Un tipo de fotografía que antes o después acaba atrapándote suele ser el retrato. Existen muchos motivos para justificar este hecho, como que no te puedes escapar de las peticiones de amigos y familiares. O que te sientes más identificado con las personas que con los objetos o que es un reto difícil (no imposible) que suele traer de la mano grandes satisfacciones. Hay muchos más, cada uno se ve arrastrado por el suyo, a mí personalmente me gusta la conexión a través de la mirada. Tú encontrarás (si no lo has hecho ya) tus propios motivos.

Un gran reto

Cuando digo que un retrato es difícil es porque lo es. Aparentemente puede resultar muy sencillo el hecho de disparar a alguien que tienes delante, pero si te limitas a ese gesto lo más probable es que el resultado te decepcione tanto a ti como al modelo.

Conseguir un buen retrato requiere conectar con el protagonista, y no me refiero a ti que disparas, que también, sino al espectador, a la persona que mira la fotografía. Ésta debe quedar atrapada en su mirada, en su rostro, en el alma. Si no conecta en el mismo instante que la ve, habrás fallado. Y tú no quieres eso, ¿verdad?

La importancia del fondo

Bueno, y ¿qué tendrá que ver el fondo en todo esto de conectar, quedar atrapado, etcétera? Muy sencillo, el fondo es tan importante porque puede ayudar en esa conexión o, por el contrario, romperla antes incluso de que pueda llegar a producirse. Puede ser el fracaso total del retrato.

Sería una lástima que por no elegir el fondo adecuado tu retrato sólo fuera digno de ir a la papela de tu ordenador. Por eso voy a dedicar el artículo de hoy a darte ideas para encontrar los mejores fondos a la hora de planificar bien tu sesión de retrato.

¿Significa esto que si no es una sesión planificada te tienes que despreocupar del fondo? Pues no. Si es un retrato improvisado, tendrás que echar un vistazo alrededor y encontrar el fondo que más se puede complementar con el modelo, con la ropa que lleva y con lo que hayas decidido contar de esa persona.

Si no es posible, cambia de perspectiva o de ángulo de disparo. Un cielo, por ejemplo, puede salvarte de un apuro. Pero hoy nos vamos a centrar en tener preparados distintos escenarios para encontrar el adecuado en cada ocasión (o sesión).

¿Qué objetivo vas a usar?

Antes de nada es importante que tengas claro el tipo de objetivo que vas a utilizar. ¿Por qué? Porque no es lo mismo que te vayas a centrar en primerísimos planos, que en un plano americano o uno general. No es lo mismo que trabajes con un 85 mm, que con un 50 mm o un 35 mm.

El tipo de objetivo con el que vayas a trabajar o la distancia focal que pretendas usar determinará qué parte de la escena vas a incluir. Una vez que tengas esto más o menos claro puedes buscar tu escenario ideal. Ello no implica que te tengas que centrar en un sólo plano o en una distancia focal determinada. Puedes ir cerrando o abriendo planos conforme avanza la sesión (más recomendable ir acercándote poco a poco, cuando el modelo esté más familiarizado y tenga más confianza contigo y con la cámara).

Pero si pretendes hacer planos generales, utilizar grandes espacios negativos, etcétera, mejor prepararse para esto porque para cerrar nos servirá el mismo escenario, pero al revés igual no 😉

¿Qué quieres contar?

Lo siguiente que debes tener claro es qué quieres contar de esa persona. O si sólo deseas capturar su belleza o los complementos que lleva por el motivo que sea.

Si la puedes conocer de antemano te servirá para determinar los aspectos de su personalidad que vas a mostrar, si es alegre o reservada, si es una persona decidida o con una dulzura extrema, etcétera. En cambio, si no la conoces te puede ser de ayuda preguntarle por sus hobbies o sacarle algo de información.

¿Que no es posible? Tendrás que preparar un escenario de lo más neutro e ir cambiando el fondo conforme vayas intimando con ella y te vaya revelando detalles de su personalidad.

Retratos con carácter

Retratos con carácter

¿En blanco y negro o color?

Antes de meternos en tarea, he de decirte que esta es otra decisión que debes tomar antes de elegir el fondo. Si la idea es realizar una sesión en blanco y negro, de nada te servirá planificarla delante de esa fachada tan bonita y colorida del nuevo mercado de abastos. Ni poner a tu modelo delante de una persiana de color rojo brillante porque hace juego con sus labios pin up.

Que luego te parece factible disparar en color, estupendo. Pero mira con ojos de escala de grises, pues los resultados no suelen ser los mismos en color que en blanco y negro. Y lo mismo al revés, si vas a disparar en color, busca colores que te encajen con el vestuario, con la personalidad o con la luz que vas a utilizar.

Aquí tienes algunos consejos que te serán muy útiles para mirar en blanco y negro.

