Fotografía de boda novios torre Eiffel
Fotografías cortesía de: Artesano de la Luz.

Fotografía de boda: el trabajo antes de una boda

Ahora que vuelven las bodas tras una racha no precisamente buena para la fotografía de boda por las circunstancias que todos conocemos, es el momento de recuperar este artículo de Autor Invitado que quedó pendiente de publicar en su día. Se trata de un artículo escrito por el fotógrafo David Redondo, el Artesano de la Luz, que te ofrece unos excelentes consejos para que conozcas todo lo que hay detrás de un reportaje de boda. Especialmente el trabajo que hay antes de la boda. Adelante David.

¿Te gustaría ser fotógrafo de bodas y no sabes el trabajo que hay que realizar para conseguirlo? Quédate conmigo y te contaré de primera mano los secretos de los reportajes de bodas.

La fotografía de bodas está en auge. El fácil acceso a los equipos profesionales que hay hoy en día, hace que casi cualquier persona pueda colgarse una cámara al cuello y catalogarse como fotógrafo profesional de bodas. Sin embargo, no es tan sencillo como pueda parecerte en un primer momento. No se trata de ir con tu cámara al evento y liarte a hacer fotos sin ton ni son. Es importante que tengas esto claro antes de decidirte a emprender como fotógrafo. La fotografía de bodas va mucho más allá, y en este artículo quiero contarte mi visión particular de cómo hay que afrontar una boda desde el momento inicial… ¡Vamos allá!

Novia y padrino en los preparativos boda

Cómo encontrar a las parejas de las bodas

Este puede que sea el punto más crítico, sobre todo si estás empezando como fotógrafo de bodas y careces de trabajos y experiencia. Mis clientes llegan a mi principalmente a través de estas 3 fuentes:

  • Portales de bodas: Estos portales son, sin duda, el lugar donde mayor número de clientes potenciales puedes encontrar. Por contra también es el lugar donde encontrarás la competencia más feroz, bajo mi perspectiva se ejerce una guerra de precios en la que particularmente no me gusta entrar. Además, si no pagas por anunciarte en dichos portales, a pesar de que algunos tienen una opción de registro gratuita, no te entrarán apenas solicitudes y es casi imposible que puedas ponerte en contacto con alguna de esas novias que buscan fotógrafo. No obstante, en mis inicios como fotógrafo de bodas, estos portales me dieron mis primeros clientes. Tengo que admitir que lo conseguí haciendo un poco de trampa para poder ser yo quien llegase a contactar con las novias y no al revés como es habitual. Lleva más tiempo y corres el riesgo de que te cierren la cuenta, pero en los comienzos hay que buscarse la vida.
  • Redes Sociales: Las RRSS me traen cada temporada un puñado de bodas. Aquí puedes encontrar también un gran número de clientes potenciales y aunque la competencia también es grande, no es necesario entrar en una guerra de precios para conseguir clientes. Las RRSS que utilizo son Facebook y principalmente Instagram, que en los últimos años está funcionando muy bien. Hace poco he empezado también con Pinterest que parece que cuenta con una gran comunidad de novias que entran para buscar ideas… quizás en unos meses te pueda contar que tal la experiencia.
  • Recomendaciones boca a boca: Y por último mi mayor y mejor fuente de clientes, con el boca a boca consigo la mayor parte de las bodas de la temporada. Aquí juegas con ventaja, si te llega un cliente recomendado por antiguas parejas tuyas, ten casi seguro que no tendrás que competir con otro fotógrafo por esa boda. Simplemente piensa en lo que haces cuando viajas a algún lugar y un amigo o familiar te ha recomendado que vayas a comer a un sitio en particular. Te lo digo yo: no miras nada más y reservas en el restaurante que te han recomendado. Pues con el fotógrafo de bodas pasa exactamente lo mismo. La parte mala es que cuando estés comenzando no podrás conseguir tus primeros clientes de esta manera. Recuerda que tener muchas bodas cada año con clientes provenientes del boca a boca indica que tu negocio está funcionando muy bien y que tus clientes están satisfechos con tu trabajo, pero… ¡no te duermas en los laureles!
Fotografía de boda desde dron

Además de las que acabo de mencionarte, también puedes encontrar otras fuentes muy efectivas desde las que te pueden entrar más clientes:

  • Google: Dicen que sino estás en Google no existes. Muchos novios buscan a través de google su fotógrafo de bodas, si consigues aparecer en los primeros resultados para esas búsquedas tendrás un extra de solicitudes de presupuesto. Para esto tienes que trabajar en el SEO de tu página web, no voy a entrar en detalle con este tema porque daría para un artículo aparte (puedes acceder a la Marterclass de Mario sobre SEO para fotógrafos). Es un trabajo que requiere de tiempo, ya que los resultados tardan en llegar, pero con paciencia podrás terminar en los primeros resultados de google. En mi caso es algo en lo que llevo algo menos de un año trabajando y ahora empiezo a ver los resultados, pero todavía queda mucho por hacer.
  • Networking: Tener una red de contactos dentro del mundo de las bodas te puede asegurar cerrar muchos contratos cada temporada, de hecho, muchos fotógrafos consiguen todos sus reportajes a través de su red de contactos. Principalmente los proveedores que mejor funcionan en este sentido son las fincas y las wedding planners, ya que por regla general las parejas buscan antes estos servicios para su boda. Lo normal es que llegues a un acuerdo con ellos para pagarles un porcentaje o una cantidad fija por cada boda que consigas cerrar gracias a ellos.
Fotografía de novia en blanco y negro

Contacto y presupuesto en fotografía de boda

Tras contarte la manera en la que consigo las solicitudes de mis posibles clientes, toca que te enseñe como afronto el trato con ellos para conseguir cerrar la boda.

Cuando recibo una solicitud lo primero que hago es darles la enhorabuena por su compromiso y agradecerles el haberse puesto en contacto conmigo y haberse fijado en mi trabajo. Esto creo que no hace falta que te lo diga pero… es muy importante ser educado y ser consciente de la ilusión que tiene esa pareja puesta en la boda. Después les expongo un dossier en el propio correo realizado en HTML, con sus fotos y botones con enlaces a mi web, todo pensando para que entre por los ojos. Es mucho mejor visualmente que un correo convencional de solo texto, y para mí también tiene ventaja sobre el adjuntar un PDF, ya que de esta manera no tienen que descargarse un adjunto al tenerlo todo en el propio correo. 

Si te preguntas como realizo ese correo en HTML te dejo un enlace con la herramienta online que yo utilizo, puedes utilizarla gratuitamente sin limitaciones de diseño (aunque tiene versión de pago). El problema de la versión gratuita es que perderás el trabajo cuando cierres la página y que solo te deja exportarlo en HTML, aunque esto no es un problema para el uso que le vamos a dar. Esta es la herramienta.

En este dossier les doy un poco de información así como los precios de los distintos packs de boda y sus posibles extras. Ellos pueden elegir los servicios que quieren contratar en base al presupuesto que tengan, por eso es importante darles diferentes opciones pero sin pasarse. Lo ideal son 3 packs, aunque con 2 puede funcionar también. Admito que yo en estos momentos estoy ofreciendo 4 packs, y aunque puede que no sea lo ideal siempre puedes probar para ver que es lo que te funciona a ti.

Tras enviarles el dossier siempre les mando un mensaje vía whatsapp para confirmarles que he recibido su solicitud y les he contestado, así me aseguro que revisen la bandeja de SPAM por si acaso.

Una vez recibido el dossier y después de estudiarlo, si les cuadra con lo que están buscando y con su presupuesto, me pedirán una entrevista para conocernos y contarme dudas más puntuales.

Novios besándose el día de la boda

Entrevista con los novios

En mi caso no dispongo de estudio o local, ya que al dedicarme casi en exclusiva a la fotografía de bodas no lo necesito y ahorro un buen dinero del local. Si también es este tu caso, necesitarás encontrar un lugar adecuado… y créeme cuando te digo que no sirve el primer bar que se te venga a la cabeza. Debe ser un lugar tranquilo, donde podáis charlar sin muchas molestias, sin los típicos gritos de los que puedan estar viendo el fútbol (si es un local sin TV muchísimo mejor) y sin niños que estén dando voces y corriendo de un lado a otro. Puede que te parezca difícil de encontrar, pero seguro que si buscas bien encontrarás algo con estas características cerca de tu vivienda. Es muy importante, ya que el confort que tengan los novios influirán de manera notable en el desarrollo de la entrevista. 

Otra opción es desplazarte a la casa de los novios, será más cómodo para ellos, pero yo te lo desaconsejaría, ya que es mejor tenerlo todo controlado y estar en un entorno que ya conoces donde sepas que vas a saber manejar bien la entrevista. Además, si tienes muchas entrevistas esto supondrá un coste mayor de tiempo y de dinero.

Por último, tienes la opción de la entrevista online, muy de moda en esos últimos tiempos. Para mí es menos personal, prefiero con diferencia una presencial, aunque a veces es la única opción cuando se trata de parejas que viven en el extranjero o que por temas de horario coinciden muy poco.

Yo los cito en una cafetería que cumple todos los requisitos que te expuse anteriormente. La entrevista suele durar una hora. Es importante dejarles hablar, sobre todo al principio, a mí siempre me gusta preguntarles cómo se conocieron, el tiempo que llevan juntos o qué esperan de su boda, para que se relajen y cojan confianza conmigo. 

Después paso a preguntarles las dudas que puedan tener respecto a la información que les di en el dossier, es muy importante dejarles todo lo más claro posible para que no haya malentendidos, ¿a ti te gustan las “sorpresas”? Pues a los novios tampoco.

