Fotografías cortesía de: Kmeron,United Nations Photo,Dimitris Agelakis,Rosan Nepal,Dimitris Kalogeropoylos y Blog del Fotógrafo, bajo licencia de Creative Commons.

Guía Detallada: Cómo Configurar el Enfoque de Tu Cámara de Fotos Según la Foto Que Quieras Hacer (Con Inspiradores Ejemplos)

A estas alturas de tu historia fotográfica, ya hace tiempo que te diste cuenta que hacer una foto es mucho más complicado que apretar un botón. Y aún más complicado si lo que quieres es más que tener una foto; si lo que quieres tener una buena foto, la cosa se complica de verdad 😉

A pesar de que lo más normal al empezar es que nos alucine la composición, y que dediquemos la mayoría de nuestros esfuerzos a ella, lo cierto es que la mejor forma de arruinar una imagen no es a través de ésta, ni siquiera a través de la luz o del tema. Sí, la fotografía es luz, pero también y sobretodo es foco.

El foco dirige nuestra mirada, nos indica qué es importante en la imagen, e incluso en qué orden y en qué línea debemos mirarla. Nos indica si esa imagen es transgresora, si cumple las normas, o si simplemente esa imagen no vale nada más que para la papelera por que es un error garrafal. Y aunque parezca mentira, los errores relacionados con el enfoque son los más recurrentes e insalvables en lo que a errores fotográficos se refiere.

¿Qué es el enfoque?

Según la RAE (Real Academia Española), enfocar es:

“Hacer que la imagen de un objeto producida en el foco de una lente se recoja con claridad sobre un plano u objeto determinado”. Real Academia Española ©

Mira la siguiente imagen:

Nitidez-en-la-fotografia-10

Decimos que Mario está enfocado, cuando la imagen que éste proyecta, pasa por la lente y se une de forma precisa sobre el plano del sensor; igual que en la primera imagen. Por el contrario, decimos que una imagen está fuera de foco, cuando la imagen se forma fuera del plano del sensor, bien antes o bien después, como puedes ver muy claramente en la segunda imagen.

¿Qué tipos de enfoque hay?

De forma general, tenemos dos tipos de enfoque, cada uno con sus particularidades y sus aplicaciones en situaciones concretas. Para cambiar de uno a otro, lo deberás hacer a través de tu objetivo, moviendo el botón de M o MF (Manual) a A o AF (Automático) o viceversa. 

Enfoque-Objetivo

Enfoque Manual

El enfoque manual es aquel en el que tú debes enfocar manualmente girando la rueda de enfoque de tu objetivo.

Enfoque automático

Es aquél en el que tu cámara enfoca automáticamente. El autofocus se divide a su vez en varios tipos:

AF-S, AF-C, AF-A para Nikon o bien One Shot, AI Servo, AI Focus para Canon.

Las diferencias entre ellos radican básicamente en el movimiento o no del sujeto o de aquello que vamos a retratar:

  • AF-S u One Shot: Cuando fotografiamos sujetos u objetos estáticos, este enfoque es el más indicado puesto que es más preciso que los otros automáticos. Eso sí, también es más lento, por ello se recomienda utilizarlo sólo en situaciones donde preveamos que aquello que estamos fotografiando no se va a mover.
  • AF-C o AI Servo: Se utilizan para fotografiar sujetos en movimiento. Este sistema enfocará aquello que se mueva ante el objetivo y hará el seguimiento siempre que tengamos apretado el botón del obturador hasta la mitad. Una vez decidamos tomar la fotografía, sólo hay que apretar el obturador hasta el fondo.
  • AF-A o AI Focus: Cuando se prevé que una situación estática puede convertirse en una en movimiento, la utilización de este modo es el mejor, ya que es capaz de pasar de un sistema estático a seguir el sujeto en movimiento de forma automática.

Área de enfoque: ¿Qué es y cómo se utiliza?

El área de enfoque, es la zona de la imagen en la que queremos situar el foco. De forma generalizada, estas son las opciones que poseen la mayoría de cámaras réflex independientemente de la marca y modelo:

Punto único

Es la más precisa, ya que le indicas exactamente a la cámara el punto donde debe dirigir su foco, limitando el área de enfoque al mínimo, y por lo tanto no dejando margen de maniobra a la cámara. Este sistema es el más preciso, aunque no es válido para todas las situaciones. Es recomendable para sujetos estáticos.

Dinámica

En este tipo de enfoque seleccionamos, igual que en el de punto único, un punto de enfoque. A partir de éste, la cámara seleccionará una zona alrededor del mismo que podrás ampliar y disminuir en función de la cantidad de área en la que preveas que puede suceder la acción. Este sistema es recomendable para sujetos en movimiento o escenas estáticas en las que se pueda prever movimiento.

Automática

En este caso, es la cámara la que decide qué debe enfocar en base a ciertos parámetros preestablecidos, como el enfoque de lo que tenga más cerca del objetivo (distancia), lo que sea más grande, o lo que por tono parezca una persona (contraste). No es muy preciso y no siempre tus parámetros y los suyos coincidirán, así que tiene bastante margen de error en situaciones en las que el centro de interés no esté claro o no coincida con los parámetros de tamaño, distancia o contraste.

Prioridad de la toma

Aunque seas un fanático del enfoque, habrá situaciones en las que deberás claudicar si quieres obtener la foto. Igual que si eres un fanático de la rapidez, deberás rendirte ante la importancia del foco en algunas imágenes. Esto deberás decidirlo a priori a través de la prioridad de la toma:

Prioridad de enfoque

Como el nombre ya nos indica, la cámara entiende que hasta que el sujeto u objeto no estén perfectamente enfocados, la imagen no debe tomarse. Es decir, hasta que lo que le hayas indicado que debe estar enfoco no lo esté, y aunque aprietes el obturador, este no funcionará.

Prioridad al disparador

Cuando tengas una escena donde la prioridad sea más la escena en sí misma que la perfección del foco, deberás usar esta opción. Imagínate un partido de fútbol… Si priorizaras al enfoque no podrías tomar casi ninguna imagen. En cambio, así podrás disparar siempre que quieras independientemente de la “perfección” del enfoque.

Y una vez tenemos una idea general de aquello configurable con respecto al enfoque, veamos cómo y en qué situaciones podemos aplicar todo aquello que hemos visto hasta ahora.

Modo de enfoque manual

Macro

En fotografía macro el enfoque es extremadamente preciso, por lo que daremos prioridad absoluta a la búsqueda del enfoque perfecto en el lugar indicado.

Modo de enfoque: Manual

Área de enfoque: Punto único

Prioridad de la toma: Enfoque

5609007032_4f5ae656d7_b
La importancia de un enfoque correcto en macrofotografía

Producto: Elementos estáticos en ambiente controlado

Siempre que nosotros controlemos la mayoría de variables, como suele ocurrir en las sesiones de estudio, lo mejor es no arriesgar el foco e intentar controlarlo de la forma más manual y exacta posible. Así reduciremos el margen de error de “dejar decidir” a nuestra cámara. Otros ejemplos que podríamos incluir en esta categoría podrían ser, por ejemplo, gastronomía, bodegones, flores…Todo aquello estático en un ambiente “controlado”.

 Modo de enfoque: Manual o el automático más preciso (AF-S o One Shot)

Área de enfoque: Punto único

Prioridad de la toma: Enfoque

Paisajes

Son estáticos y la nitidez y el enfoque son esenciales, por lo que es importante escoger las variables que nos proporcionen el enfoque más preciso

Modo de enfoque: Manual y si es posible a través de “Live View” para una precisión más exacta.

Área de enfoque: Punto único.

Prioridad de la toma: Enfoque.

Escogemos manual porque tenemos tiempo para hacerlo, y porque es la forma de asegurarnos que enfocamos exactamente allí donde queremos. Para la cámara es fácil “perderse” en paisajes donde haya pocos elementos que destaquen. Elegimos un área de enfoque de punto único, por que también es la que nos asegura una mayor precisión en objetos estáticos. Y por último, ya que la prioridad es enfoque y nitidez, no podemos dejar que nuestra cámara tome la foto si no tiene perfectamente claro que ésta está en foco.

Retratos

Dependerá de si estos son estáticos o prevés que el sujeto puede moverse, pero también prevalece la búsqueda del enfoque. Dependiendo de si prevés movimiento o no, deberás escoger entre un modo de enfoque manual o uno automático.

