Fotografiar niños puede ser una tarea tan ardua como satisfactoria. ¿Quién no lo ha intentado alguna vez? A nuestros hijos, sobrinos, hijos de amigos, etcétera… ¿Y quién no se ha llevado un chasco detrás de otro? Fotos borrosas, movidas, con fondos imposibles…

  1. Ten paciencia.
  2. Acércate a una ventana.
  3. O sal al balcón, pero busca la luz.
  4. No les pidas que sonrían ni que se rían, nunca funciona. Y para una buena foto no siempre es necesario una sonrisa.
  5. Hazles reír. Si quieres una risa, provócasela, será auténtica y contagiará alegría.

    Hazles reír

  6. Lleva siempre un pompero en exteriores. Te puede salvar de algún apuro, ningún peque se resiste a hacer o explotar pompas de jabón.
  7. No fotografíes a tus hijos siempre en el mismo parque. Todas las fotos con el mismo fondo resultan aburridas.
  8. Ten la cámara siempre encendida en una sesión con niños, incluso si hacéis un descanso, así no perderás ningún “momentazo”.
  9. En casa ten siempre la cámara preparada y a mano.
  10. En casos de emergencia usa el modo deportes. Es el modo automático que mejor captura la actividad de los niños.
  11. Utiliza velocidades de disparo rápidas o muy rápidas si hay mucha acción.
  12. Utiliza aperturas grandes, tendrás más luz y le darás más protagonismo.
  13. Pero cuidado con las aperturas demasiado grandes, cualquier mínimo movimiento del monstruito puede hacer que acabes enfocando mal.
  14. Difumina la luz dura de la ventana con una cortina blanca, lisa, o con un papel de seda blanco sobre el cristal.

    Un papel de seda blanco en la ventana difuminará la luz dura

  15. Con los más peques puedes acoplar un muñeco al objetivo, así te aseguras que miren a cámara.
  16. Procura que en los retratos de bebés y niños aparezca brillo en sus ojos.
  17. Déjales jugar. Que se muevan a su aire.
  18. Procura que el fondo no distraiga la atención.
  19. El protagonista es el niño o la niña, no los juguetes, muebles o personas de alrededor. Elimina todo lo que estorbe.
  20. Si lo anterior no es posible, cambia de perspectiva.
  21. Salvo casos excepcionales, procura utilizar luz suave. Transmite ternura.
  22. Ponte a su altura para retratarlos.
  23. No temas tirarte al suelo.
  24. Ni tampoco subirte para capturarlos desde una perspectiva cenital.
  25. Busca localizaciones adecuadas para lo que quieres contar.

    La importancia del escenario

  26. Ajusta tu cámara en modo prioridad al disparo si hay mucho movimiento y no quieres perderte ni un gesto.
  27. Ajusta la cámara en modo prioridad de enfoque si lo que buscas es mucha nitidez.
  28. Usa el modo de enfoque de zona dinámica.
  29. Dispara en AI Servo (Canon) o AF-C (Nikon) siempre que estén despiertos, si no están en movimiento, es probable que lo estén dentro de un nanosegundo.
  30. Dispara en ráfaga para lograr su mejor gesto.
  31. Si un recién nacido se hace pipí mientras duerme, sécale mejor con pañuelos de papel, la toallita está mojada (y fría) y le despertará, después le limpiarás.
  32. A la hora de disparar en ráfaga, si quieres rapidez, mejor dispara en JPG. El formato RAW ralentiza la velocidad de ráfaga.
  33. Inspírate: Marta Schmidt, Alexa de Blois, Elena Shumilova o Charo Diez son algunas de las “imperdibles” en materia de fotografía de niños.

    @alexadeblois

  34. Nunca dispares con flash cuando fotografíes a bebés o niños muy pequeños.
  35. Siempre que puedas, utiliza luz natural.
  36. Sonríe, siempre.
  37. Procura contar una historia, con una sola foto o con varias.
  38. En exteriores, fotografíales a la sombra.
  39. Enséñales alguna foto de vez en cuando, sobre todo a los más mayores.
  40. Con recién nacidos pon un protector plástico debajo de la primera manta.
  41. Que las ropas no les resten protagonismo. Nada de letras grandes, ni estampados exagerados, sobre todo en los más pequeños. El protagonista es el niño, no la ropa.
  42. En verano, mejor ropa de colores suaves o neutros.
  43. En invierno, mejor ropa de colores alegres para contrastar con el paisaje.
  44. Su bienestar es lo principal, si está incómodo para la sesión.
  45. Si fotografías a un bebé desnudito o con una mínima gasa, asegúrate que la temperatura de la habitación sea la adecuada.
  46. Si no usas un trípode y eres de pulso movidito, activa el estabilizador de imagen siempre que puedas.
  47. Sube el ISO si es necesario. En algunos momentos importantes, mejor tener foto con ruido que no tener foto. O tener una completamente borrosa.
  48. Fotografía las partes y detalles del bebé, como boca, pies o manos, con una apertura muy grande.

    Pequeños grandes detalles

  49. Ten a mano objetos con los que puedan jugar.
  50. Para una sesión de fotos, invítalos a que lleven su juguete favorito.
  51. Cuidado con la fotografía de recién nacidos con hermanos mayores, si el prota es el bebé, que no le robe protagonismo (o al revés).
  52. Planifica la sesión. Todo lo que lleves planificado te ayudará, aunque la mitad de cosas te fallen en el último momento ;).
  53. Utiliza disfraces, o accesorios que puedan gustarles. Algún gorro, una capa, unas gafas enormes…
  54. Nunca publiques fotos sin el consentimiento expreso de los padres.
  55. Siempre que puedas, lleva a tus sesiones de niños un ayudante.
  56. Viste con ropa blanca, reflejarás la luz.
  57. Con los bebés que ya gatean (o reptan) utiliza cubos o cestos para conseguir que se queden quietos. Eso sí, no te olvides de su seguridad.
  58. Porque… la seguridad es lo primero.
  59. Juega con ellos al escondite. Te darán grandes momentos.

    Jugar al escondite tiene premio

  60. Duerme a un recién nacido en la postura en la que deseas fotografiarle.
  61. Con recién nacidos comienza la sesión con ropita y ve quitándola poco a poco hasta dejarlos con la gasita o lo que tengas preparado. O sin nada…
  62. Escoge un buen momento, especialmente uno en el que no tenga sueño (salvo en recién nacidos que lo ideal es que se duerman). Si no está receptivo no esperes gran cosa. Bueno sí, que se enfade y tú te desesperes.
  63. Si hay un horizonte, por favor, que esté recto o le restará el protagonismo al niño.
  64. Utiliza juegos para que colaboren.
  65. Diviértete con ellos, te darán su mejor sonrisa.
  66. No les fuerces a nada. Mejor deja que se muevan con naturalidad.
  67. Enfoca siempre a los ojos.
  68. Nunca cortes por las articulaciones o por los dedos.
  69. En el rostro nunca cortes por las orejas, la barbilla o el cuello.
  70. Acércate. Más.
  71. Busca distintos ángulos de disparo.
  72. Presta atención a todos los gestos.
  73. Procura atrapar su gesto más característico. De mayor le encantará tenerlo inmortalizado.
  74. Utiliza un macro para fotografiarle la boquita u otros detalles.

