Mario-Objetivo-50mm-14
Fotografías cortesía de OH-Photography, 1, 2, 3, 4 y 5 bajo licencia Creative Commons

El Rey de los Objetivos: 50mm f/1.4

Última actualización:

La semana pasada te hablé de algunas supersticiones y creencias falsas que rodean el tema de los objetivos réflex y hoy te voy a hablar de un objetivo concreto. En varias ocasiones te expliqué los tipos de objetivos que hay en el mercado y de sus características, pero la de hoy es una lente especial que merece un artículo propio. Como mínimo.

El objetivo al que hacía referencia, el que todos deberíamos tener o al menos probar es, sin más dilación, el magnífico y espléndido objetivo de focal fija 50mm f/1.4. Este objetivo es todo ventajas. Incluso lo que podría parecer «inconvenientes» no lo es. A continuación te explico.

Focal fija de 50mm.. ¿Por qué?

A estas alturas seguro que ya sabes qué es una distancia focal (y si no lo sabes te lo cuento aquí). Todos hemos pensado alguna vez que cuanta más distancia focal un objetivo abarque mejor. No hay nada más incorrecto. Los objetivos que abarcan amplios rangos de distancia focal (por ejemplo un 18-300mm) pierden especialización, ya que tienen que dar un buen resultado disparemos a 18mm, a 120mm ó a 300mm, así que no lo pueden hacer de manera EXCELENTE, sino que consiguen resultados medianamente «aceptables». En cambio, un objetivo de distancia focal fija, por ejemplo 35mm, 50 u 80mm es un objetivo fabricado especialmente para rendir bien en esa distancia focal en concreto, luego es su dominio de especialización y por lo tanto nos ofrecerá la mejor calidad óptica posible. Definitivamente.

¿Y por qué 50mm concretamente? Pues porque se ha demostrado que ése es el campo de visión que nuestros ojos abarcan normalmente en la vida real. Una foto hecha a 50mm tiene el aspecto y las proporciones que nuestros ojos ven y nuestro cerebro procesa en la vida real.
Por otro lado, una distancia focal ultrapequeña (10mm por ejemplo) u más larga (600mm) produce pequeñas distorsiones ópticas, a veces imperceptibles: este experimento lo demuestra claramente.

Y ahora viene lo bueno…

La auténtica belleza de esta lente reside en la extraordinariamente generosa apertura de su diafragma. Muchas personas se compran objetivos sin reparar en su diafragma, pero yo diría que es una de las cosas más importantes que le darán o le restarán valor a nuestra lente.
La apertura o diafragma es lo que permite que el objetivo capte más luz. Para que me entiendas, piensa en alguna situación en que hayas tenido que hacer fotos con poca iluminación y sin flash. Habrás sufrido mucho, porque o te sale la foto movida, o sale con mucho ruido procedente del ISO, y cosas así.
Lo que te comento ahora es la posibilidad de captar mucha más luz natural sin tener que recurrir a ninguna artimaña. El hecho de tener un objetivo con una gran apertura te permitirá captar mucha más luz de la que con un objetivo normal podrías.
P.D: Para tu información la apertura del diagrama se expresa con el valor f/… y cuanto más pequeño sea este valor, más grande será la apertura (y por lo tanto más luz, mejor). Si miras tu objetivo de serie, el básico, seguramente encontrarás escrito en él algún valor de apertura de f/3.5 ó f/4. Del que te hablo hoy es un objetivo de f/1.4, o sea una apertura TREMENDAMENTE ámplia. Una pasada.

La belleza del f/1.4

Con una apertura de diafragma como ésta no sólo podrás obtener mucha más luz sino que además podrás resaltar muchísimo los sujetos y objetos que estés fotografiando. Esto tiene que ver con algo que expliqué aquí en el blog hace poco llamado la profundidad de campo reducida, y que consiste en tener al sujeto hiperenfocado y el fondo detrás muy muy desenfocado, lo que resalta sin duda a la persona, animal u objeto retratado. Me imagino que ya sabes cómo conseguirlo pero si no lo sabes todavía en este tutorial te explico cómo, es superfácil.

Precio del objetivo 50mm f/1.4

Este objetivo es muy conocido y seguro que no tendrás ninguna dificultad en conseguirlo en cualquier tienda de fotografía. Los precios varían pero rondan los 500 euros. Como siempre si vives en España te recomiendo el precio de Amazon porque es de los más baratos (por ejemplo esta lenta para Nikon cuesta unos 500 normalmente, en Amazon lo tienes por menos). Ah, dependiendo de la marca de tu cámara, aquí tienes el mismo objetivo por marcas:

¿Es éste un objetivo caro?

Cuando lo vi al principio pensé «¡qué caro!». Estaba equivocadísimo. Tras comprobar las virtudes de esta magnífica pieza óptica creo que merece el doble o triple de su precio. Si lo dudas te invito a que le eches un vistazo a esto:

1

 a esto:

2

a esto:

3

y esto:

4

y esto también:

5

Todas fueron hechas con cámaras réflex normales y corrientes, a veces de principiantes, muy baratas. Y para colmo ninguna fue retocada ni lo más mínimo. El secreto estaba en el objetivo. ¿Pero qué alma insensible podría quedarse impávida ante tanta belleza y no sentir ganas de producir cosas parecidas?

Conclusión

Por algo la mayoría de los fotógrafos profesionales se sienten indefensos si no llevan el 50mm f/1.4 en su mochila. Si estás harto de tu objetivo básico 18-55mm y quieres dar un paso más allá en la fotografía, realzar y embellecer a tus modelos, convertir en fascinante cualquier objeto que te rodea y transformar cualquier momento aburrido en un recuerdo gráfico imborrable, ya estás tardando en regalarle un 50mm a tu cámara.

Nota: Mi amor por el 50mm f/1.4 no quita el que cada situación tenga una lente adecuada. No todas las lentes consiguen todo tipo de fotos. Pero el 50mm f/1.4 es una maravilla, que conste 😉

¿Te ha gustado este artículo? Si es así te agradecería que lo compartieras con cualquier persona que pudiera necesitar un cambio de de lente en su fotografía 😉

Nos leemos.