carta de grises
Fotografías cortesía de Enrique Pandolfi y Amazon.

Tu Alternativa Económica al Fotómetro: Carta de Gris

Este es un artículo del autor invitado Enrique Pandolfi en el que te presenta la carta gris (tarjeta de grises, carta de grises o cualquiera de los nombres por los que se la conoce) para que tus fotos tengan el color que tienen que tener ;).

¿Para qué sirve la “carta gris” o “Gris 18%” ?

¿Nunca te ha pasado que tras fotografiar un objeto que tú ves blanco, resulta viéndose gris en la pantalla de tu cámara (o después del revelado)? Igualmente, ¿a quién no le ha pasado que zonas casi negras en una escena, resulten viéndose grises al observar la fotografía? Y lo peor es que todo esto nos puede suceder a pesar del esmero en ajustar correctamente el balance de blancos y de fijar perfectamente en cero el fotómetro (o exposímetro de luz incidente) de la cámara.

Pues entonces, ¿cómo se puede explicar este fenómeno y cómo se soluciona? Si quieres una respuesta y una solución, te invito a seguir leyendo.

La situación antes planteada tiene como explicación la diferencia que existe entre: medir la luz incidente o medir la luz reflejada por el objeto que estamos fotografiando.

Para entenderlo más fácilmente, este efecto es el mismo que se produce cuando vestimos con ropa clara en los días calurosos, procurando que los rayos del sol se reflejen mucho y no sentirnos menos agobiados por el calor. Por el contrario, si vistiéramos ropa oscura o negra, recibiríamos el impacto de absorber todo el calor en nuestra vestimenta.

Si entendemos esta idea la podremos trasladar a nuestra experiencia fotográfica. Cuando realizas la medición de la luz de un objeto en una escena determinada, el fotómetro integrado de la cámara, mide en realidad la luz reflejada por el objeto en cuestión. Por lo tanto, dependerá de la capacidad del color del objeto para absorber más o menos luz, y esto es lo que podría falsear, aparentemente, la medición del fotómetro.

Lo que debes conocer para una correcta exposición (fotómetro en cero) es la luz incidente en la escena (u objeto) y no la luz reflejada, que es lo que tiene la capacidad de medir la cámara. Esta es la clave.

¿Cómo solucionarlo?

Entonces…. ¿cómo se puede solucionar, si la cámara no es completamente capaz de hacerlo por sí misma?

Fotómetro

La solución más costosa es comprarte un exposímetro externo.  Este dispositivo debe exponerse a la luz incidente en la escena (u objeto) y hará todo el trabajo diciéndote cuáles son los valores exactos de apertura de diafragma (f/), velocidad e ISO, que debes ajustar en la cámara para lograr una exposición correcta.

fotómetro Voltcraft MS-1300
Fotómetro o exposímetro externo de luz incidente.

Es muy conveniente prestar atención en estos casos ya que, si mueves el objeto de posición, probablemente la luz incidente ya no sea la misma (que en la toma anterior), por lo que deberás volver a medir la luz con el fotómetro y ajustar a los nuevos valores registrados. Contrariamente, si el objeto permanece quieto, podrás moverte todo lo que te plazca para lograr el ángulo adecuado sin necesidad de volver a ajustar los parámetros iniciales (apertura, velocidad e ISO).

Carta gris

Pero, según mi experiencia, no siempre disponemos del dinero necesario para la compra de este accesorio electrónico. Que, por cierto, es bastante caro. Aquí es donde aparece nuestra carta gris (o carta de exposición fotométrica que refleja el 18% de luz). Como muestra la foto, no es otra cosa que un trozo de cartón gris. Aunque ahora puedes encontrar también flexibles y de distintos materiales. Es un accesorio que se puede conseguir por muy poco dinero en cualquier casa de fotografía y que va cumplir la función de exposímetro externo para evaluar la luz de la escena (u objeto).

carta de grises
Carta gris (juego de tres, blanca, negra y gris)

¿Como funciona para estos casos? Vamos a resumirlo diciendo que el valor del 18% de luz reflejada sobre una superficie es justo lo que nuestro sistema óptico decodifica como un color entre blanco y negro (o sea no importa la situación de luz, con la carta gris obtendremos un promedio de 18% que el fotómetro de la cámara interpretaría como el  correcto ajuste de la exposición).

¿Comó utilizar la carta gris?

Coloca la cartilla en el lugar donde se quieres medir la luz de la escena (u objeto) y realiza el ajuste de exposición de tu cámara (en el modo habitual que tu elijas para la medición). Ahora, lleva los valores de diafragma, velocidad de obturación e ISO hasta que el fotómetro indique cero.

Esta es una herramienta, económica, fácil de transportar e imprescindible para una adecuada exposición de tus fotografías. Espero que te sea útil para resolver las dificultades descritas al inicio del artículo.

balance de blancos
Con carta gris (izquierda) y sin carta gris (derecha)

Este es un artículo de Enrique Pandolfi, lector de Blog del Fotógrafo que nos aporta su granito de arena.

Si tú también quieres participar como autor invitado, pincha aquí.

¿Te ha gustado el artículo? Dale las gracias a Enrique por sus consejos compartiendo el artículo en tu red social favorita para que otros puedan disfrutar de su fantástico trabajo y de los consejos que ofrece. Gracias y hasta la próxima.

eBook Lightbook