No sé si necesitarás estas imágenes para enamorarte del contraluz o ya estás perdidamente enamorado de este tipo de luz ;-). Si es así no eres el único o la única, te confesaré que a mí me encanta.

Hace ya algún tiempo vez pasé la fase de huir de ellos como si de una enfermedad mortal se tratara y ahora la verdad es que me chiflan las posibilidades que la fotografía a contraluz me depara.

Los flares, las siluetas, los perfiles de luz, ver cómo resalta las texturas, o cómo la luz se desparrama por todo el sensor, a veces incontroladamente, me fascina :-). Porque cuando pensamos en contraluces solemos pensar en las siluetas, pero hay muchísimas más posibilidades.

Dominando un poco la luz y los tipos de medición (el puntual es el ideal para este tipo de fotografías con un rango dinámico tan elevado), podrás obtener imágenes como las que te muestro a continuación.

Abre bien los ojos, coge aire, y observa. Uno de estas fotografías podría ser tuya perfectamente. Tenlo claro 🙂 .

Como has podido apreciar en las imágenes anteriores, hay muchas formas de jugar con el contraluz y con resultados muy diferentes dependiendo de la zona donde decidas exponer tu imagen y de la diferencia de luminosidad que haya entre la zona más iluminada y la zona más oscura.

Si decides, por ejemplo, priorizar la zona más iluminada de la escena y exponer para que la fuente de luz te salga correctamente expuesta, todo aquello que sitúes delante de esta fuente de luz, te saldrá oscuro o completamente negro (dependiendo siempre de la diferencia entre luces y sombras). Las siluetas son, sin duda un recurso formal muy interesante para añadir a algunas de tus imágenes.

Si decides, por el contrario, que prefieres exponer para que aquello que está delante de la fuente de luz salga bien expuesto, probablemente tendrás un fondo sobreexpuesto. Cuanto menor sea la diferencia de luz entre la zona más clara y la más oscura, tendrás más juego a la hora de probar todos aquellos contraluces que no sean siluetas.

Por ello amaneceres y atardeceres son ideales para que practiques con el contraluz. La luz suave, lateral y cálida que nos aporta, permite jugar con imágenes a contraluz con muchas más posibilidades.

Si quieres aprender la cantidad de posibilidades que tiene el contraluz, te recomiendo que combines la inspiración con algo de amena teoría sobre los contraluces leyéndote este artículo.

Espero que te hayan gustado estas imágenes, pero sobre todo espero que te hayan dado unas ganas inmensas de salir a fotografiar contraluces, de que sientas como la creatividad y las ganas fluyen por tus venas y que, en definitiva, agarres tu cámara y te pongas a practicar como un loco/a. Ah, y si tienes tiempo, antes de irte dale un like, compártelo en tu red social favorita, o explícaselo a un amigo para que llegue a cuantos más fotógrafos mejor. Muchas gracias y hasta la próxima.

eBook Lightbook

Una Respuesta

  1. Manu Marquez

    Muy buen artículo para animar a usar esta técnica.

    Lo único que echo en falta es mencionar la importancia del objetivo. Sobre todo para los contrastes fuertes en los que interviene el sol de forma directa, si no queremos que aparezcan ‘flares desagradables’ tenemos que disponer de un buen objetivo y/o un buen filtro.

    Un saludo

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.