Fotografías cortesía de: kaboompics, bymeltence, kaboompics, artisticfilms, Unsplash, PublicDomainPictures bajo licencia Creative Commons.

La Guía Completa Para Iniciarte Como Fotógrafo Profesional de Bodas (Paso a Paso)

Nota de Mario: Debido a su gran interés entre muchos lectores de BdF republico este artículo. El verano está a la vuelta de la esquina, y con él llegan las bodas y los reportajes de boda. Si siempre habías querido convertirte en fotógrafo de bodas, éste puede ser tu momento. En este artículo te cuento todas las claves que te ayudarán a alcanzar esa meta.

«¿Cómo puedo dar mis primeros pasos como fotógrafo profesional de bodas?, ¿qué equipo y materiales necesito? ¿cómo consigo que me contraten? ¿qué lentes tengo que usar?» De vez en cuando me llegan preguntas así de lectores del blog que sueñan con convertirse en fotógrafos de bodas, y que buscan algo de orientación. Nada me gustaría más que poder darles la fórmula infalible para tener éxito como fotógrafo de bodas, pero es que yo no hago fotografía de bodas. Nunca me dediqué a este tipo de fotografía y no me veo la persona más indicada para aconsejar sobre este asunto.

Sin embargo, ante la insistencia de muchos que me habéis escrito (a quienes posiblemente no haya podido responder, pido perdón), se me ha ocurrido escribir sobre los pasos que tomaría si algún día me planteara trabajar como fotógrafo de bodas. Sé que nos leen muchos profesionales de la fotografía de bodas, que quedan invitados a compartir sus ideas también, más abajo en la sección de comentarios.

En este artículo te explico con sumo detalle y con ejemplos concretos los pasos que recomendaría a cualquier persona que quisiera establecerse como fotógrafo profesional de bodas, incluyendo los errores en los que suele caer la mayoría de los neófitos y lo que yo haría para solucionarlos. Lo que vas a leer a continuación viene a ser la guía que yo seguiría al dedillo para conseguir mis primeros trabajos como fotógrafo de bodas, y de la que a buen seguro podrás sacar muchas ideas.

A la pregunta de «¿qué haría si algún día me fuera a dedicar a la fotografía de bodas?», he aquí mi respuesta…

Me lo pensaría dos veces. No tres. Sólo dos.

Quiero que pienses ¿cuántos fotógrafos de bodas crees que hay? ¿Muchos? ¿Unos cuantos? Bien, y ahora también quiero que pienses en el número de parejas que se casan, o que por lo menos hacen una celebración de unión y que requieren de un fotógrafo.

En principio, todo parece indicar que el mercado de los fotógrafos de bodas está ligeramente saturado. Cada vez hay más gente que se lanza con una cámara réflex a cubrir bodas, y en cambio, tengo la sensación (no manejo estadísticas concretas) de que el número de uniones matrimoniales no va especialmente en crecimiento. En otras palabras, cada vez más fotógrafos tienen que pelear por dividirse la tarta de las bodas, y no me refiero a la tarta de merengue precisamente, sino al número de clientes.

¿Significa esto que abandonaría la idea completamente? De ninguna de las maneras. Sólo digo que, como en cualquier otro aspecto serio de nuestra vida, en este caso también hay que pensárselo dos veces antes de meterse en esta historia. Y fíjate como digo en el título de esta sección «dos veces, no tres». Lo digo porque yo no le daría demasiadas vueltas, ni quiero que tú lo hagas. Tirarte toda la vida pensando algo no hace que funcione, ese «ya veremos», «poco a poco», o «algún día» normalmente no son garantía de éxito. Si te interesa entrar al mundo de la fotografía de bodas, ese «algún día» es hoy, ahora mismo. Este artículo te proveerá con todo lo que necesitas para empezar con buen pie, así que no lo pospongas más.

Tomada la decisión, sigamos con el resto de elementos que tendríamos que considerar si quisiéramos vivir de la fotografía de bodas.

Una cámara de fotos (o dos).

Como es lógico nos haría falta una cámara de fotos réflex. Aquí tengo una opinión personal que tal vez no muchos comparten: la cámara no necesita ser especialmente costosa o profesional. Sí, retratar una boda es un trabajo completamente profesional, pero llevar encima una cámara réflex profesional no es condición imprescindible. Si te puedes permitir una, a por ella, pero si no, cualquier cámara réflex de usuario medio-avanzado debería valerte. Sin embargo sí que invertiría algo de dinero en una cámara extra. Esto es muy importante porque en una boda no te puedes permitir el lujo de presentarte delante de los novios y con una sonrisa anunciarles que por problemas técnicos ajenos a tu voluntad (vamos, que se te ha roto la cámara), no podrás cubrir el resto del evento. Más que nada porque tu vida correría algo de peligro 😉

Lleva una segunda cámara de repuesto
Lleva segunda cámara de repuesto

Llevar una segunda cámara te permitirá tener una especie de «rueda de repuesto» si en un momento dado tu cámara principal te fallara. Por otro lado, una segunda cámara puede serte útil si quisieras alternar entre dos objetivos. Tendrías uno montado en la primera cámara y otro en la segunda. Permanentemente. Así podrías alternar entre una cámara y otra sin tener que andar parando, apagando cámara, desenroscando un objetivo, mientras un invitado te sujeta el otro objetivo. Sólo imagínate la situación por favor: todo el mundo de celebración en lo más álgido de la boda, y el fotógrafo ahí acurrucado en una esquina peleándose con el objetivo que no se termina de enroscar correctamente 🙂

Si no puedes permitirte dos cámaras no te preocupes, puedes empezar con una y más adelante cuando hayas cobrado unos cuantos reportajes te haces con otra. Mientras tanto, lo que puedes hacer es trabajar con alguna cámara que permita grabar fotos en dos tarjetas de memoria a la vez. ¿Qué, eso es posible? ¡Sí señor!, algunas cámaras como la Nikon D7100 llevan 2 ranuras para tarjeta de memoria y te permiten grabar fotos automáticamente en dos tarjetas a la vez. La ventaja de esto es que si durante o después de la boda te percatas de que una tarjeta ha fallado y que ya no puedes recuperar su contenido, te quedas tranquilo sabiendo que la segunda tarjeta sigue conservando una copia con todas las fotos.

Objetivos y accesorios

Como digo siempre, la mitad de la belleza de una fotografía radica en el objetivo con el que fue hecha. Ya hemos hablado de la elección de objetivos largo y tendido aquí en el blog, (puedes echar un vistazo a la sección de objetivos aquí, o consultar mi artículo con los mejores objetivos que recomiendo). Por lo general te hará falta, casi obligatoriamente, el que yo llamo el rey de los objetivos, junto con algún teleobjetivo, ideal para retratar escenas espontáneas de los novios, familiares e invitados durante la boda mientras pasas desapercibido. Finalmente, también te puede venir bien un gran angular para tomar fotos de grupo o simplemente para contextualizar la boda dentro del entorno de manera amplia.

También he visto alguna foto de boda tomada con un ojo de pez. No vas a fotografiar toda la boda con el ojo de pez, pero alguna que otra instantánea queda divertida.

Además de los objetivos que te acabo de mencionar necesitas algunos accesorios. Inevitablemente un buen flash, el mejor que te puedas permitir por favor (algunas recomendaciones aquí) y si puedes también un difusor de flash. Te permitirá obtener retratos de los novios muy iluminados pero con un toque de suavidad que queda muy bien para la ocasión. A partir de ahí, el resto de accesorios para mi gusto son opcionales o, al menos, no imprescindibles del todo: trípode, reflector, etc. Puedes empezar con lo que te acabo de mencionar, el resto lo irás adquiriendo sobre la marcha sin prisa.

Te vas a estar reuniendo con clientes, antes y después de la boda. Conviene que tengas una tableta o iPad para ir mostrando ejemplos que os permitirán acordar detalles. Es importante que les hagas un reportaje de boda no cómo a ti te gusta, sino como les gustaría a ellos. En tus reuniones preboda les tendrás que enseñar ejemplos, ya sean tomados por ti o por otros fotógrafos, incluso pueden ser simples fotos de Internet. Lo importante es que veáis ejemplos y los comentéis. Tu cometido en estas reuniones es enterarte del tipo de fotografía que les fascinaría, que les dejaría completamente satisfechos.

Al iPad o tableta se le suma el ordenador con el que procesarías las fotos antes de entregárselas a tus clientes. Si andas con un presupuesto ajustado puedes hacerte con un ordenador portátil de estos ligeros que hay ahora, y lo usas tanto para editar tus fotos como para reunirte con los novios para comentar ejemplos.

Bien, ya tenemos cámara, objetivos y demás accesorios, ¿qué más nos hace falta? Una cuenta de Dropbox 😉

Digo Dropbox porque es muy popular, pero cualquier servicio similar te puede valer. Dropbox, para quien no lo conozca, es un servicio online que te permitirá:

  • Almacenar fotos en tu cuenta Dropbox, fuera de tu ordenador. Esto es esencial porque como fotógrafo profesional tendrás que conservar un archivo completo con todas, absolutamente todas las fotografías que tomes para tus clientes, incluso las que el cliente descarte y en un primer momento te diga que no quiere. Si algún día el cliente las necesita siempre podrás tenerlas a mano. Lo bueno de poder almacenarlas fuera de tu ordenador es que tienes la seguridad de no perderlas nunca. Siempre estarán en tu cuenta. Aunque cambies de ordenador con el paso de los años, aunque lo pierdas, aunque te lo roben.
  • Otra utilidad de Dropbox es poder organizar todos tus trabajos en carpetas, pueden ser por fecha, o por nombre de cliente, o como tú veas, y así ir compartiendo la carpeta de cada boda con el cliente correspondiente. Resulta muy práctico.

Si no te gusta Dropbox, puedes usar Google Drive, iCloud de Apple, u otros servicios similares.

Ah, Dropbox y la mayoría de los servicios similares suelen ser gratuitos «para empezar», pero ya que vas a acabar almacenando miles de fotos, seguramente en resolución original muy grande, tarde o temprano necesitarás pasar a un plan de pago. Suele ser poco, como 3 ó 9 euros al mes, que si la cosa ya te va bien y estás necesitando tanto espacio es que te los puedes permitir sin problema 😉 Ojalá sea así.

Página web (olvídate de las tarjetas de visita)

Las tarjetas de visita son del pasado. Crearlas supone un gasto económico pero luego no resultan muy prácticas. Piénsalo, ¿cuántas tarjetas de visita llevas ahora mismo contigo?, ¿cincuenta, una veintena… tal vez ninguna? 😉

En cambio, ¿no es cierto que llevas el móvil contigo a todas partes? Internet se ha convertido en la nueva y más efectiva tarjeta de visita. Además, no eres una peluquería, eres un fotógrafo. Necesitas atraer, exponer una muestra de tus trabajos. Tu «tarjeta de visita» debería ser algo más que un simple teléfono y una simple dirección de correo electrónico. Tu «tarjeta de visita» debería ser algo que la gente viera y dijera «Oh, Dios, ¡qué pasada!».  Una página web o galería online es la mejor forma de presentar tus trabajos delante de un cliente que seguramente ha oído hablar de muchos fotógrafos. Una galería online es una herramienta que te permite destacar del resto de fotógrafos por méritos propios, mostrando tu información de contacto, tus precios, tus ventajas competitivas, y exponiendo algunos ejemplos de tus trabajos. Con una página web de este tipo también permites que el cliente te contacte, incluso que te contrate.

No me voy a extender mucho en esta parte ya que en el blog hay un artículo en el que te explico paso a paso, y con vídeotutorial, cómo montar tu propia galería de fotos profesional.

Estructura de precios

Antes de empezar tendrás que plantearte qué estrategia de precios quieres aplicar. Sondea los precios que se manejan por tu zona, país, ciudad, y en base a eso ve pensando en el rango que quieres aplicar. Para ello, ten en cuenta los siguientes aspectos:

Puede parecer que a la gente le gusta lo barato, sin embargo, piensa seriamente en si te interesa competir por precio o si tu ventaja diferenciadora será otra. Si lo que quieres es competir por precio, puede que lo tengas difícil. El mercado como decía antes está lleno de fotógrafos, todos peleando por el mismo trozo de la tarta, y muchos de ellos dispuestos a rebajar el precio cuanto haga falta. Esta feroz competición a veces destroza la profesión, llevando a situaciones en las que el fotógrafo queda mal, el resultado fotográfico queda pobre, y el cliente insatisfecho. Puedes decidir trabajar con un precio ligeramente superior al de la media y aun así tener clientes, más adelante hablaremos de tus posibles «ventajas competitivas» que harán que los clientes te quieran contratar sabiendo que hay otros fotógrafos que cobran mucho menos.

Tampoco te olvides de que, al empezar, y al no tener todavía muchos trabajos ni un renombre, puede que resulte complicado que cobres precios agresivamente altos. Tenlo en cuenta. Los comienzos pueden tener una remuneración baja, no pasa nada. Estás empezando, y por tener tu primer reportaje o el segundo, deberías estar dispuesto a sacrificar parte del beneficio de cara a tus primeros clientes. También piensa que esos primeros clientes te van a confiar algo muy valioso para ellos, su boda, tal vez sin conocerte. Es un riesgo que corren. Trátales bien, y cóbrales poco 😉

Tu estructura de precios tiene que tener en cuenta todos, absolutamente todos los gastos que vayas a tener: equipo, cámaras, objetivos, tarjetas de memoria, la cuenta de Dropbox que comentábamos antes, gastos de transporte si los hubiera y, a medida que te vayas profesionalizando y cobrando por trabajos, está el famoso tema de hacer facturas y de pagar impuestos. Ten todo eso en cuenta a la hora de esbozar tu estructura de precios.

Ventaja competitiva

Entre los cientos de fotógrafos de bodas que pueda haber en tu ciudad o zona, ¿por qué la pareja de novios te tendría que contratar a ti? Como fotógrafo de bodas, ¿qué tienes de especial? Ya sé, ya sé: haces fotos de boda muy bonitas. Pero es que eso es lo que piensan y dicen todos los demás fotógrafos. Así que, fotos bonitas de boda tendrás que hacer de todas las maneras, pero tendrás que encontrar una ventaja competitiva que te distinga, algo que el cliente aprecie en ti o en tu trabajo y que pocos fotógrafos ofrezcan.

Una ventaja competitiva muy común es ofrecer precios muy bajos. Oye, está bien. No hay nada de malo en diferenciarte por un precio especialmente bajo. Aunque parezca al principio que no vas a ganar mucho margen, a la larga por el simple hecho de hacer reportajes muy baratos deberías acabar con colas interminables de clientes y a largo plazo acabas ganando. El problema de ofrecer un precio muy bajo es que eso no te va a distinguir mucho. Hay muchísimos fotógrafos que hacen lo mismo. Demasiados.

Busca otra ventaja competitiva. Te puede parecer difícil, pero seguro que se te acaban ocurriendo ideas. Aquí tienes algunas:

  • No vendas fotos, ofrece una experiencia: Fotos bonitas tendrás que hacer de todas las maneras, sin embargo, es lo que todos los fotógrafos de bodas intentan «vender». Haz que tu ventaja competitiva sea otra. Más que unas fotos bonitas, ofrece a los novios toda una experiencia inolvidable. Piensa cada detalle de tu trabajo y cuídalo al milímetro. Haz que todo sea especial: el trato con los clientes, la manera en que les recibes en tu estudio o allá donde quedes con ellos, la paciencia que muestres de cara a sus peticiones, las fotos que les entregues, CDs o tarjetas de memoria. Todo, cuídalo absolutamente todo. No dejes nada al azar. Por ejemplo los tíos, por lo general, somos menos de detalles, pero piensa que en la pareja de clientes que te contrate la novia tendrá una involucración importante. Cuando pienses en agradar a la pareja de novios, piensa en la novia como una posible «tomadora de decisiones» en cuanto a todo el tema de la boda, incluido el hecho de contratarte a ti o a otro. Así que procura que lo que sea que les presentes les guste a ellos dos y en especial a ella: colores, adornos, tipos de letra, etc. Si vas a montar una galería de fotos online en una web como decíamos al principio, cuida el detalle en el sentido de que no elijas un color negro para tu página web, ni un tipo de letra más propio de una banda de Heavy Metal. En temática de boda funcionan muy bien los colores claros como el blanco o el rosa, que aunque a mí personalmente no me atraigan lo más mínimo, tengo que aceptar que es lo que les va a mis posibles clientas y por lo tanto tengo que ofrecer esa «experiencia» que les resulta atractiva y agradable.
Cuida cada detalle. Ofrece una experiencia completa.
Cuida cada detalle. Ofrece una experiencia completa.
  • Lo de la galería de fotos sólo es un ejemplo. Sigue este consejo en todo cuanto hagas en tu trabajo. Más que en unas fotos, piensa siempre en la experiencia completa.
  • Sorprende con una fotografía diferente: Tendrás tarjetas de memoria suficientes como para no quedarte corto de espacio, así que aprovéchalo y dispara fotos algo fuera de lo común, un poco «alocadas». Sorprende a los novios con unas fotos que normalmente ningún fotógrafo tomaría. Fotos de grupo hechas con el ojo de pez por ejemplo dan resultados impresionantes.
  • Muestra fotos inmediatamente a los invitados: Si tienes medios y el lugar se presta a ello, puedes colocar una pantalla en un lugar visible y ocasionalmente cargar en ella algunas fotografías en las que salgan tanto los novios como el resto de los invitados. Causarás una agradable sorpresa entre todos y créeme, de paso captarás algo de atención como fotógrafo. He visto a gente usar una pantalla de televisión de estas que tienen ranura de tarjeta de memoria o para colocar un pincho USB. En la propia tele tienes la función de mostrar las fotos en modo galería animada o con rotación. Si no te puedes permitir una tele, un simple ordenador portátil valdría igualmente.

Estos son sólo 3 ejemplos, pero la idea es intentar distinguirte del resto de fotógrafos y que poco a poco se te vaya conociendo en el mercado con una impronta y un estilo personal.

Estrategia de marketing

Para triunfar como fotógrafo de bodas no necesitas sacarte un máster en marketing, pero sí ayuda tener presente en todo momento cuál es tu estrategia para hacerte conocer. En tus esfuerzos de preparación me gustaría que dedicaras un tiempo a sentarte con un cuaderno o folio en blanco delante y que escribas, en forma de puntos, cómo piensas hacerte conocer.

Planea tu estrategia de marketing
Planea tu estrategia de marketing

Aquí hablamos de «estrategia» porque no se trata sólo de hacerte publicidad, sino de hacerla con cierta «estrategia» en mente, con un fin, un objetivo, un razonamiento. Por ponerte un ejemplo, en tu lista de acciones de marketing a lo mejor vas y pones algo como «anunciarme en un periódico local». Esto puede ser acertado, o no. No sólo se trata de anunciarte en un periódico local, sino de saber contigo mismo por qué eso va a ser buena idea, qué ganas anunciándote en un periódico local, la respuesta puede ser que la gente que verá tu publicidad será específicamente la gente de tu ciudad a quien te interesa captar como clientes, pues clientes de otras ciudades a lo mejor no te interesan todavía. Cosas como la forma en que piensas pagar ese anuncio en ese periódico, que puede ser pagando, o simplemente ofreciéndole a la redacción del periódico algún trabajo fotográfico a modo de trueque, todo este tipo de cosas definirán tu estrategia de marketing.

Lo positivo de definir una estrategia de marketing es que sabrás en todo momento que tus esfuerzos de publicidad no son en balde. No es como el que decide imprimir 100.000 folletos y buzonearlos sin tener claro cómo le puede servir eso. Recuerda que no se trata de hacerte publicidad, sino de hacerte publicidad efectiva.

Por otro lado, el marketing o publicidad no siempre tienen que ser de pago. Hay miles de formas de darte a conocer de manera completamente gratis o a un precio bastante asequible.

Aquí te dejo a modo de ejemplo 6 elementos que podrían formar esa lista que quiero que escribas, tu estrategia de marketing como fotógrafo de bodas:

  1. Página web con galería de fotos de ejemplo (aquí, paso a paso).
  2. Presencia en redes sociales comunes: Facebook, Twitter, Google+, Instagram.
  3. Presencia en redes sociales enfocadas al público femenino, futuras novias, etc. El ejemplo más claro es Pinterest.
  4. Presencia en foros de temática afín a las bodas, público femenino, etc.
  5. Desarrollar relaciones e intercambio de contactos/favores con otros profesionales relacionados con el mundo de las bodas: wedding planners (organizadoras de bodas), honey moon planners (organizadoras de viajes de luna de miel), empresas de animación/música para bodas, etc.
  6. Ofrecer incentivos a clientes: Esto consiste en que ofrezcas a cada nueva pareja de clientes algún incentivo para que ellos te manden futuros clientes a cambio de algo. Hay mil formas de concebirlo, pero se me ocurre por ejemplo proponerle a cada pareja de novios un mini-reportaje gratuito al año de su boda (o pasado el tiempo que sea) una vez hayan enviado a 2 ó 3 clientes recomendados por ellos. Algo así.

Tu primer reportaje

Ya sabes que el camino se hace al andar. Lo que más puede costarte es el primer paso, conlleva mucho esfuerzo, sobre todo a nivel sicológico y mental. Una vez has dado ese primer paso, el segundo y los siguientes mil pasos los das ya casi por inercia. Así que si siempre habías soñado con vivir de la fotografía de bodas, quiero que conviertas ese «primer reportaje» en tu principal meta. Olvídate por ahora de lo que va a pasar dentro de 10 años, olvídate del décimo reportaje, concéntrate en ese primer reportaje.

El primer reportaje desencadenará una serie de efectos sobre tu carrera como fotógrafo:

  • Te permitirá vivir, de manera práctica, la experiencia de trabajar como fotógrafo de bodas.
  • Te llenará de seguridad en ti mismo. Lo hagas bien o lo hagas regular, lo habrás hecho de todas maneras.
  • Te permitirá aprender. Tranquilo que como fotógrafo de bodas vas a meter la pata, mucho y muchas veces. De eso puedes estar seguro. Es imposible planificarlo todo hasta el punto de no equivocarse jamás. Lo que ocurre es que son esos errores y esas meteduras de pata lo que te proporcionará el aprendizaje de campo que necesitas. Sólo así aprenderás. Cuanto antes empieces, antes vivirás la experiencia, antes caerás en los errores del «fotógrafo profesional novato», antes aprenderás de ellos y antes te convertirás en un mejor fotógrafo.
  • Te permitirá empezar a buscar el segundo reportaje, y éste el tercero, y así. El primer reportaje pone en marcha todo el engranaje y todo empieza a rodar.
La importancia del primer reportaje
La importancia del primer reportaje

Así que piensa en cómo puedes conseguir esa primera boda. Cuando lo tengas hecho, a por el segundo reportaje, y así hasta que con el tiempo tengas un importante catálogo de bodas en tu haber.

Ya sé que no es tan fácil conseguir ese primer reportaje cuando estás empezando, cuando no eres nadie, la gente no te conoce, no tienes renombre y cuesta encontrar a gente que quiera arriesgar el día más importante de su vida sólo para que tú practiques. Aquí te traigo una serie de ideas que pueden abrirte el camino hacia ese primer reportaje:

  • Realiza tu primer reportaje de manera gratuita. Ya dije antes que no soy muy fan de competir por precio, y eso no lo vamos a hacer, pero cuando estás empezando, el dinero no es tu objetivo, sino ganar experiencia y llenar un catálogo de clientes y ejemplos que poder mostrar. Así que, si ofreces ese primer reportaje de manera gratuita (y te lo tomas como inversión en tu experiencia), seguro que te será más fácil dar con una pareja de novios dispuesta a contratarte.
  • Ofrécete como colaborador de otros fotógrafos ya asentados. Seguro que a más de un fotógrafo de bodas le vendría bien un colaborador que ayude tomando fotos desde otros ángulos, y que valga a modo de «copia de seguridad» si la mala suerte hace que el fotógrafo principal pierda las fotos por algún motivo.
  • Si el día de la boda es lo suficientemente valioso como para que parejas de novios te lo confíen, los días que van antes y después de la boda deberían ser más fáciles de conseguir. Me explico. ¿Sabes que muchos fotógrafos de bodas, además de la propia boda, ofrecen también reportajes de pre-boda y post-boda? Consiste en retratar a los novios unos días antes de la boda, en poses de pareja, pero sin la vestimenta ni la fiesta de la boda. Luego, vienen las fotos de la boda, y finalmente, unos días o semanas más tarde, la post-boda. Ahí tienes una oportunidad de oro para trabajar con alguna pareja de novios que, aunque tenga contratado ya a un fotógrafo profesional para el día de su boda, quiera dejarte a ti llevar su sesión pre-boda o post-boda.
La post-boda, una gran oportunidad
La post-boda, una gran oportunidad

La profesión de fotógrafo de bodas no es sencilla. Saber tomar buenas fotos es sólo el primer requisito, después viene una larga lista de habilidades que tienes que saber trabajar si quieres destacar en un mundillo especialmente competitivo. La fotografía de bodas está llena de intrusos, gente dispuesta a hacer trabajos chapuza como decimos aquí. Si quieres prosperar como fotógrafo profesional de bodas asegúrate de preparar y cuidar todos los elementos que hemos comentado. Si este es tu sueño, persíguelo por favor. No esperes más para empezar. Ya has dado el primer paso en el momento en que empezaste a leer este artículo 😉 Utilízalo a modo de referencia, ve tachando cada elemento a medida que lo vayas teniendo claro, y ¡a por esa primera boda!

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato

Fundador
  1. ¡Muchas gracias gracias Mario! Estos consejos me han sido de mucha utilidad créeme que si cuesta mucho trabajo cuando estás empezando ya que mucho fotógrafos abaratan sus costos con tal de tener trabajo.

    1. Mayge, uno puede diferenciarse por la calidad de su trabajos y poder cobrar más por ellos o bien por su bajo precio para ganar más flujo de ellos. Entonces, ¿es válido hacerlo? Yo creo que si, siempre y cuando la ética impere y no se estafe a los clientes ni se sea desleal con los colegas. Saludos.

      1. Es correcto, de hecho, las estrategias genéricas que puede adoptar una empresa en general, según Michael Porter (1980), son básicamente dos: liderazgo en costes y diferenciación (incrementar el valor). Ahora bien, un fotógrafo no es un comerciante que es muy fácil bajar el precio y vender un alto volumen, ya que hay sobretodo hay un desgaste físico y además el tiempo es limitado (un fotógrafo que debe trabajar 8 horas por día), por lo que pareciera ser más sensato diferenciarte con tu servicio/producto.

    2. Mayge tus clientes potenciales deben buscar en la foto (calidad, gusto, etc) y no en el precio. Es importante que tengas un buen portfolio para poder diferenciarte de otros fotógrafos. Te mando un saludo.

  2. ¡Monumental artículo! Llevo quizá un año trabajando este mercado, aunque antes trabajé años en agencias, solo ahora puedo decir que mi trabajo realmente me llena y realiza como persona. Iniciar en el mercado de bodas no es nada fácil, ni hacerse de equipos ni asistir a seminarios (algunos sobre valorados), pero una vez que encuentras tu estilo, tu personalidad y tu imagen, es otro mundo. El artículo que han publicado está genial, apoyo todo lo que dice y hasta agregaría muchas cosas más, pero me quedo con la cita de que »el camino se hace al andar», de nada valen artículos como este si uno mismo no da su primer paso y se convence a sí mismo de que puede lograrlo.

    Que por cierto, independientemente de precios y estilos, el mercado nunca se acaba ¡sólo crece y crece! En esta era de tecnología, mercados, nichos y segmentos la diferencia la marca uno mismo.

    Saludos y felicidades por el artículo.

    1. Es un trabajo que deja muchas satisfacciones, poder registrar uno de los momentos más importantes de la vida de otras personas es muy gratificante y encontrar el propio estilo lleva tiempo, pero es lo que nos dará nuestra impronta.
      ¡Saludos!

  3. Necesito me respondan por favor, porque pongo a cargar la batería de mi cámara 70D y sigue palpitando en rojo, pasan las horas y no deja de palpitar así, no paso jamás a verde, la coloco en la cámara y no prende, auxilio.

  4. ¡Brillante el artículo! Aunque no me vaya a dedicar a las bodas, se agradece leer un artículo tan didáctico y metódico de qué y cómo hacerlo para entrar en un mundo cada vez más ocupado y no siempre por profesionales. Vale, no te asegura el éxito, pero muestra una visión seria de cómo enfocar el negocio y seguir estos consejos, te puede evitar muchos tropiezos.
    Un saludo y felicidades.

  5. Excelente artículo, muy educativo, como todos los que leído, muchos aplican precios según el mercado, tienen en cuenta lo que cobran otros fotógrafos y considero que debe marcarse el propio precio, al que solo vive de la fotografía le es más difícil, pero cuando se hacen otras actividades se pueden aplicar precios variables, teniendo en cuenta las condiciones del cliente y las características del trabajo. Gracias a todos por sus comentarios, sigamos así.

  6. Perdonar que os pregunte por aquí pero no lo he visto en ningún artículo de retrato y me he decantado por preguntarlo por aquí. Estoy probando mi nuevo objetivo Nikkor de 35 mm fotografiando retratos. Los hago en semi-automático con prioridad en la apertura de diafragma para probarlo al f más bajo. Me encuentro con el problema de que al retratar a los sujetos la luz es tanta que las fotos salen sobreexpuestas. ¿cómo puedo remediarlo? Gracias por anticipado.

      1. Pues la verdad es que lo había leído hace un tiempo y me pareció un excelente artículo. Lo volveré a leer para ver si se me despejan las dudas (sino tendré que volver a preguntar, si no os importa). Gracias Iaio.

      2. ¡Gracias de nuevo Iaio! Una vez leído ese fenomenal artículo creo que he comprendido lo que tengo que hacer pero por si acaso, voy a poner las cosas que tengo que tener en cuenta para, si haces el favor, me confirmes si hay algo más que tengo que tener en cuenta para solventar el problema que te contaba: hacer la foto en modo manual (olvidarme de semiautomático); ajustar la ISO al mínimo y el diafragma a 1,8 (para conseguir el desenfoque que pretendo; hacer una medición puntual en la zona más clara de la escena; proceder en consecuencia ajustando la velocidad; y… ¡¡tomar la fotografía¡¡

        Gracias por anticipado y perdona por mi insistencia.

        1. Antonio ya tienes una teoría de la exposición en tu cabeza, ahora deberás de llevarla a la práctica 🙂 Dependiendo de la escena y de lo que quieras transmitir con tu fotografía deberás de ajustar los parámetros de la exposición en un orden o en otro pero me parece estupendo lo que has escrito. Ahora bien, ve a sacar la foto y compártela para que podamos ver los resultados y reflexionar juntos. Saludos.

  7. ¡Me ha animado muchísimo tu artículo! ¡Gracias!
    Estoy empezando en la fotografía social. Tengo la CANON EOS 500D con el 18-55 y dos objetivos mas que he comprado con muucho esfuerzo (CANON EFS 55-250 y Tamron 18-200) además de un flash Metz36. Me van saliendo eventos, por lo que necesito otra cámara mínimo de repuesto así que voy a comprar una nueva (y de paso mejoro aunque sea un poco la que tengo). El presupuesto es mínimo así que estaba valorando la CANON 700D solamente cuerpo. Pero si no fuera poca mi inseguridad me he planteado probar con una Nikon D3200 con 18-55 + 55-200 (para mas dificultad mi compra tiene que ser donde pueda financiarla con facilidad, como el Media Markt).
    He leído que en calidad son bastante parecidas, pero la Nikon más barata. Pero claro, no puedo compartir objetivos así que tendría que ir con el mochilón a todas partes con lo que eso implica además en la fotografía social restando agilidad (y complicando mi vida jeje cada vez que salgo a pasar aunque sea una noche fuera me llevo todos los bártulos por no dejarlos en casa).
    ¿Qué me recomiendas? Gracias.

    1. Lola, si ya vienes trabajando con Canon, continua con Canon ya que no tiene sentido que estés llevando dos cámaras con sistemas completamente diferentes y que en dichas gamas, funcionan muy diferente. Sigue sin dudas con la marca Canon. Ahora bien, si estás comenzando a hacer eventos te recomendaría que buscarás un objetivo todo terreno bien luminoso de modo de que no tengas que andar cambiando tanto de objetivos. Con un 17-50 de Tamron o Sigma (mejor por éste por su construcción) creo que trabajarás más cómoda y lograrás mejores resultados. También podrías utilizar el 18-35 f/1.8 de Sigma que es excelente. Saludos.

  8. Buenas. Estoy empezando en este curioso mundo artístico y estaba pensando la compra de un objetivo. Pensaba en comprar un 50mm f/1.2 o un 50mm f/1.4 para una Nikon F3. ¿Cuál les parece mas acertado?
    Con respecto al artículo publicado, me hace recordar mucho al fotógrafo de la boda de mi hermano. Él mismo ofreció una experiencia que hizo el momento vivido inolvidable, particularmente para los novios, trasladando a los mismos a un bosque con una cabaña y hacer fotos artículos-bodas.
    Algo que me ha llamado a la curiosidad fue que en otro artículos leído sobre el tema, muchos fotógrafos en estos casos exigen el trato de invitado y no como un simple trabajador del recuerdo.
    Particularmente, prefiero otro tipos de entornos y espacios para apreciar aunque un buen trabajo en una boda siempre es muy agradecido pasado el momento de éxtasis que genera la boda.

    1. Agustín, ¿fotografía de bodas con una cámara analógica? ¡Buena iniciativa! Respecto a tu consulta, creo que no cambiará mucho tu trabajo escoger entre uno y otro pero, si la diferencia de precios no es grande, yo iría por el f/1.2. Saludos.

  9. Me acabo de comprar el lente nikkor 50 mm f1.8 D para mi nikon d3100, pero realmente no sé que significa esa D, acabo de leer en unos comentarios que le aconsejaste a un lector este lente por encima del 50 mm f. 1.4, lo cuál me dejó muy sorprendida, creo haber leído algo como AF-S y quedé peor de confundida.

    ¿Quiere decir que mi lente le hace falta algo más?

    1. María, veo que estás algo confundida pero no te preocupes. Yo recomiendo el modelo G realmente porque trae motor de enfoque incorporado y porque sus cristales son un poco más nítidos. Seguramente recomendé el modelo 1.8 G por sobre el 1.4 por su costo ya que no todos los aficionados terminan amortizando la inversión en dicho objetivo tan costoso. De todos modos, tienes un gran objetivo que podrás aprovechar al 100% si tu cámara trae motor de enfoque incorporado o sino aprenderás muchísimo si debes de enfocarlo manualmente. Saludos.

  10. Chicos a pesar de que estuve muy convencida de comprar el lente 70-300 mm estuve mirando otras opciones y me parece tentador tener un lente como el 70-200 tamron o sigma.
    Por sus prestaciones y basado en su experiencia, ¿cuál me recomiendan o por cuál me inclino? ¡ayudaaaa!

  11. Nikkor 70-300 mm VR frente a un sigma 70-200 F2.8 para ser usado en una nikon d5100. Mi primera impresión sería que el sigma es un pelín superior frente al 70-300 mm, basándome en el criterior del F, pero no sé si este un poco errada esa percepción.

    1. Milena, ambos objetivos son muy buenos aunque creo que el Sigma que mencionas (a pesar de no haberme pasado el modelo exacto) es superior por la apertura tal cual mencionas. El Nikon enfoca muy rápido y tiene una relación calidad/precio excelente además de ser algo más larga su distancia focal. Por todo lo demás, iría por el Sigma. Ahora bien, si lo haces, tendrás que tener en cuenta que dicho objetivo cuesta el doble que el Nikon y pesa el doble por lo que tendrás que tener mucho cuidado ya que el cuerpo de plástico de tu cámara, especialmente la montura, sufrirá mucho estrés sin o eres muy cuidadosa. Saludos.

  12. Gracias, apenas me decidí a vivir de lo que as me gusta fotografiar, me desvelé leyendo varios artículos de 5 estrellas. Yo no tengo una réflex ni dinero para comprarla en este momento, pero me sigo preparando teóricamente. Mi proyecto es tomar bebés y niños e ir en progreso hasta llegar a tomar bodas. Lo que me da un poco de incertidumbre es el tema de darme a conocer «El saber venderme». Se que hablaste de Marketing y ojalá pudieras hacer crecer ese aspecto en un artículo más a fondo. Gracias eres muy generoso muy ilustrativo, felicidades tienes la habilidad de que tus lectores te dejen comentarios y eso me gusta de tu estilo. Soy tu nuevo y fiel seguidor.

    1. Julio, ¡Muchas gracias por tu comentario! Te felicito por la capacidad de anticiparte a tus objetivos y trabajar para cumplirlos, lo de la cámara réflex es una circunstancia y ya podrás hacerte con la tuya y mucho más. Yo creo que la mejor forma de hacer marketing es siendo responsable, respetuoso, dedicado, enfocado, y pensando hacer las cosas de un modo diferente (lo que está bien está bien y lo que está mal hay que mejorarlo). Eso es lo que yo llamo, sumado al conocimiento y la experiencia, un profesional. Con el tiempo, tus trabajos harán todo el marketing por ti. Te mando un gran saludo 🙂

  13. ¡Impresionante artículo, Mario! La verdad es que es un mercado tan complejo como apasionante. Las claves, sin embargo, no distan demasiado de las de otro tipo de fotografías, pues lo más importante para entrar en el mercado y hacerte un hueco en él es cargar tus trabajos de personalidad, y que tenga algo que lo haga especial y atractivo para las parejas de novios, y quieran que te encargues tu, y no otro fotógrafo de su reportaje de bodas.

  14. Hola ¿qué tal? soy de Uruguay, y estuve leyendo varios de sus artículos y me encantan. Me han ayudado un montón.
    Capaz ustedes me pueden ayudar, tengo que fotografiar a un chica que cumple 15 años (exteriores y fiesta) y tengo una Canon eos rebel T3 con el kit 18-55, no tengo el alcance económico para comprar dos objetivos, ya que acá no son tan baratos. Ustedes, ¿cuál me recomendarían para poder realizar tanto los exteriores como la fiesta? ¡Muchas gracias!

    1. Cristhian, te recomiendo que busques en Facebook ya que hay muchos grupos en donde fotógrafos experimentados necesitan de asistentes o segundas cámaras. Seguramente haya alguno en tu ciudad. Saludos.

  15. Hola Mario, muy buenas, ¿qué te parece un objetivo canon 24-70 2.8 L USM para utilizarlo en retratos y fotografías de las que hablas?

    1. Daniel, todo dependerá de tu cámara ¿qué tamaño de sensor tiene? Si el mismo es de formato DX este objetivo que mencionas te quedará algo largo para las tomas más angulares. Saludos.

      1. Si, es una canon 100d, sensor aps-c, lo he cambiado por el 18-55 del kit. He perdido algo de gran angular pero bueno aun así no ha sido tanto como pensaba. Es también mirando un poco al futuro, una inversión por si paso a una cámara más profesional más adelante.
        Muchas gracias de antemano y un saludo 🙂

  16. ¡Muchas gracias por este artículo!
    Yo por fin estoy empezando a aprender fotografía, una novata que aún se hace un lío con la correcta exposición y la ley de reciprocidad jajaja. Pero realmente esto, es a lo que me gustaría dedicarme. Poco a poco voy aprendiendo, aun me queda mucho. Y veo mi primer «reportaje de bodas» aun bastante lejos en el horizonte. Aunque poco a poco se va acercando. Creo que tienes que sentirte preparado para lanzarte a algo así. Ya que si ese día no lo haces bien.. puede ser devastador para mínimo, dos personas. De momento a seguir aprendiendo técnica que aun no domino mucho y poco a poco llegaré.
    De verdad, muchas gracias por vuestros artículos, soy una lectora muy habitual de esta página y me encanta.
    ¡Enhorabuena!

  17. La fotografía de la boda no es ahora una manía que es una profesión importante en nuestra sociedad. Si alguien lo toma como una profesión entonces él tiene que seguir todas las reglas describen en este blog cuidadosamente.
    La fotografía de la boda es un arte. Fotógrafo de bodas captura todos los recuerdos en su lente.
    Sus fotos de la boda deben proporcionarle una vida de memorias asombrosas de su día especial.

    El estilo tradicional o clásico de la fotografía de la boda es el que la mayoría de la gente está familiarizada con. El fotógrafo trabaja a menudo de una «lista del tiro» preparado según las peticiones de la novia y toma las fotografías presentadas a través del día para terminar la lista.

  18. Buenas noches, lo que nunca dicen los artículos como éste es de qué manera alguien que ha sido segunda cámara (no el fotógrafo principal) y cuyas fotos tomadas en las bodas no tiene debido a que se las quitan al terminar la boda puede mostrar su trabajo a clientes o a alguien. ¿Qué pones en tu página web para que te contraten como fotógrafo de bodas? ¿un atardecer?.

    Si buscas ser un fotógrafo de bodas tienes que mostrar tus fotos de bodas. Si por A o Y razón no las puedes mostrar porque o no las tienes o por contrato no puedes hacerlo, ¿por donde se comienza?

    1. Roberto, como siempre se comienza por el principio y eso suele ser en trabajos con conocidos, como segunda cámara o de asistente. Con muchos colegas podrás arreglar que te permitan exponer las fotos tomadas y con muchos otros no. Como siempre, se trata de ir armando el porfolio y el mismo puede ser de bodas u otros eventos que cubras en donde no se establezca una relación directa con la temática pero si con la calidad y creatividad de tus fotos. Saludos.

  19. ¡Hola! Muchas gracias por el artículo. Tengo de cámara la nikon d7000 gracias a la recomendacion del artículo también del Blog y me encanta.
    Tengo de objetivos 35mm f1.8 // 18-55mm f5.6 // y 55-200mm f5.6 // y un flash externo yongnuo YN560IV . Recién estoy terminando mis estudios de fotografía. ¿Estaré bien equipada por el momento para comenzar? y otra pregunta, ¿es una buena opción el lente 17-50 f/2.8 sigma ? como un lente versátil ¿se puede ocupar como gran angular ?
    Eso! jaja muchas preguntas espero no molestar , gracias!

    1. Javier, para saber si estás preparado o no para iniciar algún nuevo desafío tienes que comenzar a hacerlo para conocer la respuesta. La clave es el profesionalismo y la dedicación. Respecto a tu equipo creo que estás bien soportado por tus herramientas. Y respecto al Sigma, es un gran objetivo para sociales y paisajes. Saludos.

  20. Lo de ofrecer una experiencia es un punto muy importante, hay parejas que te pueden contratar bodas, por eso mismo sin ser tus fotos las que más les hayan gustado.
    Muchas parejas lo que más valoran es el trato y las sensaciones con el fotógrafo.

  21. Como en todos los negocios, los inicios son siempre el momento más duro. Hoy día solo hay dos formas de empezar en el negocio. Por el boca a boca o a través de Internet. La apertura de un local solo es viable si existen otras fuentes de financiación a través de otros tipo de sesiones de fotografía.
    Iniciarse en La fotografía de bodas es difícil, pero no imposible y la demanda, aunque es estacional, en determinados meses del año es abundante. También la filosofía de trabajo es importante. Esta web, por ejemplo se desmarca del discurso mas utilizado por otros colegas del sector.

  22. Empezar en algo que te gusta y te llena es difícil y da miedo. Trabajo en una tienda de fotografía y veo auténticas ATROCIDADES sobre el tratado de la imagen final de «fotógrafo profesionales» que cobran una barbaridad y les dan fotografías realizadas a jpg y no más de 600×900. Un horror. Después ves que cuando intentas acercarte al mundillo te encuentras con: fotografos prepotentes (por instagram he intentado contactar con alguno y sus respuesta han sido de desprecio), ayer comenté el hecho de dedicarme a ello y unas colegas ya me dijeron que su hermana se dedica a ello, y que su tío también. Vamos que la ilusión que tenía. Me la han quitado. Y aquí vengo y veo que la verdad que apoyáis a las nuevas promesas y animáis. Pero vamos que el mundo no nos lo va a poner fácil, al revés, y si no confías tu en ti nadie lo hará Aún sigo dando vueltas a trabajar de fotógrafa. Pero agradecer a este blog que es maravilloso y que ayuda a que no pierda la esperanza.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *