Fotografía con Inteligencia Artificial 🤯. Vídeo con mis impresiones (clic aquí)

¿Necesitas Cambiar de Cámara de Fotos? [He Aquí la Respuesta]

¡Tu cámara de fotos es obsoleta! ¿No la vas a cambiar o qué?

Tranquilo. Lo decía en broma, intentaba provocarte. Pero es verdad, somos extremadamente susceptibles a este tipo de comentarios.

Los fotógrafos nos lanzamos en una desenfrenada carrera por hacernos con el último grito en cámaras: nos llena de orgullo llevar una cámara de fotos a la última, una que sea la máxima expresión de la tecnología punta. Al año y medio, dos como mucho, ya empezamos a tener esa sensación de que nuestro equipo se ha quedado obsoleto. Y así entramos en una vorágine de compras en la que nos tiramos más tiempo comprando equipo y cambiándolo por otro que haciendo fotos.

¿Cuál era el medio y cuál la meta?
¿El objetivo final no era hacer buenas fotos?

Parece que la cámara, un simple medio, importa mucho más que las fotos que con ella seremos capaces de producir.

¿Te identificas con esta situación? ¿Algo, aunque sea sólo un poco?
Vamos. Confiesa.

¿Dónde está el límite?

Es posible que nuestra cámara se quede «realmente» obsoleta. Es lícito que después de un cierto tiempo, sintamos la necesidad de crecer fotográficamente hablando. No estoy diciendo que no haya que cambiar de cámara, claro que sí, pero sólo cuando realmente toque. El problema es que muchas veces nos imaginamos que ya toca cambiarla, cuando en realidad no es el caso.

Si acostumbras cambiar de cámara cada 1 ó 2 años, permite que te diga que «hay algo que falla». Es importante saber lo que uno quiere antes de hacer una importante inversión como es la compra de un equipo fotográfico, pero una vez hecha, esta debería durarte mínimo 4 o 5 años.

Antaño, las cámaras se renovaban con mucha menos frecuencia. Salía un modelo y los fotógrafos lo usaban durante 10 o 15 años. Me choca lo felices que eran esos fotógrafos cuando pienso en las pobres prestaciones que tenían aquellas cámaras, comparadas con cualquier equipo réflex amateur de hoy en día. Al mismo tiempo, me da que pensar: ¿cómo es que nosotros, fotógrafos actuales, nos sentimos tan limitados y tan infelices con las cámaras réflex de ahora, que superan con creces a la mayoría de las réflex antiguas?

El juego de la industria de cámaras de fotos

No te preocupes. Si sientes unas ganas irrefrenables de tirar tu cámara de fotos y comprarte otra, no es tu culpa. Eso es que alguien está haciendo bien su trabajo. Sí, un comercial, un director de publicidad o un equipo de márketing.

Las propias firmas de cámaras de fotos se dejan todos los años un dinero bestial en campañas publicitarias y de márketing diseñadas estratégicamente para hacernos creer que nuestra cámara actual es limitada y que ya es hora de invertir dinero en otra, una que nos va a resolver la vida.

Da igual que tengas la mejor cámara de fotos del mundo. Por ahí hay un señor que para cobrar el sueldo a final de mes, pagar una hipoteca, o alimentar a una familia, necesita convencerte de que compres más. Funciona así.

Además de las estrategias comerciales y de márketing, los propios departamentos de ingeniería de las marcas de cámaras contribuyen con su granito de arena para que compres más, más y más cámaras. ¿Cómo? Con lo que denominan «La obsolescencia programada».

Por cierto, antes de continuar, ¿Sabes que puedes disfrutar de un espacio para fotografía y vídeo con calidad profesional? Te cuento mi experiencia personal aquí.

Y ahora, sigamos con el tema que nos ocupa...

Esta consiste, básicamente, en producir una cámara limitada intencionadamente para que no te dure toda la vida, y que al cabo de muy poco tiempo sientas la necesidad de comprar otra. Esto es una realidad reconocida por muchas marcas. Si quieres saber más sobre el tema te recomiendo le eches un vistazo a «Comprar, tirar, comprar…«, un excelente documental que echaron hace poco en la 2 de Televisión Española, y que merece la pena ser visto.

Antes de comprar: Hazte algunas preguntas

Como dije al principio, no todas las compras de cámaras son impulsivas o innecesarias. En ocasiones, necesitamos realmente una renovación. Pero: ¿Cómo saber si es el caso, o si es que estamos cayendo en la trampa de las marcas?

Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué cambiará en tu vida o en tu fotografía cuando tengas esa cámara y ese objetivo capaces de autoenfocar 2 milésimas de segundo más de lo que tu actual equipo es capaz?
  • Cuando abandones tu cámaras de 12 megapíxeles y te hagas con una de 28 ¿cómo piensas cambiar el mundo?
  • ¿De verdad piensas que vas a revolucionar la fotografía cuando puedas disparar a 12 fotogramas por segundo?
  • ¿Qué te molesta de tus fotos actuales? No de tu cámara actual, he dicho de tus fotos. Olvídate de la cámara 🙂

¿Cómo autodisuadirte de la idea de cambiar de equipo fotográfico?

Si con lo que llevas leído del artículo sigues teniendo ganas de renovar tu cámara, prueba con lo siguiente:

    1. Busca fotos en Flickr, Pinterest, 500px y otras redes sociales de fotógrafos, hechas con el mismo modelo que tu cámara u objetivo. Mira lo que otros son capaces de producir con el mismo equipo que el que tienes. ¿Qué te hace diferente de ellos? ¿Por qué necesitas una cámara superior?
    1. Invierte el dinero que tienes en un buen curso de fotografía, en un viaje o proyecto fotográfico.
    1. Adquiere equipo y accesorios adicionales que te hagan falta para evolucionar como fotógrafo, pero sin cambiar de cámara (iluminación, flashes, accesorios, el rey de los objetivos, etc.)
  1. Revisa el número de fotos que has hecho hasta el momento con la cámara que quieres cambiar, suelen tener una vida útil de entre 100.000 y 150.000 fotos (para más información sobre cómo verificar la cantidad de disparos de tu cámara, visita este post¿Que llevas sólo 20.000 fotos? Entonces toca esperar todavía (y hacer fotos, por cierto).

Siento haber sido sincero 😉 Gracias por difundir esta llamada a la resistencia.
Feliz fotografía.