Trípode en Sombra
Las fotografías que ilustran este artículo pertenecen a Dominic's pics y garryknight bajo Licencia Creative Commons

Cómo Montar Correctamente un Trípode

Comparado con la complejidad del modo manual de las cámaras réflex, o con los ajustes de configuración del flash, montar un trípode parece la cosa más fácil del mundo: extiendes sus patas, colocas la cámara encima, y listo.
Qué va. Nada más lejos de la verdad. Aunque un trípode se puede extender y usar de cualquier manera, conviene ser un poco metódico a la hora de montarlo si se le quiere sacar el máximo provecho.
En el artículo de hoy te descubriré una serie de pasos sencillos con los que podrás montar tu trípode de una forma eficiente y correcta. No te preocupes, no vamos a tener que configurar ningún botón extraño ni activar ninguna manivela, tuerca o engranaje 😉 Se trata simplemente de usar nuestro trípode de una manera ligeramente diferente pero con mejores resultados.

Vamos a lío. Pero antes, si estás pensando en comprar el mejor trípode, no te pierdas esta guía con consejos y recomendaciones que te hemos preparado.

Cómo montar correctamente un trípode

  • Compón tu foto: Te parecerá paradójico pero, el primer paso en el correcto uso de un trípode es no usarlo. Ni tocarlo vamos. Primero céntrate en lo que quieres fotografiar: utiliza tu cámara para encuadrar la foto, como si la fueras a disparar. Ve cambiando de perspectiva, prueba distintos ángulos, encuadra en horizontal, en vertical, y así hasta que des con la composición que más te guste.
  • Apunta una pata hacia el sujeto: Una vez tengas definida mentalmente la composición o el encuadre que quieres capturar, ahora toca montar el trípode. Ábrelo y colócalo de manera que una de sus patas apunte hacia el sujeto. Esto es importante porque así podrás situarte cómodamente entre las otras dos patas restantes. Ahora bien, cuidado porque si usas un gran angular, corres el riesgo de que la pata asome en la imagen, en ese caso, mejor que la pata apunte hacia a ti.
  • Si puedes, evita extender la columna central demasiado: La mayoría de los trípodes llevan una columna central que se puede extender para ganar un poco más de altura. El problema es que a la vez que esto provee la cámara de mayor altura, le quita estabilidad. Fíjate, el «tri» en la palabra trípode tiene que ver con lo de las tres patas. La esencia de un trípode radica en que sostiene la cámara sobre esas 3 patas. La columna central lo que hace es, lamentablemente, restarle esa estabilidad. Es verdad que hay veces en que el trípode se nos queda corto, en altura, y necesitamos unos centímetros más de altura. No hay problema en extender esa columna un pelín, pero procura no pasarte mucho porque cuanto más extensa esté, menos estabilidad tendrás.
  • Añade un poco de peso: Se conoce que en materia de trípodes, a mayor peso, mayor estabilidad. Personalmente a la hora de elegir trípode miro que esté hecho de un material resistente y que tenga cierto peso, pues así me aguanta las microvibraciones del suelo, ráfagas de viento, etc. Si un día hace demasiado viento recurro al truco del saquito. Consiste sencillamente en colgar algo de peso en la parte inferior de la columna central del trípode, esto le aporta a la estructura más peso y mayor estabilidad. Puede ser un saquito de arena, unas piedras, o la mochila de la cámara con los objetivos dentro. Cualquier cosa con cierto peso ayudará a estabilizar nuestro trípode.
  • Primero extiende la parte superior de las patas: Si vas a usar el trípode a media altura empieza por extender la parte superior de sus patas, dejando la parte inferior recogida, a menos que la necesites. Normalmente la parte superior de las patas ofrece mayor estabilidad que la inferior. Puestos a elegir, te recomiendo usar la superior.
  • Ángulos bajos, patas recogidas: Si vas a disparar desde ángulos muy bajos y por consiguiente abres las patas del trípode al máximo, procura no extenderlas demasiado. Por un lado corres el riesgo de pisarlas en un momento de descuido. Aparte, si disparas a distancias focales muy reducidas podrían salir las patas del trípode en el encuadre.
Junto a la Pared
Junto a la Pared

Recuerda que el propósito de un buen trípode es estabilizar la cámara. Pues ya que te pones, hazlo bien por favor. Ah, si te interesa saber más sobre trípodes puede que quieras leer esto.

Es todo por ahora. Como siempre, si has disfrutado de este artículo no dejes de difundirlo please 😉 Gracias.

FOTOFICHAS