La línea, junto al punto, es un elemento básico en composición artística, pero a la vez es uno de los más usados por su efectividad a la hora de ayudarnos a componer las imágenes.

¿Por qué son tan importantes las líneas en composición?

Las líneas te permiten guiar la dirección de la mirada a través de caminos definidos en la imagen, hacen que ésta fluya aportándole dinamismo, volumen, profundidad y posición. Dentro de una composición marcada a través de líneas o en parte a ellas, puedes encontrar una línea predominante que es la que guía con más fuerza tu mirada hacia el centro de interés. Estas líneas son las llamadas líneas de fuerza o dominantes.

¿Cómo puedo usarlas y con qué fin?

Para empezar a utilizarlas en tus composiciones con cierta lógica, primero tendrás que aprender a identificarlas, puesto que quizá hasta ahora no eras consciente de que la mayoría de imágenes que estabas observando contenían líneas que, sin saberlo, dirigían tu atención a algún punto en concreto de la imagen. Una vez te familiarices un poco con las líneas, puedes usarlas para hacer que el espectador de tu fotografía pasee por ella exactamente como quieres que lo haga; para indicarle qué camino debe seguir y cuál es el elemento que has decidido destacar. En definitiva, para que entienda qué quieres explicar y cómo.

Por ejemplo, si observas la siguiente imagen, podrás identificar varias líneas que predominan en la escena. Vemos una línea de horizonte detrás del barquero, que nos divide la imagen en dos (cielo y agua-entorno y acción). A su vez, puedes observar la línea diagonal que traza el remo y la misma barca hacia la figura del sujeto principal, haciendo que éste destaque en la composición.

Ejemplo de composición a través de varias líneas dominantes

Ejemplo de composición a través de varias líneas dominantes

¿Qué tipo de líneas puedo utilizar y para qué?

Líneas verticales

Las líneas verticales dirigen tu mirada de arriba abajo o de abajo arriba. Se asocian a crecimiento, fuerza, rigidez y altura, ya que suelen escapar a nuestro ángulo de visión habitual. Por ejemplo, cuando admiras líneas verticales muy pronunciadas como las de un rascacielos, un gran árbol o cualquier elemento vertical, tu mirada lo recorre verticalmente, y normalmente para ello tienes que levantar o bajar la cabeza, cosa que ya de por sí es un tanto forzado o fuera de lo ‘habitual’.

Las líneas verticales las puedes componer como quieras, pero obtendrás resultados diferentes dependiendo de si has decidido encuadrarlas en horizontal o en vertical. Si lo haces en vertical, el encuadre acompañará a las líneas, por lo que el efecto de las mismas se acentuará aún más. Si lo haces en horizontal, compensarás la fuerza de las líneas verticales con el formato horizontal.

Ejemplo de composición con líneas verticales

Ejemplo de composición con líneas verticales

Líneas horizontales

Son las líneas a las que estás quizá más habituado/a, ya que marcan la dirección habitual de muchos de tus actos cotidianos (leemos en horizontal, por lo menos en este idioma, y sueles mirar más naturalmente en horizontal que en vertical). Solemos asociar las líneas horizontales a tranquilidad, paz y quietud. Puedes usarlas como elemento formal en sí mismo ( por ejemplo la imagen de unos escalones, con muchas líneas horizontales repetidas) o para dividir u organizar tu imagen a partir de ellas.

Seguramente si te digo que pienses en una imagen plácida pensarás en algo como un horizonte recto con pocos elementos formales dentro de la imagen. Esto es porque la línea de horizonte es uno de los elementos más comunes que utilizamos en formato horizontal. La línea de horizonte a parte de transmitir, como ya he comentado, esa quietud y paz, también te sirve en composición para dividir los planos de tu imagen.

Si además combinas el horizonte con otras reglas de composición como por ejemplo la conocida regla de los tercios para situar el motivo principal, tu imagen ganará interés, puesto que una línea horizontal en sí misma, sin ningún otro elemento destacado, corre el peligro de ser una imagen algo plana o anodina.

(Si necesitas algo más de inspiración sobre horizontes, puedes ver fantásticas imágenes de los lectores y lectoras de este blog, aquí )

Ejemplo de composición con líneas horizontales

Ejemplo de composición con líneas horizontales

Líneas diagonales

Las diagonales son líneas con mucha tensión, tienen mucha fuerza visual y crean interesantísimas perspectivas. Es por ello que las líneas diagonales sean quizá las más atractivas en composición, porque rompen por completo los esquemas de tu mirada, y consecuentemente las hace resaltar más que al resto.

Quizá te resulten más llamativas porque no sueles encontrarlas demasiado en las formas naturales de la naturaleza o en tu entorno habitual, (edificios, árboles y personas verticales, o suelo, horizontes, y escaleras horizontales, por ejemplo.) Pero en realidad, cada línea sea horizontal o vertical, puedes convertirla en diagonal, variando el punto de vista de tu encuadre hasta encontrarla.

Observa la siguiente imagen que es una combinación de varias líneas horizontales y diagonales. ¿Verdad que a pesar de que en número hay muchas más líneas horizontales que diagonales, las que más destacan son las diagonales?

Ejemplo de composición con líneas diagonales

Ejemplo de composición con líneas diagonales

Líneas curvas

Las líneas curvas son las que más se asocian al movimiento, son fluidas, suaves, sensuales y elegantes, y te permiten ‘pasear’ la mirada más lentamente por la imagen que las líneas rectas. Podríamos decir que las líneas rectas te llevan a destino de forma rápida o incluso brusca, mientras que las curvas te invitan a pasear siguiendo su forma a través del encuadre.

Dentro de las líneas curvas, destaca la curva en “S” que es muy conocida en composición fotográfica, seguro que la has visto muchas veces en hermosas fotografías de paisaje, por ejemplo la forma de un río serpenteando a través de unas montañas, o una carretera rodeada de árboles. Tiene una forma muy sugerente y aporta, en sí misma, gran belleza a las fotografías.

Ejemplo de composición con líneas curvas

Ejemplo de composición con líneas curvas

Usa tu imaginación: combina líneas

No es necesario que te limites a usar una línea predominante cada vez que haces una fotografía. Puedes intentar combinar varias de ellas para marcar espacio, fluidez, distancia, o todo aquello que se te ocurra.

Por ejemplo, en la siguiente imagen, hay una combinación de diagonales y líneas verticales. La mirada ‘sube’ por la diagonal (debido a que las leemos de abajo arriba y de izquierda a derecha), se detiene en el personaje y baja por la línea vertical.

Ejemplo de composición combinando líneas

Ejemplo de composición combinando líneas

Y por último… Aprovecha el punto de fuga de tus líneas

Otro aspecto que debes tener en cuenta a la hora de componer a través de líneas es el punto de fuga. El punto de fuga es un punto real o imaginario donde confluyen las líneas de una imagen, es decir, es donde se encuentran las líneas (reales o no) que proyectan los elementos de una imagen.

Líneas y punto de fuga

Líneas y punto de fuga

Para enfatizar los puntos de fuga de una imagen, puedes utilizar las líneas convergentes, que no son más que dos líneas paralelas que se cruzan en el espacio debido al efecto de la distancia. El típico y aclaratorio ejemplo para este efecto son las líneas de una vía de tren que transcurren paralelas y se van acercando progresivamente a medida que se alejan, o como en la siguiente imagen, los lados de una carretera que convergen en la distancia.

Ejemplo de composición con líneas convergentes

Ejemplo de composición con líneas convergentes

Las líneas ya sean curvas, diagonales, verticales u horizontales las puedes encontrar en todas partes, puesto que por definición todo está compuesto por líneas, una silueta, un paisaje, un edificio, todo. Y además de ser muy fáciles de encontrar, también son muy intuitivas de usar, porque lo que transmiten son sensaciones generales a todos/as nosotros/as, (la calma, el movimiento, la agresividad, la sensualidad, el poder…) todos esos sentimientos comunes al ser humano. Debido a esto, usarlas con intuición es muy fácil, sólo tienes que ser consciente de su existencia y jugar con ellas, ser creativo/a, dejarte llevar, utilizarlas combinando otros esquemas de composición, o utilizarlas rompiendo esos mismos esquemas de composición. A tu gusto 😉

¿No le habías dado importancia hasta ahora a esa fuga que hace la barandilla de tu balcón?, ¿Y a esa combinación de horizontales y verticales del edificio de enfrente? ¿Y a esos escalones que convergen hacia aquella anciana descansando en un banco? ¡Pues a por esas imágenes! Te aseguro que cuando a empieces a usarlas… te costará dejarlo 🙂

Y si te ha gustado este artículo, ya sabes, compártelo con tus amigos y amigas. ¡Gracias!

15 Respuestas

  1. fotoaleja

    Excelente articulo como todos los que se publican en el blog. Bienvenida Alexa con su forma sencilla de explicar algo tan etéreo. Me encantaron las fotos con las que explicas las diferentes lineas.

    un abrazo desde Colombia.

    Responder
    • Alexa De Blois

      Gracias por la bienvenida, me alegro que lo disfrutaras. Un saludo desde Spain 😉

      Responder
  2. Adrian Rosende

    Stanley Kubrick, maestro del cine de ciencia ficcion, es un fan de los puntos de fuga, que pueden apreciarse en todas sus peliculas..

    Responder
  3. eric

    Excelente reportaje que empezaré a aplicar desde hoy que comienzo las vacaciones¡¡ me encantan las fotos con que acompañas el articulo, además de clarificadoras son estupendas.:-) aprendo mucho en este blog

    Responder
  4. sonia morales pucciano

    Muy bueno el articulo,se entiende al leerlo y lo que sigue es la practica.Muchas gracias por la explicacion.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.