es aprender a controlarlo. A veces te interesará justo el que tienes detrás, a veces no te gustará nada. Sea como sea, tú debes escoger el fondo que te interese, y nunca conformarte. Si no te gusta lo que ves, cámbialo.

¿Cuándo incluir el fondo en tus imágenes?

El fondo puede ser un gran aliado a la hora de tomar tus imágenes, puede conseguir que una imagen plana se llene de profundidad, puede añadir dramatismo, contraste o luz.

  • Cuando el fondo añada interés a la imagen.
  • Cuando ayude a explicar la historia de tu sujeto principal.
  • Cuando el fondo sea el objetivo en sí mismo (paisajes).
  • Cuando ayude a centrar la atención en el motivo principal.
  • Cuando te ayude compositivamente a mejorar tu imagen.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El fondo debe ayudarte en tus composiciones

¿Cómo incluir el fondo en tus imágenes?

Una vez hayas decidido incluir el fondo en tu fotografía, sólo te queda decidir cómo hacerlo.

Muévete para obtener el fondo que quieres

Quizá esa pared que tengas enfrente no te guste nada, pero si te mueves hacia un lado, puede que consigas de fondo un magnífico y frondoso árbol o una puerta desgastada de madera que te satisfagan por completo.

Cambia el ángulo de disparo

Cambiar el ángulo de disparo es otra forma de buscar nuevos fondos a través de diferentes puntos de vista. Te sorprenderá cómo puede variar una imagen sólo con un ligero cambio de punto de vista. Puedes pasar de fotografiar a tu modelo con una calle poco fotogénica detrás, a fotografiarlo bañado del azul del cielo.

Mueve a tu centro de interés

Siempre que puedas hacerlo, es probablemente la opción más sencilla; localiza un fondo que te satisfaga y coloca allí el centro de interés.

Cierra el diafragma

Ahora que ya has decidido que vas a incluir el fondo en tus imágenes, no olvides cerrar el diafragma si quieres una buena profundidad de campo en tu imagen (más zona enfocada detrás de tu centro de interés).

El espacio negativo

Se conoce como espacio negativo, a todo ese espacio o fondo que rodea al motivo principal pero que contiene poca información, de modo que no resta protagonismo al motivo principal, sino que lo acompaña para resaltarlo.

Fondos con contraste

El contraste es otra forma de utilizar el fondo para resaltar tanto el sujeto principal como el mismo fondo. Puedes utilizar el color, la temática o las formas, entre otros.

Fondos en clave alta y baja

Aunque pueda parecer que un fondo blanco o negro no son fondos, también lo son. Puedes obtener imágenes asombrosas y llenas de dramatismo con estas técnicas. Puedes ver cómo hacerlas paso a paso en este artículo.

 

3306798893_a45551b546_b

Un fondo en clave baja

Crea tu propio fondo

Una simple cartulina o una cortina pueden ser fondos fantásticos si necesitas crearte alguno. Incluso puedes llevarte algunos pañuelos grandes o telas a tus sesiones de fotos para que, en caso de no encontrar un fondo que te satisfaga, los puedas utilizar de fondo.

Un fondo en movimiento

Los barridos y otras técnicas como el “zooming” pueden ayudarte a crear tus propios fondos añadiendo interés a tu imagen a través del movimiento.

Busca sencillez

Sobretodo cuando tengas un centro de interés muy fotogénico, la mejor forma de acompañarlo es con un fondo sencillo; menos es más.

Busca fondos que no tengan más luz que tu sujeto principal…

Porque si es así es muy probable que te salgan quemados cuando expongas bien a tu protagonista.

Cuándo NO incluir el fondo en tus imágenes

Habrá momentos en los que no quieras un fondo en tu imagen , puede que ya te hayas movido por todos los lugares y ángulos posibles y aún así sigas sin encontrar un fondo adecuado para tu imagen, o que simplemente no te apetezca incluir ninguno por alguno de estos motivos:

  • Cuando el fondo reste protagonismo al centro de interés (por ejemplo un fondo con demasiada información donde tu protagonista se pierda).
  • Cuando no encuentres ni por A ni por B ningún fondo que te interese.
  • Cuando la diferencia lumínica o de exposición entre tu sujeto principal y el fondo sea demasiado grande y una de las zonas de tu imagen preveas que saldrá expuesta de forma incorrecta.
  • Cuando lo que enseña el fondo perjudique la idea que quieres transmitir con la elección de tu protagonista. Por ejemplo, si quieres transmitir la soledad, quizá no es buena idea que al fondo de tu imagen se vean dos turistas jugando a palas en la playa 😉
  • Fondos “demasiado” interesantes, porque restarán interés a tu sujeto principal. Si son tan interesantes, siempre puedes hacerlos pasar de fondo al motivo principal de tu imagen.

Cómo NO incluir el fondo en tus imágenes

Cierra (o llena) el encuadre

La forma más sencilla de eliminar un elemento molesto, es escondiéndolo o haciéndolo desaparecer, y para hacer desaparecer un fondo, lo más sencillo es variar la composición y cerrar el encuadre acercándonos más a nuestro centro de interés.

4289130070_8a5eb91bc4_b

Llena el encuadre para minimizar el fondo

Abre el diafragma

Cuando utilizas aperturas de diafragma muy abiertas (f/1:4, f/1:8, etc.) a parte de contar con más luz en tus imágenes, reducirás la profundidad de campo. Esto significa, que los fondos de tu imagen saldrán desenfocados. Cuanto más abras el diafragma, mayor desenfoque tendrán tus imágenes.

Utiliza distancias focales largas

Un teleobjetivo tiene la facultad no sólo de acercarte sin necesidad de moverte, sino también de aislar al protagonista de la imagen del fondo, haciéndolo destacar por encima de él. 

14208885123_460a473c88_k

Focales largas y diafragmas abiertos para desenfocar el fondo

Errores comunes a evitar

  • Que no “se te caiga” el horizonte y que éste no “corte” ninguna cabeza.
  • Ten en cuenta el color, algunos potenciarán tu imagen y otros no.
  • No olvides las reglas de composición básicas.
  • Estáte atento a posibles elementos distractores (una rama que sobresale de la cabeza, alguien que entra inesperadamente en tu encuadre…)
  • Cuida las líneas; son poderosos elementos competitivos, pero mal utilizados en el fondo, pueden hacer que pierdas completamente la atención de tu protagonista.
  • No le tengas miedo a utilizar el fondo; un fondo bien utilizado puede añadir mucho interés a tu imagen.
  • No practicar lo suficiente 😉

Practicar es el único modo de darte cuenta de hasta qué punto es importante el fondo. Cuando un mal fondo haya conseguido echar al traste unas cuantas valiosas imágenes, por fuerza vas a empezar a reparar en él y a darle la importancia y el protagonismo que se merece. No me cabe la menor duda de que si estás leyendo esto es porque eres de los perseverantes, y es muy probable que a estas alturas ya hayas llegado tranquilamente y a base de errores a esta conclusión. Aún así, nunca viene mal que te lo repitas de vez en cuando, es muy fácil caer en las viejas costumbres 😉

Y ya sabes, si te ha gustado y/o crees que a alguien más puede serle de utilidad -¿Recuerdas aquella foto en la que estabas tan bien (¡Por una vez!) pero en la que tu amigo/a no vio que un transeúnte desconocido te ponía unos cuernos o aquella rama que te salía de la oreja…y la foto pasó de ser una gran foto de perfil para todas tus redes favoritas a ser algo que guardas bajo varias contraseñas en tu disco duro… ? – Compártelo en Facebook, Twitter o Google+, o en las tres a la vez 😉 Y como siempre… ¡Muchas gracias!

19 Respuestas

  1. Laurent

    Al final uno de los principales problemas de los que empiezan en fotografía es no diferenciar el fondo del resto de elementos de la imagen. Con el ansía de “querer captar todo” se acaban incluyendo cosas que estorban y evitan que el sujeto tenga el protagonismo que merece.

    Y el otro es, sencillamente, descuidar el fondo. Muchas veces, uno se centra tanto en el sujeto que su ojo obvia el resto, sin darse cuenta de que hay muchas distracciones en la foto.

    Lo importante, es ir adiestrando el ojo fotográfico y como dice Alexa: practicar.

    Responder
  2. cristina

    Que buen artículo Alexa. Es verdad el fondo puede arruinarte una fotografía o todo lo contrario y los que estamos empezando tenemos que aprender a controlarlo. Como dice Laurent la ansiedad por sacarlo todo nos puede. Así que la solución es practicar mucho e ir aprendiendo de los errores. Un saludo

    Responder
  3. pelf

    Un artículo muy interesante, importante y de gran ayuda. ¿Cuántas fotografías hemos tenido que tirar a la basura por no haber tenido en cuenta el fondo?

    Un error muy común en los aficionados que se inician en este mundo, pero que también se da en algunos fotógrafos, que aun llevando tiempo fotografiando, por desconocimiento, prisas o, por no tener acostumbrado el ojo a ver toda la imagen en su conjunto, cometen de vez en cuando.

    Responder
  4. Lorenzo

    Estupendos consejos! Es cierto que muchísimas imágenes las arruinamos porque nos centramos más en el sujeto que en el fondo, y luego hasta que no las ves en grande no te das cuenta del error. Lo bueno que eso nos pasa sobre todo al principio, después según vamos avanzando ya vamos teniendo más cuidado.
    Aquí dejo un ejemplo aprovechando el fondo:
    http://goo.gl/t6Sa1a
    Y esta desenfocando el fondo
    http://goo.gl/iqbipf

    Responder
  5. Maxi

    Buenas Mario me encanta tu blog! a pesar de que no tenia cámara me encantaba a leer tus post, pero ahora cambio! jaja adquirí una canon sx520 hs, no se si sera la gran cosa pero estoy emocionado.
    Bien lo que me sucede es que mas allá de leer todas tus sugerencias/técnicas no logro comprender ademas de haber buscado en tu blog alguna explicación de los botones y configuraciones de la cámara, imagino que cada cámara tiene sus funciones pero a manera general supongo que comparten algunas, como modo retrato, automático, escenas, etc. No se nada de nada en cuanto a que modos elegir o simplemente tendría que aprender a usar el modo manual e ir buscando técnicas? Gracias espero una guía.
    Saludos.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Maxi! Te recomiendo enfáticamente dos cosas:
      a) Que leas el manual de tu cámara ya que es el primer paso para conocer su potencial. Puedes descargar el tuyo, junto con su guía de iniciación de aquí: http://goo.gl/Rzb06y!
      b) Siempre, siempre, siempre utiliza el modo manual de tu cámara ya que las técnicas son producto de la combinación de muchos factores que debes de conocer, y no tiene gracia que la cámara los ajuste por ti, amen de que muchas veces lo hace de un modo no tan óptimo.

      Saludos

      Responder
  6. mario

    Realmente me gusta este blog! Tengo una Nikon D5000 y no entiendo en mi cámara como tomar una foto parecida a la del pájaro que usted expuso en este sitio, o sea, lo que quiero es desenfocar el fondo por completo y enfocar en primer plano el sujeto.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Mario, lo que necesitas para lograrlo es un teleobjetivo (o un pájaro muy dócil que no se asuste cuando te acerques) y leer el siguiente artículo: http://goo.gl/Qjq6sb! A mayor distancia focal mayor desenfoque. A menor apertura de diafragma, mayor desenfoque! Es cuestión de que entiendas bien como lograr dicho efecto y para ello te conviene trabajar o con objetivos muy luminosos o con distancias focales muy largas 🙂 Saludos!

      Responder
  7. AlfreMar.

    ¡Hola Mario! Me encantan las fotos donde en el cielo resaltan las nubes, ¿cuál el filtro más indicado para obtener este efecto? En el analógico daba buenos resultados el amarillo.
    Gracias.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Alfre, ¿resaltar las nubes de qué forma? Puedes utilizar filtros degradados neutros para darles mayor contraste y dramatismo o de colores para teñirlas de tonalidades muy llamativas como el rosa o el amarillo.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.