fotografo de bodas

Fotografía de Bodas: Mega Guía para iniciarte como profesional (Paso a Paso)

La fotografía de bodas suscita un enorme interés en esta profesión. Y es que, por suerte, los tiempos han cambiado, lo que antes era un mero sustento que a algunos hasta les avergonzaba reconocer, se ha convertido en una disciplina admirada y laureada. La creatividad y el buen hacer de quienes se dedican a la fotografía de bodas han logrado que muchas personas aficionadas pongan la mira en este sector para lanzarse profesionalmente, o que fotógrafos de otros sectores los miren con ojitos para ampliar su línea de negocio.

Por eso hoy he decido publicar esta mega guía dedicada a la fotografía de bodas, especialmente para ti…:

  • si como profesional estás pensando en ampliar negocio en otros ámbitos
  • que quieres convertir tu afición en una fuente de ingresos
  • que te casas y estás buscando consejo a la hora de elegir fotógrafo

«¿Cómo puedo dar mis primeros pasos como fotógrafo profesional de bodas?, ¿qué equipo y materiales necesito? ¿cómo consigo que me contraten? ¿qué lentes tengo que usar?» De vez en cuando me llegan preguntas así de lectores del blog que sueñan con convertirse en fotógrafos de bodas y que buscan algo de orientación. Nada me gustaría más que poder darles la fórmula infalible para tener éxito como fotógrafo de bodas, pero es que yo no hago fotografía de bodas. Nunca me dediqué a este tipo de fotografía y no me veo la persona más indicada para aconsejar sobre este asunto.

Sin embargo, ante la insistencia de muchos que me habéis escrito (a quienes posiblemente no haya podido responder, pido perdón), se me ha ocurrido escribir sobre los pasos que tomaría si algún día me planteara trabajar como fotógrafo de bodas y recopilar toda la información que tenemos en el blog sobre esta disciplina, escrita tanto por el equipo como profesionales de la fotografía de boda que han querido participar como autores invitados. Sé que nos leen otros muchos profesionales del sector, quedan invitados a compartir sus ideas también, más abajo en la sección de comentarios.

Resumiendo, en esta mega guía te recopilo toda la información que ha de conocer un fotógrafo de bodas, además, te explico, con sumo detalle y con ejemplos concretos, los pasos que recomendaría a cualquier persona que quisiera establecerse como fotógrafo profesional de bodas, incluyendo los errores en los que suele caer la mayoría de los neófitos y lo que yo haría para solucionarlos.

Lo que vas a leer a continuación viene a ser la guía que yo seguiría al dedillo para empezar mi carrera como fotógrafo de bodas, y de la que a buen seguro podrás sacar muchas ideas. Y es que, un fotógrafo de bodas tiene que ser fotógrafo y empresario.

Antes de meternos en materia, un breve inciso…

¿Qué es la fotografía de bodas?

Lo primero que diría es que es una enorme responsabilidad. Por encima de todo. Una boda es un evento tan especial y único que fallar se convierte en una catástrofe. Para la pareja (y el recuerdo con el que se quedan de uno de los días más importantes de su vida) y para tu reputación como fotógrafo.

No es una sesión de retrato que puedes repetir cuando quieras. Es una boda que (con suerte) ocurre sólo una vez en la vida de los protagonistas, por lo que en la fotografía de bodas no hay una segunda oportunidad para hacerlo bien.

Aclarado este punto, la fotografía de bodas es aquella disciplina fotográfica que retrata todo el proceso de un enlace matrimonial. Puede ser desde la sesión preboda hasta la postboda si así lo quieren los novios (a ti te interesa convencerlos, más abajo te contaré por qué). Lo que sí que incluye siempre es el mismo día de la boda: los preparativos del novio y la novia en su casa; la celebración, que puede ser religiosa o no; y el banquete, con la recepción, comida o cena y baile (este último no puede faltar nunca en una boda, ¿verdad?😜 ).

Fotografiar la boda de tu mejor amigo

Puede que todo lo que estemos hablando de convertirte en un profesional de la fotografía de bodas no vaya contigo. Tal vez te haya caído el marrón (sí, es un marrón lo mires por donde lo mires) de fotografiar la boda de tu mejor amigo. Un buen amigo de verdad, no te lo pediría. Y un buen amigo, de verdad, le respondería que contratara un profesional.

Ahora bien, si aun así los novios insisten por las circunstancias que sean (es una boda muy íntima, sin mucho presupuesto, valoran más los recuerdos y la confianza que un buen reportaje, o cualquiera que sea la razón…), te recomiendo que leas este artículo, pero sobre todo, que no fotografíes la boda de tus amigos sin leer esto antes.

Ahora sí, volvemos a la pregunta de «¿qué haría si algún día me fuera a dedicar a la fotografía de bodas?», he aquí mi respuesta…

¿Fotografía de bodas como negocio?

Me lo pensaría dos veces. No tres. Sólo dos.

Quiero que pienses ¿cuántos fotógrafos de bodas crees que hay? ¿Muchos? ¿Unos cuantos? Bien, y ahora también quiero que pienses en el número de parejas que se casan, o que por lo menos hacen una celebración de unión y que requieren de un fotógrafo.

En principio, todo parece indicar que el mercado de los fotógrafos de bodas está ligeramente saturado. Cada vez hay más gente que se lanza con una cámara réflex a cubrir bodas y, en cambio, tengo la sensación (no manejo estadísticas concretas) de que el número de uniones matrimoniales no va especialmente en crecimiento. En otras palabras, cada vez más fotógrafos tienen que pelear por dividirse la tarta de las bodas, y no me refiero a la tarta de merengue precisamente, sino al número de clientes.

¿Significa esto que abandonaría la idea completamente? De ninguna de las maneras. Sólo digo que, como en cualquier otro aspecto serio de nuestra vida, en este caso también hay que pensárselo dos veces antes de meterse en esta historia. Y fíjate como digo en el inicio de esta sección «dos veces, no tres». Lo digo porque yo no le daría demasiadas vueltas, ni quiero que tú lo hagas. Tirarte toda la vida pensando algo no hace que funcione, ese «ya veremos», «poco a poco», o «algún día» normalmente no son garantía de éxito. Si te interesa entrar al mundo de la fotografía de bodas, ese «algún día» es hoy, ahora mismo. Esta mega guía te proveerá con todo lo que necesitas para empezar con buen pie, así que no lo pospongas más.

Tomada la decisión, sigamos con el resto de elementos que tendríamos que considerar si quisiéramos vivir de la fotografía de bodas.

El equipo ideal para fotografía de bodas

Como es lógico nos haría falta una cámara de fotos. Aquí tengo una opinión personal que tal vez no muchos comparten: la cámara no necesita ser especialmente costosa o profesional. Sí, retratar una boda es un trabajo completamente profesional, pero llevar encima una cámara profesional no es condición imprescindible. Si te puedes permitir una, a por ella, pero si no, cualquier cámara de usuario medio-avanzado debería valerte. Sin embargo, sí que invertiría algo de dinero en una cámara extra. Esto es muy importante porque en una boda no te puedes permitir el lujo de presentarte delante de los novios y con una sonrisa anunciarles que por problemas técnicos ajenos a tu voluntad (vamos, que se te ha roto la cámara), no podrás cubrir el resto del evento. Más que nada porque tu vida correría algo de peligro 😉

Lleva una segunda cámara de repuesto como fotógrafo de bodas
Lleva segunda cámara de repuesto

Llevar una segunda cámara te permitirá tener una especie de «rueda de repuesto» si en un momento dado tu cámara principal te fallara. Por otro lado, una segunda cámara puede serte útil si quisieras alternar entre dos objetivos (algo muy recomendable). Tendrías uno montado en la primera cámara y otro en la segunda. Permanentemente. Así podrías alternar entre una cámara y otra sin tener que andar parando, apagando cámara, desenroscando un objetivo, mientras un invitado te sujeta el otro objetivo. Sólo imagínate la situación por favor: todo el mundo de celebración en lo más álgido de la boda, y el fotógrafo ahí acurrucado en una esquina peleándose con el objetivo que no se termina de enroscar correctamente 🙂

Si no puedes permitirte dos cámaras no te preocupes, puedes empezar con una y más adelante cuando hayas cobrado unos cuantos reportajes te haces con otra. Mientras tanto, lo que puedes hacer es trabajar con alguna cámara que permita grabar fotos en dos tarjetas de memoria a la vez. ¿Qué, eso es posible? ¡Sí señor!, algunas cámaras llevan 2 ranuras para tarjeta de memoria y te permiten grabar fotos automáticamente en dos tarjetas a la vez. La ventaja de esto es que si durante o después de la boda te percatas de que una tarjeta ha fallado y que ya no puedes recuperar su contenido, te quedas tranquilo sabiendo que la segunda tarjeta sigue conservando una copia con todas las fotos.

Esta es mi opinión, aquí está la de un fotógrafo especializado en fotografía de boda sobre el equipo necesario; de la mano de nuestro autor invitado Adrián Sanchez.

Objetivos y accesorios

Como digo siempre, la mitad de la belleza de una fotografía radica en el objetivo con el que fue hecha. Ya hemos hablado de la elección de objetivos largo y tendido aquí en el blog, (puedes echar un vistazo al artículo dedicado a los objetivos para fotografía social, o consultar mi artículo con los mejores objetivos que recomiendo).

Por lo general te hará falta, casi obligatoriamente, el que yo llamo el rey de los objetivos, junto con algún teleobjetivo, ideal para retratar escenas espontáneas de los novios, familiares e invitados durante la boda mientras pasas desapercibido. Finalmente, también te puede venir bien un gran angular para tomar fotos de grupo o simplemente para contextualizar la boda dentro del entorno de manera amplia.

También he visto alguna foto de boda tomada con un ojo de pez. No vas a fotografiar toda la boda con el ojo de pez, pero si tienes uno, alguna que otra instantánea queda divertida.

Además de los objetivos que te acabo de mencionar necesitas algunos accesorios. Inevitablemente un buen flash, el mejor que te puedas permitir por favor (algunas recomendaciones aquí) y si puedes también un difusor de flash. Te permitirá obtener retratos de los novios muy iluminados pero con un toque de suavidad que queda muy bien para la ocasión. También puedes hacerte con luces LED. A partir de ahí, el resto de accesorios para mi gusto son opcionales o, al menos, no imprescindibles del todo: trípode, reflector, etc. Puedes empezar con lo que te acabo de mencionar, el resto lo irás adquiriendo sobre la marcha, sin prisa, y según tus necesidades.

Te vas a estar reuniendo con clientes, antes y después de la boda. Conviene que tengas una tableta o iPad para ir mostrando ejemplos que os permitirán acordar detalles. Es importante que les hagas un reportaje de boda no cómo a ti te gusta, sino como les gustaría a ellos. En tus reuniones preboda les tendrás que enseñar ejemplos, ya sean tomados por ti o por otros fotógrafos, incluso pueden ser simples fotos de Internet. Lo importante es que veáis ejemplos y los comentéis. Tu cometido en estas reuniones es enterarte del tipo de fotografía que les fascinaría, que les dejaría completamente satisfechos.

Al iPad o tableta se le suma el ordenador con el que procesarías las fotos antes de entregárselas a tus clientes. Si andas con un presupuesto ajustado puedes hacerte con un ordenador portátil de estos ligeros que hay ahora, y lo usas tanto para editar tus fotos como para reunirte con los novios para comentar ejemplos.

Bien, ya tenemos cámara, objetivos y demás accesorios, ¿qué más nos hace falta? Una cuenta de Dropbox 😉

Digo Dropbox porque es muy popular, pero cualquier servicio similar te puede valer. Dropbox, para quien no lo conozca, es un servicio online que te permitirá:

  • Almacenar fotos en tu cuenta Dropbox, fuera de tu ordenador. Esto es esencial porque como fotógrafo profesional tendrás que conservar un archivo completo con todas, absolutamente todas las fotografías que tomes para tus clientes, incluso las que el cliente descarte y en un primer momento te diga que no quiere. Si algún día el cliente las necesita siempre podrás tenerlas a mano. Lo bueno de poder almacenarlas fuera de tu ordenador es que tienes la seguridad de no perderlas nunca. Siempre estarán en tu cuenta. Aunque cambies de ordenador con el paso de los años, aunque lo pierdas, aunque te lo roben.
  • Otra utilidad de Dropbox es poder organizar todos tus trabajos en carpetas, pueden ser por fecha, o por nombre de cliente, o como tú veas, y así ir compartiendo la carpeta de cada boda con el cliente correspondiente. Resulta muy práctico.

Si no te gusta Dropbox, puedes usar Google Drive, iCloud de Apple, Amazon u otros servicios similares.

Ah, Dropbox y la mayoría de los servicios similares suelen ser gratuitos «para empezar», pero ya que vas a acabar almacenando miles de fotos, seguramente en resolución original muy grande, tarde o temprano necesitarás pasar a un plan de pago. Suele ser poco, como 3 ó 9 euros al mes, que si la cosa ya te va bien y estás necesitando tanto espacio es que te los puedes permitir sin problema 😉 Ojalá sea así.

Página web para el fotógrafo de bodas (olvídate de las tarjetas de visita)

Las tarjetas de visita son del pasado. Crearlas supone un gasto económico pero luego no resultan muy prácticas. Piénsalo, ¿cuántas tarjetas de visita llevas ahora mismo contigo?, ¿cincuenta, una veintena… tal vez ninguna? 😉

En cambio, ¿no es cierto que llevas el móvil contigo a todas partes? Internet se ha convertido en la nueva y más efectiva tarjeta de visita. Además, no eres una peluquería, eres un fotógrafo. Necesitas atraer, exponer una muestra de tus trabajos. Tu «tarjeta de visita» debería ser algo más que un simple teléfono y una simple dirección de correo electrónico. Tu «tarjeta de visita» debería ser algo que la gente viera y dijera «Oh, Dios, ¡qué pasada!».  

Una página web o galería online es la mejor forma de presentar tus trabajos delante de un cliente que seguramente ha oído hablar de muchos fotógrafos. Una galería online es una herramienta que te permite destacar del resto de fotógrafos por méritos propios, mostrando tu información de contacto, tus precios, tus ventajas competitivas, y exponiendo algunos ejemplos de tus trabajos. Con una página web de este tipo también permites que el cliente te contacte, incluso que te contrate.

No me voy a extender mucho en esta parte ya que en el blog hay un artículo en el que te explico paso a paso, y con vídeotutorial, cómo montar tu propia galería de fotos profesional y esta otra guía completa de cómo crear tu propia página web.

Estructura de precios en la fotografía de bodas

Antes de empezar tendrás que plantearte qué estrategia de precios quieres aplicar. Sondea los precios que se manejan por tu zona, país, ciudad y, en base a eso, ve pensando en el rango que quieres aplicar. Para ello, ten en cuenta los siguientes aspectos.

Puede parecer que a la gente le gusta lo barato, sin embargo, piensa seriamente en si te interesa competir por precio o si tu ventaja diferenciadora será otra. Si lo que quieres es competir por precio, puede que lo tengas difícil. El mercado como decía antes está lleno de fotógrafos, todos peleando por el mismo trozo de la tarta y, muchos de ellos, dispuestos a rebajar el precio cuanto haga falta. Esta feroz competición a veces destroza la profesión, llevando a situaciones en las que el fotógrafo queda mal, el resultado fotográfico resulta pobre y el cliente insatisfecho. Puedes decidir trabajar con un precio ligeramente superior al de la media y aun así tener clientes, más adelante hablaremos de tus posibles «ventajas competitivas» que harán que los clientes te quieran contratar sabiendo que hay otros fotógrafos que cobran mucho menos.

Tampoco te olvides de que, al empezar, y al no tener todavía muchos trabajos ni un renombre, puede que resulte complicado que cobres precios agresivamente altos. Tenlo en cuenta. Los comienzos pueden tener una remuneración baja, no pasa nada. Estás empezando, y por tener tu primer reportaje o el segundo, deberías estar dispuesto a sacrificar parte del beneficio de cara a tus primeros clientes. También piensa que esos primeros clientes te van a confiar algo muy valioso para ellos, su boda, tal vez sin conocerte. Es un riesgo que corren. Trátales bien y cóbrales poco 😉

Tu estructura de precios tiene que tener en cuenta todos, absolutamente todos los gastos que vayas a tener: equipo, cámaras, objetivos, tarjetas de memoria, la cuenta de Dropbox que comentábamos antes, gastos de transporte si los hubiera y, a medida que te vayas profesionalizando y cobrando por trabajos, está el famoso tema de hacer facturas y de pagar impuestos. Ten todo eso en cuenta a la hora de esbozar tu estructura de precios.

Ventaja competitiva entre fotógrafos de boda

Entre los cientos de fotógrafos de bodas que pueda haber en tu ciudad o zona, ¿por qué la pareja de novios te tendría que contratar a ti? Como fotógrafo de bodas, ¿qué tienes de especial? Ya sé, ya sé: haces fotos de boda muy bonitas. Pero es que eso es lo que piensan y dicen todos los demás fotógrafos. Así que, fotos bonitas de boda tendrás que hacer de todas las maneras, pero tendrás que encontrar una ventaja competitiva que te distinga, algo que el cliente aprecie en ti o en tu trabajo y que pocos fotógrafos ofrezcan.

Una ventaja competitiva muy común es ofrecer precios muy bajos. Oye, está bien. No hay nada de malo en diferenciarte por un precio especialmente bajo. Aunque parezca al principio que no vas a ganar mucho margen, a la larga por el simple hecho de hacer reportajes muy baratos deberías acabar con colas interminables de clientes y a largo plazo acabas ganando. El problema de ofrecer un precio muy bajo es que eso no te va a distinguir mucho. Hay muchísimos fotógrafos que hacen lo mismo. Demasiados.

Busca otra ventaja competitiva. Te puede parecer difícil, pero seguro que se te acaban ocurriendo ideas. Aquí tienes algunas:

  • No vendas fotos, ofrece una experiencia: Fotos bonitas tendrás que hacer de todas las maneras, sin embargo, es lo que todos los fotógrafos de bodas intentan «vender». Haz que tu ventaja competitiva sea otra. Más que unas fotos bonitas, ofrece a los novios toda una experiencia inolvidable. Piensa cada detalle de tu trabajo y cuídalo al milímetro. Haz que todo sea especial: el trato con los clientes, la manera en que les recibes en tu estudio o allá donde quedes con ellos, la paciencia que muestres de cara a sus peticiones, las fotos que les entregues, CDs o tarjetas de memoria. Todo, cuídalo absolutamente todo. No dejes nada al azar. Por ejemplo los tíos, por lo general, somos menos de detalles, pero piensa que en la pareja de clientes que te contrate la novia tendrá una involucración importante. Cuando pienses en agradar a la pareja de novios, piensa en la novia como una posible «tomadora de decisiones» en cuanto a todo el tema de la boda, incluido el hecho de contratarte a ti o a otro. Así que procura que lo que sea que les presentes les guste a ellos dos y en especial a ella: colores, adornos, tipos de letra, etc. Si vas a montar una galería de fotos online en una web como decíamos al principio, cuida el detalle en el sentido de que no elijas un color negro para tu página web, ni un tipo de letra más propio de una banda de Heavy Metal. En temática de boda funcionan muy bien los colores claros como el blanco o el rosa, que aunque a mí personalmente no me atraigan lo más mínimo, tengo que aceptar que es lo que les va a mis posibles clientas y por lo tanto tengo que ofrecer esa «experiencia» que les resulta atractiva y agradable.
Manos entrelazadas de los novios en la boda
Cuida cada detalle. Ofrece una experiencia completa.
  • Lo de la galería de fotos sólo es un ejemplo. Sigue este consejo en todo cuanto hagas en tu trabajo. Más que en unas fotos, piensa siempre en la experiencia completa.
  • Sorprende con una fotografía diferente: Tendrás tarjetas de memoria suficientes como para no quedarte corto de espacio, así que aprovéchalo y dispara fotos algo fuera de lo común, un poco «alocadas». Sorprende a los novios con unas fotos que normalmente ningún fotógrafo tomaría. Fotos de grupo hechas con el ojo de pez, por ejemplo, dan resultados impresionantes.
  • Muestra fotos inmediatamente a los invitados: Si tienes medios y el lugar se presta a ello, puedes colocar una pantalla en un lugar visible y ocasionalmente cargar en ella algunas fotografías en las que salgan tanto los novios como el resto de los invitados. Causarás una agradable sorpresa entre todos y créeme, de paso captarás algo de atención como fotógrafo. He visto a gente usar una pantalla de televisión de estas que tienen ranura de tarjeta de memoria o para colocar un pincho USB. En la propia tele tienes la función de mostrar las fotos en modo galería animada o con rotación. Si no te puedes permitir una tele, un simple ordenador portátil valdría igualmente.