¿Blanco y negro o color?

¿Blanco y negro o color?

Cómo buscar los fondos

Tendrás que abrir los ojos a partir de ahora cuando asomes la cabeza por las calles de tu ciudad, cuando salgas a dar un paseo o cuando hagas una escapada a pueblos, bosques o playas que tengas cerca. Ponte en modo-observación y mira con tus ojos de fotógrafo/a. Una persiana antigua, el muro de piedra del barrio contiguo, la vieja fachada de un cine, la librería de viejo de tu barrio, la fábrica abandonada, la fachada moderna del nuevo museo, el muro de graffiti, la playa de las viejas barcas de pescadores, un puente, el castillo en ruinas del pueblo de al lado, la cala de roca amarilla que tienes a 10 km de tu casa, el hayedo o el pinar que hay en tu región, el campo de trigo o de margaritas que encuentras a la salida de tu pueblo.

Cualquier escenario que tenga algo de interés, que veas que te pueda ofrecer un interesante fondo, por el color, por lo liso, porque puede ayudarte a potenciar la sensación de soledad de tu retratado, su amor por los libros, su fuerte carácter, etcétera, apúntatelo bien y añádelo a tu lista.

Guárdarlos con el móvil

Una buena idea es fotografiarlos con el móvil. Por dos razones, una porque muchos teléfonos móviles te ofrecen la posibilidad de guardar las coordenadas de ese lugar. La otra porque siempre lo llevas encima. No necesitas salir con la cámara a la caza de localizaciones, cada vez que salgas (aunque sea a hacer la compra) podrás cazar lugares.

Visítalos en distintos momentos del día

Bien, ya tienes localizado un lugar interesante. El siguiente paso es visitarlo varias veces, en diferentes momentos del día. Esto te servirá para ver cómo incide la luz, en qué momento puedes obtener una luz más dura o más difusa. Y si vas a utilizar sólo luz natural, comprobar a qué hora es mejor realizar la sesión. No dejes la iluminación de un retrato al azar.

Dónde encontrarlos

Aquí tienes una lista de lugares que pueden servirte, aunque arriba ya te he adelantado unos cuantos:

  • Puente. No sé qué tendrán los puentes pero a mí me parecen un lugar muy atractivo y que puede ofrecer muchas posibilidades, tanto para planos generales como para planos más cortos. Y encima suelen tener agua cerca, algo que también puede servir de fondo además de llenarte de energía y buen rollito, perfecto para relajar la sesión 😉
  • Playa. Lo sé, es un clásico, pero si la tienes cerca tienes mucha (pero que mucha) suerte porque es un sitio que ofrece grandes posibilidades. La arena, el mar, las rocas, barcas, los preciosos atardeceres, etcétera, pueden resultar fondos maravillosos. Aquí tienes algunos consejos para capturar con éxito retratos en la playa.
En la playa

En la playa

  • Edificios abandonados. El hecho de que estén abandonados te permite trabajar con la tranquilidad de que nadie os moleste, da igual la hora que sea. Además, pueden resultar un gran escenario para mostrar determinados rasgos de personalidad o emociones o incluso para jugar con contrastes. Aquí tienes un ejemplo.
El encanto de una fábrica abandonada

El encanto de una fábrica abandonada

  • Estación de tren. Si es una estación antigua, te dará aún más juego. Trenes de mercancías, antiguos, abandonados o incluso modernos. Las vías del tren también pueden ser una buena elección.
Estaciones y vías de tren

Estaciones y vías de tren

  • Suelo. No descartes los suelos, pueden servir de fondo si tu modelo no tiene problemas para tumbarse y tú para disparar en un ángulo cenital o a ras del suelo. A partir de ahora va a estar justificado que vayas mirando hacia abajo ;). (¡Cuidado con no tropezar!)
El suelo como fondo

El suelo como fondo

  • Biblioteca o librería. Somos muchos los amantes de los libros, es así. Si tu modelo es una de estas personas seguro que agradecerá una sesión rodeada de ellos. Le ayudará a relajarse, a ti a disponer de un fondo interesante y a tu público a conocer un poco más al sujeto.
  • Elementos urbanos. Persianas coloridas o antiguas, fachadas interesantes, edificios modernos, calles abarrotadas o callejones solitarios, comercios antiguos, escuelas, pabellones deportivos, parques, bares de diseño, tabernas con solera, mercados y plazas de abastos… La ciudad está repleta de escenarios de lo más interesantes, no siempre es necesario desplazarse al quinto pino.
Escenarios urbanos para urbanitas

Escenarios urbanos para urbanitas

  • Su entorno. Otra posibilidad muy a tener en cuenta es el entorno de la persona que vas a retratar. Si quieres mostrar su alma, su personalidad, su carácter o cómo vive, estudia la posibilidad de retratarla en su entorno. Bien en su trabajo, la escuela de música a la que asiste, su casa, el bar donde pasa las tardes con los amigos o su lugar favorito de desconexión. Si lo ves factible, propónselo y elige el mejor escenario de los que te ofrezca. Además, estará más relajada al estar en su entorno y se abrirá más a ti y a la cámara.
  • Bosques. Los fondos verdes, o marrones del otoño son un complemento perfecto para el retrato. Lo que más me gusta de estos lugares es que en planos generales te puedes despreocupar de elementos distractores que se puedan colar en la escena (personas, cubos de basura, bolsas de plástico y un largo etcétera).
Bosques y otras zonas forestales

Bosques y otras zonas forestales

  • Castillos, palacios, hoteles o tiendas de lujo. Si necesitas aportar un toque de glamour a tus retratos estos pueden ser lugares perfectos. Eso sí, si no te conformas con la fachada tendrás que pedir permiso ;).
  • Roca, muros de piedra, ruinas romanas, castillos de piedra abandonados. Los fondos de piedra también pueden ser un excelente recurso tanto para desenfocar como para incluir en el encuadre. Sirven para enfatizar la “dureza” de carácter 😉 Piensa bien porque seguro que tienes cerca alguno.
Fondo de piedra

Fondo de piedra

  • Campos de flores, de trigo, jardines, cascadas, riberas. Naturaleza, aprovecha todos los colores que la madre naturaleza te regala. Colores vivos o suaves, estudia qué tienes a tu alrededor y en qué estación estás para sacarle el máximo partido.
Campos

Campos

Vestuario

Una vez que decidas qué escenario o localización vas a utilizar para tus fondos, podrás recomendar al modelo un tipo de vestimenta u otra, sobre todo por el color, para que no se maten entre ellos 😉 También puede ocurrir al revés, si el modelo o la modelo tienen muy clara la ropa que van a llevar, puedes adaptarte a fotografiar en el escenario de tu lista que más se adecue a su vestimenta. Quien lleva la cámara también ha de saber ser flexible y adaptarse a las distintas situaciones.

Cuidando el vestuario

Cuidando el vestuario

Recuerda

El fondo ha de complementar el retrato, potenciar una idea, aportar información sobre la persona retratada, pero nunca, nunca, eclipsarla.

Recurre a tu imaginación para añadir escenarios a tu lista y no salgas nunca sin abrir los ojos 😉

Y ahora, ¿a qué esperas para practicar? Gracias por llegar hasta aquí y por compartirlo en tus redes sociales favoritas. ¡Hasta pronto!

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato

9 Respuestas

  1. Miguel Atehortua

    Hace tiempo empece a tomar fotos, soy un aficionado. Al leer sus artículos me doy cuenta de errores que he cometido y cosas que pude hacer mejor a la hora de tomar mis fotos, hoy en día sus publicaciones me han servido de mucho y cada vez tomo mejores fotos. Muchas Gracias.

    Responder
  2. Mateu

    Buenas tardes, ahora que el artículo trata sobre el retrato, quería preguntar sobre el objetivo Nikon 50mm f/1.4 . Por lo que he podido leer se trata de un objetivo de gran calidad para este tipo de fotografías. Mi pregunta sería la siguiente: ¿es posible realizar una fotografía con dicho objetivo manteniendo el fondo visible? Hasta ahora todas las imágenes que he visto realizadas con este objetivo presentan un fondo borroso.
    ¡Muchas gracias y enhorabuena por el Blog!

    Responder
    • Iaio Atamian

      Mateu, claro que es posible y lo único que deberás de hacer es de cerrar el diafragma para que puedas obtener mayor nitidez en todos los planos de la fotografía y no solamente en el enfocado. Te recomiendo que leas el siguiente artículo: profundidad de campo. Saludos.

      Responder
  3. JuanFer

    ¡Hola! Me preguntaba, ¿el objetivo que incluye una cámara réflex comúnmente (18-55mm) puede ser útil hasta cierto punto en los retratos? ¡Me encantó el artículo! ¡Un saludo desde Guatemala!

    Responder
    • Iaio Atamian

      Juan, claro que te puede resultar útil para hacer retratos aunque quizás no logres los fondos tan desenfocados como con, por ejemplo, un objetivo de apertura mucho más grande. Saludos.

      Responder
  4. Rocio Sanchez

    Buenas noches, la verdad es que no me canso de leer cada uno de sus artículos, son geniales. A mi suerte hay muchísimos, así que tendré un largo tiempo para entretenerme. Destaco su forma de explicar las cosas, es excelente. Siento como si un amigo me contara algo, me siento completamente cómoda.
    Gracias por compartir toda su sabiduría, Saludos.

    Responder
  5. Ricardo

    Hola mario, te sigo hace mucho tiempo por que son buenos los consejos para aficionados de la fotografía.
    Gracias.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.