Cuando compramos un buen objetivo esperamos de él, sobre todo, muchísima nitidez. Pero es necesario saber que por muy nítido que sea un objetivo, si no lo utilizamos correctamente, no obtendremos ese grado máximo de nitidez al que es capaz de llegar (utilizando su punto dulce).

Es muy posible que a estas alturas, si has decidido invertir en un buen objetivo, nuevo, o de segunda mano, puedas haberte sentido algo frustrado con sus resultados. Es decir, seguro que la cosa ha mejorado sustancialmente, pero quizá no tanto como esperabas, ¿es posible? Sobre todo si te has hecho con una buena óptica, muy luminosa y disfrutas infinitamente desenfocando al máximo, experimentando con su máxima apertura de diafgrama y su reducidísima profundidad de campo.

El punto más nítido de tu lente

El punto más nítido de tu lente (o punto dulce) es el punto donde el trabajo de la óptica es óptimo y donde mejor responde, reduciendo aberraciones y proporcionando una mayor definición.

Conocer el punto más nítido de tu lente te ayudará cualquiera que sea tu óptica. Sea esta el maravilloso rey de los objetivos (recomendable al 100%) o el objetivo del kit. No importa lo bueno o no tan bueno que sea tu objetivo. Lo importante es saber exprimir sus posibilidades al máximo.

objetivo mano paisaje

Encontrar el punto dulce (sweet spot)

El punto dulce o punto más nítido de la lente se encuentra en las aperturas de diafragma intermedias, nunca en los extremos. Normalmente se dice que se encuentra de forma aproximada, unos dos o tres pasos por encima de la apertura máxima de tu objetivo.

Es decir, si tienes un objetivo de apertura f/1.4, es posible que el punto dulce de tu objetivo se encuentre en aproximadamente entre f/2.8 o f/4. O, si por ejemplo tienes un objetivo algo menos luminoso tipo f/4, el punto dulce de tu objetivo se situará en torno a f/8 o f/11.

Si bien este cálculo no es una ciencia exacta y depende de cada objetivo, se puede conocer de forma específica y real el punto dulce a través de 3 formas:

  • Especificaciones del objetivo: es posible que en algunas especificaciones venga detallado, pero es poco usual.
  • A través de las páginas Dpreview y The digital picture: podrás comprobar si tu objetivo en cuestión ha sido reseñado. Si es así, podrás ver el análisis (en inglés) de nitidez que ofrece.
  • Análisis empírico: o lo que es lo mismo, averígualo tú mismo/a. Para todos aquellos que no encuentren el punto dulce de su objetivo con las dos opciones anteriores y/o que gusten haciendo las cosas personalmente ;-).

mano objetivo

¿Cómo averiguarlo?

Es mucho más sencillo de lo que parece, no te preocupes. Además, hay pocas cosas más placenteras que la satisfacción de hacer uno mismo las cosas, ¿no crees? 🙂

  • Busca un fondo que contenga un solo plano y que sea estático…
  • Pero que, a la vez, sea fácil de enfocar.
  • Procura que la luz ambiente no sea demasiado cambiante.
  • Una vez decidido el motivo de la imagen, coloca la cámara en el trípode y enfoca.
  • Una vez enfocado correctamente, desactiva el enfoque automático y déjalo fijo en manual.
  • O si no, deberás comprobar que el foco es exactamente el mismo para cada toma, para que no confundas un foco fallido, con falta de nitidez.
  • Prepara el disparador remoto si dispones de uno.
  • Si no, utiliza el disparador automático de la cámara.
  • Configura la cámara en manual y ve ajustando la apertura en cada toma. Hazlo en orden, por ejemplo, de más apertura de diafragma a menos. Paso a paso.

Si trabajas en manual, deberás ir variando la velocidad en función de la apertura, para que todas las fotos tengan la misma exposición.

  • Si no lo ves claro, configura la cámara en prioridad a la apertura. Así la cámara se encargará de ir modificando la velocidad de obturación para cada toma.
  • Una vez hechas todas las fotos, pásalas a tu editor y amplía un detalle de la imagen al 100%. ¿Cuál es la imagen ganadora? Pues ahí tienes el punto dulce de tu objetivo.

¿Qué pasa con la distancia focal?

Pues sí, tienes razón. Ya al principio di a entender que la distancia focal también estaba involucrada en la nitidez de nuestras fotografías. Y es cierto. Al igual que para la apertura de diafragma, los extremos focales, no es donde mejor se desenvuelve nuestra lente.

Las distancias focales que nos proporcionan una mayor nitidez se encuentran, igual que para las aperturas de diafragma, en la zona intermedia del rango.

Conclusiones

Conocer el punto dulce de tu objetivo, sea este de focal fija o zoom, sea este muy o poco luminoso, te ayudará a conseguir la mayor nitidez posible en tus fotografías.

Eso no implica, no obstante, que siempre debas trabajar con esa apertura o esa distancia focal. Más bien, te permite ser consciente de que situarte en los extremos, debe estar justificado de algún modo.

Es decir, si tienes una lente con una apertura de f/1.4 y quieres desesperadamente reducir la profundidad de campo al mínimo, nada te impide utilizarlo, simplemente no conseguirás el máximo de nitidez, pero tendrás otras ventajas como una reducidísima profundidad de campo.

Si, por el contrario, quieres cerrar al máximo el diafragma porque quieres el máximo de profundidad de campo, te recomiendo que valores la posibilidad de utilizar la distancia hiperfocal, que te permitirá mantener una apertura de diafragma media, y mucha mayor zona enfocada en la imagen, evitando las aberraciones típicas de los diafragmas cerrados.

Eso es todo, espero haberme explicado bien, pero, sobre todo, espero que lo apliques en tus fotografías para que estas sean aún mejores de lo que seguro, ya son.

Muchas gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado, compártelo para llegar al máximo de fotógrafos y fotógrafas posibles. Muchas gracias y hasta la próxima.

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.