Estos son sólo algunos ejemplos, pero la idea es intentar distinguirte del resto de fotógrafos y que poco a poco se te vaya conociendo en el mercado con una impronta y un estilo personal.

Estrategia de marketing

Para triunfar como fotógrafo de bodas no necesitas sacarte un máster en marketing, pero sí ayuda tener presente en todo momento cuál es tu estrategia para hacerte conocer. En tus esfuerzos de preparación me gustaría que dedicaras un tiempo a sentarte con un cuaderno o folio en blanco delante y que escribas, en forma de puntos, cómo piensas hacerte conocer.

Planea bien tu estrategia de marketing si quieres ser fotógrafo de bodas
Planea tu estrategia de marketing

Aquí hablamos de «estrategia» porque no se trata sólo de hacerte publicidad, sino de hacerla con cierta «estrategia» en mente, con un fin, un objetivo, un razonamiento. Por ponerte un ejemplo, en tu lista de acciones de marketing a lo mejor vas y pones algo como «anunciarme en un periódico local». Esto puede ser acertado, o no. No sólo se trata de anunciarte en un periódico local, sino de saber contigo mismo por qué eso va a ser buena idea, qué ganas anunciándote en un periódico local, la respuesta puede ser que la gente que verá tu publicidad será específicamente la gente de tu ciudad a quien te interesa captar como clientes, pues clientes de otras ciudades a lo mejor no te interesan todavía. Cosas como la forma en que piensas pagar ese anuncio en ese periódico, que puede ser pagando, o simplemente ofreciéndole a la redacción del periódico algún trabajo fotográfico a modo de trueque, todo este tipo de cosas definirán tu estrategia de marketing.

Lo positivo de definir una estrategia de marketing es que sabrás en todo momento que tus esfuerzos de publicidad no son en balde. No es como el que decide imprimir 100.000 folletos y buzonearlos sin tener claro cómo le puede servir eso. Recuerda que no se trata de hacerte publicidad, sino de hacerte publicidad efectiva.

Por otro lado, el marketing o publicidad no siempre tienen que ser de pago. Hay miles de formas de darte a conocer de manera completamente gratis o a un precio bastante asequible.

Aquí te dejo a modo de ejemplo 6 elementos que podrían formar esa lista que quiero que escribas, tu estrategia de marketing como fotógrafo de bodas:

  1. Página web con galería de fotos de ejemplo (aquí, paso a paso).
  2. Presencia en redes sociales comunes: Instagram, Facebook, Twitter.
  3. Presencia en redes sociales enfocadas al público femenino, futuras novias, etc. El ejemplo más claro es Pinterest.
  4. Presencia en foros de temática afín a las bodas, público femenino, etc.
  5. Desarrollar relaciones e intercambio de contactos/favores con otros profesionales relacionados con el mundo de las bodas: wedding planners (organizadoras de bodas), honey moon planners (organizadoras de viajes de luna de miel), empresas de animación/música para bodas, etc.
  6. Ofrecer incentivos a clientes: Esto consiste en que ofrezcas a cada nueva pareja de clientes algún incentivo para que ellos te manden futuros clientes a cambio de algo. Hay mil formas de concebirlo, pero se me ocurre por ejemplo proponerle a cada pareja de novios un mini-reportaje gratuito al año de su boda (o pasado el tiempo que sea) una vez hayan enviado a 2 ó 3 clientes recomendados por ellos. Algo así.

Fotografía de bodas: Tu primer reportaje

Ya sabes que el camino se hace al andar. Lo que más puede costarte es el primer paso, conlleva mucho esfuerzo, sobre todo a nivel psicológico y mental. Una vez has dado ese primer paso, el segundo y los siguientes mil pasos los das ya casi por inercia. Así que si siempre habías soñado con vivir de la fotografía de bodas, quiero que conviertas ese «primer reportaje» en tu principal meta. Olvídate por ahora de lo que va a pasar dentro de 10 años, olvídate del décimo reportaje, concéntrate en ese primer reportaje.

El primer reportaje desencadenará una serie de efectos sobre tu carrera como fotógrafo:

  • Te permitirá vivir, de manera práctica, la experiencia de trabajar como fotógrafo de bodas.
  • Te llenará de seguridad en ti mismo. Lo hagas bien o lo hagas regular, lo habrás hecho de todas maneras.
  • Te permitirá aprender. Tranquilo que como fotógrafo de bodas vas a meter la pata, mucho y muchas veces. De eso puedes estar seguro. Es imposible planificarlo todo hasta el punto de no equivocarse jamás. Lo que ocurre es que son esos errores y esas meteduras de pata lo que te proporcionará el aprendizaje de campo que necesitas. Sólo así aprenderás. Cuanto antes empieces, antes vivirás la experiencia, antes caerás en los errores del «fotógrafo profesional novato», antes aprenderás de ellos y antes te convertirás en un mejor fotógrafo.
  • Te permitirá empezar a buscar el segundo reportaje, y éste el tercero, y así. El primer reportaje pone en marcha todo el engranaje y todo empieza a rodar.
Novios delante de un lago
La importancia del primer reportaje

Así que piensa en cómo puedes conseguir esa primera boda. Cuando lo tengas hecho, a por el segundo reportaje, y así hasta que con el tiempo tengas un importante catálogo de bodas en tu haber.

Ya sé que no es tan fácil conseguir ese primer reportaje cuando estás empezando, cuando no eres nadie, la gente no te conoce, no tienes renombre y cuesta encontrar a gente que quiera arriesgar el día más importante de su vida sólo para que tú practiques. Aquí te traigo una serie de ideas que pueden abrirte el camino hacia ese primer reportaje:

  • Realiza tu primer reportaje de manera gratuita. Ya dije antes que no soy muy fan de competir por precio, y eso no lo vamos a hacer, pero cuando estás empezando, el dinero no es tu objetivo, sino ganar experiencia y llenar un catálogo de clientes y ejemplos que poder mostrar. Así que, si ofreces ese primer reportaje de manera gratuita (y te lo tomas como inversión en tu experiencia), seguro que te será más fácil dar con una pareja de novios dispuesta a contratarte.
  • Ofrécete como colaborador de otros fotógrafos ya asentados. Seguro que a más de un fotógrafo de bodas le vendría bien un colaborador que ayude tomando fotos desde otros ángulos, y que valga a modo de «copia de seguridad» si la mala suerte hace que el fotógrafo principal pierda las fotos por algún motivo.
  • Si el día de la boda es lo suficientemente valioso como para que parejas de novios te lo confíen, los días que van antes y después de la boda deberían ser más fáciles de conseguir. Me explico. Ya sabrás que muchos fotógrafos de bodas, además de la propia boda, ofrecen también reportajes de preboda y postboda. Consiste en retratar a los novios unos días antes de la boda, en poses de pareja, pero sin la vestimenta ni la fiesta de la boda. Luego, vienen las fotos de la boda, y finalmente, unos días o semanas más tarde, la postboda. Ahí tienes una oportunidad de oro para trabajar con alguna pareja de novios que, aunque tenga contratado ya a un fotógrafo profesional para el día de su boda, quiera dejarte a ti llevar su sesión preboda o postboda. Enseguida te cuento cómo realizar con éxito ambas sesiones.
Novios besándose en roca junto al mar, sesión postboda
La postboda, una gran oportunidad

Y ahora que ya te he contado todo lo que haría para iniciarme como fotógrafo de bodas, toca pasar a la acción. Vamos a ver consejos prácticos y concretos para el momento preboda, boda y postboda, y otros aspectos que te interesa conocer de primera mano.

Antes de la boda

Además de todo esto que te he contando relacionado con la estrategia de negocio, hay un trabajo que hacer antes de la boda: encontrar parejas, entrevistarse con ellas, elaborar el contrato, etc.. Te lo cuenta muy bien en el enlace nuestro autor invitado David Redondo, más conocido como Artesano de la Luz.

Cómo realizar una preboda

Adrián Dominguez es otro fotógrafo de bodas que nos cuenta su experiencia y sus consejos a la hora de fotografiar una preboda en un completo artículo que encontrarás en el enlace.

Además, te explica la importancia de la preboda, por qué es necesaria hacerla, tanto para ti como fotógrafo, como para los clientes, que son los novios.

Pareja de novios en sesión preboda
La preboda es una ocasión especial para ganarse la confianza de la pareja

Cómo fotografiar una boda

Llega el gran día. El día D. El día de la boda. ¿Qué hace un fotógrafo de bodas en ese día? He recopilado información de varios fotógrafos amigos con experiencia y es lo que voy a compartir contigo en este apartado de forma resumida. Al menos los puntos más importantes.

Es esencial que te construyas un cronograma con los tiempos de la boda. Te ayudará tanto para controlar los desplazamientos como para planificar qué tiempo tienes en cada momento para realizar las fotos.

Los preparativos de la boda

En casa del novio y de la novia ten en cuenta estos aspectos y sugerencias:

  • Ir con un ayudante es una buena opción y te dará confianza. Además, te puede echar una mano con el equipo, la iluminación, etc.
  • Llegar tranquilos y con tiempo transmite seguridad y confianza.
  • Es importante ser respetuosos y no molestar en la medida de lo posible.
  • Antes de empezar preséntate a los familiares, si te sabes sus nombres de antemano te los habrás metido en el bolsillo en los primeros minutos.
  • Estudia la luz del lugar.
  • Pregunta por los objetos, el reloj, los zapatos, etc. Fotografiar los detalles en una boda es mucho más importante de lo que pueda parecer. En el enlace encontrarás consejos para fotografiarlos, te ayudará practicar en tu casa con anillos que tengas, zapatos y otros detalles.
  • Empezar por los detalles facilita que se acostumbren a tu presencia mientras continúan con los preparativos.
  • Busca distintas perspectivas y ángulos que te permitan contar lo que está pasando. Si puedes incluir varias historias en una misma imagen, tu fotografía ganará en impacto.
  • Al final tendrás que tener fotos de todos los complementos, del novio y de la novia, y de alguien que les ayude a vestirse. Sobre todo las personas más cercanas. Concéntrate en las miradas y en los gestos de complicidad. Es lo que más valor dará a tu trabajo. Las emociones.
  • Pero no les pidas que sonrían, que se den un beso, etc… Provócales. Imagina que eres un director de cine y que ellos son tus actores, consiguen que haga lo que tú quieras pero de forma espontánea. Por ejemplo, dile al novio, «mira tu madre, está tan emocionada, cuando te ayude con la chaqueta dile cuánto la quieres. Qué mejor día que hoy.» Habrás provocado una situación de lo más emotiva sin que se sientan forzados a hacer una pose de miradas. Eso es mucho más auténtico y natural. Y es uno de los aspectos que más te pueden ayudar a diferenciarte de otros fotógrafos.
  • Ten en cuenta que la novia requiere más dedicación, por la peluquería, el maquillaje, vestido, complementos, etc. Valóralo a la hora de establecer los tiempos y cuánto vas a dedicarle a cada momento de los preparativos.
  • A veces le llegan sorpresas a la novia, la entrega de un ramo, un discurso del padrino, la visita de alguien especial, el reencuentro de un familiar que viva lejos… No te pierdas ninguno de estos momentos porque son los más emotivos y los que más va a valorar la pareja.
  • Alíate con alguien de la familia o de los amigos para que te cuente quiénes son las personas más importantes, si hay alguien a quien los novios no quieran tener en las fotos principales aunque se haya metido hasta en la sopa (en casi todas las familias existen 😅 ), quien debería estar pero se esconde por los rincones por timidez y todos esos secretos que probablemente los novios no te cuenten pero que te interesa saber. Cuidado, hazlo de forma sutil, con simpatía y sin hacer preguntas impertinentes.
Vestido de novia
No te dejes ninguna foto importante

Fotografía de bodas durante la ceremonia

Sea religiosa o civil, estos son los aspectos principales que deberías tener en cuenta a la hora de fotografiar la ceremonia de la boda:

  • Si tienes la oportunidad visita el sitio antes para conocer la luz, puede ser unos días antes sobre la misma hora. Esto te dará una gran ventaja. Y el mismo día, antes de que llegue la novia haz todas las pruebas necesarias de exposición de luz.
  • Planifica el tiempo que durará la boda y estudia las posibilidades que tienes para conseguir las fotos que necesitas.
  • Fotografía los detalles de la iglesia o del lugar de la ceremonia civil. Haz fotos también generales del lugar.
  • Asegura los momentos importantes. Lleva una lista escrita de los momentos de la ceremonia que no pueden faltar. Toma una foto de estos instantes imprescindibles, una foto de «seguridad», una vez que la tengas, puedes dejarte llevar por la creatividad, pero primero asegura.
  • No pueden faltarte: fotos de la llegada de la novia, la salida del coche y de su entrada, la cara del novio al ver a la novia, fotos de las manos en la puesta de los anillos, de las manos entrelazadas, miradas entre los novios, de los familiares, primeros planos del novio y de la novia, planos generales de estos y de los novios con los padrinos, otro general del altar, la eucaristía en las ceremonoas religiosas, lecturas y discursos y, por supuesto, el «sí quiero». Tampoco puede faltar la salida con el arroz, los pétalos o la sorpresa que hayan preparado los invitados. Ver distintos álbumes de boda y reportajes completos te dará una idea de lo que no puede faltar. También puedes concretar con los novios de antemano qué momentos, además de los «clásicos», son importantes para ellos. Puede que te digan algún momento en el que no hayas pensado.
  • ¿Dudas con la iluminación en la iglesia? Este vídeo te ayudará:

Fotos de la pareja a solas

Una vez que acabe la ceremonia y antes del banquete, es el momento de realizar algunas fotografías de los recién casados a solas, por lo que deberías encontrar la mejor localización. Lo normal es dejarlo acordado antes de la boda.

En este vídeo tienes algunos consejos para las poses de la pareja. Yo te diría también que provoques situaciones emotivas preguntándoles cuál ha sido el momento más emocionante de la boda, con qué invitado se han emocionado más, etc.

Fotografía de bodas durante el banquete

  • Asegúrate de que los novios tengan las fotos con los familiares y amigos que habíais acordado. Si en la ceremonia no se han realizado esas capturas, por el motivo que sea, aprovecha el coctel o el banquete. Eres tú quien tiene que preocuparse de esto, no los novios, ellos tienen otras cosas en qué pensar y que disfrutar. Aquí tienes algunos consejos para hacer fotos de grupo (importante que estén todos enfocados) pero desde ya te digo que es recomendable tener fotos de un plano más cercano y otro más general en los que se puedan ver enteros. Los invitados ponen mucho empeño en vestirse para la ocasión, te agradecerán tener un documento gráfico 😉
  • Infórmate antes del día de la boda, con los novios o los familiares, cuáles serán los momentos más importantes del banquete (además de los clásicos), de este modo podrás prepararte y situarte en algún lugar estratégico. Estos son algunos ejemplos de momentos que tu cámara no se puede perder:
    • la entrada de los novios
    • el beso
    • la entrega del ramo (pregunta cuándo y a quién será)
    • si hay alguna sorpresa para la pareja o para alguna de las personas invitadas
    • la tarta
    • el brindis
    • etc.
  • Tampoco te olvides aquí de los detalles, decoración, listas de mesas, flores, etc. Si puedes fotografiarlos antes de que entren los invitados al salón mucho mejor. Esto no sólo lo valorarán los novios, si existe alguna empresa organizadora del evento te lo agradecerá también y con este tipo de organizaciones te conviene aliarte.
  • El baile es otro momento importante. Averigua si los novios tienen preparado un baile, estudia cuál es el mejor ángulo para grabar a la pareja. Consigue primeros planos y planos generales en los que también aparezcan los invitados.
novios besándose bajo las bengalas de los invitados en el baile
Los invitados no pueden faltar en el reportaje

Errores que jamás debe cometer un fotógrafo de bodas

Al principio he comentado que una boda es un momento irrepetible, no puedes estropearlo. Por ti y por tu responsabilidad con los novios. Caro te cuenta en este artículo cuáles son los errores que jamás se deberían cometer en la fotografía de bodas.

Tal vez alguno te parezca demasiado increíble como para ser cierto, pero están vividos en primera persona. Por favor, leélos para no caer en ninguno de esos errores o tu carrera como fotógrafo de bodas puede que termine antes si quiera de empezar.

Cómo realizar una postboda

Si la preboda tiene su importancia, la postboda tampoco hay que obviarla. Lejos del estrés, sin miedo a estropear los trajes, en el lugar soñado por los novios sea cual sea la distancia a la que se encuentre esta localización. NO HAY LÍMITES. Eso es lo mejor de la postboda.

Puedes permitirte todas las licencias creativas que te pida tu cuerpo de fotógrafo y aquellas con las que sueñe la pareja. En el siguiente enlace encontrarás consejos, trucos, localizaciones y otras ideas para realizar una postboda.

Inspiración en fotografía de bodas

A todo fotógrafo, sea de la disciplina que sea, le viene bien una buena dosis de inspiración, ¿verdad? En este artículo tienes preparada una buena serie de inspiradoras fotos de boda, ve anotando ideas para tu próximo reportaje de bodas.

También puedes encontrar inspiración en libros, en este caso, te recomiendo encarecidamente el libro de Roberto Valenzuela sobre Fotografía de Boda al que le dedicamos una completa reseña en el blog que puedes leer pinchando en el enlace. Si quieres profundizar en el tema y eres de leer en papel, este libro debería estar ya en tu estantería.

¿Y qué hay de las cuentas fotografía de bodas en Instagram? Te recomiendo estas tres, aunque hay mucha más inspiración en esta red, sólo tienes que buscar por los hashtag relacionados.

Por último, me gustaría recordarte los premios de fotografía de bodas como opción para encontrar la inspiración. Existen varias asociaciones que convocan este tipo de premios, como por ejemplo:

La profesión de fotógrafo de bodas no es sencilla. Saber tomar buenas fotos es sólo el primer requisito, después viene una larga lista de habilidades que tienes que saber trabajar si quieres destacar en un mundillo especialmente competitivo. La fotografía de bodas está llena de intrusos, de gente dispuesta a hacer trabajos chapuza como decimos aquí. Si quieres prosperar como fotógrafo profesional de bodas asegúrate de preparar y cuidar todos los elementos que hemos comentado. Si este es tu sueño, persíguelo por favor. No esperes más para empezar. Ya has dado el primer paso en el momento en que empezaste a leer esta mega guía 😉 Utilízala a modo de referencia, ve tachando cada elemento a medida que lo vayas teniendo claro, y ¡a por esa primera boda!

¿Te ha gustado esta mega guía sobre fotografía de bodas? ¿Te parece útil? En ese caso, te voy a pedir que la compartas en tu red social favorita. Yo te lo voy a agradecer y es muy probable que alguien entre tus contactos lo haga también. Y si tienes preguntas, dudas, sugerencias, recomendaciones… ¡no te cortes! Déjalas en los comentarios ⬇️ ⬇️ ⬇️ , intentaremos responderte lo antes posible.

  1. Julio, ¡Muchas gracias por tu comentario! Te felicito por la capacidad de anticiparte a tus objetivos y trabajar para cumplirlos, lo de la cámara réflex es una circunstancia y ya podrás hacerte con la tuya y mucho más. Yo creo que la mejor forma de hacer marketing es siendo responsable, respetuoso, dedicado, enfocado, y pensando hacer las cosas de un modo diferente (lo que está bien está bien y lo que está mal hay que mejorarlo). Eso es lo que yo llamo, sumado al conocimiento y la experiencia, un profesional. Con el tiempo, tus trabajos harán todo el marketing por ti. Te mando un gran saludo 🙂

  2. Cristhian, te recomiendo que busques en Facebook ya que hay muchos grupos en donde fotógrafos experimentados necesitan de asistentes o segundas cámaras. Seguramente haya alguno en tu ciudad. Saludos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *