6_Lisa Rosario

20 Errores Comunes En Fotografía De Bebés (…Que Tu Pequeño Jamás Perdonará)

La fotografía de bebés es un tema apasionante y atractivo. De eso no hay duda. Has visto cientos de fotos de bebés que te han enternecido o despertado una sonrisa y seguro que alguna vez te ha tocado fotografiar a alguno o has hecho por fotografiarlo. Son muchas las páginas o artículos en revistas que nos dan consejos para conseguir mejores fotos, aún así, existen una serie de errores en fotografía de bebés muy comunes. ¿Y qué hace un buen fotógrafo con los errores? Aprender de ellos, siempre.

Eso es lo que vamos a hacer en el artículo de hoy, desgranar esos errores tan comunes al fotografiar a las preciosas e inocentes criaturas que nos rodean para aprender a evitarlos. ¿Te apetece el reto? Pues allá vamos.

20 errores en fotografía que tu bebé jamás perdonará

1. Utilizar el flash

El primero y más frecuente de los errores. Usar el flash con bebés tiene dos inconvenientes importantes, puede ser perjudicial para ellos y además los asusta, y un bebé asustado no será un buen modelo. Sí, ya lo sé, no siempre tenemos luz suficiente para conseguir una buena imagen, por eso te recomiendo que te leas este artículo o que en caso de utilizarlo, lo hagas siempre rebotando y con difusores. No acerques el flash demasiado y menos aún lo enfoques directo a sus ojos.

2. Elegir un fondo erróneo

Puedes fastidiar una foto preciosa con un fondo totalmente inadecuado. Si eliges un fondo demasiado llamativo restará protagonismo al bebé, al igual que si hay demasiados distractores, enredos, muebles, gente… En la primera foto vemos un claro ejemplo de elementos que desvían la atención y que estropean la imagen. Sobra todo menos el bebé y la alfombra… Compárala con la segunda imagen.

Fondo erróneo por tener demasiados elementos
Este es un fondo erróneo porque distrae demasiado la atención del bebé
Fondo más "limpio"
Fondo más «limpio» que centra la atención en el bebé

3. Vestir al bebé de forma equivocada

Puede que desees vestir a la criatura con sus mejores galas, o con el pijamita que le ha regalado su madrina, o con lo más colorido de su fondo de armario. ¡Error! Si lo que quieres es un recuerdo de esa prenda, vale, aceptamos barco, pero si quieres una bonita imagen digna de un buen fotógrafo, lo mejor es que la ropa no le reste protagonismo al sujeto. Utiliza colores lisos o suaves y que no distraigan la atención del espectador.

En esta foto la mirada se nos va a todos lados menos a la preciosa carita de este bebé, una pena porque ¡es muy dulce!
En esta foto la mirada se nos va a todos lados menos a la preciosa carita de este bebé, una pena porque ¡es muy dulce!

4. No escoger el momento adecuado

Como tenga hambre, sueño, frío o le duela algo, no pretendas disparar la mejor fotografía ni por asomo. Es un bebé y no entenderá que tú sólo quieres cinco minutitos para retratarle. Tus fotos saldrán movidas, el bebé aparecerá llorando o con gestos poco favorecedores, tú acabarás de los nervios y la tarjeta con imágenes que no servirán nada más que para tirar a la papelera. Espera a que el bebé tenga todas sus necesidades cubiertas y vuelve a la carga.

5. Ponerlo en brazos del hermanito mayor

Las instantáneas con los hermanos son un recuerdo maravilloso y realmente tierno, pero si lo que quieres es darle protagonismo al recién llegado esta no es la forma, puesto que en brazos del mayor se verá tan pequeñito que perderá el papel principal. Prueba a ponerlos cara a cara o en algún gesto divertido como en las fotos siguientes.

Junto con la hermanita mayor
Junto con la hermanita mayor
Otro ejemplo, más creativo y bien compuesto
Otro ejemplo, más creativo y bien compuesto
En esta imagen, sin embargo, todo el protagonismo lo tiene el hermano mayor
En esta imagen, sin embargo, todo el protagonismo lo tiene el hermano mayor, está bien si quieres que el mayor destaque, pero no lo estaría si la intención fuera destacar al recién nacido

6. Las prisas

Que las prisas no son buenas no es algo nuevo. En este caso no son buenas en dos sentidos. Cuando nace nuestro bebé estamos deseosos de presentarlo en sociedad y lo retratamos a la más mínima oportunidad. Si utilizas esa foto para avisar a los familiares más cercanos de que todo ha ido bien, vale, pero si lo que pretendes es presumir de retoño, ¡¡no le hagas la faena de difundir su foto recién salido del paritorio a todos los amigos y familiares o incluso de publicarla en las redes sociales!! Estará hinchado, muy arrugadito y seguramente también muy rojo o morado. Espera a que su piel tome su color natural y baje la hinchazón para hacerle su primer retrato «oficial», en el futuro te lo agradecerá ;).
Por otro lado, tómate el tiempo que necesites para hacer tu sesión de fotos con un bebé, si lo haces precipitado todo te saldrá mal, te pondrás nervioso y el bebé acabará notando tu estado de ánimo. Mejor una sesión relajada.

7. No cuidar la iluminación

Este bebé tan guapo se luciría más si se le viera la cara. Hay mucha luz natural alrededor y sin embargo la cara está oscurecida por las sombras. Un reflector habría ayudado mucho.

Ejemplo de una iluminación regular
Ejemplo de una iluminación regular porque el fondo está más iluminado y es donde se va la mirada y la carita queda en sombra

8. Sacar fotos movidas

Está claro, es un bebé y si está despierto no se va a estar quietecito por mucho que tú se lo pidas. Si tus fotos están movidas es porque la velocidad de obturación es demasiado baja, súbela para congelar mejor el movimiento y para compensar, si salen oscuras, prueba a abrir el diafragma o subir el ISO.

9. Ojos desenfocados

Si no buscas destacar claramente otro detalle de su rostro o de su cuerpecito jugando con el desenfoque, enfoca bien los ojos pues son la parte más importante y con más fuerza en un retrato.

Plácido sueño
Plácido sueño

9. Cortar las partes del cuerpo o de la cara

Por mucho que te digamos que te acerques más, no te acerques tanto como para tener que cortar una parte del rostro del bebé o de su cuerpo, si no es con un interés claro. Cortar una oreja, la barbilla o la manita es un error muy común pero muy fácilmente solventable.

Bebé sin barbilla :(
Bebé sin barbilla 🙁

10. Mantener demasiada distancia y no moverse para buscar distintos ángulos o perspectivas

Muchas veces por comodidad, o porque estamos concentrados en otras tareas, o simplemente por el espacio disponible, disparamos desde ángulos poco apropiados. Observa las diferencias entre las siguientes imágenes. La solución es fácil, muévete y acércate más.

Bebé lejos
Bebé fotografiado desde demasiado lejos
Cerquita mejor :)
Más cerca se aprecia la carita mejor 🙂

11. Ignorar los gestos y emociones

Perderte gestos como este puede hacer que te lamentes durante mucho tiempo. Los posados durmiendo quedan preciosos, pero no olvides que el bebé comienza a tener su propia personalidad y a mostrarla con sus gestos y expresiones.

Vida.
Vida. Esta expresión está repleta de vida

12. Olvidar la importancia del brillo en los ojos

El brillo de los ojos produce una sensación muy atractiva en los retratos, observa la diferencia.

Un poco de brillo en los ojos hubiera realzado la foto.
Un poco de brillo en los ojos hubiera realzado la foto.
Retrato con reflejo en los ojos
¿A que no es lo mismo? :)) Los ojos con el reflejo quedan muchísimo más vivos

13. Horizonte torcido

Las líneas de una fotografía deben estar siempre rectas. Esta foto podría ser maravillosa, sin embargo, a mí las líneas torcidas me marean y hacen que la imagen pierda fuerza. Habrá ocasiones que la composición te lo pida, pero que no sea nunca un descuido, por favor.

Precaución con las líneas torcidas
Precaución con las líneas torcidas, si no es con una clara intención

14. Disparar en blanco y negro

Somos muchos los enamorados del blanco y negro, pero mi consejo es que dispares en color y después las pases al blanco y negro con algún programa informático, de lo contrario perderás mucha información útil a la hora de procesarlas.

15. Imprimir sin pasar por el monitor del ordenador

La impaciencia te puede llevar a ir directamente a la tienda a revelar las fotos con la tarjeta de la cámara, pero si quieres un consejo, mejor procésalas antes para ajustar el color, el brillo u otros parámetros. En la pantalla de la cámara pueden resultar correctos, pero al verlos en el monitor puedes darte cuenta que no están como realmente tú deseas.

16. No tener la cámara preparada

Justo ahora en este momento que te sorprende con sus primera sonrisas, o con un gesto que te enamora la cámara está guardada en su funda en lo más profundo de un armario, o la tienes a mano pero sin batería o con la tarjeta llena… ¡menuda faena! Acabas de perderte un momento delicioso.

17. La pereza

Te despiertas con tu precioso bebé al lado que está para hacerle no una, sino decenas de fotos, pero estás cansada (o cansado) y quieres seguir durmiendo aprovechando este momento de paz. Dentro de unos años no te acordarás de ese cansancio, sin embargo la foto permanecerá… No dejes nunca las fotos para mañana, el bebé crecerá y no habrá marcha atrás, ¡aprovecha toda oportunidad!

18. No revelar en papel

Acumular cientos de imágenes en el ordenador y no imprimirlas es una mala costumbre que se ha extendido en la era digital. Antes la impaciencia para verlas nos lanzaba fugaces a la tienda de revelado para poder ver el resultado, ahora lo vemos instantáneo y no nos corre prisa el revelado, así que nos dedicamos a llenar el disco duro. ¿A qué esperas? Haz una buena selección y disfruta del placer de ver, tocar y presumir de tus imágenes en papel.

19. No disparar lo suficiente

Precisamente la era digital nos da la oportunidad de disparar cuanto queramos sin necesidad de revelar todo, dispara, dispara y dispara. Cuantas más fotos tires, más probabilidades tendrás de conseguir la foto ideal.

20. Bonus de Mario: No invertir en un objetivo decente

Indudablemente no puedo dejar de recomendarte el 50mm f/1.4

Espero que este artículo te haya servido y puedas aprender de estos errores en los que hemos caído todos una y otra vez (hasta hoy, claro 😉 ). ¿Nos enseñas tus nuevas fotos de bebés? ¡Yo estoy deseando verlas!

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato