Fotografías cortesía de: Dan Eckert, Marc A. Sporys, Ana M., Mr.Autthaporn Pradidpong, Luciano Zanollo, f3nd1, Javier Esteban bajo Licencia de Creative Commons.

Guía completa del Flash Externo (Adiós dudas y miedos)

¿Cada vez que quieres indagar sobre un flash externo para tu cámara te encuentras perdido? ¿La terminología, los tecnicismos y los números que rodean el mundillo de los flashes son apabullantes y te echan para atrás?

La tecnología, si es incomprensible, no sirve de nada. Los fabricantes parece que se esfuercen en hacer sus flashes cada vez más complejos y difíciles de entender, hasta un punto en que a uno se le quitan las ganas de comprar uno.

Partiendo de esto, en esta guía completa para comprar un flash externo te acercaré de una forma simple, y fácil de entender, al mundo de los flashes externos. Verás que en el fondo no es tan complejo como parece desde fuera.

Te explicaré los tipos de flashes que hay, veremos si realmente necesitas uno, y en caso de que fuera así, te ayudaré a buscar uno.

Vamos a ello, pero antes me gustaría recomendarte la mega guía que hemos publicado en el blog sobre iluminación en fotografía, para que la tengas siempre a mano.

fotógrafo flash externo

¿Qué es un flash externo?

El flash externo es un accesorio o dispositivo que te permitirá añadir luz artificial dentro de una escena en donde esta escasee, pero de un modo controlado. Es decir que, gracias al flash, podrás modelar la luz dentro de la escena a tu gusto.

Tipos de flashes

Lo primero que quiero que distingas son los tipos de flashes que hay. Hay 3 básicamente:

Flash integrado
Flash integrado

Flash integrado: Son los flashes que vienen integrados en las cámaras compactas y réflex, los que vienen de serie y no se pueden ni quitar ni añadir. Sí que se pueden desactivar para que no salten, pero no se pueden arrancar. Están ahí, como una parte más de la cámara.

Flash externo
Flash externo

Flash externo: Es el típico flash externo que compramos aparte y que podemos enganchar en la parte superior de la cámara. Este tipo generalmente ofrece mucha más potencia de luz.

Flash Circular Macro
Flash Circular Macro

Flash Macro: Se trata de un tipo de flash concebido especialmente para la fotografía Macro (por ejemplo de insectos). Para iluminar bien el objeto diminuto este flash tiene una forma circular que permite arrojar luz al sujeto u objeto de manera circular.

Y estos son los 3 tipos más importantes que hay. Los demás son todos pequeñas variaciones de alguno de estos 3.

¿Necesitas un flash externo… realmente?

Si estás leyendo este artículo seguramente es porque quieres comprar un flash externo. ¿Realmente lo necesitas? A veces creemos que con un flash externo enganchado a nuestra cámara réflex o sin espejo obtendremos «automáticamente» mejores fotografías o, al menos, pareceremos más profesionales.

Lo que realmente tiene que motivarnos es una necesidad real. Déjame preguntarte una cosa: ¿Por qué necesitas un flash externo?

Si tienes una respuesta, fenomenal. Adelante con ello, a lo largo de esta guía te ayudaré a encontrar el ideal para ti. Pero si no sabes por qué, te recomiendo que lo dejes aquí, ya que probablemente no necesites uno en absoluto 😉 .

Limitaciones de un flash integrado

Flash integrado
Flash integrado

Si tu respuesta ha sido «Sí, necesito un flash externo porque no estoy satisfecho con los resultados del integrado en mi cámara» entonces bienvenido al club. Muchos usuarios sufren de los inconvenientes del flash que viene incorporado en las cámaras réflex por defecto. Algunas de las limitaciones de estos flash integrados son, por ejemplo, que:

  • Generalmente producen el famoso efecto indeseado de los ojos rojos (descubre aquí como evitarlo).
  • Crean una luz demasiado dura, directa y siempre desde la misma dirección que la cámara.
  • Muchas cámaras no permiten controlar la intensidad de la luz del flash integrado.
  • El integrado, normalmente, tiene menos potencia y no es capaz de iluminar zonas amplias.

Si sufres alguno de estos males entonces sí, necesitas hacerte con un buen flash externo. Si no es tu caso, puedes aprender primero a exprimir y optimizar el flash integrado de tu cámara.

¿Para qué sirve un flash externo?

Existen infinidad de usos y trucos del flash que podrás utilizar para darle un salto de calidad a todas tus fotografías. Aquí te dejo algunas las principales razones por las cuales deberías de hacerte con un flash externo para tu cámara:

  • El flash es una fuente de luz muy maleable gracias a la gran cantidad de accesorios que existen en el mercado o que puedes fabricar tú mismo para poder moldearla a tu gusto, ya sea modificando su dirección, su intensidad, su color, etc.
  • Son extremadamente versátiles, no solo gracias a los accesorios sino también a las distintas configuraciones con los que puedes programarlos (modo manual) y a la posibilidad de dispararlos remotamente desde diferentes direcciones.
  • Además, el flash externo te permitirá rebotarlo contra diferentes superficies (paredes, sombrillas, etc.) de modo de que las sombras que se generan por su destello en toda la escena sean más o menos duras.
  • Puedes utilizarlo no solo para añadir más luz, sino también, como flash de relleno para compensar los contrastes entre luces y sombras que suceden, por ejemplo, al fotografiar a plena luz del sol.
  • La potencia del destello de un flash externo y su alcance es mucho mayor que la del flash integrado en tu cámara. Además, al llevar pilas propias, no gastará tanto las baterías de tu cámara permitiéndote realizar más disparos.
  • Pero no solo son más potentes, sino que también son más rápidos que los flashes integrados en las cámaras gracias a la posibilidad de sincronizarlos a velocidades altas (no todos los flashes externos lo permiten).

¡Y eso no es todo! Ya que como todo en este maravilloso arte, el límite lo pones tú. A medida que te vuelvas un experto en su uso le encontrarás al flash un sinfín de funciones extremadamente útiles para llevar a tus fotografías a un nuevo nivel, aunque más abajo te dejo unas pistas 😉 .

flash externo silueta
Perfil de luz dibujado por la luz de un flash

¿Qué debo saber antes de comprar un flash externo?

Como te comenté anteriormente, hacerte con un flash externo puede llegar a resultarte casi tan complicado como escoger una nueva cámara. Esto es debido a la gran cantidad de características y especificaciones a las cuales deberás prestar atención para poder dar con el flash que te permita lograr las fotografías que estás buscando.

A continuación, te he preparado un listado de las principales características que no deberás pasar por alto si quieres dar con el flash perfecto para ti.

Tipos de controles (Modos)

Al igual que las cámaras fotográficas, los flashes también tienen modos que pueden facilitarte o no las cosas a la hora de tomar tus fotografías. Lo ideal siempre es que trabajes en modo manual ya que tú eres el fotógrafo y no solo el sujeto que oprime el disparador de la cámara.

  • Modo TTL: el exposímetro de la cámara realiza la medición y le comunica al flash la potencia de luz necesaria para que la fotografía resultante esté “correctamente expuesta”. Este modo es muy popular debido a la comodidad que ofrece y a los buenos resultados que logra en situaciones comunes donde solo quieres más luz. Pero si buscas un tipo de iluminación en particular, deberás utilizar el modo manual.
  • Modo Manual: este modo, a pesar de ser más complicado, es el ideal para que utilices no solo para añadir más luz a tu escena, sino también para entender cómo hacerlo y de qué modo. Al utilizar el modo manual, deberás de escoger tú mismo los valores necesarios para lograr una correcta medición y exposición de tus fotografías. No dejes de hacerlo ya que el proceso es muy enriquecedor.
flash alta velocidad

Número de guía

El número de guía de un flash no es más que un indicador acerca de la potencia que tiene un determinado modelo. Este aspecto es realmente importante a la hora de comparar entre dos flashes ya que, a mayor numero guía, mayor será la potencia del flash y, por lo tanto, mayor luz será capaz de añadir a la escena.

Dependiendo del tipo de fotografías que tengas pensado hacer utilizando el flash, requerirás de un flash de mucha potencia o no. Es un estándar que se calcula en base al siguiente cálculo:

NG = Distancia del sujeto x apertura del diafragma (valor de f/)

Este valor se sobreentiende para un ISO 100. Veamos un ejemplo, partiendo de ISO 100, si el sujeto está a 6 metros y tienes que disparar con una apertura f/8 para obtener una exposición correcta, necesitas un número de guía (NG) 48 (6×8=48).

Si cambias la sensibilidad (con el valor ISO) aumenta el número de guía. Es decir, se multiplica por 2 cada dos pasos de ISO. En nuestro ejemplo, si ajustas a 400 ISO el número de guía pasaría a ser 96.

Ten en cuenta que los fabricantes suelen exagerar un poquito en cuanto a las prestaciones de sus productos por lo que no te fíes al 100% de estos valores, suele ser un diafragma menos. Sin embargo, para realizar comparaciones entre un flash y otro, el número guía, sí es realmente útil.

Cabezal móvil

Una de las funciones más interesantes que permiten los flashes externos es rebotar la luz. Para poder hacerlo de un modo más sencillo, es ideal que el flash que estés pensando adquirir cuente con un cabezal rotatorio.

De este modo, podrás dirigirlo o rebotarlo más fácilmente mientras esté colocado sobre la cámara. Dicho cabezal debería girar hacia arriba y abajo y hacia los costados para poder maximizar las posibilidades a la hora de modelar su luz.

Cabezal zoom

Los flashes que incorporan un cabezal zoom te permitirán adaptar el ángulo de destello y dirigirlo para permitir iluminar correctamente la escena en función de la distancia focal con la que estés trabajando.

Antes de continuar, una cosa rápida que te podría interesar: acabamos de lanzar FOTOGRAFÍA SIN SALIR DE CASA, un nuevo formato digital con el que ponemos a tu disposición 101 ejercicios de fotografía que podrás practicar desde la comodidad de tu casa. Ahora que estamos de confinamientos y con esta situación un poco rara, quizás quieras echarle un vistazo (disponible aquí).

Dicho esto, volvemos al asunto...

Si trabajas con distancias focales cortas, un gran angular por ejemplo, el ángulo del destello será más amplio, pero si trabajas con un teleobjetivo este destello será más dirigido, es decir, tendrá un ángulo más cerrado.

El numero guía del que te hablé anteriormente, también variará en función de la distancia focal al encontrarse más cercanos o más alejados los sujetos u objetos con respecto a la cámara.

Velocidad de reciclaje

Este parámetro te permite conocer cuál es el tiempo que tarda el flash en recargar su potencia para estar en condiciones de volver a emitir un destello.

En función del tipo de fotografía que tengas pensado hacer, este valor puede tomar mayor relevancia o no. De todas formas, procura no adquirir un flash cuyo tiempo de reciclado sea muy lento.

Velocidad máxima de sincronización

Otra de las velocidades a las cuales deberás de prestarle atención a la hora de hacerte con un flash externo, es a la velocidad de sincronización del flash con respecto a la cámara.

Dicha velocidad dependerá de la cámara en que lo montes o con la que estés trabajando. Para que te hagas una idea, una Nikon D3100 permite sincronizar con el flash a una velocidad de obturación máxima de 1/200, nada mal para una cámara de “aficionado”.

Si estás pensando dar el salto para convertirte en un profesional, puede que dicha velocidad no te sea suficiente y te convenga hacerte de un flash que permita sincronizar a alta velocidad o HSS según sus siglas en ingles.

Método de Conexión

Puedes conectar tu flash eterno a la cámara de varias maneras, no solo directamente sobre esta. Básicamente existen tres modos para que puedas hacerlo:

  • Directamente colocado en la zapata del cuerpo de la cámara.
  • Conectado a la cámara mediante un cable.
  • Activación sin cable.

La clave en este punto es evaluar la compatibilidad entre tu cámara y el flash de modo que puedas utilizarlo efectivamente, ya sea colocado directamente sobre la cámara, mediante un cable o a través del control Wireless de la cámara.

flash cámara Lomo

Entonces ¿Cómo comprar un flash externo?

Ahora que tienes una idea más acabada de qué es y para qué sirve un flash externo así como de cuáles son sus características más importantes, es tiempo de que pienses en lo que, para mí, son las tres variables de decisión más importantes a la hora de hacerte con un flash externo: el presupuesto, el uso que piensas darle y la marca de tu cámara. Vamos a ver todo esto en detalle. Sigue leyendo.

Consejos para comprar un flash externo

Voy a profundizar en los aspectos más importantes, toma nota.

Definir un presupuesto máximo

Por favor no me respondas: «Bueno, podría pagar entre 30 y 120 euros, más o menos, a lo mejor llegaría a 150 euros, y bueno, no sé.. depende de lo que me ofrezca a lo mejor me plantearía llegar a pagar un pelín más». No. Tienes que trazar un presupuesto máximo. Piensa en una cifra, un presupuesto máximo por encima del cual no pagarías ni un euro más. Ni uno. Sé honesto. Lo máximo que pagarías, please. ¿Ya lo tienes? ¡Bien! Seguimos.

¿Para qué quieres el flash exactamente?

Ya sé que es para conseguir fotos buenas, porque no estás satisfecho con el actual, pero… piensa con un poco más de nivel de detalle. ¿Para qué tipo de fotos exactamente necesitas el flash? Te lo pregunto porque tendrás que escoger uno u otro en función de lo que respondas.

Por ejemplo, si lo único que quieres es añadir un poco más de luz a tus retratos para así iluminar pequeñas zonas de sombras en la cara del sujeto entonces con un flash de potencia mínima o mediana te bastaría.

Si, por el contrario, necesitas iluminar bien un grupo de personas en exterior entonces necesitarás uno con una potencia elevada. Ve pensando en estas cosas.

Fotografía con flash externo

¿Qué uso piensas darle a tu flash externo?

Antes de realizar toda compra es importante que te preguntes ¿para qué lo vas a utilizar? De este modo no sobre (o sub) dimensionarás tu presupuesto y, además, si tienes bien claro para que lo piensas utilizar, acotarás más las posibilidades (no es lo mismo un flash para fotografía macro que un flash externo para realizar fotografías de naturaleza o de retrato). Tampoco es lo mismo la fotografía de aficionado que si te vas a dedicar profesionalmente.

El tipo de fotografías que tengas pensado hacer con el flash externo, determinará cuál de todas las opciones y tipos posibles necesitas.

La marca de tu cámara

Si bien es cierto que puedes utilizar casi cualquier flash en casi cualquier cámara, lo ideal es que, para maximizar la compatibilidad, adquieras un flash del mismo fabricante que tu cámara.

De todas formas, esto no quiere decir que no puedas confiar en marcas alternativas para poder hacerte con un buen flash. Hay algunos muy fiables en el mercado. Eso sí, antes de realizar cualquier compra, ya sea un genérico o un flash de “marca” la compatibilidad.

Las opiniones y reviews

Es muy importante, también, que antes de realizar cualquier compra de cualquier flash o accesorio, te tomes un tiempo para realizar una búsqueda en internet y ver qué es lo que otros colegas opinan y cuál ha sido experiencia utilizando aquellos productos que te interesan.

De este modo, ya sabrás de antemano cuáles son sus puntos fuertes y sus principales carencias, y podrás hacerte una idea de si ese flash externo cumplirá o no con tus expectativas. Existen muchas páginas, blogs, foros y tiendas que permiten a los usuarios compartir sus experiencias con un determinado producto, aprovéchalos.

flash externo creativo

Antes de comprar un flash externo no olvides de preguntar…

Resumiendo, antes de comprar un flash externo, asegúrate de…

  1. La potencia del flash, es decir, su número guía. Te recomiendo que no sea menor de 30.
  2. Si el cabezal del mismo es fijo o gira en ambos sentidos (vertical y horizontal).
  3. Si dicho cabezal tiene zoom y a qué distancias focales trabaja.
  4. Si es compatible o no con tu cámara.
  5. Si tiene modo manual y automático (TTL).
  6. Si tiene HSS o sincronización de alta velocidad.
  7. El precio.

Utilidades de un flash externo

Un flash externo tiene muchas posibilidades una vez aprendes a utilizarlo para modelar la luz. Con él serás capaz de fotografiar en alta velocidad, mejorar un retrato, crear impresionantes fotografías culinarias, hacer una excelente fotografía de producto, etc.

Aquí te dejo algunos artículos que te ayudarán a darle usos específicos:

Si prefieres el formato vídeo, te dejo un poco de inspiración extra para usar el flash externo 🙂 :

Trucos y consejos para utilizar el flash

Si ya te has hecho con tu flash externo, tengo algunos trucos infalibles para sacarle partido y mejorar tu uso del flash. Para rematarlo échale un vistazo a estos consejos para lograr los mejores resultados con el flash.

Flashes externos recomendados

Te hemos preparado una buena selección de flashes para todo tipo de necesidades y presupuestos en este listado de flashes recomendados.

Literatura recomendada sobre el flash

Si te interesa tener una obra de referencia a la que acudir cuando tengas alguna duda sobre utilización de flash, puedes echarle un vistazo a alguna de estas dos:

Espero haber arrojado algo de luz a la dura tarea de escoger un flash. Si has llegado hasta el final de esta mega guía, te aseguro que serás perfectamente capaz de escoger un flash externo adecuado para ti 🙂 . Por último, me encantaría que la compartieras para que alguien más pueda salir de dudas y que dejes tus dudas o comentarios ⬇️⬇️⬇️.