Fotografías cortesía de Kawin Harasai, Jacob Owens, Alejandro Luengo, Matthew McBrayer, Ray Kacaribu, Anete Lusina bajo licencia Creative Commons.

¿Conoces estas ventajas del Modo Live View de tu cámara?

El Live View o visión de disparo en directo era hace algunos años una novedad en las réflex, mientras que en las compactas era lo habitual encuadrar la foto a través de la pantalla, en las réflex era hasta exótico. Sin embargo, actualmente, la mayoría de modelos de cámaras réflex digitales cuentan con él. En el artículo de hoy voy a meterme de lleno para contarte cuáles son sus ventajas, pero también sus inconvenientes y, ya de paso, veremos para qué ocasiones es de gran ayuda y cuándo es mejor evitarlo.

¿Qué es el Modo Live View?

El modo Live View, previsualización en vivo o disparo con visión en directo, es una opción de la cámara que permite disparar mientras estás viendo en pantalla la imagen en directo y comprobar tal y cómo quedará con los parámetros elegidos.

Modo Live View en la cámara

Cuando disparas utilizando este modo de visión en directo, en lugar de con el visor óptico, es espejo se levanta (y ya no podemos ver por el visor) y la cámara capta la imagen que recoge el sensor de forma electrónica. O lo que es lo mismo, estaría funcionando como un visor electrónico, como el que usan las cámaras EVIL o sin espejo.

Para entender mejor de qué estamos hablando, te recomiendo este artículo en el que Mario te explica la diferencia entre un visor óptico y un visor electrónico.

Ventajas del Modo Live View

Estas son las ventajas de disparar con el modo de disparo con visión en directo:

  1. Permite ver en tiempo real el resultado y cómo cambia la imagen según modificamos los parámetros. Cuando miras por el visor de tu réflex, ves la escena cómo es, pero cuando miras a través del Live View ves cómo quedará la imagen una vez que aprietes el botón de disparo. Si modificas un parámetro, ves en tiempo real cómo afecta a la toma. Desde la profundidad de campo hasta el balance de blancos pasando por la exposición.
  2. Variedad de ángulos. Especialmente con las pantallas abatibles o articuladas, te permite ver lo que vas a fotografiar en ángulos imposibles que de otra forma conllevaría fotografiar por intuición o realizar posturas dignas del mismísimo kamasutra fotográfico. Con el Live View puedes tomar el control. Lo mismo para hacerte un selfie y salir con los ojos enfocados 😉 .
fotógrafo disparando en ángulo bajo con modo live view
  1. Cobertura 100%. El visor no garantiza una cobertura total de la escena. En función de la gama de la cámara tendrá más o menos cobertura, pero en las réflex normales no llega al 100%, con el modo Live View, lo que ves en pantalla es lo que se capta.
  2. Precisión en el enfoque. Aquí hay matices. Lo primero es que el autofocus es más rápido y preciso con el visor, pero en algunas situaciones, con trípode, con tiempo y con elementos estáticos, puedes ampliar la imagen en la pantalla y asegurar el enfoque manual con mayor precisión. Más que nada porque puedes ampliar mucho la imagen y seleccionar de este modo qué zona quieres enfocada con más precisión. Eso sí, siempre y cuando la cámara esté en un trípode y no se mueva, ni hagas zoom después, de lo contrario, utilizar el Live view se convierte en un inconveniente en lugar de en una ventaja.
  3. Ayuda. El modo Live View nos ofrece algunas ayudas como la visualización en directo del histograma o la señal de horizonte recto.
  4. Discreción. Te permite hacer fotos sin que los demás se den cuenta. Como no estás mirando por el visor, sino que tus ojos están puestos en la pantalla de la cámara, puedes disimular a la hora de hacer tus fotos callejeras, por ejemplo. O que tus hijos se olviden de que estás haciendo fotos y lograr capturas más espontáneas.
Fotógrafo disparando mirando a través de la pantalla

Inconvenientes del Modo de Visión Directa

No todo son ventajas con el modo de previsualización en directo, estos son los inconvenientes que presenta:

