Modo manual: piérdele el miedo con esta guía completa y consigue impresionantes fotografías

En esta guía me propongo desvelarte todos los secretos del modo manual. Porque cuando ves un retrato espectacular con un fondo desenfocado, una fotografía de larga exposición nocturna que te deja con la boca abierta, o un paisaje con una nitidez espectacular…

Cuando observas todas estas fotos aparentemente sin conexión, todas tienen algo en común, ¿adivinas qué es?, ¿qué tienen esas fotos que te provocan un «wooow» cuando estás delante de ellas? Pues el secreto es que, para hacer esos increíbles trucos de magia con la luz y el movimiento, se ha utilizado el modo manual.

cámara modo manual pantalla

Aprender a fotografiar en modo manual fue un antes y un después para mí cuando empecé en el mundo de la fotografía y seguro que lo será para ti. Así que abre bien los ojos, relájate y prepárate para aprender de una vez por todas a fotografiar en modo manual.

¿Qué es el modo manual en fotografía?

El modo manual (M) es el que nos permite decidir todos los aspectos de la toma fotográfica: si queremos más o menos profundidad de campo, más o menos nitidez, congelar el movimiento o captarlo, etc. Por ello, es la forma más precisa para fotografiar de la que disponemos y la que más libertad creativa nos aporta.

El modo manual, por lo tanto, es la respuesta a cualquier pregunta que te hagas a nivel fotográfico. Si quieres hacer larga exposición, congelar una gota de agua, difuminar el fondo de un retrato o un paisaje nítido de principio a fin… ¡todo! lo conseguirás fotografiando en manual.

Rueda de Modos de disparo de la cámara

Ahora bien, ¿es el modo manual el mejor modo de empezar en fotografía? Pongamos que has estado fotografiando siempre en automático, o que acabas de dar el salto de tu teléfono móvil a tu primera cámara Réflex o sin espejo. ¿Es recomendable dar el salto directamente al modo manual?

La respuesta te la dejo en este vídeo y tiene que ver con los modos semimanuales o semiautomáticos.

¿Qué es el triángulo de exposición?

Tanto para aprender a fotografiar en modo manual como en modo semiautomático, lo primero y más importante que debes saber es cómo funcionan las variables del triángulo de exposición. Una vez lo domines, verás que no hay foto que se te resista. Vamos a ver qué es.

Gráfico del Triángulo de exposición

Como puedes ver en el gráfico de arriba, el triángulo de exposición se compone de tres variables: ISO, apertura de diafragma y velocidad de obturación. Todas estas variables tienen en común la capacidad de aportar o restar luz dependiendo de cómo las utilicemos. Por otro lado, cada una tiene un «efecto secundario» asociado a esta capacidad de sumar o restar luz.

Te cuento.

Velocidad de obturación

La velocidad de obturación es el tiempo que el obturador permanece abierto dejando pasar la luz al sensor (donde se imprime la imagen). Cuanto más largo sea este tiempo, más luz entra al sensor. En cambio, si el obturador permanece menos tiempo abierto, menos luz le llega.

Como «efecto secundario» a la velocidad de obturación, nos encontramos que:

  • A velocidades rápidas (el obturador se abre y cierra rápidamente) el movimiento de la escena queda «congelado». Es útil, por ejemplo, cuando queremos fotografiar a alguien corriendo, una gota de agua, o cualquier situación que queramos «congelar».
  • En cambio, a velocidades lentas (el obturador permanece más tiempo abierto) conseguimos que todo movimiento que suceda durante este tiempo quede impreso en la imagen. Imagina unas estelas de luz de coches, o el efecto seda en ríos, por ejemplo.

En la mayoría de cámaras dispones además del Modo «Bulb». Este modo se refiere a la velocidad de obturación, pero para aquellas velocidades que superan el máximo establecido en cada cámara que normalmente ronda los 30″. Una vez superado este tiempo, la cámara te ofrece este método totalmente manual en el que tú deberás abrir y cerrar el obturador de forma «manual». Es principalmente para fotografías de muy larga exposición nocturna.

Te explicamos aquí con detenimiento qué es el modo Bulb.

Volviendo a la velocidad de obturación, en este artículo podrás profundizar porque te lo explicamos todo muy pero que muy detallado (y muy fácil de entender), pero si prefieres otro tipo de formato con más imágenes y menos texto… ¡dentro vídeo!

Apertura de diafragma

La apertura de diafragma también se relaciona directamente con la entrada de luz desde el objetivo hasta el sensor de nuestra cámara.

El diafragma se encuentra situado en el objetivo y dependiendo del valor que le indiquemos, dejará pasar más o menos luz. Los apertura de diafragma se establece mediante la letra f/ y los valores máximos y mínimos de apertura dependen de cada objetivo.

Cuanto más abierto está el diafragma, más luz pasa hacia el sensor (y el valor f/ es más bajo) y cuanto más cerrado está el diafragma, menos luz dejamos pasar hacia el sensor (y el valor f/ es más elevado).

Gráfico de distintas aperturas

Como «efecto secundario» a la apertura de diafragma, nos encontramos:

  • A más apertura de diafragma más luz pero a la vez se reduce la profundidad de campo (la zona enfocada en la imagen es menor). Ideal, por ejemplo, para retratos y cualquier foto en la que queramos un gran desenfoque.
  • A menor apertura de diafragma menos luz pero a la vez se amplía la profundidad de campo (más zona enfocada en la imagen. Ideal, por ejemplo, para paisajes.

Puedes profundizar más en la apertura de diafragma en este completo artículo.

Gráfico de aperturas
Apertura de diafragma

ISO

El ISO es el nivel de sensibilidad del sensor a la luz. Cuanto más elevado es el valor del ISO, más sensible es a la luz (por ejemplo, cuando necesitamos luz en fotografías nocturnas o en interiores). Cuanto más bajo es el valor, menos sensible a la luz (para imágenes diurnas con luz natural, por ejemplo).

Como «efecto secundario» al valor ISO, nos encontramos:

  • A un valor ISO elevado más luz es capaz de captar el sensor, pero a la vez, más ruido aparece en la imagen (menos nítida). Consejo: lo ideal es que averigües a qué valor ISO tu cámara deja de dar resultados aceptables en lo que a nitidez se refiere, e intentes no sobrepasarlo.
  • A un valor ISO bajo, el sensor capta menos luz pero mantiene una mayor nitidez en la imagen. Es decir, cuanto más bajo sea el valor, más nitidez (sería aproximadamente entorno a los 100 ISO).
Gráfico de ISO en fotografía

¿Quieres saber más? Te recomiendo nuestro artículo más completo sobre ISO en fotografía.

Los pasos en fotografía y el modo manual

Resumiendo lo que te he explicado hasta aquí, la exposición se controla a través de tres variables: apertura de diafragma, velocidad de obturación e ISO.

Ahora bien, ¿cómo se relacionan entre sí? Pues a través de lo que en fotografía llamamos «los pasos». Los tenemos muy bien explicados en este artículo, así que no me alargaré mucho pero, por encima, los pasos en fotografía son la forma en que se relacionan las tres variables del triángulo de exposición entre sí para dar con una exposición correcta. Básicamente se trata de ir compensando entre las tres variables, la suma o resta de luz que hagamos con cada una de ellas. Por ejemplo, subir un paso de luz es pasar de 100 a 200 ISO o pasar de una apertura f/4 a f/2.8.

Por ejemplo, partiendo de una imagen con una exposición correcta, si abro el diafragma porque quiero desenfocar más el fondo de mi retrato, al hacerlo estaré dejando pasar más luz, lo que significa que, si no corrijo esta entrada «extra» de luz, la imagen quedará sobreexpuesta. Para corregirlo, jugaré con las otras variables: ISO y/o velocidad. En este caso, puedo aprovechar para bajar el ISO para obtener más nitidez en la imagen o bien, si ya lo tengo al mínimo o necesito más velocidad de obturación, puedo aprovechar para fotografiar a una velocidad más rápida.

Aprender la relación de las tres variables es sinónimo de aprender a disparar en modo manual. No hay más secreto que ese. Así que te recomiendo que te entretengas en este punto el tiempo que sea necesario porque aquí está la clave de la fotografía en modo manual.

¿Sigues sin tenerlo claro? Piensa en el equilibrio, todo lo que «descompenses» por un lado (añadiendo o restando luz) se desequilibra y, por lo tanto, debes equilibrarlo de algún modo. Si restas un punto de luz por un lado, simplemente debes añadirlo por otro ;). ¡Es más sencillo de lo que crees!

Llegados a este punto te aconsejo que cojas la cámara y practiques viendo la relación de los tres parámetros en tu exposición. Haz varias pruebas: abre el diafragma y compensa primero con la velocidad, luego con la ISO. Luego juega con la velocidad y compensa con la apertura, luego con la ISO, y así. Entra aquí algo con un nombre un poco feo, pero realmente sencillo: la Ley de la reciprocidad. En este artículo te lo explicamos muy fácil y con ejemplos para aprender a equilibrar el triángulo de exposición. Una lectura imprescindible.

Cámara en trípode y con la imagen en pantalla LCD

Vaya, que no tienes la cámara a mano… ¡pues tengo la solución perfecta! ¿Sabes que existen simuladores fotográficos con los que practicar sin cámara y sin moverte de la silla? ¡¿A qué esperas para probarlos?!

El enfoque en modo manual

Los problemas de enfoque son seguramente algunos de los que más nos llevan de cabeza a los fotógrafos y, si bien cada día las cámaras son mejores en este sentido, sigue habiendo momentos en los que un enfoque automático no es la solución correcta.

En estas situaciones te recomiendo utilizar un enfoque manual:

  • Cuando hay poco contraste el foco se pierde y no consigue enfocar.
  • Cuando hay muy poca luz.
  • Cuando superas la distancia mínima de enfoque de tu objetivo.
  • Cuando quieres enfocar gotas de agua en un cristal.
  • Cuando quieres enfocar, por ejemplo, unas motas de polvo.

Puedes cambiar a un enfoque manual, normalmente en el propio objetivo de la cámara (MF).

enfoque manual objetivo

Trucos para aprender a utilizar el modo manual

Si tienes claras las funciones de la apertura, la velocidad o el ISO, es el momento de lanzarte a trastear con el modo manual. No te aconsejo que empieces practicando en un momento decisivo, delante de la fotografía más importante de tu vida. Hazlo con calma, cuando no necesites realmente esa fotografía que tienes delante, incluso en tu casa, desde tu cómodo sofá.

Los momentos decisivos llegarán con la práctica; puede ser muy frustrante perder una gran foto por la presión de fotografiar en manual cuando aún no lo dominas, así que sin presión, no te vayas a fotografiar la boda de tu mejor amigo en modo manual si aún no lo dominas, sería un desastre total.

Dicho esto, hay algunos trucos que van a ayudarte en esa curva de aprendizaje que has empezado al leer este artículo sobre el modo manual. Mi primer consejo es que apliques la regla 7×7, te explico qué es exactamente en este artículo.

Otros 6 métodos que te doy para fotografiar en modo manual los encontrarás en este otro artículo y si eres más de memoria visual, tengo para ti un infográfico exclusivo con trucos para aprender a utilizar el modo manual que te va a encantar.

No hay una receta exacta, lo que sí te puedo asegurar es que solo se aprende con práctica y perseverancia. Esa es la parte más importante.

cámara mano fotógrafo

Problemas del modo manual

Algunos problemas que te puedes encontrar al fotografiar en modo manual, y que son los culpables de muchos intentos fallidos, tienen soluciones mucho más sencillas de las que a priori puedas imaginar.

Aquí tienes 6 de los problemas más típicos que te encontrarás fotografiando en modo manual (con sus soluciones).

Los modos semiautomáticos

Si le has echado un vistazo al artículo que te he enlazado en el apartado anterior, habrás podido ver que uno de los errores del modo manual puede ser precisamente creer que utilizarlo siempre es la mejor opción. Si bien soy un claro defensor del modo manual para tus fotografías, no creo que sea el mejor modo de fotografiar «siempre». Me puede encantar el café (y tomo mucho), pero no es lo único que bebo y en cualquier circunstancia. Con el Modo Manual igual 😉 .

Hay situaciones que requieren gran agilidad a la hora del disparo en las que el modo manual no sería el más conveniente, como en fotografía callejera, por ejemplo. Para ello tenemos los modos semiautomáticos, que nos permiten encontrar un punto intermedio entre la precisión de un modo manual y la rapidez de un modo automático.

Te cuento todo esto de los modos semimanuales con más detalle.

Modo semiautomático con prioridad a la apertura

Dependiendo de la marca de tu cámara, lo encontrarás bajo la abreviatura A o Av. Si dudas, mira siempre el manual de usuario de tu cámara. Puedes echarle un vistazo a nuestra enciclopedia de cámaras, donde es muy probable que encuentres el manual de tu cámara para descargártelo, espero que te ayude.

Dicho esto, vamos a ver cómo funciona el modo semimanual (o semiautomático) prioridad a la apertura. En este caso, le vas a indicar a la cámara una apertura de diafragma con la que quieres fotografiar. La cámara compensará automáticamente ese dato con una velocidad determinada para conseguir una exposición correcta.

Sencillo, ¿no? Así podrás controlar el desenfoque mientras tu cámara compensa la velocidad.

retrato fondo desenfocado

Modo semiautomático con prioridad a la velocidad de obturación

El modo de prioridad a la velocidad se identifica bajo la abreviatura S o Tv. En este caso tú te encargas de indicarle a tu cámara qué velocidad quieres, y tu cámara ajustará por ella misma los valores de apertura de diafragma para conseguir una exposición correcta.

velocidad coche

Puedes profundizar si lo necesitas, en mi artículo sobre modos semimanuales o en este otro, donde te explicamos que, como ya sabes, hay vida más allá del modo automático 😉

Mejores cámaras compactas con modo manual

Ya sabemos que las EVIL y las Réflex, vienen de serie con el modo manual, así que si tienes una cámara del tipo anterior, no vas a tener problema. Si necesitas recomendaciones sobre las mejores cámaras réflex para principiantes, te recomiendo el artículo del enlace con mis favoritas y si lo que buscas es una sin espejo, no te pierdas las que consideramos las mejores cámaras EVIL.

Ahora bien, si lo que te interesa es una cámara ultra ligera y compacta con buenas prestaciones, quizá te preguntes, ¿hay cámaras compactas con modo manual? Y la respuesta, amigo mío, es que sí (escucho aplausos por ahí ;P ) y algunas con muy buenas prestaciones, además. Estas son mis recomendaciones de cámaras compactas con modo manual:

  1. SONY DSC-HX60
  2. PANASONIC LUMIX GX80
  3. PANASONIC LUMIX TZ70
  4. PANASONIC LUMIX TZ57
  5. SONY CYBER-SHOT RX100
  6. CANON POWERSHOT SX740 HS

Este listado de cámaras está extraído de mi artículo de mejores cámaras compactas. En él encontrarás información específica de cada una de ellas, como precio y prestaciones. Así que si te interesa una buena compacta con modo manual, no dejes de echarle un vistazo.

Técnicas que solo conseguirás con el modo manual

Si aún no te he convencido al 100% a utilizarlo, échale un vistazo a las espectaculares fotos que te muestro a continuación y que se consiguen con el modo manual (y solo con él).

Seguro que ahora te he convencido, ¿verdad? ¡Son todo un espectáculo!

Pues estas son algunas de las técnicas utilizadas, te enlazan a los artículos que les hemos dedicado específicamente a cada una de ellas, con trucos, consejos y/o tutoriales:

Aplicaciones para tu cámara móvil con modo manual

A día de hoy existen numerosas aplicaciones móviles que integran el modo manual, tanto para iPhone como para Android. Esto significa que puedes fotografiar con tu smartphone en modo manual y practicar todas estas técnicas de las que te acabo de hablar.

Dentro de esta completa guía que elaboré sobre fotografía móvil encontrarás una buena selección de ellas, así como información muy relevante si lo tuyo es la fotografía con smartphone o te sirve de complemento a tu cámara principal.

Libros recomendados sobre el modo manual

Se ha escrito mucho sobre el modo manual, aunque no siempre de forma entendible ni específica 😉 . Supongo que ya te habrás dado cuenta de ello, por eso, desde el equipo, elaboramos una publicación asequible, para todos los públicos, un ebook sobre el modo manual muy en la línea de nuestros artículos en el blog, uno de nuestros best seller, de hecho. Completo, fácil de entender y simplificado, un libro que te acercará al fascinante mundo de la fotografía en modo manual

Si conoces algún libro específico y asequible sobre el modo manual te animo a que lo añadas en comentarios. Yo, sinceramente, no he encontrado ninguno sobre el tema que pueda compartir con la tranquilidad de que esté en un lenguaje comprensible.

Conclusiones

El modo manual, es un poco como el flash, cuando no lo conoces te da pavor. Piensas que no es para ti, que eso es para profesionales, porque lo has intentado un par de veces así toqueteando sin ton ni son y, claro, te ha quedado todo mal. Normal, imagina conducir un coche así de la nada, habiendo leído algo por encima sin haber practicado nunca antes…

¿Cómo crees que lo harías?

Ahora bien, ¿desistirías? No creo. El modo manual es igual, aprende la teoría siempre con la cámara en la mano, por favor, ve practicando, dedícale a cada uno de estos temas un rato de prueba error. Cada minuto que inviertas en aprender los conceptos que te he intentado transmitir más arriba, será el minuto mejor invertido de todo tu proceso fotográfico.

Porque el modo manual va a cambiar tu vida. Sí, así como lo oyes. Si la fotografía es tu pasión, el modo manual va a ser tu forma de expresarla, de darle forma y vida a tus ideas. Así que por favor, practica, lee y relee este artículo tantas veces como te sea necesario hasta que digas «lo tengo», «lo pillé».

Y no pienses que vas a necesitar toda la vida para llegar a ese momento. Es mucho más sencillo de lo que crees aunque, a veces, cuesta verlo a simple vista.

Espero haberte ayudado. Guárdate este artículo para volver a él siempre que lo necesites y ayúdanos a darle vida compartiéndolo con quien creas que pueda beneficiarse de él. Nos leemos. Feliz fotografía.

  1. ¡Buenas a todos! Este Blog es una caja de información imprescindible. Me gustaría si podrías hacer una apartado « limpieza » de tu cámara, sensor, espejo, lentes y objetivos. Muchas informaciones en la web pero me quedo confuso a veces, entre las opciones y los paso o las elecciones para limpiar la cámara, que sea réflex, compacta o bridge por ejemplo.

    ¿Tienes unos consejos que compartir? ¿Qué hacer cuando aparecen motas por ejemplo? Pasar por la casilla del técnico de la marca o resolverlo solo (seguro que hay cosas que podríamos hacer nosotros … creo 😅)

    Gracias por todo.

  2. Hola y saludos, muy buen artículo, me sumo como siempre a que hay que usar el modo manual, incluso guardo la nota de e-mail que me envían como suscriptor del Blog, son años siguiéndolos y confieso que he aprendido mucho de ustedes, de Mario en fin, hasta el punto que me hice o compre un 50mm f1.4 el lente adorado y venerado por Mario por sus bondades en fin, pero hay algo en lo que no logro coincidir del todo con ustedes y es en el persistente uso del modo manual como sabia decisión a la hora de ejercer tu actividad creativa como fotógrafo, sea este un amateur o un profesional u apasionado etc. etc. , cuenta el espíritu y tu visión como artista, la herramienta es solo un recurso para expresar y captar tu obra y no te desliga para nada de ser creativo usando las opciones que una cámara para hacer fotografías te ofrezca , siempre insistiré en que el modo MANUAL es para ambientes controlados, para otros eventos hay que echarle manos a los modos automáticos que traen las cámaras fotográficas, si en una cámara tan costosa como la Nikon D5 trae modos automáticos debe ser por algo, ¿no creen ustedes? Son automatismos para usarlos y exprimirlos y llegar a donde quieres llegar con tu creatividad, si le preguntas a un archi profesional que modos usa en su ultra cámara de 4000 dólares de seguro te dice «MANUAL», pero ya sabemos que es mentira y hay que desmitificar, ya me los he pillado en bodas y me he pegado como lapas al lado de ellos haciéndome el tonto y Oh sorpresa Modo: ¡Y tienen razón! En un ambiente tan cambiante y voluble como puede ser una boda, no os veo cambiando de diafragma y velocidad cada minuto, solo optan por Manual cuando pueden controlar el ambiente con los novios.

    1. Ayeleth, ¡muchas gracias por tu mensaje que tiene mucho valor para nosotros! Personalmente creo que el modo manual es como manejar un coche con caja cuando puedes pillarte uno automático y olvidarte de aprender la mecánica. Hay mecanismos o automatismos que lo harán todo por tí pero, conocer como manejarlo tu mismo es algo que no ocupa lugar, solo tiempo de aprendizaje. Saludos.

      1. Luis, ¡es un gran objetivo! De los que más recomendamos por su versatilidad y luminosidad. ¡Éxitos en tu búsqueda!

  3. Una cosa es manejar un carro con caja mecánica de 5 velocidades y otra es sumergirse en tantas variables como arenas tiene una playa, no estoy en contra del modo manual. De hecho lo uso bastante hasta el aburrimiento, pero discúlpame, no es cierto que sea la panacea a la hora de demostrarte que serás un mejor fotógrafo si solo usas el modo manual de tu maquina, ahí están las otras opciones que te ofrecen sus creadores, ese es mi punto, si así fuera simplemente las suprimirían de las cámaras mas costosas porque no sirven ni aplican, mi punto es que la creatividad, la dinámica y versatilidad a la hora de hacer fotografía fuera de ambientes controlados es un mito, he rastrillado hasta el cansancio con gente muy conocedora del tema y siempre coincidimos en lo mismo, hasta cierto punto resulta fascinante, pero cuando tu objetivo genera dinámica de movimiento. ¿Qué le dices? «Espere un momentico déjeme y cambio el ISO y y el numero f o simplemente empiezas a disparar a lo que salga?» o prefieres de igual forma ser creativo más funcional y echarle mano al automatismo y que tus imágenes respondan a tu creatividad, y que no es si no la fotografía un medio para satisfacer de manera segura a tu cliente. Siempre me acogeré y alinearé con el gran Toscani: «Estamos muy preocupados con la técnica y la herramienta y nos olvidamos que una pluma no hace la poesía, la poesía la hago yo, que mas da si uso un carboncillo y simplemente no dejo que la técnica sea quien me imponga el ritmo. Saludos.

    1. Ayeleth, ¡muchas gracias por el comentario y el interés por el debate! No comprendo por qué parece que no estamos de acuerdo si hablamos de lo mismo. Lo único, no hay absolutos y toda herramienta que el fotógrafo pueda disponer y utilizar para explotar y explorar su creatividad suma, ya sea un modo manual o uno automático. Eso si, una cosa es tomar la decisión de usar uno u otro modo, una u otra herramienta porque uno está en perfecto conocimiento de las ventajas y desventajas, y otra es simplemente dispara en automático porque «es más sencillo». Eso es lo que siempre buscamos promover, la creatividad y la compresión de las variables (no son miles) que se involucran en una toma, al menos las técnicas. Entonces, creo que estamos de acuerdo más que en desacuerdo. Ahora bien, nuevamente insistimos en que no son dos caras de una misma moneda sino formas de administrar una herramienta que es un medio para un fin y no el fin en si mismo. Te invitamos a leer mucho más del Blog para que puedas, no solo aportar valor como lo has hecho con tus comentarios, sino también, entender bien a fondo nuestra filosofía 🙂 ¡Saludos!

  4. Excelente Blog del Fotógrafo, no solo son típs y consejos, es un valioso curso que motiva la práctica con cualquier cámara.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *