Si bien personalmente soy una enamorada de mi cámara Réflex (de su peso, de su robustez, de sus óptica, del modo manual y de sus millones de posibilidades), es cierto que no le hago ascos a la fotografía móvil como parte de cualquier proceso fotográfico. Ya hemos hablado algunas veces de las ventajas incontestables de la fotografía móvil: pesa poco, es muy fácil de utilizar, pero, sobre todo, siempre va con nosotros. Y ese es, para mí, EL MOTIVO principal por el que creo que hay que darle a la fotografía móvil la importancia y el espacio creativo que se merece. Porque de nada vale tener la mejor cámara del mundo si no la llevamos encima. Y no nos engañemos, no siempre llevamos la Réflex (Evil o lo que tengas) encima, pero dudo que salgas de tu casa sin el teléfono móvil.

Así que, ¿por qué no intentar dominar uno de los puntos fuertes (y claves) de la fotografía móvil? ¿Sabes a cuál me refiero? Exacto, a la composición 🙂 .

Componer en fotografía móvil

A nivel técnico, cuando comparamos las posibilidades de una cámara Réflex (o EVIL o compacta avanzada) hay ciertas limitaciones que a día de hoy tenemos al trabajar con nuestro Smartphone. No tenemos apertura de diafragma o velocidad de obturación o zoom (decente, se entiende 😉 ), por ejemplo. En cambio, tenemos mucha agilidad, destreza, portabilidad e inmediatez. La mayoría de veces sólo tenemos que perseguir la imagen, encuadrar y disparar. El teléfono hace el resto. Es por ello que el peso de la imagen, su fuerza, recae, juntamente con la luz, en la composición.

Definir un centro de interés

Es decir, cuál es el protagonista de mi imagen. ¿Es un retrato?, ¿es un paisaje?, ¿es una multitud?, ¿es un edificio? Sea cuál sea, el primer paso para hacer una fotografía sea con el móvil o con cualquier tipo de cámara, es saber cuál es el centro de interés de tu imagen y no perderlo nunca de vista ya que es, a partir de él, desde donde vas a tomar todas las decisiones para estructurar tu imagen.

El punto de vista

La flexibilidad, el tamaño y la portabilidad del teléfono hacen que nos sea mucho más fácil trabajar diferentes puntos de vista al componer una imagen, ya que el teléfono no pesa y es fácil de manejar.

Disparar desde el suelo, desde arriba (cenital), cambiando el ángulo de disparo (picado o contrapicado) añadirá interés a la imagen y cambiará por completo la forma en la que percibimos la imagen. Haz la prueba, coge un objeto y fotografíalo desde diversos ángulos. Verás como la imagen cambia radicalmente.

Varía el punto de vista. @alexadeblois

Regla de los tercios

La regla de los tercios es aquella que divide el encuadre en tres tercios tanto horizontal como verticalmente. En el lugar donde estas líneas imaginarias se cruzan, se sitúan los puntos fuertes de la imagen. Es en estos puntos donde la mirada se dirige naturalmente y, por lo tanto, donde colocar el centro de interés de nuestra imagen lo enfatiza de forma natural. Conocer esta regla y saber aplicarla te será muy útil para mejorar tu composición, sobre todo, cuando dispongas de pocos elementos alternativos con los que dirigir tu mirada hacia tu protagonista.

Truco: Muchas aplicaciones de cámara de nuestros Smartphones, permiten añadir unas guías que dividen el encuadre horizontal y verticalmente permitiéndote ver en directo los puntos de intersección, para así guiarte a la hora de ordenar los elementos dentro del mismo.

Intersecciones o puntos fuertes en la Regla de los Tercios

Las líneas

Las líneas son un elemento clave en composición, ya que te permiten guiar la mirada del espectador por el encuadre como si de una flecha luminosa se tratara. Líneas las tienes de diferentes tipos, inspirando cada una de ellas una sensación en el espectador, desde la sensualidad, elegancia y sinuosidad de las líneas curvas, hasta la rigidez y fuerza de las verticales, o la paz y quietud de las horizontales, sin olvidar el dinamismo y la fuerza de las diagonales.

Trabaja las líneas

Simplificar (menos es más)

Cuando observamos una imagen, es esencial que el ojo no se pierda entre los elementos y que encuentre fácilmente aquello que queremos resaltar. Si eso no sucede, es porque hemos compuesto mal. Bien porque no hemos situado el centro de interés en el lugar adecuado, bien porque no hemos utilizado los elementos a nuestra disposición para resaltarlo correctamente, o bien porque había demasiados elementos a su alrededor que acabaron por perderlo dentro de la composición.

Cuanto más simple es la narración de una imagen, más fácil es para nuestro ojo, encontrar aquello que queremos destacar, también es más sencillo colocarlo y potenciarlo, por ejemplo a través del color, el especio negativo o la regla de los tercios. No te cortes, busca inspiración en la red, hay muchísima fotografía móvil que sigue este principio, algunas realmente buenas 🙂 .

