Componer una imagen consiste en organizar los elementos que la conforman de manera que el resultado sea un conjunto armonioso, equilibrado y estéticamente atractivo. Ya conoces algunas herramientas para mejorar la composición de tus fotografías. Hoy te hablaré de una muy potente y fácil de manejar, la perspectiva.

El mundo real es tridimensional y nuestros ojos lo ven así porque, al estar situados en posiciones diferentes, recogen cada uno en sus retinas una imagen ligeramente distinta de la realidad que tienen delante. Con esas pequeñas diferencias el cerebro calcula la distancia a la que se encuentran los elementos. El cálculo de las distancias es lo que sitúa los objetos visualizados en el espacio tridimensional, obteniendo una sensación de profundidad o volumen. La fotografía, a diferencia del mundo real, es un arte de sólo dos dimensiones. Aún así, percibimos profundidad en las imágenes. ¿Por qué ocurre esto? Pues sucede gracias a la perspectiva, o lo que es lo mismo, la ilusión visual percibida por el observador y que le ayuda a determinar la profundidad y situación de los objetos a distintas distancias. Mediante esta técnica, en el arte y la fotografía se proyecta un mundo tridimensional en una superficie de dos dimensiones. ¿Cómo se consigue? Controlando la variación del tamaño de los objetos o sujetos de la imagen, superponiéndolos y colocando más abajo los que están más cerca y más arriba los que están más lejos.

Si aprendes a dominar esta técnica, tendrás una potente herramienta de composición que te ayudará a lograr unas imágenes realmente atractivas. Si quieres saber cómo, sigue leyendo, con unos conceptos básicos y algunos ejemplos, aprenderás lo necesario para mirar a través del visor de tu cámara con otra “perspectiva” 😉 .

Tipos de perspectiva

Lo importante es conocer los distindos tipos de perspectiva existentes y que puedes aplicar a tus fotografías que es lo que realmente nos interesa.

Perspectiva lineal

Esta es una forma de perspectiva geometría en la que las líneas paralelas se representan como convergentes en un punto, conocido como el punto de fuga, provocando así la ilusión de profundidad y distancia.

Perspectiva lineal

Perspectiva lineal

Este tipo de perspectiva se puede potenciar de dos maneras:

  • Con un gran angular: estos objetivos aumentan la profundidad y exageran las perspectivas. Mira este  ejemplo.

    Imagen tomada con un gran angular

    Imagen tomada con un gran angular

  • Con el ángulo de disparo: en función del ángulo desde el que disparemos, la perspectiva se verá potenciada o todo lo contrario, eliminaremos la sensación de profundidad. Con el ángulo picado y contrapicado aumentarás la profundidad y con el nadir, cenital o al mismo nivel del sujeto, la sensación de profundidad se verá reducida resultando una imagen más plana. Si no conoces estos ángulos, no te preocupes, en las siguientes imágenes te explico cada uno con un ejemplo y así lo entenderás mejor.
Picado. La toma se realiza de arriba a abajo, desde una posición más elevada que el objeto fotografiado.

Picado. La toma se realiza de arriba a abajo, desde una posición más elevada que el objeto fotografiado.

Contrapicado. La toma se realiza de abajo a arriba.

Contrapicado. La toma se realiza de abajo a arriba.

La imagen se toma al mismo nivel que el objeto o sujeto.

La imagen se toma al mismo nivel que el objeto o sujeto.

Ángulo nadir. Es como el contrapicado, pero la imagen se toma desde un punto completamente perpendicular.

Ángulo nadir. Es como el contrapicado, pero la imagen se toma desde un punto completamente perpendicular.

Cenital. Es el ángulo picado llevado al extremo. La imagen se toma desde un punto completamente perpendicular al objeto, de arriba hacia abajo.

Cenital. Es el ángulo picado llevado al extremo. La imagen se toma desde un punto completamente perpendicular al objeto, de arriba hacia abajo.

Como puedes observar, en los dos primeros casos la sensación de profundidad es mayor, mientras que en esta última imagen ¡los coches parecen estar en el mismo plano!

Perspectiva aérea

También se conoce como perspectiva atmosférica y se puede potenciar gracias a las condiciones ambientales, como la lluvia, la niebla… Sobre todo en los paisajes, los planos más alejados parecen menos nítidos y con unas tonalidades azuladas o grisáceas que el ojo interpreta como más lejanos, puesto que los colores fríos se interpretan como más alejados, mientras que los cálidos como más cercanos.

Perspectiva aérea

Perspectiva aérea

Observa cómo las montañas del primer plano aparecen mucho más nítidas que las del fondo. Este efecto se potencia mucho más con la niebla y la lluvia. Si no lo tienes claro, mira el siguiente ejemplo:

Estocolmo bajo la niebla

Estocolmo bajo la niebla

Perspectiva forzada

Como su nombre indica, es aquella que tú puedes lograr manipulando la escena. Se trata de lograr que los objetos o sujetos parezcan estar en el mismo plano. Ya te he comentado cómo potenciar la perspectiva en función del ángulo, pero además puedes crear una composición que engañe al ojo del espectador, aquí tienes un ejemplo.

Ejemplo de perspectiva forzada

Ejemplo de perspectiva forzada

En esta fotografía, el chico parece estar sujetando el avión, el ojo interpreta una distancia cuando la realidad es muy distinta. Puedes lograr este efecto y “engañar” al espectador de dos formas:

  • Por el tamaño de los objetos: los objetos grandes se interpretan como cercanos mientras que los pequeños son entendidos como lejanos. Si juegas con este efecto puedes lograr resultados como este. A simple vista parecen dos figuras del mismo tamaño dándose la mano, pero no es así. El muñeco está colocado en un primer plano, mientras que la chica está mucho más lejos, de esta forma ella parece más pequeña, igualándose con el tamaño del muñeco.

    Carlos Hernández

    Carlos Hernández

  • Por la posición de los objetos: si un objeto tapa a otro es porque está delante. Si no se tapan puede dar la impresión de estar en el mismo plano, en lugar de uno delante y el otro detrás.
Perspectiva forzada jugando con tamaño y posición de los objetos.

Perspectiva forzada jugando la posición de los objetos.

En esta imagen se juega con la posición de los objetos, si la mano (u otra parte del cuerpo) del sujeto que está delante tapara al de detrás, esta divertida imagen no lo sería tanto, porque no parecerían estar en el mismo plano, tal y como sucede.

Para lograr este tipo de imágenes sólo tienes que tener en cuenta estos dos aspectos y echarle algo de imaginación. Aquí te dejo algunos ejemplos para despertar tu curiosidad y, de paso, tu creatividad.

La imagen de Steven Guzzardi del banco, es distinta a lo que te comentaba de lograr que los objetos parezcan estar en el mismo plano, sin embargo es otra forma de engañar al ojo jugando con la perspectiva y lograr imágenes originales y divertidas.

¿Cómo obtener el máximo provecho de la perspectiva?

1. Utiliza distintos objetivos para jugar con la profundidad de campo. Por ejemplo, para fotografiar un paisaje te interesa que la sensación de profundidad sea lo más grande posible, para ello usa una apertura pequeña, o lo que es lo mismo un número f alto. Para fotografiar personas edificios u objetos más grandes, sobre todo si es al mismo nivel, mejor que hagas lo contrario, una profundidad de campo pequeña desenfocará el fondo haciéndolo parecer más lejano.

2. Para lograr unas mejores imágenes utilizando la perspectiva forzada, te recomiendo que utilices una apertura pequeña (un número f alto) para que todos los objetos salgan igualmente enfocados. Planifica bien la escena y tómate el tiempo necesario para lograr una imagen lo más perfecta posible. Lo más probable es que tengas que hacer varios disparos hasta que consigas el efecto deseado. Y un truco, disparando desde un punto de vista lo más bajo posible, conseguirás que los objetos del primer plano parezcan mucho más grandes.

La cámara, al ser disparada desde un ángulo muy bajo parece mucho más grande.

La cámara, al ser disparada desde un ángulo muy bajo parece mucho más grande.

3. La perspectiva lineal será más evidente cuantas más líneas rectas aparezcan en la composición. Esto no lo lograrás en la fotografía de paisajes, donde las líneas rectas escasean, pero da muy buenos resultados en la fotografía de arquitectura. Busca líneas convergentes, además de ganar profundidad, guiarán el ojo del espectador.

Busca líneas convergentes.

Busca líneas convergentes.

4. Dispara desde un punto lo más bajo posible así las líneas parece que comienzan mucho más separadas.

Dispara desde un punto bajo.

Dispara desde un punto bajo.

5. Puedes potenciar el tamaño de los objetos comparándolos con otros de los que tenemos referencia, así el espectador podrá comprobar cómo es de grande. Te explico, en un paisaje suelen aparecer elementos que nos dan pistas del tamaño de lo que hay alrededor, un árbol, un animal… Sin embargo, en ocasiones no hay tales elementos que nos ayuden, pero tú puedes ponerlos. Si quieres mostrar la inmensidad de una montaña, añade una figura humana, de este modo añadirás también un centro de interés en la imagen. Lo mismo puedes utilizar en estructuras de arquitectura o similar.

El tamaño de las personas sobre la roca nos ayuda a comprobar su inmensidad.

El tamaño de las personas sobre la roca nos ayuda a comprobar su inmensidad.

6. Busca perspectivas o puntos de vista distintos al del ojo humano para que tus imágenes logren un mayor impacto. Échale un poco de imaginación y dale “vueltas” hasta que encuentres una imagen impactante.

Da rienda suelta a tu creatividad.

Da rienda suelta a tu creatividad.

Una gran herramienta en poco espacio

Bien, ya tienes una nueva herramienta que ocupa nada de espacio en tu mochila y pesa menos todavía. Sin embargo es una herramienta muy potente a la hora de componer tus fotografías. Y lo mejor de todo, ¡no necesitas ni salir de casa para practicar! Puedes empezar ya mismo, en tu casa, sí, sí, ¿no me crees? Prueba a meter a alguien de tu familia dentro de una taza de café o de un zapato, asómate a la ventana y mira hacia abajo (o hacia arriba) a través del visor de la cámara. Haz pruebas y más pruebas, ya sabes que practicando es como se aprende de verdad. ¡Vamos! ¿A qué esperas?

¡Ah! Una cosa antes de lanzarte, si le das a “me gusta” nos ayudas a seguir escribiendo y si lo compartes además ayudarás a otros a cambiar de “perspectiva”. ¡Gracias y hasta la próxima!

24 Respuestas

  1. Stella Armandi

    Gracias Caro por la nota, gracias Mario por el blog!
    Mañana mismo empezaré a probar estos distintos puntos de vistas: benísimos…
    Saludos desde Argentina
    Stella

    Responder
  2. Ricardo Galdeano Latorre

    Me gusta el blog y los artículos que publicas. Pero veo que usas fotografías de otras personas y no pones su nombre, flickr o cualquier otro dato. Creo que sería justo mencionar al autor, ya que te aprovechas de su trabajo.

    Responder
  3. J.Miguel

    La perspectiva es uno de los recursos (a mi manera de ver el más importante) de dar profundidad a una foto. Está claro que los contrastes (ya sean tonales o de color) también influye, pero las líneas al fin y al cabo marcan los planos.
    También, injustamente son las más olvidadas en la composición, tanto por los que empiezan como por los que llevan unos años. El peligro que es corre es no poner límites y de alguna manera llegar a resultados un tanto “extraños”

    Responder
  4. Ricardo Fortunato

    Muy buenos tus consejos Caro, gracias por la dedicación,
    saludos desde Buenos Aires

    Responder
  5. Leonardo

    Fantástico, Caro, me encantan tus aticulos, sencillos, faciles de leer y de gran contenido!!.

    Responder
  6. luis fernando

    gracias por tan maravilloso aporte que nos entregan dia a dia, y que nos permite a aficionados y profesionales, a mejorar y enriquecer nuestro conocimiento en la fotografia, para asi disfrutar mas de ella, un abrazo gracias nuevamente

    Responder
  7. jose hernandez

    Les agradezco todo lo que nos enseñan de sus conocimientos, que dios me los siga bendiciendo

    Responder
  8. Almudena

    Buenísimo!!
    Muchas gracias Caro por los consejos y artículos tan valiosos que escribes.
    Siempre motivando y contribuyendo a aumentar nuestras ganas de practicar, experimentar y mejorar en el mundo de la fotografía.

    Responder
    • Caro Musso

      Muchísimas gracias a ti, Almudena. Vuestra motivación es lo que nos empuja a seguir escribiendo. Saludos!!!

      Responder
  9. Salvador del Río

    Muy interesante, ilustrativo y motivante. Me doy cuenta que el arte de la fotografía es todo un mundo de conceptos, tecnicismos, oportunidades, alternativas. Pero sobre todo, me indica que hay que practicar mucho

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.