    Detalles que dejan sin aliento

    Marta Schmidt

  75. Captura sus emociones. Es la única forma de emocionar.
  76. Llévales a un sitio que les guste mucho y donde puedan corretear libres.
  77. Nunca fotografíes a un niño sin permiso.
  78. Lleva ropa cómoda.
  79. Y zapatos cómodos.
  80. En fotografía de bebés, ayúdate de accesorios creativos.
  81. Fotografíales con mamá y/o papá.
  82. Cuida la composición, que su sonrisa no haga que te olvides lo importante, se trata de una fotografía y una buena composición siempre es la clave.
  83. Nunca coloques un trípode donde haya niños correteando, corre un serio riesgo.
  84. Esconde alguna sorpresa. Utilízala en caso de emergencia o para cerrar la sesión y que se queden con un buen recuerdo.
  85. Si ves que se aburren mucho o que no quieren colaborar, prueba a jugar a las muecas. ¿Quien será capaz de hacer la mueca más graciosa, tú o el niño? Las risas están aseguradas. ¡Ten la cámara preparada!
  86. Nunca dejes la cámara a su alcance.
  87. Procura capturarles en momentos cotidianos.

    La magia de lo cotidiano

  88. Aprende a borrar, es difícil borrar fotos de tus retoños, pero tener diez fotos iguales no sirve de nada, bueno sí, para que te dé pereza editarlas y para llenar discos duros sin sentido ;).
  89. Antes de una sesión, estudia el lugar, la luz, los fondos, etcétera.
  90. Si tienes una cámara que parezca de juguete, una lomo, una antigua que no tenga demasiado valor deja que jueguen a hacer fotos y cázalos en ese momento.

    Déjales jugar a ser fotógrafos

  91. Aprende a sujetar bien la cámara.
  92. Cuéntale a tu hijo su historia a través de fotos. Preparativos embarazo, el primer baño, sus primeras sonrisas, la primera vez que se descubrió el pie, su primer diente…
  93. Prueba de vez en cuando con el blanco y negro, pero dispara en color y después, en la edición, convierte a escala de grises.
  94. Aprende a ser flexible y a improvisar.
  95. Escoge el objetivo adecuado, este puede ser un gran ejemplo.
  96. Si son tus hijos, procura salir de vez en cuando.

    Procura salilr de vez en cuando, dentro de un tiempo te alegrarás

  97. Revela las fotos en papel.
  98. Captura la magia entre hermanos.
  99. Ten más paciencia todavía.
  100. No te rindas nunca ;). Los deportes de riesgo, como este, son duros, pero cuando consigues llegar a la meta, te conviertes en la persona más feliz.

Hasta aquí las 100 recomendaciones exprés. Te invito a que amplíes la lista en comentarios con tus propios consejos. Gracias por quedarte hasta el final y, si te parece útil, ¡no olvides compartirla!

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato

6 Respuestas

  1. Tamara

    Me encantan todos los consejos. ¡Mil gracias! Yo empecé a incursionar en la fotografía con cámara réflex cuando me embaracé. Me hubiese gustado leer consejos como éstos cuando mi hija era una bebé jajaja. Lo difícil ahora es decidirme por un tipo de fotografía en específico, niños, paisajes, retrato, eventos, entre tantos otros jiji.

    Responder
  2. Alberto Andrés

    ¡Excelente artículo! Gracias por compartirlo. La mayoría de los consejos los había visto en distintas publicaciones, pero es genial tenerlos todos juntos. Un auténtico manual para fotografiar niños.

    Responder
  3. Xavi LG

    Para mi sorpresa, resulta que lo he estado haciendo todo… ¡bien! 🙂
    Sólo he echado de menos un consejo: mandar lejos a los padres y los abuelos que empiezan a chasquear los dedos como desesperados para que el niño mire a un metro por encima del objetivo. ¡He visto taaaantas fotos de miradas perdidas en las nubes!
    Muchas gracias por este magnífico artículo, y por tantos otros…

    Responder
  4. Pedro

    Si son nenes (o nenas) de unos 2 años, los cuales ya entienden un poco lo que estas haciendo, es bueno cada tanto mostrarle algunas fotos de las que les vas sacando, me paso muchas veces fotografiando mis sobrinos que al verse en la cámara, después se sueltan mas y empiezan a pedirte ellos mismos las fotos, haciendo poses o caras que les gustan.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.