En este artículo te ofrezco un tutorial para que puedas construir tu propia caja de luz de forma fácil y muy económica. Iremos paso a paso y te ilustraré el proceso con fotografías. Verás que sencillo es. ¿Que qué es una caja de luz? He aquí una foto para que lo veas, pero básicamente sirve para iluminar tus objetos de forma suave y difusa.

¿Cuál es la utilidad de una caja de luz?

Una caja de luz sirve principalmente para fotografía de producto o bodegones. Aunque también sirve para cualquier fotografía que te apetezca experimentar en casa con una luz difusa. Eso sí, con objetos de tamaño pequeño o mediano ;).

Si alguna vez te has preguntado cómo se puede conseguir una fotografía de un objeto con todo detalle, con esos fondos tan blanquitos y tan bien iluminada, esta es la respuesta. Igual crees que sólo un profesional puede conseguir algo así, pero no es el caso. Te basta con una caja de luz (y los conocimientos básicos de fotografía, claro 😉 ).

Materiales

Vas a necesitar los siguientes materiales, como verás, algunos no son imprescindibles y otros pueden variar según tus gustos, preferencias o disponibilidad:

  • Caja (el tamaño dependerá del tamaño de los objetos que quieras fotografiar).
  • Papel vegetal. Cualquier material que deje pasar la luz y sea blanco te servirá. El papel de seda te puede servir también, aunque igual es más frágil y se estropea antes. Si tienes alguna camiseta blanca de algodón para tirar te puede servir. También puedes utilizar papel de horno.
  • Pintura blanca (opcional). Yo te lo recomiendo porque de esta forma refleja la luz (además de quedar más bonita), aunque no es imprescincible. La decisión es tuya ;).
  • Cutter/Tijeras. Para recortar la caja es más cómodo el cutter, para el resto… las tijeras.
  • Pegamento. Aquí puedes usar pegamento normal, de pistola de termosellado o cinta adhesiva, bien cinta aislante o de carrocero.
  • Lápiz
  • Regla
  • Cartulina blanca
  • Cinta aislante blanca o de carrocero (opcional). Puede servirte para pegar el papel en las ventanitas o para “embellecer” los bordes.
  • Chinchetas (opcional). Para poner el fondo.

Materiales que necesitas

Pasos

Como te he dicho en la introducción te lo voy a explicar paso a paso para que no te pierdas. Yo es que soy de las que necesitan todo bien mascado, y así me gusta explicarlo, porque tengo la esperanza de no ser la única ;).

1.Marcar un marco en la caja

En los lados laterales y en la parte superior, marca con la regla un marco de unos 4 ó 5 cms, desde el borde hacia adentro. Esto depende también del tamaño de la caja. Si es muy pequeña, el marco será más estrecho.

Paso 1. Marcar los bordes

2.Recorta los marcos

Con el cutter recorta por la línea y extrae el cartón sobrante. Te quedarán unas ventanas como estas.

Paso 2. Cortar las “ventanas”

3.Pinta el interior de la caja de blanco

De esta forma no sólo quedará más bonito (lo cual es un punto ;)), sino que reflejará mejor la luz. Este paso es opcional, si vas a cubrir todo el interior con la tela o el papel no es necesario. Y por fuera… al gusto, si te apetece pintarla y que quede más bonita, es toda tuya ;). Y otra cosa, el fondo y la base no es necesario que lo pintes pues irá la cartulina blanca, si te fijas en la foto verás que yo no lo he pintado (sólo he limpiado la brocha en el cartón ;P).

Paso 3. Pintar (opcional) de blanco

4.Pon el papel

O la tela, lo que hayas elegido. Puedes ponerla por fuera si te es más cómodo, o ponerlo por dentro cubriendo todo el interior, así no saldrá en las fotos ningún corte. Puedes pegarlo con cinta aislante o con pegamento normal o de termosellar. Si utilizas tela procura tensarla bien. Igual si es un papel con poco cuerpo, como el papel de seda. Yo a la hora pegarlo he ido tirando de cada lado para tensarlo lo máximo posible. Después recorta los bordes sobrantes.

