¿Habías oído alguna vez esta palabra? ¿Bokeh? ¿Qué te inspira? Así a bote pronto deducir su significado es casi imposible a menos que sepas japonés. Sí, lo que oyes, es una palabra japonesa que significa desenfoque.

Menuda pista te he dado, ¿eh? El bokeh es eso, o en parte es simplemente eso, la calidad del desenfoque de determinadas zonas de una imagen, y del efecto que se consigue con éste. Es extremadamente sencillo de utilizar y los resultados son asombrosos.

Prepárate porque cuando acabe este artículo vas a saber todos los secretos que necesitas para conseguir unas preciosas imágenes con bokeh. Sigue leyendo y te lo explico ;-).

¿Qué es el bokeh?

El bokeh es el efecto que se consigue cuando trabajamos con muy poca profundidad de campo. Es más notorio cuando añadimos un elemento repetitivo, pequeño, y brillante, como luces de navidad, farolas en la lejanía, faros de coche, gotas de agua iluminadas por el sol, e incluso la luz que se cuela entre las hojas de un árbol.

Observa la siguiente imagen y lo entenderás a la perfección:

Retrato con bokeh

¿Te has fijado cómo las luces que se encuentran más cercanas a la zona enfocada (la chica), aparecen nítidas y se van difuminando (y por lo tanto agrandando) a medida que se alejan de la zona enfocada?

Son muy resultones los fondos con luces, y probablemente si conocías este término, lo asocies a esas escenas con luces de colores difuminadas de fondo. Los colores de estos estos “puntos de luz”, dependerán del color de las luces en cuestión.

El bokeh te permite ser altamente creativo/a, no sólo se limita a unas luces de colores en el fondo, también puedes añadirlas artísticamente a tus retratos, paisajes, etcétera, o trabajar con otros elementos en el desenfoque.

¿Cómo se consigue?

Puede que a estas alturas de tu afición ya sepas, o por lo menos te suenen, los conceptos: “profundidad de campo”, “apertura de diafragma” o “distancia focal”. Si no es así, no te preocupes, hacemos un resumen rápido, y te dejo un par de enlaces por si quieres profundizar más en el tema.

Profundidad de campo

Es la zona que aparece en foco en la imagen. Esta puede ser mucha (por ejemplo para paisajes, donde nos suele interesar que todo aparezca nítido y enfocado de principio a fin) o poca (por ejemplo para aislar del fondo a una persona en un retrato).

La profundidad de campo va directamente relacionada con (y depende de) la apertura

de diafragma.

Apertura de diafragma

La apertura de diafragma es la que regula la cantidad de luz que pasa por nuestro objetivo hacia el sensor de la cámara. Se sitúa en el interior del objetivo y mediante unas palas o láminas, permite modificar el tamaño de este agujero por el que pasa la luz, controlando, por lo tanto, si dejamos pasar más o menos hacia el sensor.

En lo que respecta al bokeh, cuanto mayor sea la apertura de diafragma (valores bajos como f/1.4, f/1.8, f/2 o f/2.8), mayor será el desenfoque y por lo tanto el bokeh.

Distancia focal

Es la distancia que existe entre el sensor y el centro óptico de la lente (allí dónde se cruzan los rayos de luz y son dirigidos hacia el sensor).

A efectos prácticos, a mayor distancia focal, más nos acercamos a aquello que queremos retratar pero tenemos menor ángulo, y al contrario, cuanta menos distancia focal tenga un objetivo, más nos alejaremos pero mayor será el ángulo del mismo.

Piensa en un objetivo de 200mm versus uno de 18mm y haz la prueba con tu objetivo del kit si lo tienes. Lo ves, ¿verdad?

Ahora bien, como suele pasar, la distancia focal también afecta a otros parámetros como la profundidad de campo (el desenfoque o bokeh). A más distancia focal, mayor desenfoque, y por lo tanto, mayor bokeh.

Distancia entre el primer plano y el fondo

Cuanto más separados estén el primer plano y el fondo, más se acentuará la diferencia de foco entre el primer plano y el fondo.

¿Qué tipos de bokeh hay?

Te preguntarás qué tipos de bokeh puede haber. Pues básicamente la diferencia radica en la calidad de la construcción de la lente y los resultados que se asocian a una mejor o peor construcción del diafragma.

Me explico, los objetivos más buenos, suelen estar construidos con un mayor número de láminas de diafragma. Cuantas más láminas tengan, mejor es la calidad del bokeh que crean; éste es más suave y difuminado.

En cambio, cuanto más pobre es la construcción de la misma, menos número de láminas o palas lo forman y produce un bokeh muy marcado o duro y, por lo tanto, de peor calidad.

La calidad del bokeh viene determinada por el número de láminas de diafragma

Como puedes ver, este número de palas o láminas de diafragma, también es un elemento importante a tener en cuenta a la hora de comprar un objetivo.

Generalizando, los objetivos del kit, suelen estar compuestos por unas 6  láminas. Considerándose buenos, los que se sitúan por encima de las 8 láminas, aunque los hay que llegan hasta 11.

Para encontrar esta información deberás buscar en las especificaciones técnicas de tus objetivos, verás que pone algo parecido a “número de láminas de diafragma”.

Por ejemplo, te diré que el rey de los objetivos tiene 9, lo que lo sitúa en un buen rango para conseguir agradables bokeh.

Posibilidades creativas del bokeh

Resumiendo, hemos dicho que el bokeh lo podemos conseguir, bien con distancias focales elevadas, con grandes aperturas de diafragma o bien separando el protagonista del fondo.

El amplio desenfoque que consigamos utilizando una de las formas anteriores será bokeh sea cuál sea el fondo que tengamos, pero los bokeh más “resultones” son quizá los que se consiguen con luces de fondo.

Las posibilidades creativas del bokeh

Puedes empezar a trabajar tus bokeh preparando tu propia sesión casera con unas cuantas luces del árbol de navidad o similar. Aquí tienes un fantástico artículo donde te explica paso a paso cómo conseguir maravillosos bokeh para retratos u objetos en primer plano: Aprende a dominar la fotografía bokeh en 7 pasos fáciles (método para torpes).

No obstante, recuerda que el bokeh es el desenfoque en sí mismo, por lo que cualquier elemento desenfocado puede crear bonitos bokeh, es cuestión de experimentar y ser creativo.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad. Si es así no olvides compartirlo en tu red social favorita. Muchas gracias y hasta la próxima 🙂

eBook Lightbook

4 Respuestas

  1. Alexis

    ¡¡Me salió!! Soy nuevo en esto y de a poco voy a ir probando todo lo que publicas. ¡Muchas gracias!

    Responder
  2. Miguel Angel Luna

    Alexa , perdón ante todo, no sabía como hacerle llega a Mario un comentario, he devorado cuanto he podido de lo publicado en el blog, y no es la primera vez que lo leo, por eso quería hacerle notar a Mario, cuando pone voy a desvelar , un secreto” desvelar, se refiere a perder el sueño o no dormir, en cambio develar, sin la “s” se refiere a corre un velo y dejar ver o conocer, y en este caso enseñar o mostrar algo, lo que seria el termino apropiado. Esto con todo respeto y cariño. Abrazo desde Buenos Aires y mil gracias por todo el esfuerzo que ponen para ayudarnos

    Responder
    • Salvador

      Develar y desvelar son grafías correctas de esta voz, aunque no siempre son intercambiables.
      DESVELAR
      Descubrir o manifestar [algo] lo que estaba oculto.
      “nos desveló cuál era el secreto de su éxito”
      DEVELAR
      Quitar o descorrer el velo que cubre una cosa.
      Desvelar algo oculto.

      Desvelar, sin embargo, no es intercambiable por develar cuando se refiere a quitar el sueño a alguien o impedirle dormir, o poner mucho cuidado y atención en aquello de lo que se es responsable.
      Por lo tanto las dos opciones son validas para el asunto que se trata:
      ” descubrirnos unos trucos para que lo conozcamos y mejorar la fotografía”

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.