Habrá quien piense que un buen retrato requiere principalmente de un buen modelo, que si cuentas con un sujeto de buena presencia, es decir una cara bonita, ya lo tienes. Pues he de decir que nada más lejos de la realidad. Un buen retrato requiere de mucho más, de hecho no es ni necesario ni suficiente, es una variable que no influye para nada.

Claves para un buen retrato

Por el contrario, son otros aspectos los que influyen a la hora de lograr un retrato de esos que te dejan sin respiración, que te cautivan desde el segundo cero, que te atrapan sin saber por qué, que te remueve un no se qué por dentro cuando los ves, da igual que sea de un anciano, una niña, de la pescadera de la esquina o del jefe de la tribu que conociste en tu último viaje.

Para lograr uno de estos retratos los factores más importantes son, a mi parecer, la iluminación, el fondo, la composición y, muy especialmente, tu capacidad para conectar con la persona que tienes frente a ti, tu habilidad para mostrar su alma, contar su historia o hablar de ella con una sola imagen.

Si el otro día te contaba dónde encontrar fondos para tus sesiones de retrato, hoy te contaré cuáles son algunos de los mejores lugares para retratar con luz natural.

¿Por qué luz natural?

¿Y por qué no? La luz natural ofrece, básicamente, resultados más naturales, más cálidos y cercanos. Porque, a no ser que se trate de un modelo profesional, tu modelo se sentirá mucho más cómodo si no le apuntas con un flash o con cualquier artilugio de luz artificial. Porque no tienes que cargar con aparatos de iluminación artificial si quieres salir a exteriores, pues no siempre los tienes a mano o se dispone de ellos.

Como ves, existen un montón de razones por las que utilizar luz natural, seguramente tú tendrás las tuyas propias.

Lo que ocurre es que no todos los lugares ni todos los momentos son apropiados para retratar, o al menos para lograr el efecto que deseas, pues en muchas ocasiones, una luz demasiado dura y directa provoca sombras que pueden arruinarte por completo el retrato.

Ahora sí, entro en materia y te cuento dónde encontrarás la mejor luz natural (y difusa).

1. Porche

Sin duda, refugiarte en un porche es una idea fantástica a la hora de lograr retratos con luz natural. La luz llega a raudales, pero con una suavidad que no lograrás a pleno sol, cuando los rayos inciden de forma tan directa que provocan sombras muy duras. Estas sombras que en ocasiones puedes buscar de forma intencionada, muchas veces son un incordio. Refugiándote bajo el techado de un porche solucionarás este problema.

La siguiente fotografía está tomada en verano, a mediodía, cuando más alto está el sol, quien lo diría con esta luz tan suave, ¿verdad? Pues he de decirte que no se usaron ni reflectores ni difusores ni ningún otro artilugio, sólo la luz disponible en el porche y la cámara a disposición de la modelo y una servidora que disparó.

En el porche

En el porche

2. Cerca de la ventana

Del increíble poder de las ventanas en retrato te hablé profundamente en este artículo. Si te gusta el retrato no deberías perdértelo y no es porque lo escribiera yo 😉 sino por la cantidad de ideas que puedes extraer de él.

Ahora al tema que nos ocupa. ¿Por qué disparar cerca de la ventana? Por la luz, obvio, pero es que cuando estás dentro de una habitación, ves lo mismo al lado de la ventana que en el extremo opuesto. Sin embargo, este es un efecto óptico, pues no ves lo mismo, tu cerebro lo interpreta de forma que te parece que en toda la estancia hay la misma luz. La realidad es que conforme te alejas de la ventana la cantidad de luz disminuye y aunque tus ojos no lo pueden apreciar, tu cámara sí.

Puedes utilizar esta luz como mejor te parezca, de lado, de frente, con reflector o sin él. Lo que sí que debes tener en cuenta es que si los rayos del sol inciden directamente sobre la ventana volverás a tener el “problema” de la luz dura. Esto se soluciona (si así lo deseas) colocando una cortina blanca (lisa), un papel de seda de color blanco o un difusor.

Cerca de la ventana

Cerca de la ventana

3. Paraguas/Sombrilla

Estás en la playa, hace un sol de justicia, enfocas a tu peque, o a un amigo y apretas el botón de disparo. No te cuadra, con la luz que hay y la foto no funciona, ¿por qué? Pues por la dureza de la misma, te lo he contado en este artículo, la luz dura es muy interesante para un tipo de fotos, pero no para todas. Sitúa a tu modelo bajo la sombra de una sombrilla si estás en la playa o deja que juegue con un paraguas si estás en medio del campo o la ciudad y verás cómo funcionan a modo de difusor. Los resultados serán bien distintos.

Un paraguas no sólo te ayudará con la iluminación, sino también para proteger a tu modelo de la lluvia. Ten en cuenta que el color puede afectar a la imagen, el negro es un color neutro que puede bloquear toda la luz de arriba. El blanco también es una buena opción.

Paraguas... luz y decoración

Paraguas… luz y decoración

Cuando una sombrilla es la solución

Cuando una sombrilla es la solución

4. Bajo un puente o paso elevado

Otro lugar que te puede ofrecer unas excelentes condiciones lumínicas, además de resultar un fondo interesante es debajo de un puente. Y quien dice un puente dice debajo de un paso elevado o incluso de un muelle. Estos lugares pueden funcionar como un porche en cuanto a la luz, además de protegeros de la lluvia, la nieve o el viento.

También puedes incluir parte de este escenario en el encuadre para componer tu retrato, como en el siguiente ejemplo. Me gusta mucho cómo llega la luz de forma lateral al rostro de la chica.

Cuando estar debajo de un puente no es tan malo ;)

Cuando estar debajo de un puente no es tan malo 😉

5. A la sombra de un árbol

Vale, no eres de playa, lo tuyo es la montaña, o el bosque. Te gusta pasear por el campo o simplemente tienes la playa a cientos de kilómetros. Eso no quita para que no tengas problemas con el sol en estos paseos a la hora de realizar tus retratos.

También hay una solución para esto sin tener que recurrir a la sombrilla playera. Se trata de los árboles. Observa a tu alrededor, seguro que tienes uno. Coloca a tu modelo bajo su sombra y dejaos llevar, seguro que resultan unas fotografías maravillosas.

Al cobijo del árbol

Al cobijo del árbol

6. Cualquier lugar al atardecer

Existe un momento mágico a lo largo del día que no importa en qué lugar estés, la luz es perfecta. Se trata del atardecer, de cuando el sol se ha escondido (o casi) detrás del horizonte. La luz es muy agradable y apropiada para realizar tus retratos. Si deseas un lugar concreto, ten paciencia y espera este momento. Y si no puedes esperar, tal vez puedas madrugar, la luz es la misma justo antes de que salga el sol 😉

La magia del atardecer

La magia del atardecer

7. Cualquier exterior en un día nublado

Bueno, este es otro recurso que puedes utilizar, lo único es que no podrás buscarlo, sino esperarlo. Aprovecha un día nublado para fotografiar en el lugar que te apetezca y a la hora que te apetezca, pues la nubes actuarán como difusor.

¿Podías imaginar que la siguiente foto está tomada en la playa en pleno verano y con el sol en lo más alto? Además… sin ningún tipo de difusor ni reflector, bueno, sí, las nubes 😉

Días nublados

Días nublados

¿Significa todo esto que no puedes realizar retratos con luz dura? Para nada. Tal vez lo que necesites para mostrar el alma de tu retratado sea una luz dura, o cenital. Puede que una luz difusa como la que te he proporcionado con estos ejemplos no sea la más adecuada. Sin embargo, será lo que busques en la mayoría de ocasiones, o al menos en muchas de ellas.

Lo importante de la luz es que aprendas a entenderla y a utilizarla según tus deseos. Una vez que lo logres tú mismo te sorprenderás con los resultados.

Tu turno

Ahora te toca a ti, sal a practicar, a explorar todos estos lugares y otros parecidos que se te ocurran. ¿Quieres añadir algún otro? ¿Te apetece contarnos alguna experiencia con retratos? ¿O tal vez prefieres compartir con nosotros tus fotos? ¡Adelante!

Y si te ha parecido interesante este artículo, te invito y te animo a compartirlo en tu red social favorita. Te estaré eternamente agradecida. ¡Hasta la próxima!

eBook Lightbook

5 Respuestas

  1. Mercedes

    ¿Y el que hace la foto es mejor que esté también a la sombra? Sobre todo pensando en los casos en que el modelo esté bajo un árbol, un paraguas, etc.
    ¡Muchas gracias por los artículos, son de mucha ayuda!

    Responder
  2. Javier Ruiz

    Hola, lo primero agradecerte tanto detalle en los artículos.

    Llevo un par de días mirando varios de ellos, sobre todo los que hablan de cámaras réflex, las comparan y aconsejan según el uso que se les vaya a dar.

    Mi caso es un tanto particular, debo acudir a algunas ciudades para sacar las mejores fotos posibles de unos cuadros de pintura, no solo pequeños o medianos, hay varios de 195x160cm. El destino aparte de catalogación es acabar por editar un libro del estilo de los de Taschen, con imágenes en tamaño Din-A4. Se trata de unas 100 pinturas y más que irán apareciendo con los años.

    Bien, por el pixelado veo que facilmente podré cumplir con las necesidades de impresión, he visto la tabla. En cuanto al entorno donde se fotografie es variado, desde museos e instituciones diversas a casas particulares. Pienso llevar un par de paraguas para obtener luz difusa. Por cierto, hay algunas bombillas, no sé si de fotógrafo también, que azulean los colores los colores de un lienzo. Es otro aspecto que debo tener en cuenta. Y para esto miraré precios de iluminación LED que no altere los colores y que los resalte como está sucediendo los últimos años en varios museos.

    Mi principal problema, el más importante para elegir la cámara es la más fiel captura de colores. Manejo bien programas de edición de imágenes pero debo alcanzar la mayor fidelidad posible desde un inicio. Supongo ya de antes de tus artículos que esto lo otorgará el tipo de lentes que lleve la cámara internamente. Entiendo también que para mi caso me sobran los acoples para zoom.

    Aunque la misión precisaría recursos más amplios y de todo tipo debo ir haciendolo todo con el menor coste posible, ya que serán muchos costes a ir acumulando y no lo realizo con el objetivo de recuperar la inversión. En la cámara tengo pensado entre 400€ y 650€. Opcionalmente quizá me animase a subir el coste si la posibilidad de grabar vídeo me matase dos pájaros de un tiro, aunque la calidad no fuese full que al menos fuese perfecta para televisores normales, pues debería acabar con resúmenes visuales de estas tareas así como de actos sobre esta pintura. Para alguno de estos he contratado un cámara profesional en Madrid, con cámara fija y móvil grabando a la vez, pero no siempre puedo hacerlo o la relevancia del acto no sugiere siempre toda la profesionalidad.

    ¿Qué réflex me aconsejarias como mínimo y como opción algo mejor?

    Mil gracias por adelantado.

    Javier

    Responder
    • Iaio Atamian

      Javier, es muy complicado ya que dependerá más de la fuente de luz que de la cámara en si misma. Lo ideal sería un exterior nublado pero ante la imposibilidad de ello, quedará escoger unas cámara dentro de tu presupuesto y hacerte de una carta de color para calibrarla en cada toma. Saludos.

      Responder
      • Javier Ruiz

        ¡Vaya! Gracias por la contestación. Creí que la cosa podría ser más a tiro hecho. Pienso llevar – casi siempre, en ocasiones cuadros a fotografiar en domicilios quizá no me pille con todo el equipo – un par de focos con paraguas para poner a izquierda y derecha, y procurar apagar cualquier otra fuente de luz, y pensé que así la cuestión quedaría más sencilla. Pero gracias por la claridad. Supongo que me acabaré decantando por la Nikon D3300. 😉

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.