Las fotografías que ilustran este artículo pertenecen a chris zerbes bajo Licencia Creative Commons

Cómo Seducir a Alguien con su Propio Retrato ;)

La gente se ve a sí misma más fea de lo que es. Vale, todos somos un poco feos (o guapos, según como se mire), unos más y otros menos, pero estoy harto de ver la cara de horror, espanto, pánico y auténtico pavor que algunos ponen cuando se les muestra un retrato suyo.

Esto hay que remediarlo. Los planetas, astros, dioses y demás fuerzas que velan por el equilibrio de nuestro Universo han decidido que seas TÚ, querida lectora y querido lector, el encargado de solucionar esta situación. Sí, tú que siempre estás detrás de la cámara, pues alguna misión tenías que tener alguna vez, y hoy es el día en que te será revelada: salvar a 2 ó 3 de tus amigos de una depresión por creerse feos (o más feos de lo que en el fondo son :P)

¿Aceptas la misión?
(Si decides cobardemente abandonar la lectura en este punto provocarás un enorme desequilibrio en el Universo, piénsalo 2 veces antes de renunciar 😉 ).

8 consejos para producir unos retratos impresionantes

Nada de hacernos con altos y costosos equipos de fotografía, cámaras réflex de 3.000 euros, enormes paneles de iluminación o un equipo de maquilladores profesionales de élite. Los consejos que a continuación te propongo son simples y al alcance de cualquier fotógrafo, sea profesional o amateur.

Lo único que vas a necesitar es una cámara de fotos, a poder ser réflex, un amigo que se deje retratar, un poco de ganas, y seguir los siguientes consejos:

1- Selecciona una Profundidad de Campo reducida: Esto consiste básicamente en seleccionar en la cámara el modo semiautomático Prioridad de Apertura («A» en cámaras Nikon, «Av» en Canon y otras marcas), y ajustar la cámara a un valor f/ lo más pequeño posible (f/1.4 sería ideal, pero un f/3.5 funcionaría igualmente). Con esto habremos configurado una Profundidad de Campo reducida, que a fin de cuentas no es más que decirle a la cámara: «Enfócame al sujeto todo lo que puedas y haz que todo lo demás salga difuminado».
Cuando aplicamos este truco realmente estamos convirtiendo al sujeto en el único protagonista.. Cualquiera que mirase la fotografía sentiría un irresistible deseo de mirar al sujeto primero, antes de pasear su mirada por el resto de los elementos de la fotografía.

2- Luz, luz, mucha luz: Además de llamar la atención y otorgar protagonismo, la luz normalmente va asociada a sensaciones muy positivas. Antes de componer el retrato intenta encontrar un sitio lo más iluminado posible. Evidentemente la luz natural es mil veces mejor que la artificial, aunque de no haber luz natural la luz artificial también estaría bien.

3- Evita el flash directo de noche: Y hablando de luz.. ¿te has fijado alguna vez en lo aceitosos y sudados que salen los retratos hechos de noche con luz de flash directa muy de cerca? Nunca, nunca nunca dispares de noche con flash directo.
En cambio existe una serie de trucos que puedes utilizar con el flash obteniendo resultados muy buenos: por ejemplo hacer rebotar la luz del flash en una pared blanca próxima y así que la luz reflejada en el sujeto retratado proceda del rebote en la pared, y no del flash directamente. También suele dar muy buenos resultados el disparar el flash con algún tipo de pantalla difusora, que lo que hace es difundir la luz del flash y hacerla más suave sobre el sujeto.
Truco: Yo cuando no dispongo de pantalla difusora utilizo un trozo de papel Kleenex, funciona de maravilla.

Por cierto, antes de continuar, ¿Sabes que puedes disfrutar de un espacio para fotografía y vídeo con calidad profesional? Te cuento mi experiencia personal aquí.

Y ahora, sigamos con el tema que nos ocupa...

4- Evita el amanecer y la noche: Si no te quieres complicar mucho la vida directamente evita los momentos de mayor dificultad para un fotógrafo, que son la noche y el amanecer. Si bien admito que el amanecer a mí particularmente me suele atraer mucho para hacer fotos, hay que decir que presenta mucha dificultad por la escasez de luz. Si te animas lo puedes intentar igualmente, pero si quieres ir por seguro monta tu sesión a media mañana o por la tarde un poco antes del anochecer.

5- Utiliza el 50mm: Si disparas con el Rey de los Objetivos tienes la mitad del trabajo hecho. Es una pasada.

Trucos y consejos para Fotografia de Retrato
¡Haz que se ría!

6- Entreténle, diviértele, hazle reír: Por un lado el sujeto siempre asociará la foto al momento de la sesión. Los humanos somos incapaces de separar una emoción positiva como es la de pasárnoslo bien de un hecho objetivo como es salir guapos o feos en una foto. En serio. Hazle pasar un buen rato y tu sujeto inconscientemente conservará esa foto como una de sus preferidas.
Además, no le estás haciendo ningún favor al sujeto si dejas que salga serio o nervioso en la foto. Tienes que contribuir a que se sienta bien, cómodo y que se vaya relajando. Durante la sesión de fotos ve charlando con él, comenta cosas, no te inhibas de exclamar en voz alta lo bien que están saliendo las fotos, pues eso le dará confianza y ayudará a que se relaje mucho más.

7- Encuentra el ángulo adecuado: Hay un ángulo adecuado para cada persona, dependiendo de su sexo, de su estatura, de su complexión física, y del mensaje que se quiera transmitir a través del retrato. Se recomienda retratar a las chicas ligeramente desde arriba (sin exagerar), pues ese punto de vista transmite normalmente ternura; a un hombre dicen que es mejor fotografiarlo desde abajo ya que así se obtiene una mayor sensación de fuerza y virilidad. Si fotografías un niño bajándote a su misma altura haces que parezca guapísimo, y así…
(Me apetece escribir más extensamente sobre este tema. Intentaré publicar algo pronto).

8- Presta atención a los colores: Todo lo que he venido comentando arriba te puede terminar resultando inútil si dejas escapar el tema de los colores. Es primordial encontrar un punto de colores que le dé protagonismo al personaje en vez de quitárselo.
Por ejemplo si viste verde, fotografiarlo en un entorno extremadamente verde (césped) no le va a dar mucho protagonismo. Recuerda, queremos que el sujeto sea el protagonista, que sea el centro de las miradas. Así que procura elegir unos colores de segundo plano que contrasten con los colores del sujeto. Piensa en la típica foto que todos hemos visto alguna vez de la mariquita roja sobre una hoja verde, ¿te imaginas que la mariquita fuera verde..?
En algunos casos incluso puedes hacer que se complementen: por ejemplo personaje con algún accesorio pequeño de color verde (una bufanda por ejemplo) en un entorno verde, siempre y cuando el color dominante de la ropa no sea el verde precisamente.

En fin, espero que este artículo te haya resultado entretenido a la par que útil, y que los tuyos a partir de ahora se vean «un poco más guapos» a través de las fotos que produces.

Como siempre, si has disfrutado de esta lectura te agradecería una recomendación en Facebook, Twitter o Google+ 🙂