Bebé en Blanco y Negro
Fotografías cortesía de Alicakes*sabianmaggyThe Jordan Collective y bart_ bajo licencia Creative Commons

13 Consejos Simples para Fotografiar a tu Bebé [Con Resultados Impresionantes]

La llegada de un nuevo miembro a la familia, como es el caso de un bebé, es un hecho histórico digno de documentar. Los bebés son responsables, en muchas ocasiones, de que sus padres entren en este fascinante mundo de la fotografía. Conozco muchas parejas de padres que compraron su primera cámara réflex con el fin de retratar a su bebé y se quedaron ahí enganchados.

Si tú o tu familia habéis sido agraciados con la llegada de un bebé a casa el artículo de hoy te vendrá de lujo: a continuación te presento una serie de consejos muy fáciles de seguir con los que conseguirás destacar el lado más fotogénico de tu bebé.

Consejos y trucos para fotografiar a tu bebé

Bebé Desnudo
Bebé Desnudo

1- Inspírate, observa, planea: Si te quieres ahorrar tiempo y partir con ventaja, dedica unos minutos a observar fotos de bebés en Flickr. Hay fotografías realmente impresionantes, así que intenta quedarte con las que más te gusten. Inspírate en ellas y obtén ideas, poses y ángulos, y ve anotándolo todo. Decide qué fotos quieres hacer antes de coger siquiera la cámara. Así, cuando te pongas a disparar fotos tu esfuerzo merecerá mucho la pena.

2- Escoge el mejor objetivo posible [Sólo para cámaras réflex]: Cada situación tiene un objetivo adecuado. Para retratos, incluidos los de bebés, generalmente cualquier objetivo de entre 50 y 85mm con ámplia apertura te dará excelente resultados (aquí te hablo de uno, magnífico, excelente, al que yo llamo el Rey de los Objetivos).

3- Destaca al pequeño protagonista: Para darle el protagonismo que tu bebé se merece en la foto, una técnica muy eficaz sería la de enfocarle al máximo a la vez que desenfocas el fondo totalmente. En este artículo te explico cómo aplicar esta técnica paso a paso. Conseguirás que todas las miradas se centren en él.

4- Modo semimanual [Sólo para cámaras réflex]: Seguro que todos los modos de tu cámara funcionarán bien pero si quieres realmente un buen resultado sin liarte con demasiados controles manuales, te aconsejo que utilices el modo semiautomático de tu cámara llamado «Prioridad de Apertura». En el dial de modos tiene el símbolo «A» en cámaras Nikon y «Av» en Canon. Una vez estés en ese modo, selecciona un valor f lo más bajo posible (f/1.4, f/4 ó f/5.6… lo mínimo que puedas conseguir).

5- Ideas que siempre funcionan: Fotografíalo a cuerpo entero, y luego prueba fotos enfocadas en partes concretas de su cuerpecito pequeño, por ejemplo la planta de los pies, las manos, la nariz o la boca. Este tipo de fotos siempre funciona.

Pie de Bebé
Pie de Bebé

6- Fotografía desde su misma altura: A menos que quieras darle riendas sueltas a tu creatividad, lo normal es que fotografíes a tu bebé desde su misma altura. Bájate al nivel de la cama, cuna o donde él esté y dispara desde allí, eso creará una sensación de cercanía e intimidad entre el espectador y el pequeño sujeto.

7- Evita el flash a toda costa: El flash será el mayor enemigo de tu bebé. Les asusta y les hace llorar sin parar. Por favor a menos que quieras que tu sesión de fotos fracase, desactiva el flash por completo. En su lugar, procura utilizar luz natural procedente de alguna ventana por ejemplo.

8- Cuida los detalles accesorios: Elimina todos los objetos que no tengan nada que ver con la temática «Bebé»: por ejemplo ¿qué sentido tiene una foto de bebé con una olla de lentejas con chorizo detrás en el fondo? Elimina todo lo que pueda resultar ajeno a la foto y decide si en vez de eso te interesa añadir elementos infantiles como juguetes, Legos, y cosas así para contextualizar la foto.

9- Prueba fotos en blanco y negro: Las fotos de bebés en blanco y negro son irresistibles, resultan muy tiernas. Si no sabes cómo procesar las fotos en ordenador puedes configurar tu cámara para que dispare en blanco y negro algunas fotos, no obstante, si sabes procesarlas en Photoshop o cualquier otro programa de edición de fotos te recomiendo encarecidamente que dispares en color, normal, y que las cambies a blanco y negro más adelante una vez las proceses en ordenador. Así siempre podrás ver ambos resultados y decidir cuál te interesa más, si la de color, o la de blanco y negro.

10- Dispara sin parar: No te cortes a la hora de hacer fotos. Afortunadamente las cámaras digitales réflex de hoy en día no requieren carrete, así que ante la duda o falta de ideas dispara. Cuantas más fotos dispares, más posibilidades tendrás de conseguir buenas fotos e incluso de encontrar inspiración para otras fotos que no habías pensado antes. Eso sí, no hace falta llegar a 2.000 fotos tampoco.

11- Muestra sus proporciones: Un bebé recien nacido es una cosa tan chiquitita y tan mona, de muy reducidas dimensiones. Esto a veces no se aprecia en las fotos. Si quieres llamar la atención sobre lo pequeño de su cuerpo, incluye algún adulto (o parte del mismo) en el encuadre: por ejemplo deja que el bebé repose su mano sobre la de su madre, o haz que descanse su cabeza encima de su hombro, y cosas así.

Bebé de pequeñas proporciones
Bebé de pequeñas proporciones

12- Que no pase frío, por favor: Si lo vas a fotografiar desnudo o semidesnudo, ponte en su piel por. No dejes que tenga frío, regula previamente la calefacción si hace falta. Haz que se sienta cómodo, eso le hará feliz y te proporcionará a ti unas fotos excelentes.

13- El mejor momento para fotografiar a tu bebé: Después de que se haya alimentado y cuando empiece a tener algo de sueñecito es normalmente el momento más conveniente para fotografiarlo. Es un momento tranquilo en el qué casi no te prestará atención, no se fijará en la cámara, y hasta vas a poder mover delicadamente sus manos o pies sin que él oponga resistencia alguna, estando totalmente dormido, o casi.

Los bebés crecen muy rápido, así que aprovecha la oportunidad sin dudarlo. Por favor si tienes un bebé en casa prométeme que le harás la sesión de fotos que se merece.. Lo vas a disfrutar y él, de mayor, te lo agradecerá.

Bebé en Blanco y Negro
Bebé en Blanco y Negro

¿Te ha gustado el tutorial de hoy? ¿Te ha ENCANTADO? ¿Estás entusiasmada o entusiasmado con la idea? Bien, ahora llega el momento en que te pido dos pequeños favores:

  • El primero, que te escribas una nota en la que pongas “PENDIENTE FOTOGRAFIAR A MI PEQUEÑO” y que te la cuelgues cerca de su cuna, en algún lugar visible y que no la quites hasta que no lo hayas hecho.
  • El segundo, que me ayudes a difundir este artículo: dale un voto abajo recomendándolo en Google+, Facebook o Twitter, así otros lectores (y bebés) se beneficiarán.

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato