fotografo-navidad-nieve

11 Ejercicios fotográficos que querrás hacer esta Navidad

La Navidad destaca, entre otros aspectos, por la diversidad de situaciones que se presentan y por las oportunidades fotográficas que nos regala. Si a esto le sumamos que muchos disfrutan de algunos días de vacaciones, resulta el momento perfecto para practicar lo que más te gusta, la fotografía. Por eso te traigo estos ejercicios fotográficos para hacer en Navidad. Así no tendrás excusas de que no tenías ideas o te faltaba inspiración. Si 11 ejercicios te parecen pocos, encontrarás muchísimos más en esta guía en la que hemos recogido todos los ejercicios que puedas necesitar para practicar fotografía.

Pero hoy vamos con los prometidos, los ejercicios que esta Navidad vas a querer hacer:

  1. Bokeh
  2. Retrato familiar
  3. Fotografiar la decoración navideña
  4. Fotografiar escaparates
  5. Fotografía gastronómica
  6. Fotografiar una fiesta
  7. Contar una historia con tu cámara
  8. Fotografía en clave baja
  9. Inmortalizar la apertura de los regalos
  10. Fotografiar los preparativos
  11. Hacer un álbum del año

1. Bokeh

Puesto que ya tenemos las luces preparadas, ¿por qué no aprovecharlas para lograr un bokeh de infarto? Bien las de tu árbol de Navidad, si tienes guirnaldas decorativas en casa, o bien las de la calle. Según te apetezca más el calor del hogar o el ambiente callejero.

Para realizar un bokeh solo necesitas de estas luces y de un objetivo muy luminoso o uno menos luminoso pero que sea un teleobjetivo para lograr un mayor desenfoque de las mismas. Si te animas a realizar bokeh con formas, te lo explicamos paso a paso en este artículo.

Mano con luces de navidad y bokeh al fondo
Consigue bokeh de infarto con las luces de Navidad

2. Retrato familiar

Si hay un momento del año en el que se suele reunir toda la familia es en Navidad. Aprovecha para realizar un retrato familiar consciente, uno más allá deltípico selfie, o un «mirad corriendo» y disparar les pilles como les pilles, a traición, con los ojos entornados, o masticando.

Elige un buen lugar, con la luz adecuada, con un fondo apropiado. Cuida la composición y la disposición de las personas que aparezcan en función de las ropas que lleven. Planta el trípode y activa el temporizador, porque tú, como otro miembro más, no puedes faltar.

Un truco para que se perciba el vínculo familiar y el afecto, es que haya contacto físico entre los sujetos de la fotografía: una mano sobre un hombro, un brazo rodeando una cintura, la mano sobre el brazo o incluso contacto visual. Puedes hacer una con todos mirando a cámara y otra en la que las miradas se dirijan unos a otros. Así podrás elegir la que más te guste y comparar el efecto de una y otra.

Retrato de familia junto al árbol de Navidad
Coloca el trípode y retrátate con tu familia. Será un recuerdo imborrable

3. Fotografiar la decoración navideña

Además de las luces, las casas y las calles se inundan de otros detalles decorativos. Es un buen momento para capturar estos pequeños detalles practicando la composición fotográfica.

Con un objetivo macro si tienes, creando composiciones interesantes, o incluso minimalistas, o utilizando grandes aperturas para aislar el detalle con un buen desenfoque. Todo depende de tu creatividad y de las ganas que tengas de practicar y experimentar.

4. Fotografiar escaparates

Ya que hablamos de decoración navideña, no podemos olvidarnos de la fotografía callejera en general y de los escaparates en particular.

Los comercios son los que más empeño ponen en la decoración de sus vitrinas y expositores. Lo cual los convierte en una oportunidad única para practicar con los reflejos de los cristales, las luces y la decoración, y si eso lo combinas en otra capa con el ambiente de la calle, puedes lograr imágenes de lo más interesantes. Desde dentro hacia afuera o desde fuera hacia adentro son posibilidades que no puedes desaprovechar.

Escaparate de establecimiento adornado de Navidad
Establecimientos con su decoración navideña que ofrecen numerosas oportunidades

5. Fotografía gastronómica

Reconócelo, ¿cuántas veces preparas a lo largo del año platos tan currados? Salvo que seas un cocinitas, lo normal es el corre que te pillo del día a día y estos platos para hacer una foto gastronómica chula pocas opciones dejan.

Esta es tu oportunidad para fotografiar los dulces navideños con estos consejos o practicar la fotografía gastronómica con estas otras ideas.

Si estás a tope de ganas y creatividad no te olvides de congelar la harina cayendo con velocidades rápidas, o el chocolate, o ya que te pones, las salpicaduras de una salsa o todo lo que se te ocurra (y que no te importe limpiar luego, claro). Móntate tu propia fiesta fotográfica en la cocina, a ser posible busca compañía, por eso de la diversión y porque te serán de ayuda 😉 .

Chocolate caliente con ambiente navideño
Irresistible, ¿verdad?

6. Fotografiar una fiesta

Y, hablando de fiestas, es muy probable que más o menos concurrida, o más o menos divertida, acabes montando una, ¿verdad?. Aunque sea bailando con tus hijos en el pasillo, con algunos amigos en petit comité, con tus hermanos riendo hasta las mil o con tu pareja lanzándoos harina mientras hacéis las fotos gastronómicas. Todo puede ocurrir cuando la magia navideña envuelve los hogares.

Y donde hay fiesta hay una oportunidad fotográfica. Para jugar con las luces, con el movimiento, con las emociones o con las historias. Si no sabes por dónde empezar a fotografiar una fiesta, no puedes perderte esto.

7. Contar una historia

La fotografía tiene un propósito, emocionar y contar historias. Son muchas las emociones que puedes despertar y las historias que puedes narrar durante estos días, desde la alegría hasta la nostalgia, desde las distancias hasta los regresos, pasando por los pequeños gestos del día a día.

Para contar una historia a veces no hace falta ni el elemento humano; una huella, una pista de lo que ha pasado es suficiente, por ejemplo, un paquete abierto bajo el árbol, un gato jugando con un adorno navideño, una flor junto a una fotografía, etc. Observa a tu alrededor y pon tu cabecita a pensar, seguro que tienes un montón de historias para compartir.

Gato metido en árbol de Navidad
Los gatos con un árbol de Navidad cerca son una extraordinaria fuente de momentos únicos

Con las emociones ocurre lo mismo, no es necesario mostrar un rostro o una sonrisa para mostrar alegría o una lágrima para contagiar tristeza, existen otras formas más sutiles, jugando con los detalles, con los colores, con la clave alta o baja, etc. ¡Experimenta!

8. Fotografía en clave baja

Acabo de mencionar la clave baja porque es una técnica muy interesante a la hora de despertar emociones y la Navidad es un gran momento para practicarla. Ambientes oscuros iluminados puntualmente con luces navideñas o velas, son un gran escenario para practicar este tipo de fotografía. No lo desperdicies. Objetos, mascotas o retratos de personas, no importa el motivo, sino el cómo.

9. Inmortalizar la apertura de regalos

Existe un momento en la Navidad repleto de emociones y es la entrega o apertura de regalos. Y es que recibir un regalo es una alegría, pero a veces lo es más el hecho de hacer el obsequio. Sobre todo cuando se ha puesto mucho mimo.

Y no hablemos de la cara de los niños cuando ven los paquetes al levantarse. Aún recuerdo la palabrota (ella que raramente dice alguna) que se le escapó a mi hija en las Navidades pasadas cuando vio los regalos debajo del árbol de su abuela. Le salió del alma, qué cara puso. Eso no tiene precio, ¿verdad?

Pues no te pierdas esos momentos. Ten la cámara con los ajustes preparados de antemano. Todo listo para no perderte nada.

Abrazo en la entrega de regalo de Navidad
Capturar emociones es un gran ejercicio

10. Fotografiar los preparativos

Los preparativos de las cenas, comidas, puesta del árbol o los adornos son otra oportunidad en la que puedes poner en práctica muchos de los ejercicios anteriores. Bokeh, detalles, gastronomía, retratos, historias, emociones, etc… Son momentos más relajados en los que puedes recrearte más.

Así que no guardes tu cámara en estas fechas porque cualquier momento es bueno. Batería bien cargada siempre y memoria suficiente. ¡A partir de ahí, a ponerle muchas ganas!

11. Hacer un álbum del año

¿Qué mejor que cerrar el año haciendo un resumen fotográfico? Puede ser en forma de álbum, imprimiendo los mejores momentos en forma de fotos, de imanes para la nevera, o cualquier otra forma que te apetezca. Nosotros confiamos en Cewe para cualquier tipo de revelado, que ya sé que va a hacer esa pregunta tarde o temprano 😉 .

Lo importante es hacer el ejercicio de selección. No es fácil elegir entre tantas fotografías que acumulamos y es una habilidad que todo fotógrafo ha de adquirir.

Y hasta aquí el artículo de hoy. Si te ha sido útil no olvides compartirlo en tus redes sociales o enviárselo a tus amigos fotógrafos. Igual os vais animando enviándoos los resultados 😉 También puedes etiquetarnos en Instagram si te apetece 😉 .

Por cierto… si aún no has escrito la carta a Papá Noel, o a los Reyes Magos, porque no lo tienes claro, te dejo con estas ideas de regalos fotográficos que seguro que te gustan.

¡Felices Fiestas! ¡Feliz fotografía!

eBook Fotografía sin salir de casa