Es muy fácil encontrar artículos de fotografía que hablen sobre cómo conseguir luz difusa, las fotos tan maravillosas que puedes lograr con esa luz suave, e incluso cómo evitar la luz dura. Como si esta se tratara de una enfermedad contagiosa. Perdón por la exageración, pero es que a veces lo parece. Una pena, porque eso sólo lleva a creer que la luz dura no sirve para mucho más que para evitarla, o para tirarla por el retrete, si se pudiera, y nada más lejos de la realidad. La luz dura esconde una belleza dramática a la que es muy fácil rendirse.

Por eso, hoy voy a dedicar este artículo a que conozcas un poco más este tipo de luz. Quiero que aprendas a amarla y a utilizarla. Porque no siempre está disponible la luz difusa, y porque no toda la belleza se esconde detrás de ella. La luz dura tiene mucho que ofrecer, que mostrar y muchos sentimientos que despertar. ¿Te quedas a conocerla?

Luz dura, ¿qué es?

Cuando hablamos de calidad de la luz, no nos referimos a que la luz sea mejor o peor, como si se tratara de la calidad de unos zapatos. Sino de su dureza o suavidad. La luz suave se caracteriza por envolver al sujeto de forma homogénea y difusa. Sin embargo, la luz dura llega de forma puntual a él.

Luz dura

La luz dura provoca una transición mucho más brusca entre las sombras y las luces y también un alto contraste.

Para que lo veas bien claro, lo mejor es ponerte un ejemplo para que compruebes la diferencia entre luz suave y luz dura.

Luz dura

Luz suave

Puedes observar que en la primera imagen, las sombras están mucho más marcadas, el cambio entre la sombra y la luz es mucho más brusco, menos sutil.

¿Significa eso que una es mejor que la otra? Para nada, lo único que significa es que evocan sensaciones diferentes. Por ello, sí que puede ser mejor para determinadas situaciones la suave que la dura, o al revés, precisamente por lo que transmiten. En este ejemplo mismo, es cierto que una luz suave queda más acorde a la foto, pero ahora, observa esta imagen:

La magia de la luz

¿Crees que habría funcionado con otro tipo de luz? Evidentemente no, lo mejor de esta imagen es, sin duda, la luz. En este caso, la luz permite que se proyecten las sombras en la pared que acompañan al joven. También que la pared brille de esa manera avivando el amarillo y mostrando sus detalles. En un día nublado, con una luz difusa, esta fotografía no habría tenido ningún interés.

¿Qué transmite la luz dura?

Mientras que la luz suave suele transmitir sensaciones más calmadas, como ternura, tranquilidad, paz, etcétera, la luz dura es mucho más dramática. Se relaciona más con el misterio, con la dualidad, con la agresividad, la fuerza. Esta luz es la mejor siempre que busques despertar alguna de estas emociones o reforzar una característica similar que posea el sujeto protagonista o la escena.

Retrato con luz dura

¿Qué sensaciones te despiertan a ti este retrato? Ternura precisamente no, ¿verdad?

Lo importante es conocer cada tipo de luz y saber cómo y cuándo podemos aprovecharla y sacarle el máximo partido.

¿Cómo conseguir luz dura?

Ahora llega la parte en la que te preguntas cómo se consigue la luz dura. Bien, la luz dura depende de una fuente de luz cercana y pequeña en relación al sujeto en cuestión. Cuanto más pequeña y más cerca esté del protagonista, más dura será, más marcadas resultarán las sombras.

Luz natural

Dispones de luz dura natural cuando el sol está alto en el cielo y los días de mucho sol. También puedes conseguirla cuando incide directamente sobre una ventana. Como en este ejemplo de la tetera.

Luz dura desde la ventana

Luz artificial

Puedes conseguirla con un flash, una lámpara, una bombilla, etcétera. Lo importante es que sea una fuente pequeña en comparación con el motivo. Por ejemplo, si vas a fotografiar un muñeco en miniatura y usas un flash, no resultará una luz tan dura como si lo utilizas con una persona.

También es importante que esté cerca del sujeto protagonista para que se produzcan las sombras tan definidas.

Luz dura con flash

Tú puedes crear tus propios accesorios de iluminación que te sirvan de ayuda a la hora de lograr luz dura. Aquí tienes un ejemplo:

DIY para el flash

Vale, sí, para este ejemplo tienes que saber coser, pero… qué hay del pegamento, ¿y de la imaginación?

¿Cómo medir este tipo de luz?

Ya sabrás, y si no lo sabes te recomiendo encarecidamente leer este artículo para situarte, que existen diferentes modos de medición de la luz. Solemos utilizar por defecto la medición evaluativa o ponderada al centro, sin embargo, cuando nos encontramos trabajando con luz dura, lo ideal es realizar una medición puntual.

El contraste entre las sombras y las luces es muy fuerte, y es lo que nos interesa, y con la medición puntual puedes decidir dónde medir la luz.

Fotografías que puedes realizar con luz dura

La luz dura está más presente de lo que te crees, a veces no hay que buscarla, sino simplemente aprovecharla y no evitarla. Sí que puede ocurrir que no sepamos que hacer con ella, por eso te voy a dejar alguans ideas de fotografías que puedes lograr con luz dura y ejemplos muy claros. Verás como la próxima vez que te encuentres con esta luz, en lugar de salir corriendo, guardar la cámara o buscar cómo difuminarla, le sacarás el máximo partido.

Dibujar con sombras

Creo que esta es una de las cosas más bonitas que puedes lograr con la luz dura, los dibujos con sombras. Aquí tienes un ejemplo:

Dibujos con sombras

Paisajes áridos, desérticos y playas

La luz dura del mediodía es ideal para capturar los colores de las aguas turquesas y destacar la textura de la arena también es fantástica a la hora de transmitir la aridez del desierto y paisajes sin vegetación.

Paisajes del desierto

Retratos

Utilizar luz dura en un retrato es una magnífica forma de transmitir parte de la personalidad del sujeto, de otorgarle una fuerza que aparentemente no tiene o aportarle dramatismo. Tienes un artículo muy completo sobre cómo conseguir retratos con luz dura aquí.

Street photography

La fotografía callejera se nutre de las historias de las ciudades, de cómo interrelacionan sus calles con sus gentes, cómo los elementos urbanos conviven con el resto de habitantes de la ciudad, las historias que surgen, las vidas que se esconden o que gritan aquí estoy. La luz es una parte más de la ecuación, es el término que te ayuda a resolverla.

Clave baja

Una fuente de luz pequeña y cercana, bien dirigida te ayudará a lograr una fotografía en clave baja. Una técnica con la que lograrás impactar, sí o sí.

Clave baja

Arquitectura

Las formas, los volúmenes, las texturas, los colores, los detalles… son muy importantes en arquitectura, ayúdate de la luz dura para destacarlos y ponerlos en relieve.

Arquitectura

Alto contraste

Las fotografías de alto contraste son aquellas en las que existe una gran diferencia entre la zona de luces y la zona de sombras. Como podrás intuir, la luz dura es una gran aliada de este tipo de fotografía.

Alto contraste

Destacar el color

La luz dura, como te he comentado, aviva los colores, los vuelve más brillantes. Un buen momento para capturar fachadas de colores o cualquier otro elemento colorido que se te ocurra y que busques que vibre.

Colores nítidos y brillantes

Blanco y negro

A lo largo del artículo has podido observar que el blanco y negro favorece las fotografías con luz dura, aquí tienes otro ejemplo, para que no digas que no te damos ideas o que no ponemos suficientes ejemplos 😉

En blanco y negro

Con estos recursos, estoy segura de que estás deseando probar la luz dura y sus efectos. Seguro que ahora la ves con otros ojos, ¿a que sí?

Y hagámosle un favor a la luz dura, ayúdame a compartir este artículo para que más gente le tome cariño, please ;). Ya has conocido sus bondades, logremos que los demás también las conozcan. ¡Gracias y hasta pronto!

eBook Fotógrafo Viajero

2 Respuestas

  1. Jose Daniel

    Hola a todos y gracias Caro tengo una pregunta a propósito de donde medir la luz, mi cámara una d3200 (gracias por la sugerencia estoy encantado con ella) mide la luz con el mismo punto que enfoca pero yo quiero medir en otra parte. ¿Qué hago?

    Responder
    • Iaio Atamian

      José, puedes o bien mover el punto de enfoque y medir la luz y luego cambiar éste punto o bien medir la luz, ajustar los parámetros y luego preocuparte por enfocar. Ten en cuenta que la cámara primero mide y luego enfoca y tu deberías hacer lo mismo. Saludos.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.