Fotografías cortesía de Cougar-Studio, jeeheon, icatus y Michael D. Dunn  bajo licencia Creative Commons

Cómo Vencer a Tu Peor Enemigo Fotográficamente Hablando: La Oscuridad

El de hoy es un artículo extraído de la serie de contenidos premium que redacto con regularidad y envío por Email a mis Lectores VIP. Si ya eres Lector VIP puede que lo hayas leído ya con anterioridad (a menos que lo quieras repetir), pero sobre todo lo saco aquí de manera pública como muestra de los contenidos que envío a la comunidad de Lectores VIP que siguen y que apoyan este blog.  

Si todavía no lo eres te puedes hacer Lector VIP dejándome tu nombre e Email. Es gratis 😉

Introducción

Una buena parte de las dificultades a las que nos enfrentamos como fotógrafos a la hora de hacer una foto están relacionadas con la falta de luz. La oscuridad es el enemigo número uno de todos los fotógrafos. La escasez de luz es lo que hace que tengamos que recurrir al uso del flash, con el consiguiente inconveniente del exceso de luz que el flash supone. La falta de luz es lo que hace que, en el modo automático de la cámara, obtengamos fotos borrosas.

Mi intención con este artículo es que entiendas el mecanismo que hay detrás de la captura de una foto, y que seas capaz de obtener fotos correctamente iluminadas aunque se trate de situaciones de falta de luz. Teniendo unos cuantos recursos a nuestro alcance la oscuridad ya no tendría que ser problema para nada.

Intentaré transmitir las ideas empleando un lenguaje llano y limpio de tecnicismos complejos. No obstante, verás que a lo largo del artículo hago referencia a algunos conceptos fotográficos importantes como la velocidad de obturación o la sensibilidad ISO. Si no te sientes cómodo con estos conceptos te recomiendo le eches un vistazo a “Tus Primeros Pasos en Fotografía Réflex”, un libro que supongo que ya habrás recibido si eres Lector VIP del blog.

Finalmente, decirte que este texto fue redactado de manera aplicable a una cámara réflex digital, no obstante algunas ideas y recursos podrían ser igualmente aplicables a otros tipos de cámaras que ofrezcan los modos manual y semi-manual.

El concepto clave

La fotografía es luz.
Para que nuestros ojos puedan ver las cosas que nos rodean necesitamos que haya luz que las ilumine.

Con la fotografía pasa lo mismo. La cámara sólo es capaz de distinguir (y grabar) cosas visibles, objetos o sujetos iluminados por algún tipo de luz, sea natural o artificial.
Habiendo luz hay fotografía.

La manera en que una cámara de fotos réflex funciona está inspirada en la propia naturaleza, en el ojo humano concretamente. Nuestros ojos también necesitan luz para poder ver las cosas: las pupilas equivaldrían al objetivo de una cámara réflex, la retina sería algo así como el sensor sobre el cual se proyecta la imagen, y el cerebro, de alguna manera, la tarjeta de memoria.

Como decía, la luz es el componente principal que hace que la fotografía sea posible. La luz (procedente de la ventana o de cualquier otra fuente) rebota en los objetos para posteriormente dirigirse a la cámara, penetrar en ella a través del objetivo, y terminar proyectándose en el sensor.

La Fotografía es Luz
La Fotografía es Luz

Se trata de un viaje como ves, el viaje de la luz que rebota en las cosas y emprende un recorrido (a unas velocidades fulminantes) hasta encontrar su camino al interior de nuestra cámara. Evidentemente te lo estoy contando de una manera mucho más simplificada de cómo ocurre en realidad, pero la idea de fondo es ésa.

Situaciones habituales de riesgo

Ahora que conoces el concepto básico pasemos a ver aquellas situaciones en las que la oscuridad se empeña en fastidiarnos las fotos, y cómo salir airoso de ellas.

A continuación te expongo un listado con unas cuantas situaciones que harán que tus fotos salgan mal. Todas estas situaciones tienen su origen en la oscuridad, te lo explico a continuación:

1) La noche
Nada que explicar aquí. La noche significa la ausencia de la luz natural del sol, lo cual convierte la fotografía en todo un reto. Afortunadamente existe un pequeño invento llamado “Flash”, el cual soluciona un poco esta situación de oscuridad, pero muchas veces el flash deja un efecto aceitoso en la piel del sujeto, crea demasiada luz, y además tiene limitaciones muy importantes ya que sólo es capaz de iluminar a una cierta distancia.

2) El amanecer y el atardecer
Amanecer y atardecer: dos momentos magníficos desde un punto de vista de estética fotográfica, sin embargo la poca cantidad de luz disponible durante el amanecer y el atardecer hace que la cámara sufra un poco. El resultado más frecuente suele ser una foto movida.

Atardeceres
Atardeceres

3) Objetivos de largas distancias focales
En igualdad de condiciones un objetivo de distancia focal de 300mm será mucho más oscuro que uno de 35mm. Trabajar con distancias focales elevadas hace que la cantidad de luz que alcanza la cámara disminuya y por lo tanto que la foto resulte oscura o movida.

4) Habitaciones y cuartos oscuros
Como es lógico, una habitación sin ventanas, o con ventanas que no dan al exterior (sino a un patio interior del edificio por ejemplo) presenta un problema serio para el fotógrafo. Este tipo de habitaciones no suele tener los niveles de luz necesarios para que la cámara capture la foto correctamente. El que tú puedas ver con cierta facilidad dentro de la habitación no significa necesariamente que la cámara lo pueda hacer con la misma facilidad que tú.

5) Bosques y lugares naturales cerrados
Naturalmente (y nunca mejor dicho) la naturaleza “cerrada” o frondosa inhibe la entrada de los rayos de sol. Si andas con tu cámara en medio de un denso bosque en busca de pequeños animales o plantas que retratar te tendrás que enfrentar al problema de la falta de luz.

Bosques Frondosos
Bosques Frondosos

6) Accesorios que obstruyen el paso de la luz
Todo accesorio que le añadamos al objetivo es susceptible de obstruir el viaje de la luz. La mayoría de estos accesorios normalmente son buenos, y hasta necesarios en algunas situaciones: por ejemplo yo no puedo disparar fotos de paisajes sin mi filtro polarizador. Sin embargo si corremos el riesgo de obtener fotos oscuras, si echamos de menos la luz, lo mejor sería liberar el objetivo de todos estos accesorios.

De estos accesorios que te comento los que resultan más “engorrosos” para la luz son los filtros (polarizadores, de densidad neutra, …) así como los tubos de extensión, así que utilízalos siempre con cuidado, y ante la duda, mejor quítalos.

7) Ajustes de exposición
Ajustes OscuridadA veces los propios ajustes de exposición de tu cámara te pueden hacer la vida más complicada. Las cámaras de fotos permiten aumentar los niveles de exposición o reducirlos, según nos convenga, pero es frecuente que dejemos el nivel de exposición bajo por olvido y nos estemos rompiendo la cabeza no sabiendo por qué las fotos salen oscuras.

Cómo tomar buenas fotos en situaciones de oscuridad

Te habrás sentido identificado con más de una situación de las que acabo de describir. Pero tranquilo, se acabaron las frustraciones. He aquí el kit definitivo de supervivencia. Se trata de una serie de accesorios, medidas y a veces simples gestos con los que vencerás con facilidad a ese enemigo tan temido llamado Oscuridad.

A) La velocidad de obturación
Lo creas o no el tiempo es un arma efectiva contra la oscuridad, y muy barata por cierto. Consiste simplemente en alargar el tiempo durante el cual se obtura o graba la foto. Si al principio decíamos que la foto se consigue mediante la penetración de la luz a la cámara a través del objetivo, ¿qué pasaría si dejáramos a esta luz entrar durante un extenso período de tiempo? Pues que entraría seguramente más luz.

Esto se consigue utilizando el modo manual de la cámara (modo “M” en la mayoría de las cámaras réflex) o por lo menos el modo semimanual de Velocidad de Obturación (modo “S” en las Nikon, “Tv” en las Canon y otras marcas) y escogiendo una velocidad de obturación relativamente larga. Por ejemplo si para una escena con la cantidad de luz necesaria necesitamos una velocidad de obturación de 1/100s, si tuviéramos que disparar la misma foto pero con la escena más oscura, el doble de oscura por ejemplo, tendríamos que ralentizar la velocidad de obturación bajándola a 1/50s por ejemplo, ó más lenta aun, hasta encontrar la velocidad adecuada.

Recuerda, cuanto más lenta sea la obturación, más cantidad de luz acaba entrando y acumulándose. Es como dejar un vaso debajo de un grifo de agua, el vaso se llenará el doble de agua si dejamos el grifo abierto 2 segundos que si lo dejamos abierto sólo uno.

B) El Rey de los Objetivos
Así es cómo me gusta llamar a estos objetivos de distancia focal fija de 35mm y 50mm cuya apertura de diafragma es de f/1.4. Este tipo de objetivos tiene la virtud de permitir la entrada de una ingente cantidad de luz, simplemente porque su apertura es mayor. Volviendo al ejemplo anterior del agua y el vaso, el vaso se llenaría el doble de agua estando debajo de un grifo de gran caudal que estando debajo de uno de caudal reducido. Cuanto más ancho el caudal sea, más cantidad de agua se consigue.
Pues en las cámaras réflex pasa igual, a mayor apertura de objetivo, mayor cantidad de luz entra. (Más sobre por qué me encanta este objetivo aquí).

El Rey de los Objetivos
El Rey de los Objetivos

Nota de Consolación: Si no tienes un objetivo de éstos échale un vistazo a este artículo, te encantará. Si no te puedes permitir uno, no pasa nada, en teoría esta regla se le puede aplicar a cualquier objetivo, aunque de manera menos efectiva: simplemente ajusta la cámara a una apertura de objetivo lo más amplia posible (valor f/.. pequeño). A lo mejor en tu caso es f/3.5, ó f/4. No importa, lo principal es conseguir que ese valor sea pequeño.

C) El trípode
Vencer a la oscuridad es casi imposible si no disponemos de un buen trípode. Como dije antes, una de las maneras de obtener mayor cantidad de luz consiste en utilizar velocidades de obturación lentas, y puse como ejemplo dejar el vaso debajo de un grifo durante un tiempo prolongado, lo cual nos permitiría obtener mayor cantidad de agua, o luz si hablamos de cámaras de fotos. Pero, ¿de qué serviría dejar el grifo abierto durante mucho tiempo si sujetamos el vaso con una mano temblorosa? Se nos movería el vaso todo el tiempo y no se llenaría de agua, o no se llenaría bien.

En fotografía ocurre algo parecido: si para capturar una mayor cantidad de luz seleccionamos una velocidad de obturación relativamente lenta, tenemos que asegurarnos de que la cámara no se mueva lo más mínimo durante ese lapso de tiempo. Sí, es un tiempo muy pequeño, fracciones de segundo, pero aun así se producen ciertos movimientos, muy pequeños, que hacen que la luz “capturada” se disperse dentro de la cámara y proyecte una imagen confusa, borrosa.

La solución pasa por estabilizar la cámara encima de un buen trípode el cual nos permitirá recoger toda esa luz de manera estable consiguiendo así una imagen ultra nítida. (Más info sobre trípodes, con alguna que otra recomendación mía, aquí).

D) ISO
El valor ISO en las cámaras réflex digitales hace referencia a cómo de sensible es el sensor de la cámara a la luz. Se puede modificar. Seleccionando un valor ISO elevado hacemos que la cámara sea más sensible a la luz. En otras palabras, con la misma cantidad de luz la cámara podrá capturar el doble o triple o la cantidad que sea de luz en función del valor ISO que le hayamos subido.

Esto es muy útil es situaciones de escasez luz. Si habiendo agotado todos los recursos de este kit de supervivencia seguimos encontrando la foto demasiado oscura, subir el valor ISO puede solucionarnos el problema.

En una cámara réflex digital normal el valor ISO normal suele estar en los 100. Si es preciso puedes subirlo a 200, 400, y así gradualmente hasta que encuentres el valor adecuado. Sin embargo ten en cuenta que a mayor sensibilidad ISO, mayor ruido obtendrás en la foto, así que súbelo sólo cuando sea necesario y no tengas más remedio.

Mi fórmula definitiva

Cada uno de los recursos anteriormente mencionados te ayudará a combatir la falta de luz en tus fotos, pero imagínate la combinación de todos ellos a la vez. Es lo que hago personalmente cada vez que tengo una foto vital de esas en las que no puedo fallar, procuro tomármelo con calma, ir muy bien preparado, y combinar lo siguiente:

Fórmula para hacer fotos en situaciones de oscuridad

Trabajar con todos estos “útiles” a la vez me da mucha flexibilidad y me permite incluso elegir la cantidad de luz que quiero. Además, como ves en el gráfico, al objetivo de gran apertura f/1.4 le doy una importancia un poco mayor porque realmente en más de una ocasión me ha ahorrado más de un disgusto.

Gracias a los más de 90.000 Lectores VIP que habéis leído esto. Si te quieres unir a la comunidad serás más que bienvenido:

eBook Fotógrafo Viajero