Cuando las musas nos abandonan, la cámara va quedando cada vez más y más relegada a un segundo plano hasta que acaba prácticamente olvidada en el fondo de un armario. Pues la inactividad llama a la inactividad. Cuanto menos fotografías, menos te apetece, salvo que tengas un evento, un viaje o algo que te arranque del letargo, mientras tanto, en el día a día, si esperas a que la inspiración te llegue sola, morirás en el intento. Las musas vienen a veces, claro, pero si no te pillan trabajando se largarán por donde han venido. Así que mejor no dejarnos caer nunca en este estado de hibernación. ¿Cómo? Poniéndote a trabajar. Por eso te traigo 33 fotografías que invitan a la calma y a la tranquilidad. Si quieres conocer los trucos de cómo lograrlas puedes leerlos aquí, hoy sólo te muestro inspiración, para que tu cámara no acumule telarañas, sino imágenes.

Mundo marino y submarino

Observar una pecera es tan relajante como contemplar el mar. Te embarga una paz que no es comparable a muchas otras emociones. El agua, el lento movimiento de sus seres vivos, el azul… Esta sensación también se transmite en las fotografías, aquí te traigo algunos ejemplos. Si te gustan las imágenes acuáticas puedes ver aquí cómo lograrlas.

Agua

Y no sólo el agua del mar, el agua de por sí es relajante, sea en el mar, en una piscina, un lago, un río, una fuente o una bañera. Escuchar correr el agua suele tener un efecto balsámico, cuando te quieres desestresar visitas un SPA, o te das un «baño relajante», incluso hay quien coloca una pequeña fuente en su salón para escuchar el agua correr o en el jardín. Aquí te muestro algunas imágenes de agua que te darán un poco de paz.

Naturaleza

Flores, plantas, paisajes, agua, combinaciones de todo un poco… el caso es que este tipo de fotografías acaban hipnotizando a cualquiera que se ponga por delante. ¿Quieres comprobarlo?

Atardeceres

Tras el ajetreo del día, la vida comienza a calmarse al caer la tarde, es algo que tenemos asumido sin darnos cuenta. Por eso los atardeceres nos serenan tanto.

Por cierto, antes de continuar, ¿Sabes que puedes disfrutar de un espacio para fotografía y vídeo con calidad profesional? Te cuento mi experiencia personal aquí.

Y ahora, sigamos con el tema que nos ocupa...

La hora del descanso

Cualquier postura, objeto o gesto que refleje o simbolice un descanso, una parada en el camino, acabará transmitiendo un poquito de tranquilidad en este mundo de prisas.

Minimalismo

El orden del minimalismo, la ausencia de objetos y la belleza de la sencillez aportan paz y mucha calma. Yo creo que por eso los japoneses son tan calmados, son los «reyes» del minimalismo 😉

Monocromo

Y cuando hablo de monocromo no me refiero a blanco y negro, sino a fotografías en las que predomina un sólo color. En este caso, es el azul el que transmite serenidad, tranquilidad y calma, aunque también puedes utilizar el blanco que transmite paz.

Como verás, estas imágenes que tanta paz y tranquilidad transmiten, no lo hacen de una sola forma, sus autores han utilizado combinaciones de varios elementos para potenciar el efecto, para lograr una mayor emoción. También habrás podido observar que el azul es el color predominante, y es que no hay emoción que se resista al color y, más concretamente, no hay calma que se resista al azul.

Si estas imágenes te han parecido inspiradoras, te pido unos segundos para compartirlas en tus redes sociales favoritas. Y, por supuesto, esta inspiración ha de servir de algo… busca tu cámara, tienes un gran poder en tus manos, el de emocionar. ¿A qué esperas?

  1. Hola. ¡Qué bonitas fotografías, muy profesionales! Quiero saber si las puedo usar, para ponerle un mensaje.
    Espero su respuesta,
    Gracias.

    1. Heriberto, deberás de revisar los créditos de las fotos que están mencionados en el encabezado y revisar el tipo de licencia con las que fueron compartidas. Saludos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *