Nota: Este artículo fue compartido hace unos días por email con mis Lectores VIP. Dado el interés general del mensaje lo publico aquí de manera abierta “para todos los públicos”.

Este es el artículo más personal que he escrito, quizás en toda mi vida al frente de Blog del Fotógrafo. Necesito que lo leas hasta el final. Hoy “desnudo” mi faceta de fotógrafo delante de ti. Este artículo puede transformar la forma en que ves y practicas la fotografía. Espero que te sirva.

Cuando empecé en fotografía, creía que jamás tocaría el modo automático. “¿Para qué quiero una cámara de fotos avanzada si voy a tomar fotos en modo automático? Para eso me quedo con mi pequeña cámara compacta de siempre“, pensaba, ingenuo.

El día en que compré mi primera cámara de fotos réflex (una Nikon D60 que a día de hoy conservo con mucho mimo) fui directo a la dial de modos de la cámara y la puse en la letra “M” para disparar en modo manual. Estaba ilusionado y decidido a practicar toda la teoría que llevaba tiempo leyendo.

Me tiré el primer y segundo día tomando fotos. Para mi sorpresa, todas eran horribles. Unas estaban subexpuestas, apenas se podía ver nada. Otras, sobreexpuestas y casi quemadas. Las que parecían tener una exposición y unos niveles de luz decentes, estaban movidas o desenfocadas. No había manera de obtener fotos que pudiera mostrar sin sentir vergüenza.

A los tres días estaba tomando fotos en modo automático.

Toda la teoría que creía conocer se había quedado en nada. El modo automático me ayudaba a tomar fotos que no eran subexpuestas, ni sobreexpuestas, ni movidas ni desenfocadas. Eran fotos que podía mostrar a los demás sin sentir “vergüenza”. Sin embargo, había algo que me dejaba intranquilo: aquellas fotos eran planas, vacías de contenido. Tenían una exposición correcta en la mayoría de las veces, cierto, pero eran foto mudas, vacías, desprovistas de vida. Si la fotografía era considerada “arte”, aquellas fotos de arte no tenían un pelo.
Además, mientras tomaba las fotos en modo automático, sentía todo el rato que aquellas fotos no eran mías. Eran de la cámara. No podía considerarme fotógrafo, ni mucho menos “creador” de aquellas fotos si todos los ajustes y todas las decisiones sobre la configuración las había tomado la propia cámara. ¿Cuál era mi misión, sujetar la cámara y apretar el disparador con mi dedo índice? Ese no era el tipo de fotógrafo que yo quería ser.

Empecé a abandonar el modo automático como el que se quería desprender de un mal hábito. Evidentemente, en cuanto retomé el modo manual, volvieron las fotos movidas y mal expuestas. Pero eso no me iba a parar. La diferencia, esta vez, era que estaba decidido a aprender el modo manual costara lo que costara. Empecé a hacer fotos en modo manual y cuando no me salían buenas pensaba para mí mismo “Será horrible como foto, pero por lo menos es mía. Puedo trabajar en mejorarla“. Las fotos que tomaba con la cámara en modo “automático” ni siquiera eran mías.

Con el tiempo, el “destino fotográfico” empezó a sonreírme 🙂

Empecé a constatar que cada una de mis fotografías en “modo manual” era mejor que la anterior. Rápidamente descubrí que cada una de mis fotos “horribles” me servía para entender el funcionamiento de la cámara y de la luz. Podía tomar la foto, analizar el resultado, cambiar los ajustes ligeramente y volver a tomar la misma foto. De esta manera las fotos que tomaba no hacían más que mejorar.

Poco a poco me fui sintiendo más seguro con lo que hacía. Comprendí todo el potencial que mi pequeña Nikon D60 podía ofrecer en “modo manual”. Cuando me quise dar cuenta estaba ya haciendo fotos que gustaban a todos mis amigos y conocidos. Lo que normalmente llamaríamos una foto “impresionante”.

Parecía mentira que mis fotos fueran tomadas por la misma persona que semanas antes tomaba fotos “horribles”.

Parecía magia. En el fondo, creo que lo era (de ahí el título del nuevo libro).

Quizás te hayas sentido identificado con parte de mi historia. Si es tu caso, no sé en qué momento de relación con tu cámara estás ahora mismo. Pero si se te está resistiendo el modo manual todavía, te salen algunas fotos subexpuestas, sobreexpuestas o movidas, me gustaría aportarte mi granito de arena y ayudarte a abandonar el modo automático. Para siempre.

Si has estado siguiendo BdF en los últimos días sabrás que llevábamos tiempo trabajando en un libro cuya temática ha sido una de las más solicitadas por los lectores. Hoy me complace presentarte “La Magia de Fotografiar en Modo Manual“, un libro de fotografía pensado para todos aquellos que os apasiona la fotografía pero que seguís sin dar ese paso definitivo hacia el modo manual.

Por fin, tengo el placer de poner entre tus manos querida lectora y querido lector, un libro en el que te explicamos todo lo que necesitas saber para dominar el modo manual de tu cámara de fotos, un libro que traspasa la simple teoría para proponerte verdaderos “trucos de magia” que podrás conseguir mediante el uso del modo manual practicando los pasos que te explicamos en cada capítulo del libro.

A lo largo de 17 capítulos te desvelamos una serie de trucos que dejarán asombrados a cualquiera que vea tu foto. Del mismo modo que un mago te impresiona con un truco de magia muy trabajado encima del escenario, y cuando te enseña el truco, toda la magia empieza a tener sentido; así te sentirás cuando empieces a llevar a la práctica cada uno de los trucos fotográficos que te proponemos en el libro, y que te explicamos paso a paso y con todo lujo de detalle.

Puedes conseguir tu ejemplar del libro desde el siguiente enlace.

Gracias por leer esto. Feliz fotografía.

eBook Fotógrafo Viajero

15 Respuestas

    • Iaio Atamian

      Luis, el libro está a la venta en todo el mundo gracias a que es una versión digital que garantiza su accesibilidad en todo el globo terráqueo. Saludos.

      Responder
  1. Ana Mercedes Delgado Zuñiga

    Don Mario Soy de Costa Rica. Seguidora de su Blog y aficionada a la fotografía. Quisiera comprar el libro digital. ¿Podría existir la posibilidad de hacer un deposito bancario a su cuenta y después enviarme el manual?

    Responder
    • Iaio Atamian

      Ana, el medio de pago dispuesto por su seguridad y facilidad de acceso es Paypal. Deberías de crear una cuenta allí y hacer la compra. Saludos.

      Responder
    • Natalia Rodriguez

      Hola Ana, soy de Costa Rica también, te comento que ya he comprado libros de este Blog y dan muy buenos consejos. Mediante Paypal no tendrás ningún problema. Saludos, 🙂

      Responder
  2. Claudio

    Traté de comprar el libro varias veces a través del enlace de pre-venta y fue imposible.

    Responder
  3. Cristian

    Mario, hola, buen Blog. ¿Se compra solo en euros o puede ser en dolares?
    Gracias.

    Responder
  4. maurico

    Hola, soy Mauricio de Chile tengo la canon t5 con lentes 18-55 y 75-300 y trabajo siempre en M y tengo unas excelentes fotos, por que me gusta hacer mis propias fotografías, está muy bueno El Blog sin querer llegue a éste, ¿qué me dices de la cámara es una de mis segundas cámaras antes tenía una práctica con películas, espero que me respondas, gracias por tu información un abrazo.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.