Estáticos

Modo de enfoque: Manual o Automático (AF-S/ One Shot)

Área de enfoque: Punto único

Prioridad de la toma: Enfoque

Movimiento (ligero)

Modo de enfoque: Automático AF-C/AI Servo

Área de enfoque: Punto único

Prioridad de la toma: Enfoque

En ambos casos priorizamos el enfoque y partimos de la base de que el sujeto no se moverá o que por lo menos lo hará poco. Por ello las dos opciones son prácticamente iguales, aunque uno prevé cierto movimiento (segundo caso) y en el primer caso, el retrato debe ser completamente estático-posado.

Nota: Recuerda la importancia de un buen foco en los ojos en la fotografía de retrato.

SONY DSC
En retratos estáticos lo mejor es trabajar en modo manual para mayor precisión del enfoque

Nocturna

No siempre nocturno significa muy poca luz, pero tampoco es extraño 😉 En estas situaciones es común que la cámara no encuentre el foco en modo automático, por lo que una forma sencilla de enfrentar el problema es pasarnos al enfoque manual.

Modo de enfoque: Manual

Área de enfoque: Depende del tipo de fotografía

Prioridad de la toma: Depende del tipo de fotografía

Modo de enfoque automático

En general, todo aquello que implique un movimiento, nos “obligará” a utilizar un modo de enfoque automático, aunque como siempre, es cuestión de gustos y de práctica, y de averiguar en qué modo nos sentimos más cómodos o a gusto. No obstante, de forma general, podemos encontrarnos con este tipo de situaciones en movimiento.

Deportes

Esta situación es completamente contraria a, por ejemplo, la que nos podemos encontrar al fotografiar paisajes o arquitectura. Aquí nuestro o nuestros sujetos están en constante movimiento y conseguir un foco “perfecto” es, por lo menos, complicado.

Modo de enfoque: Automático AF-C/AI Servo

Área de enfoque: Dinámica

Prioridad de la toma: Disparo

Peacekeeping - MINUSTAH

Street Photography

No sueles disponer de demasiado tiempo para componer tus imágenes, más bien tratas de improvisar a salto de mata, así que es difícil plantearse un modo de enfoque manual en este caso. Aquí suele importarnos más la escena en general que un foco perfecto, por lo que una prioridad al enfoque no tiene sentido, ya que haría que perdiéramos la mayoría de imágenes interesantes que pudiéramos ver.

Modo de enfoque: Automático AF-C/AI Servo

Área de enfoque: Dinámica (Puedes ampliarla en función de la zona que tú mismo quieras cubrir)

Prioridad de la toma: Disparo

Conciertos 

Por supuesto dependerá de qué tipo de concierto sea. Si tienes cercanía o no con el escenario, si los músicos se mueven o no lo hacen, etcétera. El caso más común, no obstante, es que te veas algo alejado y que tus músicos se muevan por el escenario, así que este es el panorama con el que nos quedaremos para este ejemplo.

Modo de enfoque: Automático AF-A/AI Focus: El sujeto puede que esté estático, pero es probable que empiece a moverse en cualquier momento.

Área de enfoque: Dinámica (Puedes ampliarla en función de la zona que tú mismo quieras cubrir)

Prioridad de la toma: Disparo

4823375665_bc9f1420cd_b
En este caso priorizaremos el disparo antes que el enfoque

Estos son sólo algunos ejemplos para que veas “la lógica” existente entre escoger unas funciones u otras. Como ves, todo depende del grado de control que tengas sobre la escena. Cuanto más “controles” el ambiente, más aconsejable es un modo de enfoque manual para asegurarte un enfoque nítido. No obstante, cuanto más “escape” la situación a tu control (objetos, personas o animales en movimiento), más necesario se hace que te ayudes de alguno de los modos de enfoque automático que te proporcionan la mayoría de cámaras réflex. No hay una receta única para cada situación, porque dependerá de tus preferencias y de la situación concreta que se te presente ante el objetivo. No obstante, recuerda que dispones de múltiples funciones adaptables a cada una de esas situaciones, y que sí hay una mejor que la otra 😉

Eso es todo por hoy, si te ha gustado, te ha sido útil y crees que alguien más puede estar interesado o interesada en sacarle jugo, por favor compártelo en tu red social favorita: Google +, Facebook o Twitter. Y como siempre, gracias por dedicarnos tu tiempo 🙂

eBook Fotógrafo Viajero