Por último, les enseño una muestra de un álbum con una boda real, para que se hagan una idea del producto final que recibirán. Una vez hemos dado por finalizada la entrevista les agradezco el haberse acercado hasta el lugar y quedamos en que me darán una respuesta lo antes posible. 

Lo cierto es que una vez me he entrevistado con la pareja, es casi seguro que cerraré esa boda. Por esto tienes que darlo todo en la entrevista, si los novios se han molestado en ir a verte es porque están muy interesados en que tú les hagas la boda, solo tienes que darles ese “empujoncito” que les haga decidirse por fin… no les dejes escapar o les hará la boda otro fotógrafo.

Novios en la playa al atardecer

La importancia del contrato en fotografía de boda

Después de unos días, y si todo ha ido bien, los novios volverán a ponerse en contacto contigo para confirmarte que quieren que seas su fotógrafo. En este momento es cuando suelen concretarse todos los servicios que quieren contratar, y a raíz de esto, podrás prepararles el contrato. 

En el contrato tiene que ir todo bien explicado y claro, no puede haber hueco para las dudas y hay que contar con cualquier imprevisto. En la mayoría de los casos el contrato no deja de ser más que un trámite, pero te puede salvar en otros casos más puntuales. Aparte de los datos personales de los clientes así como los datos de la boda y los servicios que te contratan, es importante especificar que pasaría si no te presentas a la boda, si pierdes todo el trabajo, si tardas en entregarles las fotos más de lo pactado o cualquier otro imprevisto que pueda surgir. 

No hace falta que mencione que si quieres dedicarte profesionalmente a la fotografía de bodas necesitarás un seguro de responsabilidad civil que pueda sacarte de un apuro puntual. El acuerdo quedará cerrado con la firma del contrato por ambas partes y el ingreso de la señal con la que los novios dejarán reservada su fecha. ¡Enhorabuena! ya tienes una boda más.

Novios brindando a la salida de la iglesia

Mi equipo fotográfico para la fotografía de boda

Antes de terminar con este artículo sobre el trabajo que hay entes de una boda, quiero contarte con qué equipo trabajo, ya que es una de las preguntas que más suelen hacerme, aunque realmente pienso que el equipo no es lo importante, si que puede marcar la diferencia entre poder hacer una foto y no hacerla si las condiciones son complicadas.

  • Personalmente, suelo trabajar sin flash siempre que me sea posible, con el paso de los años he ido reduciendo cada vez más el número de fotos que hago con flash, la luz natural me enamora. Por eso, para mí uno de los puntos más importantes que tiene que tener la cámara es un buen control del ruido a ISOs altos.
  • También es importante que el sistema de enfoque sea preciso y rápido, aquí tiene que haber una simbiosis entre cámara y objetivo, pero sin duda una cámara con un buen enfoque te facilitará mucho las cosas cuando haya mucho movimiento y no puedas permitirte perder un momento muy especial.
  • Después está el tema del rango dinámico, un punto que las marcas han mejorado mucho en los últimos años y que para mí es indispensable. Un buen rango dinámico te permitirá salvar en el postprocesado situaciones de poca luz o gran contraste.
  • Por último, el cuarto punto indispensable es que esta disponga de doble tarjetero de memoria. Nunca sabes cuando se te puede estropear una tarjeta, así que si dispones de una cámara con doble tarjetero, puedes configurarla para que cada foto que hagas se guarde individualmente en cada tarjeta, así siempre tendrás una copia de seguridad que podrá salvarte los muebles en caso de “catástrofe”.
Novio alzando a la novia

Hasta hace poco, todos estos puntos los reunía la Canon 1DX mark II. Sin embargo, tenía un handicap muy importante, y es que boda tras boda terminaba con la espalda hecha polvo, el peso del equipo era demasiado para tantas horas seguidas de reportaje. Cuando por fin Sony estrenó la A7III vi el cielo abierto, ya que por fin se habían animado a poner doble tarjetero en sus cámaras profesionales, con los que ya cubrían todas mis necesidades. Además, aprecié una mejora significativa de la precisión de enfoque.

Actualmente mis cámaras para fotografía de boda son la Sony A9 como principal y la A7III y la A7RIII como secundarias. Trabajo con focales fijas, que van desde el sigma 14mm 1.8 ART hasta el Sigma 135mm 1.8 ART pasando por el Sigma 35mm 1.4 ART (mi favorito), el Sigma 50mm 1.4 ART y el Sony 90mm 2.8 macro para las fotos de detalles. Como flash tengo para cuando lo necesito el Godox V1.

Este es un artículo de David Redondo, el Artesano de la Luz. Puedes seguir su trabajo como fotógrafo de bodas en Instagram o en su web, donde además podrás ver sus fotos de postboda, una de sus especialidades.

Si te ha gustado no dudes en compartirlo entre tus contactos, será una bonita forma de agradecer a David la dedicación a la hora de contarnos su experiencia.

Las MasterClass de Mario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *