La fotografía de niños es uno de los géneros fotográficos más practicados por padres y profesionales. Además es la entrada para muchas personas al mundo de la fotografía. ¿Quién no ha probado inmortalizando los momentos de sus hijos y ha decidido quedarse para siempre en la fotografía?

A pesar de ser de los más gratificantes, pues no hay nada como la mirada sincera o el gesto auténtico de un niño, es de los que parecen fáciles pero que, a la hora de la verdad, no lo son tanto. Por eso, sea cual sea tu situación, si te interesa la fotografía de niños, como padre, como abuela o como profesional, quédate, porque hoy lo he reservado para recopilarte toda la información referente a este género. Pretendo crear una mega guía, las más completa que encuentres por la red, con consejos, trucos, recursos, inspiración, ideas y herramientas. Todo ello para que puedas hacer increíbles fotos de niños.

Me voy a centrar en los niños en general, a partir de los 2-3 años, ahora bien, si buscas información específica de edades más tempranas, en este artículo encontrarás una guía para profundizar en la fotografía de bebés.

Ya sabes que toda lectura es buena, tomar notas, ampliar conocimientos, etc. Esto está fenomenal peeeeeero…. siempre y cuando practiques lo leído. En serio, no me vale pasar horas redactando esta mega guía con toda la ilusión si, una vez leída, te vas a olvidar de ella y no vas a practicar nada. ¿Hacemos el trato? Lees, tomas notas y practicas. ¿Hecho?

Bien, ya puedo continuar. De todo esto es de lo que vamos a hablar, yo de ti me acomodaría, y si es con un café, infusión o algo apetecible, mejor que mejor, porque esta guía va a ser muuuuuy extensa 😉

¿Qué es la fotografía infantil?

La fotografía infantil, en evidente expansión, es aquella que se dedica a fotografiar la infancia, bien desde un punto más estético o posado, bien de forma más documental en el día a día o creando mundos mágicos, algo que va de la mano de la infancia. Magia, fantasía, diversión, autenticidad, son algunos de los aspectos que marcan la fotografía de niños.

Y digo en evidente expansión porque mientras los mayores de hoy cuentan con tres o cuatro fotografías de su infancia (con suerte), la democratización de las réflex y la llegada de la fotografía móvil, ha multiplicado este número pero al día. Es decir, ¿cuántas fotos se le pueden hacer a un niño en un día? Esto da para un debate, pero lo que yo quiero hoy es ayudarte a hacer buenas fotos de niños con la cámara que tengas. Para que consigas imágenes profesionales o para que te sientas realmente satisfecho con tus capturas y mañana tu peque sonría de oreja a oreja al ver la foto y recordar el momento. Esa es la magia de la fotografía, poder capturar esos recuerdos para siempre.

Define tu estilo en fotografía infantil

Antes de continuar, me gustaría que hicieras una pequeña reflexión sobre qué tipo de fotografías te gustan, cuáles son las fotos que quieres hacer, como padre o tía de las criaturas o como profesional, no importa.

Digo esto porque muchos consejos son generales, pero otros son más específicos. No es lo mismo capturar un instante espontáneo, fresco o sin intervenir en la escena, que realizar una fotografía en la que todo está pensado y preparado para obtener un resultado concreto con una intención más artística.

Observa estas dos fotografías, son estilos muy diferentes, aunque ambas maravillosas. ¿Con qué tipo de fotografía te identificas más?

Fotografía infantil natural y espontánea
Fotografía espontánea de Belem (@clickcincocreciendo)
fotografía infantil fine art
Fotografía fine art (Elena Castaño)

Esto no implica que no puedas hacer fotografía infantil documental o espontánea y fotografía más elaborada o planificada como el fine art, que veremos más adelante, faltaría más. Lo que quiero decir es que es recomendable que concentres tus esfuerzos en un tipo de fotografía, especialmente si te quieres dedicar profesionalmente.

Además de mejorar con la práctica y aprender a solventar las dificultades que se puedan presentar en cada tipo de estilo, si eres profesional, tus clientes sabrán qué pueden esperar de tu trabajo y no habrá confusiones. Todo lo contrario, estos acabarán siendo tus fans y no hay nada mejor que eso. Te lo garantizo.

Equipo fotográfico para fotografía de niños

Si lo único que te importa de la fotografía es fotografiar a tus hijos, tienes dos opciones, aprovechar tu cámara actual o, si quieres y puedes invertir un dinero, comprar una cámara adecuada a tus necesidades.

Ahora bien, si vas a aprovechar la cámara porque la fotografía te gusta más allá de inmortalizar a tus hijos o nietos, o quieres dedicarte profesionalmente, veamos qué equipo es el más recomendado para las fotos de niños. Aunque te adelanto que lo ideal es un buen equipo ligero, es decir: poco y bueno. Debes evitar muchos artilugios que incomoden o intimiden a tu modelo.

Cámara para fotografía infantil

No importa si te decides por una cámara réflex, una EVIL o incluso una compacta, yo te recomendaría que contara con las siguientes características:

  • Modo Manual.
  • Rapidez de enfoque.
  • Sensor grande, mínimo de 1 pulgada.
  • Disparo en ráfaga, mínimo 3-4 fps (fotos por segundo).
  • Buen funcionamiento con valores ISO altos.

Objetivos para fotografía infantil

Cuando decía antes que era mejor poco equipo y bueno, es porque es mejor llevar, por ejemplo, un buen objetivo, o dos, que cargar con una mochila atestada de objetivos de distintas focales. Personalmente, te recomiendo que tengan estas características:

  • Que sea luminoso es realmente importante, esto es lo que te permitirá lograr esos fondos desenfocados de infarto o fotografiar a velocidades altas en situaciones de poca luz.
  • La distancia focal adecuada para retratos es 50mm. Te recomiendo, sin duda, el rey de los objetivos para fotografía de retrato (si no te llega el presupuesto, el 50mm f/1.8 también es una opción muy interesante). Por debajo de 35mm no sería adecuado para retratos porque distorsiona, pero sí si quieres incluir el contexto. Un 85mm también es una excelente opción para fotografía de retrato.
  • Si quieres fotografiar detalles (sobre todo con los más pequeños), lo recomendable es un objetivo macro.
  • Aconsejable el estabilizador si el cuerpo no lo tiene, pero más que nada si es un teleobjetivo o vas a usar velocidades algo más lentas, si no, no es imprescindible.
  • En el caso de que lo vayas a amortizar y cuentes con un buen presupuesto para invertir, otro objetivo versátil que te recomiendo es el 24-70mm f/2.8. Un objetivo luminoso que te ayudará a cubrir la mayoría de las situaciones.

¿Te imaginas correr detrás de un niño y tirarte al suelo con una pesada mochila a la espalda? o decirle, «¡ay! espera un momento, que voy a cambiar de objetivo porque con este no puedo captar toda la escena que yo quiero, no te muevas eh? Quédate justo ahí que te da esa luz tan bonita». Ni-de-co-ña. Por eso te tienes que hacer con uno o dos objetivos que te funcionen para la mayoría de situaciones.

Para ahondar más en objetivos para retratos, tienes este otro artículo.

Retrato de niña fotografiado con un objetivo 50mm
Retrato con un 50mm f/1.8 (@caro_musso)

Accesorios para fotografía infantil

Insisto, mejor llevar el equipo mínimo. Muchos artilugios pueden incomodar al niño. Si es en estudio, es diferente, tienes más margen para usar un escenario decorado, una ventana de luz, algún reflector o cualquier otro accesorio de iluminación.

Sin embargo, en exteriores o en el domicilio, donde buscas la naturalidad, la espontaneidad y la relación con el entorno, te debes hacer lo más invisible posible. Cambia la ventana de luz por una de verdad, el reflector por una pared blanca, el difusor por una cortina, etc. Improvisar será mucho más efectivo que desplegar todo tu arsenal.

Distinto son las fotografías fine art, por ejemplo, más adelante veremos de qué se trata este tipo de fotografía, pero te adelanto que el vestuario y el atrezzo son parte fundamental que hay que cuidar mucho.

Ajustes en fotografía de niños

Las situaciones pueden ser tan diversas que es complicado dar unos ajustes de partida válidos para todas ellas. Sin embargo, sí que te puedo dar unas recomendaciones generales en cuanto a ajustes para fotografía de niños:

  • Intenta tener los ajustes preconfigurados antes de pasar a la acción o te perderás muchos instantes únicos e irrepetibles. Es importante ser rápidos, no te puedes parar a toquetear botones y a cambiar ajustes mientras el peque te regala un momentazo, salvo los más básicos.
  • A menos que estén dormidos, el Modo Manual no es el modo más apropiado en estos casos. Mejor prueba con los modos semimanuales (Prioridad a la apertura si quieres determinar la apertura, o Prioridad de Velocidad si hay movimiento y quieres asegurar que salga nítido).
  • Mejor ISO alto y subir la velocidad de obturación si es necesario. Valores de partida para configurar el ISO:
    • ISO 100: Muy soleado
    • ISO 200: Algo de nubes
    • ISO 400: Muy nublado o interiores luminosos
    • ISO 800-1600: Interiores oscuros y atardecer/anochecer
  • Velocidades de obturación de partida:
    • Barrido o panning: 1/30s
    • Niños estáticos: 1/125s
    • Niños jugando o en movimiento:1/250s
    • Niños corriendo: 1/500s
    • Niños saltando o para congelar momentos muy rápidos: 1/1000s
  • Aperturas recomendadas:
    • Fondos desenfocados: f/1.4 – f/3.5
    • Grupos o varios niños: f/5.6-f/8
    • Fondo definido: f/8-f/22
  • Enfoque continuo (AF-C o Al Servo) cuando haya movimiento.
  • Medición evaluativa o matricial, sobre todo al inicio. Cuando hay grandes contrastes en la escena, mejor puntual.
  • Balance de blancos automático si disparas en RAW. En JPG, mejor revisa que el automático te esté dando buen resultado y si no es así, ajústalo al modo adecuado para tus circunstancias.
  • Activa la ráfaga.
  • Desactiva el flash integrado, salvo para momentos puntuales como rellenar sombras.
  • Dispara en RAW, podrás sacar mucho más provecho de la edición. Ahora bien, si no piensas editar tus fotos, por el motivo que sea, entonces lucirán mejor en JPG.
  • Si puedes, disocia el enfoque del botón de disparo.
Niñas corriendo levantando polvareda
Con los ajustes adecuados podrás lograr imágenes tan impresionantes como esta de Vanesa Royo

Conocer a los niños

No se trata de hacer un máster en psicología infantil ni nada de eso, pero como padre o madre, sabrás en qué momento está, cuáles son sus necesidades, sus limitaciones, sus gustos, y qué puedes o no esperar de tu retoño.

Ahora bien, si eres o quieres ser un profesional de la fotografía infantil, debes conocer a tu cliente final que es el niño. No es lo mismo tratar con una criatura de 3 años que con un adolescente, o una personita de 8 años. Cada etapa infantil tiene unas características diferentes y puedes esperar y pedir cosas muy distintas.

Conocerlos te permitirá interactuar mejor con ellos y adaptar la sesión a su edad. Al igual que conocer sus hobbies o su personalidad. Siempre puedes preguntar a los padres antes. No obstante, al inicio de tu sesión, deja un ratito para conectar con él, lo que me lleva al siguiente apartado, porque merece una mención aparte.

Conectar con tus modelos en la fotografía de niños

Como te decía, es importante, al inicio de una sesión, conectar con tu modelo. Especialmente en el caso de los niños. Preséntate, que te conozca, hazle alguna pregunta (que no sea comprometida, ni la típica… ¿qué tal el cole?, ni una para responder con sí o no, o empezarás mal 😉 ).

Con los más pequeños, agáchate siempre a su altura para hablarles, puedes preguntarles por el juguete que traen o mostrarles alguno que hayas llevado tú, por ejemplo. Gánate primero su confianza, es mucho más importante que ponerte a apretar el botón de disparo.

A los mayores, sorpréndeles con alguna pregunta que no se esperen. Que veas que los tratas como alguien de su edad, no como a un niño pequeño.

Y, por favor, nunca trates a un niño como si fuera idiota. Simplemente es pequeño, pero no tonto, no pongas vocecitas raras ni hables a medias, aunque tenga 3 años. Trátalo con respeto y te ganarás su confianza. Cuéntales alguna anécdota o muéstrales alguna foto de vez en cuando. Eso te ayudará a mantener la conexión.

Otro consejo, desde la experiencia, es evitar los «no». Procura hablarles siempre en positivo, por ejemplo, «¿podrías ponerte mejor a este lado?», es mucho mejor que un «no te subas ahí».

Si tienes que dirigir en algún momento, procura dar instrucciones claras y sencillas, siempre, como he dicho antes, evitando los «no», y a ser posible, especialmente con los más pequeños, usa el juego para dirigirles o lograr lo que quieras que hagan. Enseguida te desvelaré algunos trucos.

Historias y emoción

Contar una historia o transmitir una emoción será uno de tus objetivos a la hora de fotografiar niños. ¿Cómo? Aquí tienes unos cuantos trucos para añadir emoción y en este otro artículo otros tantos consejos para contar una historia con una fotografía.

Niñas en bicicleta a toda velocidad con efecto panning
Captura la emoción en estado puro (Fotografía de @olivalclauca)

Sé que es muy tentador lo de decir ¡sonríe!, pero, por favor, ¡no lo hagas! No pidas un niño que sonría. Para añadir emoción, mejor usa estos otros recursos. Si quieres que sonría, provócale la risa, ¡haz que sonría!, pero no se lo pidas porque no será natural, porque se sentirá forzado y porque no transmitirá lo mismo. Los mejores retratos son los más francos, los más auténticos.

Fotografíales cómo son, cómo se muestran en ese momento y no como te gustaría que fueran o se comportaran. Y salvo que estés realizando un trabajo editorial con niños modelos, olvídate de las guías de poses.

En definitiva, provoca situaciones divertidas si buscas una sonrisa, ten preparadas anécdotas divertidas o algún chiste gracioso (siempre adecuado a la edad del niño, ¡por supuesto!).

Perfección vs. espontaneidad en la fotografía de niños

Dejando de lado las fotografías planificadas al detalle, tipo fine art, con una estética cuidada donde esperas un resultado perfecto desde la planificación hasta la edición, en la fotografía de niños, como ya he dicho, prima la espontaneidad y eso está por encima de la perfección.

¡¿Que qué quiero decir con esto?!

Pues que para mí, la espontaneidad en las fotos de niños tiene un valor incalculable y pasa por encima de la técnica. Es decir, más vale un gesto auténtico en una fotografía con mucho ruido, que una foto impecable técnicamente hablando pero que no me diga nada.

Por ejemplo, veo muchísimas fotos de niños en bancos de imágenes que no me dicen nada, me dejan completamente frío, me resultan artificiales. Muy perfectas en cuanto a exposición, enfoque, etc., pero parecen niños de mentira en escenarios de cartón, con una mirada plana o una sonrisa forzada, sin chispa.

Todo esto se traduce en que no te obsesiones con una nitidez perfecta o con un enfoque al milímetro. Más vale grano o un pequeño desenfoque, que perderte un gesto, una mirada o un momento irrepetible. Sumérgete en la acción y busca el momento, la autenticidad y la emoción por encima de la perfección técnica.

Niña a contraluz con gesto divertido
Más vale gesto en mano que huir del grano 😉 (Foto de @remysdoor)

Localizaciones

Para una fotografía más artística lo ideal es preparar un decorado en estudio donde además puedes controlar mucho mejor la iluminación. Para el resto, busca localizaciones en las que el niño se sienta cómodo, que sea un ambiente familiar. Su casa, un parque cercano, el bosque, la playa o un campo de fútbol si esta es su pasión. Será en esos lugares en los que te dará lo mejor de sí, donde se mostrará auténtico y disfrutará del momento para que tú puedas lograr las mejores imágenes.

En este artículo te hemos preparado algunos consejos para encontrar las mejores localizaciones en cada sesión, pero no olvides elegir escenarios que reflejen sus gustos y su personalidad siempre que sea posible.

De paso, si estás pensando en realizar un viaje en el que poder hacer fotos espectaculares a tus hijos, aquí tienes una selección de destinos fotográficos para viajar con niños con localizaciones de lo más espectaculares.

Iluminación en fotografía infantil

Generalmente, la iluminación suave es más adecuada en la fotografía infantil. En este artículo te contamos cómo conseguirla. Sin embargo, determinadas situaciones también pueden beneficiarse enormemente de una luz más dura: fotografiar a niño enfadado, imprimir carácter a la escena, jugar con las sombras y las luces, etc. La luz dura te ayudará a lograr retratos más dramáticos.

Retrato de niña con luz dura
Retrato con luz dura (por @alexadeblois)

Para profundizar más en la iluminación de retratos, tenemos esta guía en la que te lo explicamos todo. Ten en cuenta, que una vez que dominas la iluminación tienes prácticamente todo el trabajo hecho. Con ella podrás imprimir en tus imágenes el tono que desees, potenciar un mensaje u otro, resaltar una zona u otra, aportar más o menos calidez, etc.

Uso del flash

Por mucho que me guste más la iluminación natural en fotografía de niños porque resulta, obviamente, más natural y auténtica, tengo que reconocer que el flash, en muchas ocasiones, es necesario y que, además, ofrece grandes oportunidades creativas. Por lo que hay que tenerlo también en cuenta.

Pero hablamos de niños, algunos muy pequeños, y el flash puede incomodarles. Por lo que mis recomendaciones a la hora de usarlo con ellos son:

  • Nunca lo uses de forma directa, mejor rebótalo, utilizar algún difusor o un paraguas si estás en estudio.
  • Si puedes utilizar una ventana de luz continua porque estás en estudio, es mejor que el flash.
  • Úsalo para rellenar sombras.
  • Siempre que sea posible utiliza un flash externo.
  • Sepáralo de la cámara para crear efectos creativos, por ejemplo, detrás del niño, para separar del fondo o crear contraluz.
  • Si es el flash integrado utiliza un pañuelo blanco de papel o una bolsa de plástico blanca para difuminar su luz.

Composición en fotografía de niños

Soy consciente de que a veces no da tiempo a nada, pero una buena composición es un gran porcentaje en el éxito de una fotografía. Algunos consejos para lograr una composición interesante en las fotos de niños:

  • Coloca los ojos en uno de los puntos de interés de la regla de los tercios.
  • Evita colocar al niño en el centro, salvo que sea con una intención, ya sabes que las reglas están para saltárselas una vez que las dominas.
  • Procura que siempre haya un claro centro de interés, en el retrato son los ojos, así que procura que estén bien enfocados.
  • Si hay varias siluetas, que no se solapen.
  • Intenta que nada robe la atención del niño, salvo que sea un elemento que forme parte de la historia.
  • Fotografíalo a la altura de los ojos, pero no olvides jugar con las perspectivas para añadir emoción o reforzar una historia. Recuerda que si lo fotografías desde arriba parecerá más pequeño o débil, desde abajo, adquirirá una mayor magnitud.
  • Utiliza los marcos naturales para centrar la atención en el niño.
  • Prueba con ángulos inusuales que sorprendan.
  • Busca el equilibrio con el resto de elementos.
  • Procura añadir parte de la escena para añadir contexto.
  • Utiliza las líneas para dirigir la mirada, crear tensión, etc.
  • Deja lugar a la imaginación, dejando alguna parte escondida.
  • Haz uso del desenfoque tanto para los fondos como para lograr fotografías más creativas.
Fotografía de niño con especial cuidado en la composición
Utiliza los recursos a tu alcance para lograr composiciones únicas (fotografía de @charo_diez)

El color en la fotografía de niños

El color es una herramienta de composición muy útil cuando sabes manejarla, además, ayuda a transmitir determinadas emociones. Puedes ayudarte de él para lograr fotos más contrastadas, alegres, nostálgicas, etc.

En este artículo te contamos todo lo que necesitas para utilizar el color en tus fotografías en función de lo que desees transmitir.

Fotografía de niños en blanco y negro

Si te quieres centrar en la historia, conseguir fotos atemporales y el color no es protagonista en la escena, no lo dudes, fotografía en blanco y negro; aquí tienes todo lo que necesitas saber.

En realidad, la premisa es fotografiar en color pero pensando en blanco y negro. Después, en el procesado, será cuando conviertas la imagen a escala de grises, en Photoshop o en Lightroom, por ejemplo.

Planificar una sesión de fotografía de niños

Más allá de las fotos documentales del día a día, el éxito en una sesión de retrato reside en una buena preparación, aquí puedes averiguar cómo hacerlo. Pero no olvides tener en cuenta la edad de la personita a la que vas a retratar.

Horarios para fotografía de niños

Tener en cuenta la luz es importante, sobre todo en la fotografía de exteriores, sin embargo hay otros aspectos que debes considerar tanto a la hora de preparar la sesión como durante la misma.

Los atardeceres son maravillosos pero procura elegir un horario en el que el niño no esté cansado, ni hambriento, ni somnoliento o la sesión será un fracaso por mucha luz dorada de que dispongas. Después de una siesta y con el estómago lleno seguro que está más receptivo y con más ganas de jugar para ti. Cuanto más corta es la edad, más se agudiza este problema.

Sesión de fotos de niñas al atardecer con la luz dorada
La luz del atardecer aporta calidez

Tampoco es conveniente alargar las sesiones mucho tiempo, puesto que lo único que conseguirás es aburrirlo. Al menos, el tiempo efectivo de fotos (sin contar el acercamiento, si hay algún cambio de ropa, descanso, etc.), debe ser lo más corto posible, entre 30-60 minutos y dependiendo de la edad. Cuanto más pequeños son, antes se cansan, claro.

¡Ah! Y presta atención a las señales, ante el primer indicio de cansancio, mejor parar, aunque solo hayan pasado 20 minutos.

Trucos y consejos en fotografía de niños

Con estos trucos para la fotografía de niños, antes, durante y después de la sesión, acertarás seguro. No obstante, quiero recalcar aquí los más importantes y añadir otros:

  • Permanece siempre alerta, en cualquier momento pueden regalarte su mejor expresión o un instante mágico, y esto es irrepetible. Si no lo captas ahí no tendrás otra oportunidad.
  • Por el mismo motivo, tienes que tener rapidez de actuación. Conocer bien tu cámara y los modos semimanuales te serán de ayuda. Tener los ajustes preparados también.
  • Si quieres una foto concreta en un lugar específico, prepara primero todos los ajustes y luego pídele que se coloque donde quieras, si te da 3 o 4 segundos, da gracias. Con los deberes hechos te debe dar tiempo.
  • Es muy tentador mirar por el visor. Lo reconozco, aunque también hay que ser flexibles y cuando se trata de niños, un truco muy efectivo es alejar la cámara del cuerpo para disparar, de modo que esta no interfiera entre las miradas y no se pierda la conexión.
  • Incluye dinamismo con técnicas como el barrido o panning, o congelando, con velocidades muy altas, salpicaduras o movimientos rápidos como los saltos.
  • Evita estos errores en los cumpleaños infantiles y fiestas de guardar. Aquí algunos consejos para fotografiar en Halloween, por ejemplo.
  • Antes de lanzarte de forma profesional, practica mucho con los hijos de familiares y amigos. De este modo podrás ir aprendiendo de las distintas situaciones que se puedan dar y cómo solventarlas. Nada mejor que la propia experiencia.
  • Siempre que puedas hazte con un ayudante, para garantizar la seguridad, para que te ayude con el juego e incluso te eche una mano con el equipo y los complementos que lleves.
  • Evita los chasqueos de dedos por encima de tu cabeza y las consecuentes miradas de niños en el limbo. Que te miren a ti, a alguien que lo acompañe en la escena o que sigan concentrados en su juego.
  • No temas a la edición, no es necesario hacer un retoque complejo o complicado, sino terminar tu fotografía y dejarla tal y como la imaginaste al hacerla, el momento de poner tu sello personal. Procura que la edición vaya en consonancia con el tono de la fotografía, con la escena y el mensaje. Ajusta sombras y luces y cuida los detalles, como las tonalidades de la piel. Si partes de cero, aquí tienes algunos ajustes básicos para editar tus fotos y te dejo también con este otro artículo donde te contamos cómo hacer un revelado básico con Camera Raw.

Si te has quedado con ganas de más, en este artículo tienes hasta 100 consejos exprés para fotografiar niños.

¿Cómo fotografiar niños en movimiento y enfocados?

¡La pregunta del millón! ¿Fotografiar niños en movimiento que salgan enfocados? Pasen por aquí, por favor. De nada 😉

¿Cómo fotografiar retratos de niños?

Para profundizar en la fotografía de retrato, tenemos una mega guía preparada para ti con todo lo que necesitas saber para sumergirte en el retrato. Recuerda tener en cuenta la edad del niño para relacionarte con él, para ello te servirán todos los consejos que estoy compartiendo hoy contigo.

Retrato de niño con sombrero y pecas
Busca miradas como esta capturada por Raquel Chicheri

¿Cómo fotografiar a niños en estudio?

Un estudio es un entorno nuevo para un niño, por lo que es probable que se muestre más reacio. Por eso es importante que dediques primero un tiempo a conectar con él y cuando se muestre más relajado, empezar a tomar fotos.

También es importante que tengas preparada, además de la decoración si fuera el caso, la iluminación y los ajustes, debes ser muy rápido para no demorar y aburrirle. Si tienes que probar con algún voluntario los esquemas de iluminación antes, hazlo. Pero no en la sesión.

Procura que el ambiente sea agradable en cuanto a temperatura, ruidos, iluminación, etc. Y si no son niños muy pequeños, lo ideal es que los padres se queden a una distancia desde la que puedan observar pero no interferir. Si son más grandes y no les importa, igual que vayan a tomarse un café es lo mejor para todos 😉 . Previamente ya habréis acordado qué tipo de fotos vas a tomar, cuántas y demás detalles, su presencia no tiene por qué ser necesaria 😉 y los más grandes seguro que están más relajados sin ellos dirigiéndoles. Todo dependerá del niño, los progenitores y la situación.

Fotografía de niña en estudio
Fotografía de estudio por Marta Schmidt

Consejos para fotos naturales y espontáneas

Lo mejor cuando se trata de niños es NO INTERVENIR.

Sí, sí, has leído bien. Lo más natural es lo que ocurre sin que le digas al niño qué tiene que hacer. Te he ido dando pistas, pero para que un niño se muestre natural lo mejor es que no sepa que está posando así que no le pidas que se ponga así o que te mire «asao», simplemente juega con él, proponle una actividad, dale algo con lo que interaccionar y aprovecha los momentos que te regale.

No obstante, en este artículo encontrarás una serie de consejos para lograr fotos naturales y espontáneas.

Fotografía de niños en exteriores

Los exteriores ofrecen infinitas oportunidades para la fotografía, por decorado, por espacio, por iluminación y un largo etcétera. Por eso, son muchas las personas que optan por realizar las sesiones de fotos de niños en exteriores. Algo que yo, personalmente, recomiendo, como habrás podido ir viendo.

Ahora bien, para que tu próxima sesión de retrato en exteriores sea un éxito, debes tener en cuenta algunos aspectos que te hemos resumido en este artículo.

Niño fotografiado en una sesión de exteriores
Las sesiones en el exterior pueden ofrecer contextos y escenarios muy diferentes

Hacer fotos a niños en casa

Bien seas un profesional que se desplace al domicilio, bien seas el padre o la madre de la criatura (o cualquier otro familiar), las fotos en casa son todo un tesoro a nivel documental. Conforme pasan los años, esas fotos adquieren mayor valor, porque son un testimonio de su infancia, de sus juegos, de su día a día. Y no hay escenario en estudio o en exteriores que pueda superarlo.

Cuando somos los padres, la casa se convierte en un lugar tan rutinario que nos parece anodino. Si vienes de fuera lo verás con otro punto de vista, o con otros ojos, porque todo será nuevo. Pero si es tu casa, intenta verla con otra mirada, descubrir nuevos puntos de vista, explorar todos los rincones y reconciliarte con ella, porque para ti es lo que ves cada día, pero a tu hijo le encantará ver el día de mañana su peluche sobre la cama, su juguete favorito desparramado por el suelo, la taza con la que todos los días desayunaba sus cereales o verse pintando sus primeras obras de arte. Créeme, nada tiene más valor que todo esto.

Algunos consejos para hacer fotos de niños dentro de casa son:

  • Estudia bien la luz: dónde hay más luz y en qué momento. Aprovecha los lugares donde creas que tienes mejor iluminación para sugerirles que jueguen o que realicen una actividad.
  • No temas al caos si aporta a la historia.
  • Elimina elementos del fondo que en lugar de aportar distraigan.
  • Cuidado con las luces artificiales, a veces es mejor apagarlas para que no dejen tonalidades no deseadas o sombras en el rostro poco agradables, como las luces del techo.
  • Sí que puedes usar luces de forma dirigida, por ejemplo, la luz de una tablet para iluminar un rostro mientras el resto permanece oscuro, o un flexo iluminando un cuento que se está leyendo, etc.
  • Juega al escondite para lograr imágenes originales.
  • Olvídate de la técnica y la perfección y busca los momentazos irrepetibles.
  • Documenta un día completo en la vida de tu hijo.
  • Fotografía las rutinas, lo que hoy te parece un aburrimiento, mañana será un recuerdo imborrable. Aprende a descubrir la magia de lo cotidiano.
Fotografía de niño en casa con dos pollitos
Cuando la magia sucede en casa (@silviaper81)

Si quieres que parezcan tomadas en estudio, por el motivo que sea, tienes estas otras ideas:

  • Utiliza un fondo blanco.
  • Coloca un fondo negro si quieres fotos en clave baja.
  • Difumina la luz de la ventana con una cortina blanca si entra de forma directa.
  • Si usas el flash, rebótalo.

Fine art infantil

Hablemos ahora ese tipo de fotografía que he nombrado varias veces en las que está todo planificado al detalle.

¿Qué es el fine art en fotografía de niños?

El término fine art significa bellas artes y también puede traducirse como fotografía artística, aunque fotografía artística es un tema más amplio. En este caso se trata de toda fotografía que pretende convertirse en una obra de arte haciendo uso de la iluminación, el escenario, el vestuario e incluso el postprocesado. El resultado final se asemeja más a un cuadro que a una fotografía al uso.

La fotografía final tiene un propósito desde el inicio, contar una historia o transmitir una emoción con un resultado impecable. Son obras pensadas para decorar o admirar y donde la mirada del artista suele tener más peso que el momento o el sujeto en sí. El resultado puede ser completamente diferente de la escena original para adecuarse a lo que el artista tiene en mente.

Sería el polo opuesto a la fotografía documental. Te dejo una imagen de ejemplo y con este tablero en Pinterest que hemos creado desde el equipo para que te hagas una idea más completa y de paso, si te gusta este estilo, que encuentres inspiración.

Retrato de niña estilo fine art
Fotografía fine art

Este tipo de fotografía se puede realizar tanto en estudio como en exteriores. Incluso se pueden lograr grandes resultados realizando un montaje con un fondo por un lado y el sujeto por otro. Cuando se trata de arte y creatividad, ya sabes… ¡no hay límites!

Edición de fotos de niños fine art

Como has podido ver o intuir, en este caso, la edición o retoque cobra mayor importancia que en una fotografía documental. En este vídeo puedes ver un ejemplo exprés de cómo convertir una fotografía en una imagen fine art. Es un ejemplo rápido y sencillo para que te hagas una idea, si quieres profundizar y controlas Photoshop, encontrarás un montón de tutoriales en la red.

Vestuario y atrezzo en fotografía infantil

Nuevamente tengo que insistir en que no es lo mismo fotografiar niños en su ambiente natural doméstico que preparar una sesión. Tampoco es lo mismo una sesión de fotos normal que una sesión fine art. El vestuario y el escenario no será lo mismo, por eso es importante la planificación en función del tipo de sesión o fotos en cuestión. No obstante, te dejo con unos consejos generales:

  • Siempre que puedas, elige bien los colores en función del tipo de fotografía que quieras hacer: si buscas fotos con contraste o armónicas; si pretendes crear fotos divertidas, alegres y llenas de energía; o si, por el contrario, prefieres despertar nostalgia, dulzura, ternura, etc. Los colores de la ropa deben ir en consonancia con el entorno y con el tono de la fotografía.
  • Evita estampados o letras que distraigan o capten la mirada robando protagonismo al niño.
  • En sesiones de fotos donde busques naturalidad y espontaneidad procura que la ropa que lleven sea cómoda y les permita jugar.
  • Para sesiones fine art tienes que buscar ropa delicada, bonita, atemporal y que exprese justo aquello que quieras contar. En estos casos el vestuario es una parte muy importante de la fotografía.
  • El atrezzo también es muy importante, te imaginas un peluche de Dora Exploradora en una foto fine art. ¿Suena a parodia verdad? Risas y bromas aparte, todo aquello que incluyas, juguetes, adornos, complementos, etc. deben ir en consonancia con el vestuario, el escenario, la historia, la emoción que quieres evocar, etc. Y no solo en fotografía fine art. Tampoco pegaría para nada una muñeca antigua en una foto con un amarillo chillón y tu peque saltando y riendo a carcajadas como si no hubiera un mañana.
  • Cuando realices sesiones de forma profesional, indícales a los padres qué tipo de vestuario deben evitar y cuál es aconsejable.

El juego: la clave del éxito en la fotografía de niños

Aunque lo he ido adelantando, el juego es el factor clave para dirigir una sesión fotográfica con niños, sean los tuyos o sean clientes. A través de este podrás dirigirles sin que se den cuenta; lograr que se muevan dónde o como tú quieras; o aprovechar los momentos en los que se destornillen de risa, estén concentrados o muestren toda su personalidad.

Plantéales retos en función de su edad, «¿serás capaz de subirte a ese banco sin ayuda?»; conviértete en un personaje y al niño en otro para que podáis relacionaros a través del juego simbólico, jugad a las muecas, etc. Pero, sobre todo, diviértete, recupera al niño que fuiste. La sesión será más relajada y el niño conectará mejor contigo.

Siempre puedes llevar confeti, globos, pomperos de agua, algún sombrero, lupa, cámara de juguete o cualquier elemento que se te ocurra para dinamizar una sesión o poner un punto de diversión.

Ideas para fotografía de niños

A veces la creatividad se nos resiste, por eso, te hemos reunido un montón de sugerencias creativas para fotografiar a los niños, para que no te falten ideas originales y divertidas.

Cómo conseguir mejores fotos de niños con el móvil

Es la cámara que llevamos siempre encima, así que con nuestros hijos, en muchas ocasiones, se convierte en la cámara principal, con la que más momentos captamos.

En lugar de renegar de ello, mejor aprovechar su potencial, que es su disponibilidad y su facilidad. Para ello, te dejo con estos consejos:

  • Usa la cámara principal de tu móvil, es la que mejores resultados te dará.
  • Limpia la lente.
  • No hagas zoom, salvo que sea con tus pies.
  • Busca siempre situaciones o lugares con luz, este es el punto débil de los smartphone.
  • Si la luz es muy escasa y no hay posibilidad de acercarte a una fuente de luz como una ventana o una lámpara, haz uso del modo nocturno si lo tiene.
  • Si tienes modo retrato, ¡úsalo! Al menos investiga en qué momentos te va mejor y en cuáles mejor no activarlo.
  • Dispara en RAW si tu smartphone tiene la posibilidad.
Niño en agua fotografiado con móvil
La mejor cámara es la que llevas encima, y el móvil, lo llevas siempre (fotografía de @ejota_seventyeight)

Si tiras mucho de móvil a la hora de fotografiar a tus peques, no dejes de leer nuestra completísima guía con todos los trucos y consejos para fotografiar con tu teléfono móvil.

Fotografía de niños con la familia

Los niños forman parte de un engranaje mucho mayor, que es su familia. Fotografiarlos con el resto de los miembros es contar historias, es añadir emoción, es documentar el momento y es guardar recuerdos para toda la vida.

Además, fotografiar la mágica relación que existe entre hermanos no tiene precio. Si quieres saber cómo realizar una sesión de fotografía en familia, te lo contamos todo dentro el enlace. Si lo que buscas son ideas para dinamizar una sesión de familia, no te pierdas este otro artículo.

Fotografía de dos hermanos riéndose y jugando
Momento mágico entre hermanos capturado por Manuela Ortega

Para terminar este apartado, no se me ocurre nada más adecuado que una dosis de inspiración con esta galería de fotografías de familia. Si no me equivoco, te van a entrar unas terribles ganas de ir a fotografiar la tuya. ¿Aún no las suficientes? Entonces necesitas otro chute, aquí va dosis doble:

Paciencia

Creo que este es el consejo estrella. Paciencia. Con niños es así. Respira cuantas veces sea necesario, ponte en su lugar, para ellos que le hagas fotos tiene una importancia mínima, ellos quieren jugar. Y si encima eres una persona desconocida con un trasto negro delante de la cara pues eres poco apetecible. Siento ser así de claro ¡pero es la realidad!

Intenta adaptarte a ellos en lugar de que ellos se adapten a ti y aprovecha todos los momentos que te regalen.

Respira, sí, otra vez, y las que sean necesarias sin perder la sonrisa.

Seguridad y aspectos legales y éticos

Entramos en terreno farragoso. Fotografiar a niños requiere de un consentimiento. Publicar fotografías de niños o comercializar con ellas precisa de un consentimiento escrito. Asegúrate bien de esto, siempre.

En el caso de ser un profesional que realiza sesiones de fotos de niños, si quieres utilizarlas para colgarlas en tu web con fines promocionales, tendrás que tener el consentimiento de los padres por escrito. Te recomiendo que tengas preparado un contrato modelo para rellenar y firmar en el momento de la sesión de fotos. Evidentemente, que lo firmen o no, es voluntario.

Por otro lado, al margen de la parte profesional, si haces fotos de niños en la calle que no sean tus hijos o los de tus amigos, deberías pedir permiso. Tal vez la parte legal cambie de un país a otro, pero la ética no. Los niños son vulnerables y es nuestra responsabilidad protegerlos. Si no son fotos que vayas a publicar o a vender, no es necesario una firma por escrito.

Pero no todo son aspectos legales. La seguridad es un tema del que quiero hablar ahora que tanto se publica en redes sociales o que se comparten fotos por las distintas vías. Deberías saber que tu móvil tiene un riesgo oculto, te lo cuento en el siguiente vídeo, vaaaale, que ahora no te interesa la reseña de este móvil, sino ese riesgo oculto de tu móvil, puedes ir directo al minuto 14:38 (pero te aviso que si te gusta la fotografía móvil el resto del vídeo te interesa 😉 ):

Además de tener cuidado con lo que te acabo de contar, ten en cuenta estas recomendaciones a la hora de compartir o de publicar fotos de tus hijos o familiares en redes sociales:

  • Procura que no aparezcan logos del colegio al que van.
  • Evita que se vean direcciones de casa o del cole.
  • Cuidado con matrículas y similares.
  • No publiques fotos que puedan avergonzarles o humillarles ahora o en el futuro.
  • Respeta su decisión si no quieren que compartas sus fotos o alguna en concreto.

Fotografía con niños

Nada tiene que ver la fotografía con niños que de niños. ¿O sí? Si tienes niños alrededor a los que te encanta fotografiar, seguro que también te gustará compartir tu mayor afición con ellos, tu hija, tu sobrino, tus nietos… Compartir estas experiencias son un subidón. Te lo digo como padre.

Pero no solo eso, también puede ayudarte a que se dejen, porque seguro que alguna vez has sufrido aquello de «a mí fotos no», «no te acerques con la cámara» o simplemente una huída en toda regla cuando te ven con ella en las manos. Qué frustrante, ¿verdad?

Acercarlos a la fotografía es ponerlos de tu lado, que entiendan qué estás haciendo y por qué, que en lugar de ver la cámara como una enemiga, la vean como una conexión contigo, con una actividad en común, como algo para compartir juntos.

Niña con cámara haciendo fotos
Compartir afición fotográfica con niños

Más adelante te dejo con una recomendación literaria para niños fotógrafos, pero ahora te voy a dar algunos consejos que, desde mi experiencia, me han servido en esta iniciativa de fotografiar con niños. Consejos básicos pero efectivos:

  • No forzar. Es un juego, no una obligación.
  • Respetar sus ideas creativas.
  • Escuchar sus propuestas e implicarles.
  • Respetar los momentos especiales, la cámara no tiene por qué estar presente el 100% del tiempo que compartes con tus personitas más importantes.
  • Estar alerta a los signos de cansancio o aburrimiento para parar.
  • Dejar que tengan su propia cámara, por supuesto, una cámara para niño, adecuada a sus necesidades.
  • Seguir estos consejos a la hora de enseñar fotografía a un niño.
  • Y cómo no, imprimir algunos de sus trabajos y de vuestros trabajos juntos, nada como verlos en papel o en cualquier otra superficie creativa, les llenará de ilusión y les animará a seguir fotografiando, además de dejarse fotografiar más 😉

Libros recomendados sobre fotografía de niños

  • Fotografía infantil. Técnica y estilos. Un libro de Manuel Santos que no debes perderte si lo que pretendes es lanzarte profesionalmente a la fotografía de niños.
  • Pequefotos. Trucos y técnicas para conseguir las mejores fotos de tus hijos. De la autora Me Ra Koh que, en este caso, y como dice el título, va dirigido a padres que quieren lograr las mejores instantáneas de sus hijos.
  • Strong is the new pretty. Una publicación de Kate T. Parker en el que brilla la fuerza y el carácter de cada niña fotografiada. Un fotolibro que da voz a las niñas, a sus deseos reales, a sus sueños. Cuenta con unas espectaculares imágenes que, sin duda, te inspirarán enormemente.
  • Capture the Moment. De Sarah Wilkerson es una guía (en inglés) para la fotografía de la vida diaria, para capturar esos momentos que hoy nos parecen una simple y anodina rutina pero que el día de mañana serán tesoros de verdad.
  • Descubre la fotografía: Mirar, crear y disfrutar desde la infancia. No se trata de un libro para fotografiar a niños, sino de un libro para acercarlos a ellos a la fotografía, para niños fotógrafos y para padres que quieren hacer fotos con niños. En el enlace tienes nuestra reseña.

Fotografías de niños para inspirarte

Estamos llegando al final, por lo que voy a dejarte un puñado de fotos de niños para inspirarte (que además vienen con una dosis de consejos y un gran mensaje) para que te entren unas terribles ganas de ir a por tu cámara a poner en práctica todo lo que has leído hasta ahora en esta mega guía.

Lo sé, insisto mucho en la práctica, pero es la única manera de mejorar y avanzar como fotógrafos. Por ciencia infusa no vas a mejorar. Si te he abierto el apetito con las imágenes anteriores, espera al siguiente apartado. Yo que tú, si no la tienes ya entre las manos, me prepararía una infusión, un café, o algo apetecible, para disfrutar de lo que viene ahora.

Fotógrafos de niños en los que inspirarte

Como te adelantaba, para cerrar, te traigo un listado de fotógrafos de niños de los que vas a aprender mucho y con los que te vas a llenar a tope de inspiración. De verdad.

Un aviso, si estás empezando, que no te invada la frustración, sí, lo sé, son imágenes IMPRESIONANTES. Pero todos ellos también tuvieron un comienzo y el fruto de hoy es el trabajo de ayer. La meta a la que llegues tú solo depende de ti.

En este listado te presento autores de imágenes naturales, espontáneas, repletas de fuerza y de belleza. Algunos trabajos rozan el minimalismo, otros el caos más absoluto, pero en todos, con sus distintos estilos y miradas, como profesionales y/o como padres y madres, encontrarás fotos de niños auténticas, imágenes que plasman realmente la esencia y la naturaleza de la infancia:

Menos espontáneas son las fotografías de estas fotógrafas, pero no por ello menos impresionantes. Otro estilo, sin duda más elaborado y con un fin más estético que documental, pero igualmente inspirador y con resultados que no te dejan, para nada, indiferente.

Y si lo que te gusta para la fotografía de niños es crear mundos imaginarios a través del retoque y los programas de edición, no puedes perderte el increíble trabajo de artistas como:

Fotografía de niños con Photoshop
El único límite es tu imaginación (fotografía de Verónica Moreno)

Te voy a pedir un favor antes de despedirme. Esta guía no es solo para guardarla en tus favoritos y tenerla siempre a mano, es también para no dejar de hacer fotos, para poner los consejos en práctica y capturar todos esos momentos efímeros y asegurarte de que se queden para siempre. Esta guía es para ti y para que la compartas. Los niños de hoy te lo agradecerán mañana. Yo te lo agradezco desde ya.

Feliz fotografía.