Los retratos siempre me han parecido algo engañosos y decepcionantes. Básicamente porque parecen mucho más fáciles de lo que realmente son, porque los tenemos a mano, porque perseguimos a nuestros hijos, sobrinos, parejas, madres y amigos para que nos hagan de modelos y de todos ellos algún incauto cae y nos deja practicar. Porque no tenemos ni que salir de casa, ni necesitamos grandes medios para hacerlos. Pero la verdad es que, una vez los observamos, solemos tener resultados bastante decepcionantes, o por lo menos no tan buenos como nos gustaría. Nos sobra el fondo, o nos falta el instante preciso, pero sobre todo, nos falta la magia de una buena iluminación. Porque la iluminación en fotografía lo es todo, y en retratos  lo es todo x2.

Si bien es cierto que para ser un experto de iluminación en retratos necesitarás muchos artilugios, algunas horas de lectura atenta, y unas cuantas horas de práctica, para mejorar exponencialmente tus imágenes bastará con unos pocos trucos básicos que harán que tus retratos dejen de ser del montón para merecerse por lo menos un rincón en la pared de tu salón. ¿Los Vemos?

Aprender a medir correctamente

Igual que un corredor de fórmula 1 tiene conocimientos extensos sobre mecánica, o cinética, y que el conocer el motor de su coche a la perfección le ayuda en su carrera, a un fotógrafo le ayuda conocer los todo aquello que influye en la calidad final de la imagen. Con eso no me refiero a conocer cada tuerca que conforma tu cámara, pero sí el comportamiento de los elementos que nos ayudan en el proceso fotográfico; desde el sensor, al objetivo, al flash o al fotómetro.

¿Qué es el fotómetro o exposímetro?

El fotómetro es el encargado de medir la luz de la escena y decirte si necesitas más o menos luz dependiendo del punto en el que expongas. Fotómetros los hay de dos tipos, el que tienes incorporado dentro de tu cámara que se caracteriza por ser un fotómetro de luz reflejada, y el fotómetro externo de mano que normalmente tiene la posibilidad tanto de usarse en modo de luz reflejada como en modo de luz incidente.

  • Fotómetro de luz incidente: Explicado de forma muy sencilla, la luz incidente es la luz REAL que hay en la escena, independientemente de en qué se refleje ésta. Los fotómetros externos o de mano, suelen utilizarse en este modo de medición, aunque suelen tener también la posibilidad de trabajar en modo de luz reflejada.
  • Fotómetro de luz reflejada: Es el que está integrado en el cuerpo de tu cámara y se caracteriza por medir la luz que “emana” del objeto o persona que estás retratando. Hasta aquí bien, sólo que además, está programado para medir la luz reflejada como si el objeto fuera de un tono gris medio. Esto significa que el fotómetro de luz reflejada te irá bien cuando la escena se acerque a un tono de reflectancia de este gris, pero no por ejemplo cuando esta sea demasiado oscura o demasiado clara (nieve, casas blancas, etcétera). Estas situaciones son las que engañan al fotómetro y nos dan valores de exposición incorrectos.

Si lo tuyo es el retrato, siento decirte que tendrás que hacerte con un fotómetro de  ;-), ya que es el que nos da unos valores más correctos de exposición, puesto que no se deja influenciar por los colores de la escena que podría llevarnos a lecturas engañosas y por tanto a exposiciones incorrectas. Recuerda que hay tonos que  reflejan muchísima más luz que otros, y que por ejemplo, el vestido o el fondo de tu protagonista, puede llevar a confundir al fotómetro y hacerle pensar que hay mucha más o menos luz de la que en realidad hay.

7394062492_7356017ab0_k

Fotómetros de luz incidente para mediciones más precisas

Tipos de medición

A pesar de que ya hemos comentado que los fotómetros de luz incidente son los que nos proporcionan unos valores de medición más correctos, lo cierto es que los fotómetros integrados son los que poseemos el común de los mortales, y aunque no son perfectos, conociéndolos podemos trabajar perfectamente con ellos. Normalmente, los fotómetros integrados tienen varios modos de medición que conviene conocer puesto que proporcionan lecturas de la escena muy diferentes unos de otros:

  • Puntual: Realiza la medición en la zona concreta del sensor que previamente le indiquemos. Es una forma de medición muy precisa pero también con mucho margen de error puesto que no contempla el resto de la escena; simplemente el punto indicado.
  • Ponderada al centro: Realiza la medición en el centro del encuadre principalmente, pero tiene en cuenta los valores de exposición de la zona cercana al mismo para darnos los valores de exposición.
  • Matricial: Es la más utilizada, y suele funcionar bien en la mayoría de casos, a menos que la escena tenga luces muy complicadas. A grandes rasgos, la medición matricial tiene en cuenta diferentes puntos en la escena para crear una “media” entre las diferentes luces.

Aprende a conocer los diferentes tipos de luz

Luz natural

La luz natural es la más agradecida, sobre todo si te animas a practicar tus retratos en las horas del día conocidas como “Cálidas” (las horas del amanecer y del atardecer), donde los rayos del sol están aún bajos, proporcionan una luz difusa de tonos anaranjados, suaves, e inciden de forma lateral en el retratado. Son instantes preciosos para practicar tus retratos, probar ligeros contraluces, jugar con el brillo de la escena, y la suavidad de la luz, y para inspirar ternura y belleza.

Por el contrario, las peores horas del día para retratar suelen ser las horas centrales, donde las luces son más duras y crean sombras muy marcadas en el rostro y un fuerte contraste. En estos casos es interesante ayudarse de reflectores, difusores y/o algún toque de flash. Si nada de lo anterior te es posible, entonces es buena opción guarecerse bajo un árbol (es decir, buscar una buena sombra al aire libre 😉 )

Ah, y si te pirra la luz natural pero estás en un interior, acércate a una ventana. Si la luz que entra es demasiado dura, puedes montarte un difusor con una simple cortina de color claro que deje pasar algo de luz.

Luz artificial o cómo perderle el miedo al flash

El uso del flash indiscriminadamente es uno de los errores más habituales cuando empezamos a interesarnos por la fotografía y esa maquinita llamada cámara nos domina y decide por nosotros por completo 😉 . Es entonces cuando el flash va “saltando” aparentemente de forma aleatoria, nos arruina las fotos, y acabamos prácticamente odiándolo. Bien, esa fase es normal. Pero hay que superarla y darle otra oportunidad, porque el flash es tan esencial en fotografía de retrato, como tu modelo.

  • Flash: Lo mejor es hacerse con un flash externo que te permita regular la intensidad y la dirección del destello. Al rebotar la luz del flash en superfícies blancas como techos o telas claras, creas un efecto difusor en la iluminación del retratado. Se suele aconsejar no orientarlo de frente sino a derecha o izquierda de tu modelo, y algo por encima de él.

El flash te servirá para obtener una iluminación homogénea del rostro eliminando sombras indeseadas, o crear efectos artísticos como un elevado contraste (desde arriba del sujeto o desde detrás), una luz difusa y suave, etcétera.

  • Reflectores: Sirven para suavizar la luz y rellenar sombras. Puedes utilizarlos para rebotar el flash o luces duras. Puedes comprarlos en dorado (cálido), plata o blanco, pero un simple techo, una cartulina blanca, etcétera también pueden valerte.
  • Difusores: Suavizan la luz dura del flash.
  • Beauty Dish
  • Ventanas de luz: Imitan una ventana de luz natural, de ahí el nombre. Su luz es suave y difusa.
15093371060_a3b577b292_h (1)

No tengas miedo a usar el flash

No tengas miedo a equivocarte y no te conformes con los resultados. Haz varias pruebas y varía ángulos e intensidad hasta dar con el resultado que buscas. Ante todo es práctica y ganas, como siempre 😉 Y si estás pensando en lanzarte a montar tu primer estudio fotográfico, échale un vistazo a este artículo.

La direccionalidad de la luz

Depende de cómo incida el ángulo de luz en tu retratado, tendrás unos efectos u otros.

  • Luz lateral: Resalta las texturas y aumenta el volúmen
  • Luz frontal: Resalta los detalles del rostro y reduce las texturas
  • Luz trasera: Para jugar con el contraste, la silueta o los contraluces
  • Luz cenital: Iluminando al protagonista desde arriba creas sombras debajo de los ojos, la nariz, etcétera. A priori no son muy favorecedoras, aunque puede que tú le encuentres la gracia 😉 Eso sí, si tu modelo mira hacia arriba, entonces la cosa cambia y puedes obtener una imagen desde un punto de vista interesante.

La temperatura de color

Cada fuente de luz tiene su propia temperatura de color dominante, “tiñendo” las imágenes de su tono (cálido, frío o neutro). Para evitar dominantes frías o cálidas, recuerda configurar correctamente el balance de blancos de tu cámara.

Errores más comunes en iluminación

  • Sombras indeseadas: Las sombras pueden crear efectos interesantes pero también destrozarte un retrato. Para eliminarlas y conseguir una iluminación homogénea puedes utilizar el flash de relleno, un reflector o un flash con difusor… Ve probando con lo que tengas a mano, no hace falta tenerlo todo 😉
  • La importancia de la mirada: La mirada es la parte más esencial de un retrato. Procura no caer en ninguno de los siguientes errores, y tus retratos estarán a un paso de ser perfectos 😉
    • Ojos rojos
    • Ojos sin brillo; Procura que llegue algo de reflejo a los ojos, con un reflector o con la ayuda de un destello de flash.
    • Ojos desenfocados
  • Trabajar en automático: Es imposible que consigas lo que te propones en modo automático. Olvídate de él y lánzate al manual. Escoge cada parámetro con calma, qué apertura quieres (¿mucha zona desenfocada o poca?), qué velocidad mínima necesitas para que tu modelo no salga movido, una ISO más bien baja para conservar la nitidez en la imagen, etcétera.
  • No cuidar la pose: Busca una posición favorecedora o acorde con los resultados que quieras obtener, y vigila sombras y reflejos indeseados en determinadas superícies: ¿Lleva gafas?, procura quitárselas o buscar un ángulo de iluminación en el que no haya reflejos, ¿Collares brillantes?, lo mismo, ¿Es calvo? Ojo con los reflejos en las coronillas 😉 Son los pequeños detalles los que encumbran o arruinan un retrato, así que no los pierdas de vista, porque la pose y la iluminación pueden hacer que tu retratado se vea más gordo o más delgado (fondos y ropa oscura), demacrado (sombras bajo los ojos), maquiavélico o misterioso (medio rostro iluminado y el otro no), o tierno (luz difusa)…
  • El fondo: No tenerlo en cuenta te habrá arruinado una foto en más de una ocasión, ¿Me equivoco? Un trozo de hombro de alguien que se cuela en el encuadre, los platos por lavar de tu cocina… 😉 Bien, no sólo debes vigilar los elementos, sino también la luminosidad del mismo, para evitar contraluces, que reste protagonismo a tu modelo, o que éste pueda engañar al fotómetro de tu cámara en caso de que no tengas un fotómetro externo.
  • No utilizar el histograma: No analices una imagen por lo que ves en la pantalla de tu cámara, porque esta puede ser engañosa. Aprende a utilizar el histograma para ver con precisión la exposición de tu imagen, así podrás corregir los valores in situ y obtendrás exposiciones perfectas, lo que se traduce en un retrato con una buena calidad de imagen.
  • No disparar en RAW: Sí, necesitarás una tarjeta de memoria nueva porque las imágenes ocupan una barbaridad, pero también aumenta una barbaridad la calidad de imagen que importas y la cantidad de información que contiene para retocarla si no necesitas.
  • Agobiarse con el material: Sí, los grandes fotógrafos de moda tienen estudios con artilugios que quitan el aliento, pero no nos engañemos, nosotros no lo necesitamos todo. Es más, me atrevo a decir que para empezar no necesitas más que tu cámara, tu imaginación, y unas pocas ganas de bricomanía. Casi todos los aparatos de iluminación que ves en los estudios, los puedes fabricar tú mismo en casa, de forma relativamente sencilla 😉
  • No tomar riesgos: Está muy bien empezar con iluminación básica y clásica, pero es un terrible error quedarse allí y no explotar las infinitas posibilidades que la luz tanto artificial como natural, tienen para ti. Ningún libro te enseñará lo que lo hará la práctica y la imaginación, así que ya sabes 😉 A practicar.

Espero que te haya gustado, pero sobre todo que te haya resultado útil. Si es así, por favor, compártelo con alguien más que creas que pueda estar interesado. Muchas gracias 🙂

eBook Fotógrafo Viajero

19 Respuestas

  1. Isaac

    ¡Genial artículo Alexa! Otro estupendo artículo que no hace más que aumentar nuestra pasión por esta gran modalidad de la fotografía como son los retratos y la fotografía en general. Me quedó una duda sobre el artículo. ¿Lo de disparar el flash algo por encima del sujeto y de forma rebotada es para evitar el efecto aceitoso tan horrible en la cara o tiene alguna otra finalidad? Muchísimas gracias y de nuevo enhorabuena a todo el equipo del Blog del Fotógrafo.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Isaac, el rebotar el flash tiene varios sentidos pero el objetivo fundamental es el de difuminar la luz y que esta no impacte tan directamente sobre el sujeto (la luz directa es dura mientras que al rebotarla se aumenta la superficie de ésta y se vuelve más suave). Puedes usar difusores, soft boxes o ventanas de luz para tal fin también. Saludos.

      Responder
  2. Santi Xander

    ¡Interesante artículo Alexa! La iluminación es tan importante en las fotografías. Me quedo también con los error más comunes. Poner la atención en ellos, ahorrara muchos quebraderos de cabeza. El de no cuidar la sombra. No se si a alguien le ha pasado como a mi de tener la foto perfecta, hasta que la ves en el ordenador y te das cuenta de esa maldita sombra. jaja Mil gracias por compartir 😉

    Responder
  3. Laura

    Hola Iaio, he leído todos (o casi todos) los artículos sobre cómo elegir la cámara ideal para cada uno, sólo me deja escribir aquí así que perdón si no es el sitio correcto. Tengo una Canon 400D y me quiero pasar a una con más prestaciones, mi presupuesto es de unos 1500 euros máximo y estoy entre una Nikon 7100 y una Olympus OMD 5 Mark II. Sé que una es réflex y la otra evil, y no sé cuál se adapta mejor al uso que le daré. Usaré la cámara para retratos (adultos y niños) y para viajes duros (en bicicleta y condiciones extremas). Entiendo que ambas son cámaras resistentes y estancas, ¿qué me recomiendas tú? Te adelanto que ya pasé por Snapsort y me recomienda la Nikon, pero en la tienda me recomiendan la Olympus. Llevo días como una loca entre una y otra. Te agradeceré una opinión sincera. ¡Gracias!

    Responder
    • Iaio Atamian

      Laura, te seré total y completamente sincero: si quieres algo más profesional y con mayores prestaciones ve por la D7100, de hecho, te recomiendo que si ya conoces Canon, que sigas con dicho fabricante y vayas por la 70D que sería algo así como la “contrincante de la D7100” y con lo que te sobra hacerte de un par de objetivos: el príncipe de los objetivos de Canon cuesta al rededor de los 100 euros. Saludos.

      Responder
      • Laura

        ¡Gracias Iaio por la pronta respuesta! Olvidé comentarte que el vídeo también es importante, entiendo que con la Nikon tendré calidad también, ¿verdad? (no voy a filmar pelis :-)). No me quedo en Canon porque mi pareja tiene Nikon y así podemos compartir objetivos, ¡optimización de recursos! ¡Muchas gracias otra vez!

      • Iaio Atamian

        ¡Claro que si Laura! Bueno, el vídeo no es justamente el fuerte de dicha cámara pero podrás grabar vídeos sin problema alguno ya que lo hace muy bien (claro que la 70D de Canon lo hace mucho mejor jeje). Me parece una decisión acertada que utilicen el mismo fabricante así que ve por ella. Saludos.

  4. May

    Bueno no se porque en el tema de los objetivos no pude escribir, yo también me disculpo si aquí no es para esta pregunta. Me Regalaron Una Canon T5 (1200) me parece, entonces quiero un objetivo y leyendo el Blog recomiendas el Canon EF 50 mm f/1.8 II, pero encontré este: Canon EF Lente STM de 50mm f/1.8 ¿cuál me recomiendas? ¿qué diferencias existen ?

    Nota: soy Notava.

    Responder
    • Iaio Atamian

      May, sin dudas te recomiendo el STM ya que cuesta casi lo mismo y la diferencia en la construcción de ambos y los materiales utilizados tanto en cristales como en el cuerpo del objetivo son superiores. ¡Ve sin dudas por este modelo! Saludos.

      Responder
      • May

        Muchas Gracias, lo compraré. De verdad este Blog es genial, pero mas genial seque ustedes respondan y nos ayuden con nuestras dudas. Son Geniales.

        Mil Gracias.

      • Iaio Atamian

        ¡Y que ustedes nos consulten cuando las dudas los atacan! Saludos y espero ver fotos hechas con dicho objetivo. Saludos.

  5. Tania

    ¡Hola! Espero no parezca demasiado obvia o estúpida mi duda, pero ¿Hay un sinónimo para referirse a la medición matricial? Pregunto porque en ninguna de mis cámaras (7D y 6D) encuentro esa opción, las que tengo son: puntual, promediada al centro, evaluativa y parcial.

    Saludos.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Tania, claro que si. Aquí te dejo una pequeña explicación de los modos de medición de tus cámaras:
      – La medición evaluativa mide la luz utilizando todos los puntos de medición de la escena.
      – La edición parcial utiliza aproximadamente un 7% de la luz en torno al centro del encuadre.
      – La medición puntual es similar a la anterior pero reduce al 3% el área donde mide la luz.
      – La medición promediada que pondera las luces en torno al área central.

      La que tu buscas es la primera de ellas. Saludos.

      Responder
  6. Alex

    ¡Qué gran artículo! Da mucho ánimo y esperanza de poder lograr algo cada vez mejor a los que nos iniciamos en esta bella arte. ¡Muchas gracias!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.