  1. Consume mucha batería. Tener activado el modo Live View es como meter un vampiro de batería en tu cámara. Gasta mucho más.
  2. Riesgo de trepidaciones. Salvo que dispares con un trípode, la forma de disparo mirando por el visor es muy distinta que cuando se hace mirando por la pantalla. La postura es más inestable y conlleva mayor riesgo de trepidaciones, lo que se traduce en menos nitidez.
  3. Tiempo de retardo. Existe un tiempo de retardo tanto entre lo que ocurre y cuándo se muestra en la pantalla y entre que aprietas el botón y se captura la imagen. El tiempo de retardo depende del procesador de la cámara. Si es un objeto en movimiento, puede que no captes exactamente lo que quieres o en el momento justo porque hay un tiempo de retardo que con el visor óptico no ocurre. Este retraso es mayor cuando hay escasez de luz.
  4. Menor calidad de imagen. Cuando usas el visor óptico, la imagen que captas es la que refleja el espejo y es más fiel a la realidad, sin embargo, cuando usas el Live View, estás captando la interpretación que hace la cámara a través del objetivo.
  5. La pantalla a veces engaña. ¿Te ha pasado alguna vez que con mucha luz no podías leer un mensaje en tu móvil? La luz afecta a la forma en la que vemos la información de una pantalla, por lo que en determinadas condiciones, puede parecernos que la escena es mucho más oscura de lo que es en realidad. Y esto, y te lo digo por experiencia propia, puede hacer que subas la exposición y acabes quemando la imagen sin darte cuenta. El visor no engaña. En su defensa también diré que puedes mirar el histograma cuando uses el modo Live View, que este tampoco suele engañar.
  6. En la oscuridad se ve menos que con el visor. Haz la prueba, en un lugar oscuro mira por la pantalla y mira por el visor.
  7. El enfoque es más lento. Con el modo Live View el autoenfoque es algo más lento que cuando usas los puntos de enfoque mirando por el visor.
  8. Con flash más lento. Utilizar Live View con el flash hace que la velocidad de disparos en serie sea más lenta.
  9. Calentamiento. Utilizar durante un tiempo muy prolongado el modo Live View puede calentar el interior de la cámara, lo que se traduce en una pérdida de calidad de imagen. Es mejor que lo apagues cuando no lo estés usando.
  10. Limitaciones. Dependiendo de la cámara, el modo de disparo con visión directa no funciona con todos los modos y hay funciones que no se pueden activar si lo estás usando.
Fotografía a través del modo de disparo con visión directa

Entonces… ¿Live view sí o no?

Vistas las ventajas e inconvenientes, podrás preguntarte, «entonces… ¿lo uso o no?» Pues como todo en la vida, no conviene abusar, pero es un recurso que está ahí para usarlo cuando nos puede servir de ayuda. Así que, olvidando a los puristas que huyen despavoridos cuando les nombras el Live View y ven que no miras por el visor óptico, sí, úsalo cuando lo consideres conveniente. Y como te he dicho, sin abusar, que tampoco tienes una réflex para disparar por costumbre con el Live View.

Así que la pregunta no es si usarlo o no, sino… ¿cuándo? Vamos a ello.

¿Cuándo usar el Modo Live View?

Veamos en qué situaciones es recomendable utilizar el modo Live View de tu cámara.

  • Fotografía macro. La fotografía macro se caracteriza por una profundidad de campo mínima, por lo que un pequeño error de enfoque puede ser catastrófico. Usar el modo Live View te permite atinar mejor con el enfoque.
  • Con ángulos imposibles. Antes de hacer el pino puente o dejar al azar el resultado de tu foto porque no puedes contorsionar más tu cuerpo, usa el modo Live View que no muerde.
  • Para asegurar una correcta exposición. Si tienes dudas de si estás exponiendo correctamente, activa el modo Live View, asegúrate y desactívalo para fotografiar a través del visor óptico si no es una situación en la que hacer el disparo por el visor electrónico sea de ayuda.
  • Largas exposiciones. Como el espejo permanece levantado, se evitan trepidaciones. Eso sí, siempre en trípode, of course.
  • Para asegurar el horizonte recto. Activa la opción que te indica si el horizonte está recto y no tendrás que editarlo para enderezarlo.
  • Fotos creativas. Imagina que quieres subexponer una fotografía pero no tienes claro si quedará bien, activa el modo Live View y listo.
Fotografía gastronómica con Live View

¿Cuándo no usarlo?

Por supuesto, no seré yo quien te diga qué puedes o no hacer, pero sí quiero dejarte algunas situaciones en las que, por los motivos mencionados más arriba, no te recomendaría utilizar este modo de visión directa:

  • Con sujetos que se mueven muy rápido.
  • Con velocidades algo lentas.
  • Cuando requieras rapidez de enfoque.
  • Cuando necesites ahorrar batería.

Conclusiones

El modo Live View de tu cámara es una herramienta más con la que cuentas. De ti depende usarla o no en función de las circunstancias o de tus necesidades. Y lo que digan los demás está de más (léase con la entonación de la canción de Mecano 😉 ).

Espero que este artículo te haya sido de ayuda y que lo pongas en práctica, que es la finalidad. No dudes en compartirlo si crees que le puede ser útil a alguien entre tus contactos. Nos haces un favor a las dos partes y te vas a sentir la mar de bien con este generoso gesto 😉 . ¡Hasta la próxima!

eBook Modo Manual