retrato flash
Fotografías cortesía de: FuYong Hua, JESHOOTS.COM,autoritratto, Gift Habeshaw,Ethan Haddox,Bajo Licencia de Creative Commons.

Flash integrado de tu cámara, cómo y cuando aprovecharlo

Sí, lo sé. Sé que te hemos hecho huir del flash integrado de tu cámara como si de la peste (o el coronavirus 😷 ) se tratase. Pero lo cierto es que, oye, tiene su utilidad. Por algo se esfuerzan los diseñadores/as de estas cámaras en añadirlo modelo tras modelo.

Hoy me gustaría que veamos cómo puede el flash integrado serte útil en tus fotografías, cómo podemos intentar «doblegarlo» para nuestro propio beneficio, y cómo podemos convertirlo en un aliado cuando no tenemos un flash externo o no lo llevamos encima.

Porque claro, una de la principal ventaja de un flash integrado es que siempre lo llevas encima de la cámara y que siempre tiene batería (si la cámara tiene, ya me entiendes). Ya, por ello, deberíamos darle una oportunidad, ¿no crees? 😉

flash integrado cámara

Aprender a controlar la exposición

Para aprender a controlar el flash, lo primero que deberíamos conocer a la perfección es a controlar las tres variables del triángulo de exposición. Aquí tienes un repaso rápido de las 3 variables: ISO, velocidad de obturación y apertura de diafragma.

ISO

Es la sensibilidad del sensor a la luz. Cuanto más alto es el valor ISO, más sensible se vuelve el sensor (es capaz de captar más luz) aunque, a su vez, aumenta el ruido en la imagen, lo que afecta a la nitidez final de la toma.

En cambio, cuanto más bajo es el valor, menor es la capacidad de captar la luz, pero a la vez mayor es la nitidez. Puedes verlo en el siguiente gráfico.

Velocidad de obturación

Es la velocidad a la que se abre y cierra el obturador de la cámara. A velocidades altas, se congela el movimiento, ya que el obturador se abre y cierra muy rápidamente. En cambio, a velocidades lentas el movimiento queda impreso en el sensor.

Por otro lado, el tiempo de apertura del obturador también influye en la luz que es capaz de captar el sensor. Cuando el sensor está abierto poco tiempo (velocidad rápida, x ej. 1/5000s) entra menos luz que si este está abierto más tiempo (velocidad lenta 1/5s).

Aquí tienes un vídeo donde Mario te lo explica a la perfección, por si eres más de vídeos 😉

Apertura de diafragma

Es la apertura por la que entra la luz a través de las láminas o palas de diafragma hasta nuestro sensor. O, lo que es lo mismo, el agujero de nuestra lente por el que capturamos la imagen.

Cuanto más abierto está el diafragma, pasa más luz al objetivo y a la vez se reduce la profundidad de campo o zona enfocada en la imagen. Por el contrario, cuanto más cerrado está el diafragma, menos luz pasa al objetivo y mayor es la profundidad de campo o zona enfocada en la imagen.

Apertura de diafragma

Una vez dominadas las variables del triángulo de exposición (Apertura de diafragma, ISO y velocidad de obturación), podrás trabajar el modo manual de tu cámara a la perfección y controlar cualquier situación que se te presente, incluido el flash integrado ;).

Configura el flash integrado en modo manual

Si tienes una cámara réflex, lo más seguro es que te permita escoger entre el clásico TTL que suele venir configurado por defecto, o el modo manual. Busca esta opción en el menú de tu cámara.

TTL: Del sistema TTL (Through the lense) podemos decir que vendría a ser el modo automático de una cámara en versión flash. Con el sistema TTL, la cámara decide en función de la exposición y la distancia, la duración e intensidad del destello para cada escena.

Manual: En este caso, nosotros decidimos qué potencia va a tener el destello del flash acorde a los parámetros de nuestra toma.

Dependiendo de marca y modelo, la ubicación puede ser diferente, pero debería ser algo como: Menú->Menú ajustes personalizables->Horquillado/flash->Control flash incorporado->TTL/Manual (y otros).

Utilízalo como flash de relleno

Una de las aplicaciones más interesantes del flash incorporado es la posibilidad de utilizarlo como flash de relleno en aquellas escenas que tengan sombras marcadas que no te interesen, por ejemplo sombras indeseadas en retratos.

Controlando la exposición y la intensidad del destello del flash, puedes eliminar o suavizar las sombras. Para ello, debes configurarlo para que produzca un destello con menos luz que la ambiental.

El flash integrado te será muy útil para retratos a contraluz o con luces duras que provoquen sombras demasiado marcadas.

Experimentar es clave en fotografía, pero en iluminación en concreto es aún más importante si cabe. Prueba de más a menos intensidad hasta dar con el resultado adecuado.

Hazte con un difusor para el flash

Sí, también los hay para los flashes integrados. Aquí tienes un ejemplo por solo 9,90 €, aunque puedes ayudarte con material de andar por casa como papel de seda, una servilleta, un folio, ,etc. colocado con cuidado encima del flash atado con una goma, por ejemplo.

flash integrado difusor

Fíjate en el alcance de tu flash

En las especificaciones técnicas de tu modelo de cámara, podrás ver el alcance que realmente tiene tu flash. Puede que encuentres el alcance designado como Número de Guía, que es como se conoce el alcance del flash.

La media de alcance de un flash integrado suele estar alrededor de los 5 metros, pudiendo ser menos o más dependiendo de tu cámara. Lo ideal, como te he dicho es que conozcas el alcance de tu flash, ya que fuera de este rango, no te servirá para mucho.

Igualmente, no te funcionará demasiado bien en un primerísimo primer plano, busca siempre una distancia dentro del óptimo rango de funcionamiento.

Lo ideal es que practiques mucho con él y aprendas a conocer y modificar su potencia a través de la práctica.

flash

Utilízalo solo cuando lo necesites

No dejes que el flash te domine o decida por ti. Es entonces cuando los resultados que ofrece son terribles 😉 . Ajústalo para que solo se active cuando tú quieras, no dejes que se abra y dispare automáticamente por nada del mundo.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Te animarías a practicar y darle una oportunidad al flash integrado de tu cámara? Como ya te he comentado al principio, una de las principales ventajas es que siempre va contigo y siempre lo tienes a punto. Saber utilizarlo puede ofrecerte unas oportunidades creativas muy interesantes.

Espero que te animes a utilizarlo, creo que cuantas más herramientas tengamos a nuestro alcance, mejor, más alas tiene nuestra creatividad. Así que ya sabes, ¡a practicar! 🙂 Compártelo si te ha parecido útil. Gracias y hasta la próxima.

eBook Lightbook