Fotografía con Inteligencia Artificial 🤯. Vídeo con mis impresiones (clic aquí)
Fotografía cortesía de the Tarnogorski bajo licencia Creative Commons

Desarrollar el Ojo Fotográfico

Algunos fotógrafos son capaces de conseguir auténticas maravillas con una cámara normal y partiendo de un paisaje o escena ordinaria. ¿Te has preguntado por qué?

Todos queremos conseguir fotos muy buenas que merezcan la pena y de las que nos sintamos orgullosos, y todos hemos tenido alguna vez el arrebato de salir una tarde bien equipados con cámara, 2 objetivos, trípode, etc. y hemos dedicado una tarde a sacar fotos en la calle principal de nuestra ciudad o pueblo, para luego una vez en casa llevarnos un chasco enorme: ninguna foto nos gusta realmente.

Esto sucede cuando no tenemos desarrollado un buen «ojo fotográfico». ¿Quieres saber más? Sigue leyendo…

¿Qué es el ojo fotográfico?

El ojo fotográfico es la capacidad de prever la foto cuando es buena. Esto es: por ejemplo mientras caminas por la calle de repente te paras y mientras miras el paisaje urbano que tienes delante piensas «Aquí sí que tenía una buena foto, si llevara la cámara encima…». Se trata de desarrollar la habilidad de prever una foto buena, pensar en ella e imaginarla antes de apuntar con el objetivo de nuestra cámara.

Por cierto, antes de continuar, ¿Sabes que puedes disfrutar de un espacio para fotografía y vídeo con calidad profesional? Te cuento mi experiencia personal aquí.

Y ahora, sigamos con el tema que nos ocupa...

Tener un buen ojo fotográfico implica dominar varias destrezas

  1. Composición: Según la Wikipedia la composición fotográfica es la forma en la que se ordenan los objetos vistos dentro del encuadre. Para que te hagas una idea la composición es digamos la manera mediante la cual se disponen los elementos que vamos a fotografiar dentro de la misma foto.
  2. Luz: Un buen fotógrafo ya sabe de antemano que una determinada foto no le merece la pena porque por ejemplo estaría hecha a contraluz y eso le va a resultar en una foto subexpuesta muy mala. El fotógrafo novato que desconoce el funcionamiento de la luz y su impacto en el sensor de la cámara es muy difícil que pueda adivinar de antemano cómo le va a salir una foto. Se hace por lo tanto imprescindible conocer un poco el funcionamiento de las variables que influyen en la luz (velocidad de disparo, apertura, ISO, etc.) para poder contar con un buen «ojo fotográfico».
  3. Inspiración: Esto es muy difícil de cambiar. O se está inspirado o no. No obstante existen formas de incentivar nuestra creatividad. Flickr es un banco inagotable de ideas inspiradoras por ejemplo.

¿Para qué sirve tener un buen ojo fotográfico?

Un buen «ojo fotográfico» te ahorrará tiempo, te ayudará a realizar disparos acertados y fotos conseguidas. Un buen ojo fotográfico te ayudará a conseguir muy buenas fotos incluso trabajando con una cámara de fotos muy barata.

En definitiva, tener un ojo fotográfico muy desarrollado significa transformar nuestra cámara en una extensión de nuestro cuerpo y cerebro. No, mejor dicho, significa convertirnos a nostoros mismos en una extensión de la cámara.

¿Crees que tienes un buen ojo fotográfico?