Paso 4. Pegar el papel o la tela y recortar sobrante

Quedará así más o menos (se nota que el pegamento aún no se ha secado, ¿verdad? ;)):

5.Coloca la cartulina del fondo

Mide el ancho de la caja y recorta la cartulina a la medida. Puedes pegarla con pegamento o ponerla con chinchetas por si te decides a cambiar el fondo de vez en cuando. Como verás (flecha roja) yo no lo he puesto justo en el borde, pero es que mi caja era muy alta y no llegaba la cartulina al borde de la base, con lo que el corte se veía en las fotos. (Nota mental-consejo: elegir bien el tamaño de la caja 😉 ). Deja que la cartulina caiga sola, no la dobles para que se peque en el fondo, así no se verá el doblez en las fotos. Mejor que tenga esa curva. Yo he puesto una cartulina blanca, pero puedes poner también una de otro color o incluso una tela. Todo dependerá del fondo que te interese más para tu fotografía.

Paso 5. Colocar el fondo

¡Ya tienes tu caja lista! La mía ha quedado así, seguro que a ti te queda mejor, depende de lo bien que se te den las manualidades o el bricolaje y de la paciencia o el tiempo que le dediques. Pero en este caso lo importante no es que sea bonita si no que puedas lograr las fotos que quieres, que sea funcional, así que no te agobies con la perfección ;).

Caja de luz terminada

Pruebas

Aquí tienes un ejemplo, primero sin caja de luz, después con la caja de luz. Esta prueba está realizada con luz natural, debajo de una ventana.

Sin caja de luz

Con caja de luz

Pero claro, la caja de luz no es sólo para cuando tienes una estupenda luz natural, ¿verdad? Cuando la luz sea más bien escasa coloca focos a cada lado, como en este ejemplo.

Sin caja de luz

Opción de compra

¿Que te parece demasiado trabajo? ¿Te falta tiempo? ¿Las manualidades no son lo tuyo? Bueno, tampoco pasa nada. Si te interesa, tienes cajas de luz muy asequibles de precio.

Por ejemplo, esta que viene con luz incorporada por EUR 29,99

O esta otra portátil que incluye cuatro fondos de distinto color:

Y si buscas un tamaño mini tienes esta opción:

¿Te animas?

Ahora que has leído el artículo, ¿te entran ganas de tener la tuya? Ya has visto que es muy pero que muy fácil. Y si te decides a comprarla pues también hay opciones económicas. Tus fotos de producto quedarán de cine y podrás practicar con un “mini-estudio” la iluminación con cualquier objeto que tengas por casa.

Yo te animo a que te hagas con una y nos cuentes los comentarios o compartas los resultados. Y, si te ha parecido útil el artículo, por favor, compártelo para que llegue a más gente. Gracias y hasta pronto.

eBook Lightbook

6 Respuestas

  1. Francisco

    Hola. Siempre leo tus artículos y me parecen muy útiles para los fotógrafos que muchas veces pensamos que para obtener una buena fotografía hay que invertir mucho. No siempre es así. Lo de construir nuestra propia caja de luz tiene sus ventajas tanto económicas como el de decidir de que tamaño la queremos. Muy buen artículo.

    Responder
  2. MIGUEL ANGEL BATISTA

    Mario, más que un comentario sobre el trabajo con la caja de luz, mi pregunta es si es posible evitar el brillo de los objetos utilizando un filtro polarizador.
    Muchas gracias.

    Responder
  3. rafael leyva madrid

    Hola, ya hice la caja pero le puse una tira de leds por dentro y a la hora de tomar las fotos el papel blanco da un tono azul cielo.

    Responder
  4. Josep

    Hola Caro, gracias por el artículo. He hecho la caja de luz y me ha quedado genial. La he pintado toda por dentro en pocos minutos con un spray blanco mate.
    Después la he forrado con folios A3 en vez de utilizar cartulina. Y por último he hecho tres fondos siguiendo tu idea, rojo, blanco y negro.
    No sé si hay posibilidad de subir alguna imagen para que veais el resultado.
    Gracias de nuevo por el post.
    Un saludo
    Josep

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.