Pareidolia: ¿Misterio u Oportunidad Fotográfica?

¿Alguna vez has jugado a buscar formas en las nubes o has visto caras donde no las hay? Este fenómeno tienen un nombre: pareidolia y es más común de lo que te imaginas.

Hoy te explicaré qué es, por qué se produce y, además de dejarte con unas cuantas fotos de ejemplo, te hablaré de pareidolias famosas y te daré algunos consejos para fotografiar este fenómeno.

¿Qué es la pareidolia? (Significado)

La pareidolia es un fenómeno psicológico que hace que un estímulo vago e impreciso sea percibido erróneamente como una forma reconocible. Las pareidolias pueden ser también auditivas. Algunos ejemplos: ver caras en objetos, descubrir formas conocidas en las nubes o escuchar sonidos de animales con el ulular del viento.

¿Cuál es la explicación psicológica de la pareidolia?

Existen varias razones o teorías que explican por qué podemos ver caras en los objetos o cualquier otra forma reconocible.

La primera tiene que ver con nuestra predisposición al reconocimiento facial. Estudios realizados con bebés muestran que, desde edades muy tempranas, tenemos predisposición a observar rostros antes que otros objetos, algo que parece tener que ver con nuestra supervivencia y con una capacidad adaptativa.

De hecho somos capaces de ir más allá del reconocimiento de un rostro, somos capaces de asignarle una personalidad, intención o emoción.

Esta explicación está detrás de las pareidolias de rostros, pero no explicaría el por qué de ver un dragón en una nube, por ejemplo.

Este hecho se explica, sin embargo, porque nuestro cerebro está preparado para simplificar el entorno. La cantidad de estímulos es tal a nuestro alrededor que la mente necesita sus mecanismos de supervivencia. Las distintas leyes de la percepción de la teoría de la Gestalt tratan este tema.

La Gestalt afirma, entre otras cosas y dentro de la ley de la buena forma o ley de la pregnancia, que existe una tendencia de la percepción a adoptar las formas más simples posibles. Dentro de esta ley existen otras leyes particulares, como la ley de la proximidad, la de cierre, la de continuidad o la de semejanza que explicarían bastante bien el porqué de la pareidolia.

También está relacionada con las expectativas de cada cual. Es por esto por lo que alguien es capaz de ver, por ejemplo, a la Virgen María en un sandwich o a Jesucrito en las llamas de Notre Dame.

Ejemplos de fotos de pareidolia

Aquí te dejo unos cuantos ejemplos de fotos de pareidolia para que te llenes de inspiración y para que veas que puedes encontrarlas en los lugares más insospechados:

Ya mismo te muestro algunas pareidolias famosas, pero si quieres ver más casos cotidianos curiosos y divertidos, mira este artículo y este otro.

También puedes darte un paseo por Pinterest buscando por la palabra «pareidolia».

Algunos casos famosos de pareidolia

Probablemente, una de las pareidolias famosas qué más te sonará, al menos en España, sea la de las caras de Bélmez. En 1971, en un pueblo de Jaén, aparecieron unos rostros en el suelo de la cocina de María Gómez Cámara. Estos fueron visitados por miles de personas y dieron mucho que hablar a los parapsicólogos.

La cara de Marte es un rostro en el planeta rojo que acaparó la atención de los medios y del mundo de la astronomía. Las imágenes más recientes de la sonda Mars Express dejan claro que es solo un montículo que con las sombras se asemeja a una cara, despejando toda duda y confirmando que es solo una pareidolia más.

¿Y qué me dices de la famosa roca elefante en Islandia? ¿La conocías? Impresionante, ¿verdad?

Roca elefante, pareidolia en Islandia
Pareidolia en la Roca Elefante de Islandia

Otra de las pareidolias famosas es la del dinero diabólico. Ocurrió en 1954 en Canadá, aunque más tarde se descubrió que no fue casual. En los billetes de 5 dólares canadienses en los que aparecía la Reina Elizabeth, se podía ver un demonio en su cabello. Detrás de esta historia hay un trabajador de la fábrica de la moneda, un irlandés que pertenecía al IRA y que, intencionadamente, pintó el cabello para que pareciera una malvada figura a quien el diablo susurraba al oído. Un mensaje bastante subliminal que consiguió que retiraran toda la serie de circulación y reeditaran dichos (para algunos dichosos) billetes.

Por último, hablemos de las orquídeas. Tal vez te suene la orquídea bebé o la orquídea mono. Son flores conocidas, una porque parece un bebé en un canasto, y otra porque se parece asombrosamente al rostro de un mono. Puedes ver al mono en esta foto:

Orquídea mono
Pareidolia en la naturaleza

Cómo hacer fotos de pareidolia

Todas estas explicaciones y ejemplos han sido para llegar al quid de la cuestión, a lo que nos interesa: el tema fotográfico.

Como has visto, las pareidolias son muy llamativas fotográficamente, así que te propongo un pequeño ejercicio, enciende tu cámara y ve a buscarlas, dentro y/o fuera de casa. Algunos consejos para hacer fotos de pareidolias:

  1. Presta muchísima atención a tu alrededor, la observación es clave para detectarlas.
  2. Debe interpretarse bien a simple vista, si tienes que explicarla, no es una buena opción.
  3. Puedes usar la cámara o el smartphone, aunque si vas a fotografiar con el móvil, estos consejos te serán de gran ayuda.
  4. No te limites a los rostros, son lo más fácil y reconocible, pero hay vida más allá de las pareidolias de caras.
pareidolia nubes con forma de corazón
Pareidolia en las nubes
  1. Es mejor una iluminación homogénea, salvo que la pareidolia se forme precisamente por el juego de luces y sombras.
  2. Todas las partes deben estar bien enfocadas, aperturas medias o fotografiar en paralelo la pareidolia son dos posibles soluciones.
  3. No temas moverte o modificar el ángulo de disparo, puede que un pequeño cambio de posición te regale una magnífica pareidolia.
  4. Nos vamos a centrar en la pareidolia, pero eso no significa que no intentes buscar una composición atractiva, que este es un blog de fotografía 😉 .
  5. También puedes contar una historia, no se trata de fotografía documental en la que no puedas intervenir, no te cortes y aporta un punto creativo. Deja salir al artista que llevas dentro.
  6. ¿Dónde encontrar pareidolias? Como te decía, lo importante es prestar mucha atención al entorno porque pueden estar en cualquier lugar. Dicho esto, es habitual verlas en: humo, nubes, sombras, espuma, fachadas, enchufes, grifos, partes traseras y delanteras de los coches, rocas y montañas, nudos de la madera, troncos de los árboles, posos del té o del café, salpicaduras de agua, etcétera. Y si lo tuyo es lo de fotografiar con un dron, seguro que encuentras un montón de pareidolias desde el aire.

Espero que este artículo te haya sido útil, de ser así, te invito a compartirlo en tus redes sociales y/o a mostrarnos tus pareidolias favoritas, deja el enlace en los comentarios, nos encantará verlas.