Fotografías de Javier Rosano.

Tutorial: Cómo conseguir una impresionante fotografía nocturna de un coche abandonado

Este es un artículo de nuestro autor invitado Javier Rosano que hoy te trae un detallado tutorial para lograr una curiosa fotografía nocturna de un vehículo abandonado.

La fotografía nocturna de vehículos abandonados es una de las disciplinas más difíciles. Los esquemas de iluminación son complejos, se utilizan varias herramientas para aportar luz y es necesaria mucha práctica. En este artículo te cuento como iluminé este SIMCA 1200:

  • la visita diurna
  • el esquema de iluminación
  • el material necesario
  • el trabajo en campo
  • el procesado posterior

Visita diurna

Siempre es recomendable ir a visitar las localizaciones de día. De esta forma puedes comprobar los posibles peligros (agujeros en el suelo, cristales rotos, potenciales derrumbes, etc.) o cuáles son los mejores encuadres.

En el caso de los vehículos abandonados, esta visita es, si cabe, más importante aun. Puede que el vehículo que hayas visto en Google Maps o en otra fotografía nocturna ya no se encuentre en el estado que esperas (al estar a la intemperie, y con muchas personas visitándolo, es muy normal que se deteriore rápidamente) o incluso que haya desaparecido.

En la visita diurna de este coche estuve analizando el entorno y las posibles dificultades a la hora de componer o de encuadrar. Mirándolo de frente, a la izquierda del coche había una ladera, por lo que de haber encuadrado el coche desde la derecha, la mayor parte del cielo habría quedado oculta. Por tanto, las opciones clásicas se reducían a un encuadre frontal o lateral desde la izquierda.

Comprobé también otros encuadres no tan comunes como los anteriores (desde dentro del vehículo y desde la parte trasera), pero ninguno me convencía. Finalmente, y tras analizar todos los encuadres mencionados, el que más me gustó fue el lateral desde la izquierda.

En cualquier caso, y si tienes tiempo, no hay que dejar de probar todos los encuadres posibles. Puede ser que al iluminar, o por algún motivo que no hayas considerado previamente, quede mejor otro encuadre que el escogido inicialmente. En mi caso, probé todos los mencionados, confirmando que la mejor opción era la escogida previamente.

Coche abandonado, estudio del encuadre
Encuadre escogido

Esquema de iluminación

Una vez escogido el encuadre, te recomiendo hacer un esquema de iluminación sobre la fotografía de la visita diurna. Este esquema no es más que poner sobre el papel la iluminación que tengas pensada, representando las diferentes fuentes de iluminación que vas a utilizar, temperaturas de la luz, direcciones e incluso intensidades. Si vas a hacer una sola fotografía, quizás no sea tan necesario (aunque habrás hecho un trabajo que te permitirá ahorrar tiempo por la noche), pero cuando son varios los encuadres y con iluminaciones diferentes, te ahorrarás tener que recordar cada uno de los esquemas o tener que pensar en cómo hacer cada una de las iluminaciones.

Para hacer este esquema puedes trabajar directamente con la foto impresa en papel, aunque yo recomiendo utilizar alguna aplicación para el móvil, como Evernote o Google Keep.

En la siguiente imagen puedes ver el esquema de iluminación que utilicé para esta localización.

  • Una linterna cálida de baja potencia para iluminar los faros (los faros reflejan la luz, por lo que con una linterna más potente se podrían llegar a quemar las luces)
  • unas cajas de LED de colores para dar el tono naranja al interior
  • una iluminación cenital empleando una linterna fría
Coche abandonado con las flechas para esquema iluminación
Esquema de iluminación

Material necesario

Para realizar esta fotografía el único equipo especial que necesitas son las linternas. En mi caso, y como he comentado antes:

  • una linterna de mecánico
  • una de baja potencia cálida
  • unas cajas LED de colores

El resto del equipo es el normal que se requiere para fotografía nocturna:

  • cámara con modo manual
  • objetivo gran angular
  • trípode

Además para esta fotografía no era necesario que el objetivo fuera luminoso, puesto que usé un diafragma medio (f/7.1), ni que la cámara respondiera bien a ISOs altos, porque utilicé uno relativamente bajo (400).

De esta forma, solo necesitarás una cámara con modo manual, un objetivo angular, un trípode y linternas. El equipo que yo utilicé fue una cámara full frame y un objetivo gran angular, con un rango focal de 16-35 mm.

Captura de las fotografías

Para este tipo de fotografías suelo buscar noches con algo de luna. Como ya has visto antes, el diafragma e ISO utilizado hace que el cielo quede bastante oscuro. La luz de la luna aumenta la luminosidad del cielo, de forma que queda más equilibrada la luz del cielo con la de la parte inferior. En este caso, la luna quedaba a la derecha del vehículo, fuera del encuadre.

Ya tenía planificado el encuadre y el esquema de iluminación, por lo que llegada la noche (para esta fotografía no era necesario esperar al anochecer astronómico, puesto que no quería captar un gran número de estrellas o la vía láctea), solo tenía que practicar la iluminación.

Iluminación interior

Mi recomendación es empezar a trabajar con la iluminación más sencilla, en este caso la interior. Coloqué una caja de LED de colores en cada uno de los asientos para que la iluminación fuera lo más homogénea posible y fui ajustando intensidad y tono hasta conseguir lo que estaba buscando. Para ello consideré un tiempo de exposición de 30 segundos.

Iluminación general

Una vez conseguida la iluminación interior (las cajas LED se quedaban encendidas constantemente, asegurándome así que la iluminación no iba a cambiar de una foto a otra y que no iba a perder tiempo apagándolas y encendiéndolas), llegó el turno de la iluminación cenital. Comenzando justo sobre la parte delantera del coche, me fui desplazando hasta la parte trasera, cuidando que la cámara no viera la fuente de luz.

Iluminación de los faros

Por último, la iluminación de los faros, la más complicada. La idea era que el haz de luz cubriera justo la superficie del faro, sin iluminar el resto del coche. Además, había que evitar que la luz reflejada me iluminara y me captara la cámara. Para ello, fue necesario ajustar la distancia a la que iluminaba y, por tanto, la apertura del haz para seguir cubriendo todo el faro: más grande cuanto más cerca estuviera y más cerrado cuanto más lejos.

Dominadas todas las iluminaciones, podía empezar ya con la fotografía final. En mi caso, el orden de iluminación fue empezar por la iluminación de los faros para terminar iluminando el vehículo desde delante (como había iluminado los faros no perdía tiempo desplazándome) hacia la parte trasera. El tiempo necesario para esta iluminación fue de 30 segundos, por lo que no fue necesario ajustar la intensidad de las cajas LED (que había calculado para 30 segundos de exposición).

Además, y para ganar algo de tiempo, configuré la cámara para que hubiera un retardo de dos segundos entre que apretaba el disparador y se abría el obturador. Así podía colocarme delante de los faros, preparado para iluminar sin perder tiempo de exposición. Este retardo se puede conseguir también con un intervalómetro o con un disparador remoto.

Parámetros

Los parámetros de la cámara para esta toma fueron

  • 16 mm
  • f/7.1
  • 30 segundos
  • ISO 400
  • balance de blancos (WB) 4600K
  • y, por supuesto, en RAW

En la imagen siguiente puedes ver la imagen antes de comenzar con la fase del procesado.

Foto de coche abandonado por la noche sin editar
Imagen antes del procesado

Procesado

Una vez en casa, comenzó el trabajo de procesado. Con Lightroom revelé el archivo RAW, aplicando enfoque, reducción de ruido, correcciones del perfil de la lente, ligeros ajustes en el balance de blancos y recuperando información en sombras y luces para trabajar mejor posteriormente en Photoshop. En la siguiente imagen puedes ver el resultado una vez que ha pasado por Lightroom.

coche abandonado editado con lightroom
Imagen editada en Lightroom

Procesado en Photoshop

Llegó el turno de procesarla en Photoshop. Ésta es la parte más subjetiva de todo lo descrito, por lo que dependerá tanto de hasta dónde quieras llegar (mayor o menor grado de procesado), como de tus gustos personales (aspecto nocturno, balance de blancos, contraste, saturación, etc). Yo apliqué el mismo flujo de trabajo que empleo de forma habitual para fotografía nocturna. Principalmente, trabajar la atmósfera de la fotografía, ajustar el tono de luces y sombras, aplicar niveles para darle un aspecto más nocturno para recuperar el contraste que he perdido en Lightroom, y sacar algo de detalle de las sombras.

No obstante, como puedes comprobar la foto no necesitaba mucho procesado, siendo quizá la recuperación de detalle en las sombras la parte que más cambia desde el RAW hasta la imagen definitiva.

Resultado final de la fotografía nocturna del vehículo abandonado
Fotografía final después de pasar por Photoshop

Este es un artículo de Javier Rosano, aficionado a la fotografía desde hace veinte años. Aunque empezó con el paisaje (campo que no ha abandonado y con el que sigue disfrutando), lo que le enganchó de verdad fue la fotografía nocturna. Después de varios cursos y unas primeras salidas bastante frustrantes, consiguió plasmar sus ideas en las fotografías. Ahora se dedica a ayudar a que la gente consiga controlar la fotografía nocturna, dando cursos, talleres privados y haciendo salidas tuteladas. Puedes seguirle en su web y en Facebook.

Si tú también quieres participar como autor invitado, pincha aquí.

¿Te ha gustado el artículo? Dale las gracias a Javier por sus consejos compartiendo el artículo en tu red social favorita para que otros puedan también disfrutar de sus recomendaciones. Gracias y hasta la próxima.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *