En este hemisferio ya nos hemos metido de lleno en el verano y la verdad es que por esta zona hay determinadas horas a las que es imposible salir a la calle, no apetece nada freírte a 40º a la sombra y uno no siempre quiere echarse la siesta, hay quien prefiere aprovechar más el tiempo. Y, además, en el otro hemisferio puede pasar algo parecido pero por el frío, así que he pensado en este artículo. Para que no tengas la excusa de no practicar fotografía por no poder salir, te traigo 15 ejercicios que puedes hacer en tu casa, sin tener que pasar frío, mojarte o achicharrarte los sesos. Que a veces está bien correr ciertos riesgos y poner al mal tiempo buenas fotos, pero oye, que uno también tiene derecho a sus días de pereza y a no salir de casa. Y claro, tu cámara también tiene derecho a que le prestes atención, así que he encontrado un término medio ;).

¿Te gusta la idea? Pues allá vamos. Toma nota.

1. Retrato

El retrato es una de las disciplinas fotográficas más practicadas, sobre todo en los inicios. Es muy probable que tengas a alguien en casa, familiares, amigos, vecinos… Si no es el caso pero tienes mascota, prueba a retratarla. Puedes seguir los consejos generales para retrato, o también algunos más específicos para fotografiar mascotas.

Vaya, no tienes mascota, el vecino tampoco, ni nadie que se preste… ¡Tengo la solución! Quién mejor que tú para servirte de modelo y practicar. Nadie hará mejor lo que le pidas que tú mismo o misma, nadie tendrá tanta paciencia contigo como tú, y nadie estará tan disponible a la vez que tú que tú. Parece un trabalenguas pero es una solución estupenda. Ha llegado la hora de autorretratarte. Si te apetece el plan y no tienes trípode, no te quedes con las ganas. Pon la cámara en una superficie estable a la altura que necesites (estantería, silla, mesa, suelo…) y tira del disparador automático o del temporizador.

Si el retrato no te parece un reto suficiente y quieres aumentar un poquito la dificultad o, simplemente te atrae y te apetece el tema, puedes practicar la fotografía de desnudo.

2. Flores impresionantes

Vas a necesitar una planta o un ramo de flores (mejor si es natural 😉 ). Si tienes un macro, estupendo, si no, prueba con un objetivo muy luminoso. Tampoco… prueba a jugar con la luz, la perspectiva y con otros de los consejos que te ofrecí aquí.

Flores que impresionan

3. Fotografía de humo

Este es un tema que a la gente le parece muy difícil de entrada, sin embargo, no lo es tanto. Si quieres conseguir una fotografía como esta solo tienes que seguir estos pasos.

Fotografía de humo

4.  Clave alta y baja

En el blog hablamos muchas veces de todo lo que puedes emocionar e impactar con estas técnicas, pero… ¿la has probado? Tal vez sea el momento de practicarla. Para ello puedes seguir los pasos que Mario te explica aquí. Y si te apetece probar con el móvil, aquí te cuento cómo.

5. Fotografía macro

La fotografía macro es un mundo fascinante. Es mágico ver cómo un algo diminuto de repente cobra unas dimensiones espectaculares. Lo que es invisible a nuestros ojos cobra relevancia y atractivo y nos impacta. Si tienes un objetivo macro busca por tu casa objetos, texturas o cualquier cosa que te apetezca fotografiar y convertir en arte. Puedes incluso probar con el arte abstracto, consejos aquí e inspiración aquí.

Si no tienes macro y no tienes pensado invertir dinero en uno porque no sabes si el macro es lo tuyo, deberías saber que hay otras alternativas. Al menos para probar, merecen la pena. Te pongo un ejemplo de un trozo de lana capturado con el 24mm f/2.8 de Canon invertido con el anillo inversor. No, no es una gran fotografía, es sólo para que veas el aumento ;).

Macro tomada con anillo inversor

6. Fondo negro

¿Te impresionan esas fotos de fondo tan negro y aún no has logrado conseguirlas? Pues no es tan difícil como crees. Sigue estos consejos y comprobarás que es mucho más fácil de lo que imaginas. Sí, sí, otro ejercicio más sin salir de casa ;).

7. Fotografía gastronómica

¿Eres de esas personas a las que le encanta la cocina? ¿Se te da bien mezclar ingredientes y despertar hasta los estómagos más exquisitos? ¿Qué tal preparar un riquísimo plato y un postre para chuparse los dedos, los fotografías en su máximo esplendor y después los disfrutas, en soledad o con la compañía que más te apetezca? No parece mal plan, ¿verdad? Aquí tienes una guía para fotografiar gastronomía y en este enlace cómo fotografiar los postres ;). Me da hambre solo de pensarlo…

¿Te gusta la cocina?

8. Clónate

¿Alguna vez te has fotografiado a ti o a alguien varias veces dentro de una foto? Puedes lograrlo fusionando las distintas imágenes con un editor. Coloca el trípode y realiza varias tomas con la persona o tú en diferentes lugares y con distintas posturas dentro del encuadre (sin mover el trípode). Después fusiona las imágenes. ¡Es muy divertido!

¡Adelante creatividad!

9. Estudiar la luz

Coge un objeto, puede ser un objeto bonito o un objeto cualquiera, lo importante en este caso, más que los resultados será entender cómo funciona la luz y cómo afecta a los objetos. Ilumina ese mismo objeto de distintas formas:

  • Luz artificial:
    • Puedes utilizar el flash externo si tienes o un flexo, una lámpara o incluso una linterna si se trata de un objeto pequeño comparado con la linterna. Ahora fotografíalo recibiendo la luz desde distintas direcciones (de un lado, de otro, desde atrás, desde arriba, desde el frente, desde abajo (puedes utilizar un cristal) o incluso desde un ángulo de 45 º)). Prueba todo lo que se te ocurra.
  • Luz natural:
    • Colócalo cerca de una ventana o de una puerta donde reciba los rayos de sol de forma directa y fotografíalo desde distintos ángulos. Aquí no puedes mover la luz, pero sí puedes moverte tú.
    • Sitúalo ahora cerca de otra ventana donde reciba la luz pero no dé directamente el sol. Si está nublado vale cualquier ventana, lo que no podrás es practicar el punto anterior. Y si no es posible, coloca un papel de seda en la ventana, o una cortina blanca. Ahora fotografía tu objeto desde distintos ángulos.

Después observa las fotos y analiza las diferencias entre unas y otras, podrás ver cómo cambian según utilices luz natural o luz artificial. También puedes observar las diferencias entre la luz dura y la luz suave de las dos situaciones de luz natural. Por último, fíjate bien en cómo cambia el objeto según la dirección desde la que recibe la luz. Este ejercicio puede que no te deje satisfecho en cuanto imágenes para compartir o presumir, sin embargo, te ayudará a dar un paso más (y muy importante) en tu aprendizaje fotográfico.

10. Fotografiar desde tu ventana a distintas horas

Y hablando de estudiar la luz. Puedes comprobar no sólo cómo incide sobre un objeto, sino cómo puede cambiar un paisaje o cómo se percibe un edificio. No sé que vistas tendrás desde tu ventana, pero ¿porqué no pruebas a tomar la misma foto con el mismo encuadre a distintas horas del día? Te sorprenderás cómo cambia la escena y aprenderás otra lección muy pero que muy importante.

Mismo paisaje, distintas horas

11. Fotografía surrealista

¿Qué tal una foto surrealista? Será un ejercicio en el que la imaginación y la creatividad tienen que darlo todo. Aquí tienes 10 formas de conseguirla.

12. Fotografía conceptual

Te gusta la idea de fotografía surrealista pero no te termina de convencer, no encuentras la idea o te apetece más enviar un mensaje. Tal vez estás pensando en fotografía conceptual y no lo sabes aún.

13. Lightpainting

¿Tienes un trípode y una linterna además de tu cámara? Si aún es de día baja persianas y experimenta con el lightpainting, si le pillas el gusto acabarás planificando una sesión en el exterior.

Pintar con luz

14. Construir una caja de luz

Que justo no tienes la cámara porque se la has dejado a tu amiga para un evento super especial o a tu hermano para su viaje de novios, pero te apetece hacer algo relacionado con la fotografía, tengo una idea para ti. ¿Por qué no te construyes una caja de luz? Si se te dan bien las manualidades y el bricolaje también puedes coger alguna otra idea de aquí. Así te preparas unos cuantos accesorios para cuando puedas volver a disponer de tu cámara.

15. Edita una foto (o varias)

Vale que lo ideal es obtener la foto desde la cámara y no tener que pasar horas delante del ordenador para conseguir una foto decente. Pero eso es una cosa y lo otro es el revelado básico y mínimo para mejorar tus fotos. Que de toda la vida se ha hecho en los laboratorios fotográficos con la fotografía analógica pero ahora en la era digital nos toca a nosotros. Si aún no te has atrevido, ¿a qué esperas a toquetear en Photoshop o en Lightroom? ¿Qué tal si pruebas a editar en blanco y negro? Aquí tienes consejos para hacerlo en Photoshop y aquí en Lightroom. Por cierto, ¿conoces ya nuestro curso de Lightroom?

Practicar con la edición

Ya no tienes excusa para practicar la fotografía desde tu casa, desde la comodidad, al abrigo del frío y del calor. Tienes ejercicios de sobra para disfrutar de lo que más te gusta. Tu cámara te está esperando, ¿por cuál vas a empezar?

¡Espera! Antes de salir corriendo… Tengo que pedirte un favor, si te ha parecido útil, compártelo, seguro que a alguien le vienen de perlas estas ideas. Y si te ha gustado, pues un “Me gusta” nos dirá si vamos por el camino correcto en los contenidos que te gustan. Un clic no cuesta nada ;). ¡Gracias y hasta pronto!

2 Respuestas

  1. Carlos

    Están muy buenos todos los consejos, estoy muy interesado en aprender este arte de la fotografía y de todo lo que he buscado me quedo con este blog, mil gracias por estas publicaciones.

    Responder
  2. Counter

    Estaba buscando ejercicios para empezar a practicar con la cámara nueva y pensaba también apuntarme a un curso este verano pero creo que ya no me hace falta ¡Que pasada de contenidos, hay de todo! Muchas gracias por todo esto. Un abrazo.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.