Espacio negativo

Ya lo hemos avanzado en el punto anterior. Ligado a la idea de la simplificación, podemos apoyarnos en el uso del espacio negativo para enfatizar a nuestro protagonista. El espacio negativo es un fondo con poca información (puede ser una textura, un color…) que resalta y realza a tu protagonista, lo acompaña, pero no le quita protagonismo.

Espacio negativo

Equilibrio

El equilibrio de la imagen se basa en el peso visual de los elementos, y a su colocación en el encuadre respecto a ese peso. La mayoría de veces ese peso nos es evidente: pesa más algo que es más grande que algo más pequeño, algo que está más cerca que algo que está más lejos. Pero otras veces ese peso visual no nos es tan evidente de forma consciente, pero sí lo percibimos de forma más sutil, por ejemplo: pesa más una forma irregular que una regular, pesa más un color cálido que un frío, o un solo elemento pesa más que un conjunto de ellos. Por decir algunos. Aquí tienes un completo artículo sobre este tema.

Aprender a jugar con el equilibrio, el desequilibrio, el estatismo o el dinamismo de una escena, es esencial en composición, especialmente en fotografía móvil.

Juega con los diferentes planos

Una de las grandes diferencias entre una fotografía y nuestra visión real de los elementos son las dimensiones. Mientras que vemos en tres dimensiones, sólo podemos recrear en dos dimensiones (por el momento 😉 ). Es por ello que muchas veces topamos con imágenes que nos resultan planas o aburridas, a las que les falta algo y no sabemos bien qué es. Muchas veces es esa tercera dimensión lo que nos falta y que podemos emular a través del juego con diferentes planos en la imagen, para otorgarle profundidad y evitar esa sensación.

El punto de fuga

El punto de fuga es el lugar (real o imaginario) donde se cruzan dos líneas paralelas en el infinito. Imagina las líneas laterales de una carretera. ¿Verdad que parecen juntarse al fondo de la imagen? Es ese lugar en el que convergen, lo que conocemos como punto de fuga y que asociamos con profundidad en la imagen.

Trabja la sensación de profundidad

El color

Los colores en composición son tan importantes que pueden justificar, casi por sí mismos, la toma de una imagen. Conocer los colores complementarios para potenciar el contraste entre elementos, jugar con tonos cálidos y fríos para aumentar la sensación de profundidad (los cálidos parecen acercarse, los fríos alejarse) o para transmitir diferentes sentimientos o estados de ánimo.

Aquí te dejo 20 trucos para jugar con el color en tus imágenes que seguro que te ayudarán 🙂 .

Juega con el color

La escala

Otro clásico en composición que debes añadir a tu bagaje fotográfico 😉 . Para demostrar con certeza el tamaño de algo, es necesario que tengamos con qué compararlo. Lo más efectivo suele ser trabajar con un elemento del que imaginemos o conozcamos las proporciones reales (por ejemplo una persona, un gato, una pelota…) y uno del que no tengamos referencia como una montaña, unos árboles… La escala nos sirve para aumentar la sensación de grandeza de uno y la pequeñez del otro, por ejemplo.

El elemento humano

Como seres humanos y por lo tanto seres sociables, nos sentimos naturalmente atraídos por otros seres humanos. Incluir el elemento humano en tus imágenes como centro de interés, para añadir una escala, o aportar dinamismo, aumentará el interés del que observa tu imagen de forma natural, así que no olvides que una persona (o incluso una referencia a ella como unos zapatos), puede ser un elemento más de tus composiciones a tener muy en cuenta 😉

La importancia del elemento humano

Y por último…

  • Cree en ti
  • Ten paciencia
  • Aprende a observar
  • El fotógrafo no lo hace la cámara
  • Cualquier oportunidad de practicar lo aprendido es válida
  • El saber no ocupa lugar
  • Todo lo que aprendas fotografiando con tu Smartphone te será útil para cualquier tipo de cámara
  • Practica
  • Disfruta
  • Nunca dejes de aprender
  • Nunca 🙂

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Te animas a intentarlo? Venga, anímate, seguro que en unos días te sorprenden tus propios resultados 😉 .

Ah, y si te ha resultado útil, por favor, compártelo con quien creas que pueda interesarle. Muchas gracias y hasta la próxima 🙂 .

5 Respuestas

  1. German Gonzalez

    Excelente! Soy un novato, pero aprendiendo este gran arte de la fotografia movil!
    Gracias por tus tips!

    Responder
  2. Victor

    ¡Un excelente artículo! Me alegra que también se acuerden de los que no tenemos una réflex.
    Les mando un gran abrazo desde México.

    Responder
  3. Antonio

    Gracias por el post. Estoy totalmente a favor de usar la cámara del teléfono, siempre que tenga una cámara decente. Saludos.

    Responder
  4. Dania Beatriz

    Excelente post , en este momento estoy trabajando muchísimo la fotografía móvil, me parece una herramienta ideal para capturar el momento decisivo y auto -conocernos como fotógrafo. Si eres capas de realizar buenas tomas con un smarphone , cuando se tenga una reflex en mano el camino sera mas fácil de transitar.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.