Fotografía cortesía de waldflucht bajo licencia Creative Commons

Distancia Focal de Objetivos y Lentes

Como siempre mi intención no es saturarte de tecnicismos y palabrejas rebuscadas sino ponértelo más fácil. Hoy me gustaría simplificarte el concepto de la distancia focal ya que es imposible tener una cámara réflex (o plantearse comprar una) sin conocer qué significa la distancia focal.

¿Qué es la distancia focal de un objetivo?

La distancia focal es una de las primeras cosas que destacan de un objetivo a la hora de considerar una compra. Dicho en palabras muy llanas, la distancia focal viene a ser algo así como el alcance del objetivo. Cuanto mayor sea el valor, el objetivo tendrá más «zoom» por decirlo de alguna manera. (Por favor que me perdonen los puristas, a lo mejor no es una explicación ortodoxa pero mucha gente lo entiende mejor así). Mayor la distancia focal, mayor «zoom» tendrá el objetivo. Menor distancia focal, más «lejos» se verán las cosas, digamos, pero el encuadre o ángulo de visión será mucho más amplio en cambio.

¿Cómo se mide la distancia focal?

La distancia focal se mide en milímetros. Para que nos entendamos: una distancia focal de 70mm significa que el objetivo es capaz de hacer zoom y acercarnos al sujeto fotografiado mucho más que un objetivo con distancia focal de 18mm. Y uno de 200mm tendrá todavía mayor capacidad de zoom.

Cuanto más sube el valor, más zoom tendremos, más nos acercamos al sujeto, pero cuanto más pequeño sea el valor de la distancia focal (24mm, 18mm, 14mm, y así vamos bajando…) menos capacidad de zoom tendrá el objetivo/lente y en cambio mayor encuadre ofrecerá.

Objetivos según distancia focal

Después de esta breve explicación, veamos los objetivos que hay en el mercado.
Normalmente la mayoría de los objetivos y lentes existentes a la venta para cámaras réflex son objetivos con un rango variable de distancia focal, quiero decir que son objetivos que presentan normalmente una distancia focal que va de un valor a otro, por ejemplo es muy común encontrar objetivos de distancia focal de 18mm a 55mm o de 55mm a 200mm. Esto quiere decir que el objetivo tiene todo ese rango, y que lo podemos regular según nos venga en gana: un valor muy elevado tipo 200mm si queremos acercarnos con zoom a un objeto relativamente lejano, o un valor muy reducido tipo 18mm si lo que queremos captar es un encuadre completo de una escena panorámica, paisaje, etc.

Existen en el mercado igualmente lentes con distancia focal fija. Los que leen este blog con regularidad saben lo ENAMORADO que estoy del que llamo Rey de los Objetivos, el 50mm f/1.4. Si quieres saber las propiedades sobrenaturales, casi mágicas, de este objetivo click aquí 😉

Rango de distancia focal: ¿pequeño o grande?

Mi primera cámara fue una Nikon D60, me vino de serie junto con dos objetivos: uno de 18-55mm y otro de 55-200mm. Al principio me alegré, pensé «así tengo un objetivo adicional, dos objetivos serán mejor que uno digo yo..», tenía todavía esa mentalidad de cuantas más cosas mejor, el «ansia viva» como diría Mota. Pero al cabo de poco tiempo me di cuenta de que salir de excursión fotográfica con 2 objetivos no era lo más práctico, ya que tenía que cambiar de objetivo cada poco tiempo. Empecé a observar que había gente que tenía un solo objetivo que iba de los 18 hasta los 200mm, uno sólo, así que pensé «¡Qué práctico! así no tienes que andar quitando uno y colocando otro cada poco tiempo».. Tomé la determinación de vender mis dos objetivos/lentes y añadiendo un poco de dinero comprarme un solo objetivo que tuviera el rango de distancia focal más amplio (18mm-200mm).
Al cabo de algunas indagaciones volví a cambiar de idea. Desde entonces sigo manteniendo los dos objetivos distintos (más otros que me fui comprando). Te preguntarás ¿por qué?

Un objetivo, simplificándolo mucho, no es más que un tubo con una serie de lentes de cristal en su interior. Esas lentes están hechas de la mejor manera posible para sacar las mejores fotografía para la distancia focal para la que se diseñó ese objetivo. Cuanto más amplio sea el rango de la distancia focal, más difícil será conseguir una fotos perfectas. Es como si se tratara de un tema de especialización: un objetivo de 18mm-55mm está especializado en ese rango y por lo tanto sacará mejores fotos que uno objetivo de 18mm-200mm.

El consejo de oro

Comprar un sólo objetivo con mucho rango de distancia focal tampoco es el fin del mundo, todavía se pueden hacer fotos decentes con él (¿recuerdas quién hace las fotos?). Además tiene la ventaja de facilitar la tarea de tenerlo todo en un solo objetivo, pero si lo que te preocupa de verdad es conseguir una fotografía buena, y estás dispuesto a no escatimar esfuerzo ninguno para conseguirlo, entonces, querido lector y querida lectora, lo mejor es tener varios objetivos con distancias focales reducidas. Así cada objetivo tendrá su uso y su momento.

Oye me encanta la gente que devora un artículo hasta el final 😉 Gracias por llegar hasta aquí. Espero que te haya resultado útil. Si disfrutas leyendo, aquí tienes más material que publiqué sobre el tema de los objetivos:

eBook Fotógrafo Viajero