La posibilidad de acercarme artificialmente a algo a través de un teleobjetivo siempre me ha parecido fascinante, casi mágica. El poder transformar un punto en la lejanía en la preciosa imagen de un pajarito en una rama, o de poder captar detalles y primeros planos a distancias de vértigo, no deja de asombrarme.

Todo esto es posible gracias a esas lentes tan ligeras (nótese la ironía) que vemos que acarrean los fotógrafos de fauna salvaje o los paparazzi 😉 y que permiten obtener imágenes de elementos que se encuentran a muchos metros de distancia sin necesidad de acercarnos a ellos.

¿Qué es un súper teleobjetivo?

Consideramos que un teleobjetivo pasa a ser súper teleobjetivo, cuando éste cuenta con una distancia focal igual o superior a los 200mm.

Si bien hay teleobjetivos que llegan a los 1.200mm de distancia focal (como por ejemplo tiene la marca Canon, que pesa casi 4kg, y se valora en 120.000 $) lo más habitual es hablar de súper teleobjetivos (también conocidos como teleobjetivos largos) con una focal comprendida entre los 200mm y los 600mm.

Son estos teleobjetivos los más utilizados, los que cuentan con una mayor variedad y con precios más asequibles, así que será aproximadamente de estos rangos focales de los que te voy a hablar hoy.

Principales características de los teleobjetivos

Cada distancia focal viene asociada a unas características particulares, no sólo en función de lo que son capaces de acercarnos o alejarnos de aquello que queremos fotografiar, sino de otros aspectos como el ángulo que abarcan, la distorsión, la profundidad de campo o la distancia entre los diferentes planos de una imagen.

Ángulo de visión

Es la porción de escena que el objetivo es capaz de captar pero medida en grados. Un gran angular, por ejemplo, es capaz de captar mucho ángulo de visión (en torno a 60º-100º dependiendo de la distancia focal exacta).

En cambio, un teleobjetivo capta mucha menos porción de escena (menor ángulo de visión). Como puedes ver en el siguiente gráfico, éste se reduce a medida que aumentamos la distancia focal.

En teleobjetivos largos hablamos de un ángulo de visión que se sitúa entre 2º y 10º, lo que significa que prácticamente no tenemos ángulo o, lo que es lo mismo, que conseguiremos planos cerrados o primeros planos a largas distancias.

Profundidad de campo

Los súper teleobjetivos se caracterizan también por tener una profundidad de campo muy reducida lo que, traducido a la imagen, supone que el fondo de aquello que estemos fotografiando saldrá siempre desenfocado.

Cuanto más larga es la distancia focal, más se acentúa este efecto, que también podemos acentuar jugando con la apertura de diafragma. Recuerda que cuanto más abras el diafragma, más luz entrará hacia el sensor y también más se reducirá la profundidad de campo (menos zona enfocada en la imagen).

Distancia entre planos

Otra de las características de los teleobjetivos es cómo reducen la distancia entre planos. Es decir, cuanto más larga sea la distancia focal, más parece que se solape la figura principal con el fondo. Observa la siguiente imagen y verás cómo se juntan los planos a medida que aumenta la focal.

Si además le sumamos la poca profundidad de campo que tienen este tipo de objetivos, muchas veces simplemente veremos un fondo de color más que un fondo con entidad propia, como en la siguiente imagen.

Imágenes con muy poca profundidad de campo y planos muy juntos

¿Necesitas un súper teleobjetivo?

Un tele objetivo está pensado para acercarnos mucho cuando no solemos poder hacerlo. Este es el caso de la fotografía de:

  • fauna salvaje. (Aquí una recomendación de los mejores objetivos para fotografiarla).
  • prensa.
  • sol y/o de la luna.
  • deportes.

Fotografía tomada con un objetivo 150.0-600.0 mm f/5.0-6.3 y realizada a 600.0mm · ƒ/8.0 · 1/100s · ISO 100

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de escoger uno?

Hay tantos objetivos como necesidades puedas tener. Pero mi consejo principal es que antes de mirar nada, establezcas el presupuesto máximo que estás dispuesto/a a gastar y una vez lo tengas, que te pongas a mirar el resto de características. Porque esto es como siempre, cuanto más caro, generalmente, mejor, no hay mucho secreto.

Y como te puedes emocionar hasta el infinito y hablamos de objetivos caros, lo mejor es poner un presupuesto máximo antes de empezar 😉 .

  • Luminosidad: Con focales tan largas, la luminosidad el objetivo es muy importante para conseguir trabajar con velocidades lo suficientemente elevadas como para congelar la imagen sin trepidaciones o movimiento.
  • ¿Óptica fija o zoom?: Como amante de las ópticas fijas, normalmente suelo defenderlas a muerte 😉 pero en este caso, creo sinceramente que una óptica zoom puede ser de más utilidad que una fija. Sobre todo y principalmente, porque lo que quieres fotografiar normalmente, se mueve, y tú no siempre puedes hacerlo 😉
  • Estabilizador de imagen: Si existe un objetivo que necesite estabilizador, sin duda es uno con una focal larga. Con los súper tele objetivos, incluso trabajando a velocidades altas, verás que cualquier trepidación o ligero movimiento puede quedar grabado en la imagen.

Algunos apuntes básicos para trabajar con un súper teleobjetivo

No puedes lanzarte a la aventura con tu recién estrenado juguete sin antes investigar un poco sobre cuál es la mejor forma de sacarle partido 🙂 . Aunque el enstusiasmo y la práctica son el 50% de una imagen, la preparación, la técnica y el material son la otra mitad. Así que aquí te dejo unos apuntes básicos a tener en cuenta antes de salir a pasear con tu flamante súper teleobjetivo.

Invertir en un buen trípode es esencial

  • Necesitarás un trípode sí o sí… y uno bueno de verdad. Muy robusto y con rótula giratoria. Para este tipo de objetivos con focales tan largas, lo ideal es fijarlos a través de un anillo al trípode para darles una estabilidad extra.
  • Disparador automático: porque cualquier vibración trabajando con campos tan cerrados, puede suponer una foto errónea.
  • Lo ideal es que compruebes si tu cámara puede bloquear el espejo para evitar que al levantarse contribuya a la trepidación de la imagen.
  • Trabaja con la mayor luz posible; es decir, con aperturas generosas, para poder utilizar buenas velocidades de obturación.

Súper teleobjetivos recomendados

Aviso para navegantes: aquí tienes una pequeña selección de teleobjetivos largos para que le eches un vistazo. La selección se basa en una buena relación calidad-precio. Los hay de focales más largas y de grandes aperturas pero son impagables y quedan poco justificados a menos que sean tu forma de ganarte el pan 😉 Ahora bien, te aviso que en estos objetivos, la calidad se paga cara 😉

1. Canon EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS

2. Nikon AF-S 200-500mm f/5.6E ED VR

3. Sigma 150-600mm f/5-6.3 DG OS HSM | S

Para Canon:

Para Nikon: 

4. Tamron SP 150-600mm f/5-6.3 Di VC USD

Para Canon:

Para Nikon: 

Estas son 4 buenas recomendaciones, pero los hay más baratos ;-), sobre todo si renuncias a algo de distancia focal. Piensa que si no tienes una cámara full frame, existe el factor de conversión (también conocido como factor de recorte o de multiplicación) que significa que debes multiplicar la distancia focal por  1.5 , 1.6x (dependiendo del sensor de tu cámara) lo que en realidad te da distancias focales mucho más largas.

Si tienes una cámara DX quizá te interese echarle un vistazo a nuestro artículo sobre teleobjetivos cortos 🙂 .

El formato DX tiene asociado un factor de recorte o multiplicación que “alarga” la distancia focal efectiva del objetivo.

Lo puedes ver en la siguiente tabla:

No renuncies a tu sueño por falta de presupuesto 😉

¿Conocías los teleconvertidores? Ya puedes soltar aire, en fotografía casi todo es posible, sea cuál sea el presupuesto que tengas.

En este caso, para suplir a los súper tele objetivos, tenemos a los multiplicadores de focal o teleconvertidores que, cito textualmente una parte del artículo que le dedicamos en su momento, son: “un dispositivo cilíndrico formado por varias lentes que se coloca entre la cámara y el objetivo para aumentar el rango focal, o lo que es lo mismo, acercarte más a la escena.”

No sé a ti, pero yo cada vez que acabo un artículo sobre objetivos me muero por tenerlos en las manos, y así va aumentando mi lista de deseos de Amazon a pasos desorbitados 😉 ¡No tenemos sueños baratos!

¿Y tú? ¿Has soñado alguna vez con tener un súper teleobjetivo entre tu material fotográfico? ¿Lo añades a tu lista de deseos?

Por último, pero no menos importante, ¿te animarías a compartir este artículo a ver si alguien más está interesado/a en él? Muchísimas gracias y hasta la próxima.

eBook Lightbook

10 Respuestas

  1. jorge

    ¡Gran artículo como siempre, Alexa! Yo como poseedor de gran tele zoom (Tamron 16-300) decir que estoy super encantado y disfruto mucho con este tipo de ópticas y con vuestros consejos sigo aprendiendo un saludo.

    Responder
  2. Julio Querol

    Hola. ¡¡gracias por el artículo!!
    ¿Qué opinas respecto a agregar un teleconvertidor a un teleobjetivo? Ganas distancia focal, pierdes 2 pasos de luz, pierdes profundidad de campo, pero ¿qué hay de la nitidez? Saludos y gracias de antemano por tu respuesta.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Julio, justamente opino lo que has mencionado 🙂 Respecto a la perdida de calidad, dependerá del tipo de conversor, si tiene cristales o si simplemente utilizas un tubo de extensión. El resto, es tal cual mencionaste, para ganar extensión, sacrificarás luz 🙂 Saludos.

      Responder
  3. Santi

    ¡¡Gran artículo!!
    Yo tengo un Tamron 70-300,pero sin estabilizador, ya que me salía muy muy barato. Y aunque hay que ir con cuidado por los movimientos, con un buen trípode da muy buenos resultados., para cosas como ir al zoo, fotografiar la luna y alguna cosilla mas me ha sido mas que suficiente, y para el precio que pagué (100 euros) es una maravilla.

    Responder
  4. Juan Esteban

    Hola, excelente artículo. He estado leyendo sobre tamron G2 y sigma sport ambos de 150-600 mm, y no he podido decidirme por cuál de los dos. Tengo una Nikon d7500 y quiero tomar la mejor elección partiendo de escoger el de mejores características, construcción, velocidad de enfoque, nitidez, entre otros. ¿Alguna recomendación por favor? Muchas gracias. Saludos desde Colombia.

    Responder
  5. Issai

    Buenas recomendaciones. Pienso que se pueden agregar los zoom 100-400 tanto de Sigma como de Tamron, ambos disponibles para Canon y Nikon. Yo en lo particular espero que Sigma y Tamron fabriquen sus populares zooms para Sony. Saludos.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.