bodegón de comida

15 Fotos de comida para hacer en casa (Y que no falte la diversión)

En momentos en los que nos tenemos que quedar en casa y el día se puede hacer eterno o pasar volando, según cómo se lo proponga cada uno y las circunstancias de cada hogar, te traemos unas imágenes para llenarte de ideas. Se trata de fotos de comida que puedes hacer en casa para practicar, para divertirte y para realizar una tarea en familia, si se dan las circunstancias y te apetece; o para hacerla en soledad, con la máxima concentración. Sea lo que sea que te apetezca hacer o te permita la situación de tu hogar, tienes para elegir. Vamos a verlas.

Ah, y antes de que me digas que los elementos de tu despensa están limitados, he decirte que no es en eso en lo que te tienes que fijar, sino, como iremos viendo, poner atención en la luz, en los fondos, en la composición o en lo que rodea la comida, porque da igual si usas leche o café, si azúcar o harina, o si fotografías un plato de pasta en lugar de una variada y colorida ensalada.

Fotos de comida para llenarte de inspiración (y diversión)

1. Texturas

¿Qué tal si pruebas a capturar las texturas? Acércate todo lo que puedas, busca distintas texturas en los alimentos, utiliza una luz u otra para mostrar más detalle o más textura. En definitiva, consigue que tu foto se pueda tocar.

chocolate muy de cerca para ver la textura.
Texturas que abren el apetito

2. Perspectiva

Fotografía un mismo plato o alimento desde distintas perspectivas. Cambiar de ángulo te obligará a fijarte en los detalles, la incidencia de la luz, los fondos, los detalles de alrededor, la composición, la profundidad de campo, etc. Será un ejercicio de observación muy útil para futuras ocasiones.

Fotografía gastronómica en ángulo cenital
Gastronomía en cenital

3. Fotos de comida en clave alta o baja

La técnica en clave baja o clave alta es otro excelente ejercicio para practicar en casa y la comida un buen sujeto para llevarlo a cabo. En función del plato o de lo que quieras transmitir, fotografía en clave alta, como en este ejemplo, o en clave baja, como en la foto del siguiente apartado.

Desayuno en clave alta
En clave alta

4. Contrastes

¿Qué tal practicar con los contrastes? Pueden ser de color como en este ejemplo, o también de luz, texturas, temperaturas, etc. El límite lo pone tu imaginación, o sea, tú 😉 .

5. Fotos de comida de un mismo color

Y ya que hemos mencionado el contraste de color, otro buen ejercicio puede ser buscar composiciones con un mismo color. Se trata de otro juego en el que debes buscar alimentos o elementos relacionados con la cocina que tengan un mismo color y buscar un equilibrio en el encuadre. ¿Te animas? Mira este ejemplo.

fotografía de alimentos en verde
Verde que te quiero verde. ¿Qué color eliges tú?

6. Minimalismo en tus fotos de comida

Esta foto me lleva a otra minimalista y que me recuerda a la deconstrucción en la gastronomía. Y es que, como ya sabes, menos es más, pero a veces, con tanto ruido que tenemos alrededor, nos resulta difícil minimizar y limpiar el escenario. Te propongo este ejercicio, para que juegues con el espacio negativo, con el orden y la simplicidad.

7. Fondos

Es una pena que no prestemos a los fondos la atención que se merecen, porque pueden cambiar por completo una imagen, tanto a nivel visual como a nivel de sensaciones. Mira este ejemplo, ¿crees que luciría igual con la pared de azulejos en el fondo? Busca telas, maderas, manteles, o cualquier objeto que te sirva para crear un fondo a la altura de tu plato y tu foto.

postre con fondo gris
Elige el fondo más adecuado

8. Con las manos en la masa

Y es que las manos son tan expresivas y cuentan tanto, que es una pena dejarlas siempre fuera. ¿Qué tal adelantarnos al resultado y tomar unas cuantas imágenes durante la preparación de un alimento? Es obvio que para esto tienes que tener compañía. Vale, es cierto que puedes usar un trípode, disparador, etc. pero cocinando es un poco engorroso, así que esta es tarea más fácil y agradable si la haces con alguien.

Manos haciendo pasta casera
Con las manos en la masa

9. Y hablando de masas…

Que levante la mano todo aquel que hace pan en casa. No me voy a extender aquí, pero yo llevo tiempo haciéndolo y creo que las circunstancias han hecho que muchos se sumen. ¿Por qué no guardar un bonito recuerdo de tus panes caseros? Inmortalizar esa satisfacción de comerte un buen pan cocinado en tu horno. Dentro de unos años sonreirás al verlas. Aquí tienes una idea.

Al pan pan…

10. La luz en las fotos de comida

La luz, como en cualquier fotografía puede ayudarte a transmitir unas sensaciones u otras muy distintas. No es lo mismo una luz suave que una luz difusa. Aprovecha para estudiar la luz que entra por tu ventana y realiza distintas fotos en función de su calidad.

Bodegón de comida con luz dura
Y al vino vino 😉

11. Sensaciones

Al igual que la luz, los colores o los elementos que incluyas, pueden potenciar las sensaciones que quieras despertar. Porque, evidentemente, no es lo mismo fotografiar un helado, que un café caliente. Elige un alimento, estudia cómo quieres mostrarlo y monta tu escenario acorde a las circunstancias. Como en este ejemplo, ¿no te parece súper refrescante esta imagen?

Helado fotografiado con elementos y colores frescos
Refrescante

12. Humo y vapor

Acabamos de ver un ejemplo de cómo transmitir frescor. Ahora te propongo otro ejercicio que te ayudará a transmitir sensaciones de calidez con otro tipo de alimentos. Las claves aquí son la luz y el ángulo de disparo y un fondo oscuro que contraste con el humo y/o el vapor.

¿O no te han impactado siempre esas fotos en las que se podía sentir el calor por el humo o el vapor que desprendían? Pues tú también puedes conseguirlo. ¿A qué esperas?

Olla con vapor saliendo
Vapor o humo, elige tu preferido

Truco: hay quien utiliza el vapor de la plancha para darle vidilla a esos alimentos que se han enfriado mientras hacemos fotos.

13. Polvo en suspensión

A mí por lo menos estas fotos me encantan, cuando la harina vuela en la imagen, o el azúcar, ¿qué más da? Lo que importa es el efecto, que logra una imagen atractiva y que te hace sentirte parte de la escena. Buena luz, velocidades rápidas y un poco de paciencia para lograr el resultado adecuado y asumir la limpieza de después 😉 .

Harina en suspensión
Empieza la diversión

14. Alimentos voladores

Hay quien hace este tipo de fotos montándolas en el ordenador y quien dedica horas a dejar caer los alimentos hasta lograr el resultado como hizo una de las participantes de nuestro #Fotoreto23. Yo te dejo la idea, el proceso es cosa tuya. ¿Qué te apetece? (Te confieso que me encantaría ver el resultado).

ingredientes de hamburguesa en el aire
Atrapa la hamburguesa

15. 1,2,3… splash!

Otra idea para practicar las velocidades rápidas. Un ayudante que lance algo a un recipiente con líquido, luz, velocidades muy muy rápidas, ráfaga y ganas de pasarlo bien. No necesitas nada más. Diversión asegurada.

Salpicaduras de café
¿Te atreves?

Creo que tienes ideas de sobra para no salir de la cocina en semanas. Te podrás quejar de otras cosas, pero de falta de ideas o de aburrimiento, lamento decirte que no 😉

Me encantaría que compartieras tus mejores resultados con nosotros, incluso estaría guay ver algún making off 😉 Anímate y déjanos tu foto en los comentarios 👇🏻👇🏻👇🏻. Gracias y hasta la próxima.