Son muchas las personas que, equivocadamente, creen que lo que de verdad marca la diferencia en una fotografía es la cámara. Y se equivocan por varias razones que voy a contarte.

Lo primero es que la diferencia la marca el fotógrafo y eso es algo indiscutible. Dale a un buen fotógrafo una cámara normalita y sacará fotos infinitamente mejores que alguien que no sepa o sepa muy poco con una cámara de primera. Si no me crees imagínate a Fernando Alonso conduciendo mi Punto y a mí su coche de carreras. ¿Quién ganará? Soy buena conductora pero no cabe duda que su coche me dominará a mí y no al contrario.

La segunda razón por la que se equivocan es porque la diferencia la marca antes un objetivo que una cámara. Dentro de unos límites (evidentemente no se puede comparar una compacta normalita con una réflex), lo verdaderamente importante es la lente y no el cuerpo. Me explico. Si pones un objetivo normalito en un pepino de cámara, por muy profesional que sea ésta, la fotografía va a estar limitada por las capacidades de este objetivo. Probablemente, por no decir con seguridad, obtendrás mejores resultados con una réflex de principiante y un buen objetivo luminoso.

Hace algunas semanas publicmos el artículo 5 Objetivos Muy Luminosos De Focal Fija (Al Menos Deberías Tener Uno). En él resumí, muy brevemente, las razones por las que adquirir uno de estos objetivos. Hoy profundizaré en ellas para que tengas claro qué es lo que puede aportarte un objetivo de este tipo.

¿Qué es un objetivo muy luminoso?

Se dice que un objetivo es muy luminoso cuando tiene una apertura de diafragma de al menos f/1.8. Esto es si es un objetivo de focal fija. En cambio, si se trata de un teleobjetivo o de uno con focal variable, si tiene aperturas a partir de f/2.8. Igual te estás preguntando qué es la apertura y qué tiene que ver… Pues vamos a verlo. (Si lo sabes puedes saltarte este apartado 😉 ).

Apertura

Por si no sabes lo que es la apertura de diafragma o no te apetece leer este artículo que lo aclara perfectamente, empezaré por explicarlo. Porque si no… difícil. Además, si no sabes de qué va, deberías, pues es uno de las primeras lecciones que debes aprender en fotografía. Llegó el momento 😉

Voy a intentar explicarlo de una forma muy sencilla. Para que lo entiendas hasta si eres como yo, que estas cosas o me las dan muy muy mascadas o me cuesta un mundo… Aunque no sea una explicación nada técnica y alguno se eche las manos a la cabeza (acepto correr el riesgo 😉 ).

Primero te diré que en todo objetivo existe un elemento llamado diafragma. Este se cierra al apretar el botón de disparo y es el que determina la cantidad de luz que entra en el sensor. Porque para que exista la fotografía necesitas luz, eso lo sabes, ¿verdad?

Más fácil, imagina una ventana con una persiana. Cuanto más abras la persiana, más luz entrará en la habitación. Puedes regular la cantidad de luz que deseas en una estancia subiendo o bajando la persiana. Lo mismo ocurre con tu cámara. Tú puedes decidir (cuando disparas en manual, en automático decide la cámara) cuánta luz quieres que entre. A eso se le llama apertura.

¿Qué son los pasos?

La apertura, igual que la distancia se mide en metros (o millas… ), se mide en pasos y se nombra con f/. Si observas el siguiente dibujo verás esquemas de distintos diafragmas. Entre un diafragma y otro existe un paso, por ejemplo, entre f/2 y f/2.8 existe un paso.

Lo normal es encontrar una escala como esta: f/1.0, f/1.4, f/2, f/2.8, f/4, f/5,6, f/8, f/11, f/16, f/22, f/32… Aunque también las hay de medio paso, pero no viene al caso y no es plan de liar el asunto. El número f más pequeño significa mayor apertura y el número f más grande, menos. Digamos que va al revés, a mayor número f menor apertura y viceversa.

Entre un paso y otro la diferencia es el doble de luz (o la mitad, según si abres o cierras diafragma). Así que si tienes ajustado a f/4 y bajas un paso a f/2.8, te entrará el doble de luz. (Por eso la diferencia de precio entre el rey de los objetivos y el príncipe de los objetivos 😉 ).

Ahora volvemos al principio, un objetivo es muy luminoso cuando su máxima apertura, o su número f más pequeño es de al menos f/1.8 (focal fija) o f/2.8 (focal variable). Por eso el objetivo que suele venir con la cámara (18-55 mm) se considera malo, y no es que sea malo, es que es muy poco luminoso, pues su máxima apertura es de f/5.6 solamente. Muy poco, ¿verdad?

diafragma

Y aquí la foto de un diafragma para que veas cómo son las tripas de tu objetivo 😉

Diafragma

Diafragma

¿Por qué un objetivo luminoso?

Ahora que has entendido qué es la apertura y qué es un objetivo muy luminoso (o eso espero, si no es así, no dejes de preguntar en los comentarios), te cuento las razones para tener uno.

1. Desenfoque

La apertura no sólo determina la cantidad de luz que entra en un objetivo. También tiene otro efecto, la profundidad de campo, que viene a ser la parte enfocada o nítida de la imagen, dicho de forma que puedas entenderlo. La primera imagen tiene poca profundidad de campo (mucha apertura) y la segunda mucha profundidad de campo (apertura pequeña).

En la primera sólo ves enfocado el plano donde se sitúa la hoja. De hecho, ni siquiera toda la hoja está nítida. Esto es posible porque se ha utilizado una apertura muy grande o, lo que es lo mismo, una profundidad de campo pequeña.

Poca profundidad de campo, apertura grande

Poca profundidad de campo, apertura grande

Mucha profundidad de campo, apertura pequeña

Mucha profundidad de campo, apertura pequeña

Esta es una de las grandes ventajas de los objetivos muy luminosos, que puedes desenfocar una mayor parte de la escena para crear mayor impacto. Al aislar el motivo de la escena destacas su protagonismo y eliminas distracciones. Los resultados en este sentido, con aperturas grandes son absolutamente maravillosos, puedes ver aquí lo que puede hacer un 50 mm f/1.4.

Resumiendo:

pasos de apertura

Sólo por esto, ya merece la pena tener un objetivo muy luminoso, sobre todo si te apasionan los retratos o la fotografía de los pequeños detalles. Pero hay más…

2. Situaciondes de escasa luz

Bien, esto es fácil, si el objetivo permite una mayor entrada de luz en el mismo tiempo que otro objetivo menos luminoso, te permitirá obtener mejores fotos en situaciones de escasa iluminación, por ejemplo en interiores.

Más de una vez te habrás visto en la necesidad de subir el valor ISO porque el flash de la cámara no te llegaba (o no te gustaba el efecto) y no tienes externo. Tampoco podías utilizar una velocidad de disparo más lenta para que entrara más luz, porque entonces el motivo salía movido. Así que no te quedó más remedio que subir la ISO para lograr una foto que no estuviera subexpuesta. Y, claro, si subes mucho este valor, acabas teniendo una foto llena de ruido, ese granito tan molesto que, si no es intencionado, estropea la imagen.

Así que si tienes intención de disparar en interiores, cuando la luz en exteriores es más bien escasa o realizar fotografía nocturna, hazte con uno cuando puedas.

3. Velocidades rápidas

Lo acabamos de comentar, un objetivo luminoso permite velocidades de disparo más rápidas, puesto que en el mismo tiempo deja entrar más luz. Necesario cuando disparas objetos en movimiento o cuando no puedes utilizar trípode aunque la escena permanezca quieta.

Si, por ejemplo, quieres fotografiar niños o te gusta la fotografía callejera, un objetivo muy luminoso te hará la vida más fácil.

Velocidades rápidas para escenas en movimiento

Velocidades rápidas para escenas en movimiento

4. Bokeh con formas

¿Que qué es el bokeh? Tiene que ver con la razón uno, la profundidad de campo. Y mejor que lo veas, porque aquí es bien cierto lo de que una imagen vale mil palabras.

Bokeh

Bokeh

Para conseguir este efecto necesitas un objetivo muy luminoso, te guste o no, pues tendrás que usar aperturas muy granes. En realidad, de difícil tiene el nombre, porque es bien sencillo de lograr (mira aquí). Lo único es que con aperturas tipo f/4 pues como que no lo vas a conseguir…

5. Fotografía deportiva

El deporte (salvo el ajedrez ;P), es velocidad, son movimientos constantes y muy rápidos. Por eso has de utilizar velocidades de disparo también muy rápidas si lo que quieres es congelar el instante (como en la imagen de abajo). Cuanto más luminoso sea tu objetivo, más rápidas podrán ser las velocidades de disparo (sin tener que recurrir al “peligroso” ISO).

¿Te gusta la fotografía deportiva? Pues ya sabes… 😉

Congelar el movimiento

Congelar el movimiento

Creo que estas son razones más que suficientes para que cuando decidas comprar un objetivo optes por uno muy luminoso. Notarás la diferencia. Es un salto, un gran salto. Ayer mismo, un amigo me dijo: “Quiero comprarme una réflex para poder hacer fotos-de-esas-con-el-fondo-muy-desenfocado“. Ahora sabrás que le dije que no era cuestión de cámara, sino de objetivo ;).

Si estás pensando comprar algún objetivo, aquí tienes tres artículos que pueden ser de tu interés:

Y hasta aquí el artículo de hoy, espero que te haya sido de utilidad. Si ha sido así te agradeceré de corazón que lo compartas. ¡Hasta pronto!

eBook Lightbook

15 Respuestas

  1. Carlos Alberto de Adá

    Hola Mario, ¿sirve alguno de estos objetivos fijos para sacar fotos en partidos de basket?. ¿Cuál me recomendarías?

    Responder
    • Iaio Atamian

      Carlos, como servir sirven, el tema es si son ideales para este tipo de fotografía o no. Yo te recomendaría otro tipo de objetivo de distancia focal variable y más largo que un 50 mm fijo para que puedas captar al detalle los movimientos de los deportistas. Saludos.

      Responder
  2. Marcos

    Muy buen artículo.

    Después de coger “soltura” con mi D5100 ahorré y me compré el 50mm 1.4 y es una maravilla la verdad, se le nota un salto comparandolo con el del kit brutal.

    Responder
  3. Luis Montalban

    Genial artículo y genial objetivo el 50 1,4. Ahora a intentar hacer una foto Bokeh.

    Responder
  4. Guillermo Gómez

    Excelente artículo. Deseaba saber si existe la posibilidad de que un próximo artículo comente si es buena idea o no usar objetivos de las cámaras analógicas. Un amigo tiene una Sony Alpha y con frecuencia emplea objetivos Minolta MD Rokkor, en particular uno de 50mm f. 1.4. ¿Estos objetivos son igual de buenos?

    Responder
    • Iaio Atamian

      ¡Hemos tomado apunte de tu sugerencia y esperamos transformarla en un artículo pronto! Respecto a tu consulta, en muchos casos son mucho mejores que los actuales pero dependerá del tipo de objetivo y de la calidad de sus ópticas que suelen venir dadas por el origen de los mismos. Saludos.

      Responder
  5. Vicente Retamal

    Excelente artículo. Hace mucho tiempo que soy seguidor del Blog y he aprendido muchísimo con ustedes, incluso me ayudaron a decidir entre cambiar a una Nikon 7100 o comprar un gran angular. Elegí el gran angular porque mi cámara actual recién tiene 47.xxx disparos, le queda mucha vida.
    Un artículo que me gustaría ver aquí es que equipos usan Mario, Iaio, Caro y todo el equipo de BdF solo para tener una referencia de que utilizan y el por qué.
    Además creo que sería genial hacer una comparativa en fotos entre una cámara FF y una APS-C utilizando los mismos parámetros (50mm, f/1.8, ISO 100, 1/200s por ejemplo), así en varias situaciones (poca luz, mucha luz, astro, etc) para notar las reales diferencias que tienen entre sí, además si es conveniente pasar de APS-C a FF para un aficionado (hay un artículo, pero no tiene esas comparativas).

    ¡Saludos! Sigan así, hacen un gran trabajo 😀

    Responder
    • Iaio Atamian

      Vicente, dependerá de ti la compra del objetivo o la cámara. Yo creo que lo mejor siempre es invertir en objetivos pero yo mismo he cambiado el cuerpo hace un tiempo en vez de comprarme un objetivo macro.

      Acepto el reto: actualmente tengo una d7100 que me viene excelente para fotografía de naturaleza por su factor de recorte (es lo que más hago), un 50 mm f/1.4 japonés que heredé de mi abuelo (también amante de la fotografía), un 50 f/1.8 G, un 135 f/2.8, un 70-300 VR, un 18-105 que utilizo para viajes, y flashes y accesorios por todos lados jaja 🙂 Aunque últimamente no tengo mucho tiempo para salir a hacer las fotos que me gustan.

      Responder
  6. Lucas

    ¡Buenas tardes desde Argentina! Primero que nada excelente artículo sobre objetivos luminosos. Tengo la siguiente inquietud: hace tiempo que tengo la idea de adquirir un lente dijo luminoso fijo (f 1.8) pero mi dudas esta entre un 35 mm y un 50 mm (ambos Nikon) Mi idea es hacer retratos, sesiones, paisajes. Por otro lado, siguiendo con objetivos luminosos, tengo pensado futuro un Sigma 18-35 1.8 ART o un Sigma 24-70 2.8 para hacer sociales y/o eventos. Desde ya muchas gracias por la respuesta. Saludos.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Lucas, yo te recomendaría entonces que vayas por el 18-35 f/1.8 de Sigma de una vez ya que te permitirá hacer sociales, paisajes y algunos retratos. Si no quieres esperar, ve por el 35 ya que el 50 te quedará muy largo para fotografía de paisajes. Saludos.

      Responder
      • Lucas

        ¡Muchas gracias por la respuesta! Genial entonces, iré por el 18-35 para mi D7100 y estoy seguro que no lo voy a sacar más de la cámara ja. Sigan así con este excelente Blog ¡Saludos!

  7. David Aguilera

    Excelentes artículos. Soy un recién llegado a la fotografía y estoy aprendiendo mucho con vosotros. Por el momento no tengo una cámara réflex, la mía es una Nikon P610. Tiene una apertura máxima f/3.3 y mi pregunta es cómo de limitado estoy con ella a la hora de hacer por ejemplo efectos bokeh o captar imágenes deportivas.

    Responder
    • Iaio Atamian

      David, te costará lograr dicho efecto pero te recomiendo que tomes tus fotografías en distancia focales largas (con mucho zoom) y hagas las pruebas. Como el sensor de tu cámara es pequeño y la apertura también, lograr escasa profundidad de campo dependerá de que utilices una distancia focal larga y que el fondo esté muy lejos del plano enfocado. Saludos.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.