Este es un artículo del autor invitado Diego Estrada en el que te ofrece cinco consejos muy sencillos para revelar tus fotos en Lightroom y conseguir mejores resultados.

Hoy en día, el revelado digital se ha convertido en un proceso que prácticamente todos los fotógrafos realizan para darle algo más de belleza a una fotografía. No obstante, existen personas que se oponen a este proceso pues se suelen alterar algunos aspectos como el color, iluminación, contraste, etc. Pero este no es el tema de hoy ;).

Revelar una fotografía en un software como Lightroom o Phosothop puede parecer una tarea complicada. Sin embargo, solo se necesita un poco de creatividad y dominar algunos aspectos esenciales para lograr que tu fotografía quede perfecta. Es por eso que te traigo los 5 consejos básicos para conseguir un buen revelado en Lightroom.

1. Dispara en formato Raw

Estoy seguro de que en más de una ocasión has escuchado hablar del famoso formato RAW. Sin entrar en mayor detalle, el formato RAW se encuentra en casi todas (si no en todas) las cámaras réflex semi-profesionales y profesionales. Permite, entre otras muchas cosas, guardar una mayor cantidad de información en sombras y luces para que, posteriormente en el proceso de revelado, podamos dar algunos ajustes que no dañen ni destruyan nuestra fotografía original.

Si vas a utilizar este formato debes de tener algunos aspectos en cuenta:

  1. Es un formato bastante pesado y probablemente requieras de bastantes memorias con una gran capacidad para almacenar todas tus fotos.
  2. El formato es imposible de ver con un programa de visualización de fotos estándar y, sobre todo, a la hora de revelar. Por lo que te necesitas utilizar programas de edición que admitan este formato, entre los que te recomiendo Lightoom y Photoshop en su versión cc2018.

Aquí te dejo la muestra de una comparación entre un archivo RAW sin revelar y un archivo RAW revelado para que compruebes toda la información que se puede recuperar.

RAW sin editar

RAW editado

2. No copies

Internet supone un abanico enorme de conocimiento y los temas de fotografía no son la excepción. Sé que en varias ocasiones te has encontrado con alguna fotografía o tutorial de revelado que te ha fascinado bastante y te has decidido aplicarlo a tu fotografía. Después de minutos y horas de tutoriales te frustras porque tu fotografía no quedó igual. Y, lo más seguro, es que termines echándole la culpa al equipo (cámara, ordenador, software, etc.).

La realidad es que esos tutoriales se basan en la edición de una fotografía totalmente diferente a la tuya. Además, es la visión y la creatividad de la persona que lo hace. Con esto no digo que esté en contra de los tutoriales en Internet, todo lo contrario, son una herramienta poderosa de conocimiento que está al alcance de todos. Pero mi mejor consejo para esta situación, es que aprendas a utilizar los ajustes básicos de revelado y fotografía y, simplemente, experimentes hasta encontrar el resultado que mejor te parezca para tu foto. Es probable que te encuentres con cientos de personas que critiquen tu trabajo, eso no es malo. Acepta las críticas y utilízalas para mejorar, pero si a ti te gusta lo que haces, no dejes que nadie limite tu proceso creativo, ¡juega, experimenta y diviértete!

3. Utiliza el histograma

Adquirir un equipo profesional que te garantice a un 100% la fidelidad de colores resulta bastante caro y muchos de nosotros no cubrimos el presupuesto para la adquisición de esos equipos.

Afortunadamente existe una solución a este problema y es el famoso histograma. A grandes rasgos, el histograma es una representación gráfica de la distribución de las diferentes tonalidades en una fotografía. Esta herramienta puede ayudarte a mejorar la exposición y corregir los colores.

Aprender a leerlo no es complicado, pero sí se requiere de una buena observación para saber interpretarlo. Te dejo unas nociones básicas: a la izquierda del todo tendrás la representación de las zonas totalmente negras de una fotografía; en el medio, los grises; y a la derecha, los blancos puros. En los siguientes ejemplos puedes observar una foto sobreexpuesta (arriba) y otra subexpuesta (abajo), cada una con su histograma correspondiente para que puedas ver cómo quedarían.

Histograma de fotografía sobreexpuesta

Histograma de fotografía subexpuesta

Procura que exista un buen balance entre negros y blancos para que tu fotografía quede correctamente expuesta y que los colores no se modifiquen cuando quieras imprimir y enmarcar esa fotografía que tanto te gustó.

4. Correcciones de lente

Me atrevería a afirmar que en muchas ocasiones te ha ocurrido que al tomar una fotografía, notas que se ve un poco distorsionada y/o tiene algunos destellos desagradables que pueden estropear lo que quizá sea tu mejor toma. ¡No te preocupes! Si has disparado en formato RAW, Lightroom tiene por defecto una opción llamada Correcciones de lente.

Lo único que tienes que hacer es ir a la opción corrección de lente y activar las opciones “Quitar la aberración cromática” y “Activar corrección de perfil”. Automáticamente, Lightroom detectará con qué lente has tomado tu fotografía y corregirá esas distorsiones y/o destellos raros que pudieran aparecer en tu imagen.

Para que puedas verlo más claro te dejo una comparación. La misma imagen con y sin distorsión de lente. No siempre será tan evidente, pero así lo ves mejor.

Sin distorsión (izquierda) y con distorsión (derecha)

5. Los ajustes básicos de revelado

Una vez realizados los pasos anteriores, ¡ahora si viene lo bueno! Después de importar tus fotografías en Lightroom la primera opción que tendrás que abrir es la de Básicos, en ella encontrarás los siguientes ajustes:

  • Balance de blancos
  • Matiz
  • Exposición
  • Contraste
  • Altas luces
  • Sombras
  • Blancos
  • Negros
  • Claridad
  • Intensidad
  • Saturación

Mi consejo es que experimentes con cada uno de los ajustes hasta lograr los resultados que a ti más te gusten. Recuerda que los ajustes dependerán del tipo de fotografía que tengas. Si tienes una fotografía muy oscura no tendría sentido aumentar los negros. De lo contrario, si tienes una foto con mucha luz sería algo innecesario agregarle y aumentar las altas luces.

Los ajustes que te recomiendo utilizar y que te ayudarán a mejorar tus fotografías son los siguientes:

  • Altas luces
  • Sombras
  • Blancos
  • Negros
  • Intensidad

Recuerda que no existen parámetros predefinidos para el revelado de una fotografía, solo se trata de una cuestión de creatividad. Dependiendo de la fotografía, y para lo que este destinada, tú serás el mejor juez en el momento de revelarla.

Este es un artículo de Diego Estrada, puedes seguirlo en su perfil de Instagram. Si tú también quieres participar como autor invitado, pincha aquí.

¿Te ha gustado el artículo? Dale las gracias a Diego por su artículo compartiéndolo en tu red social favorita. Así otros podrán disfrutar de su fantástico trabajo y de los consejos que ofrece. Gracias y hasta la próxima.

8 Respuestas

  1. Jorge Montero

    No estoy de acuerdo con “experimentar”, primero se debe tener una base teórica donde se comprenda como actúa cada uno de los ajustes y entender claramente donde aplicar ese ajuste en la fotografía. A partir de ahí se debe probar sabiendo de antemano como cambiara nuestra foto. Mis disculpas al autor de este artículo pero creo que no aporta nada.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Jorge, ¡estamos de acuerdo con estar en desacuerdo! Es 100% válido lo que mencionas pero la intuición, creo yo, ayuda más a fijar el conocimiento ya que uno parte de las “preguntas que uno se formula a si mismo” y no de los “contenidos apilados” que serán utilizados quizás más adelante. Son dos formas completamente complementarias y no excluyentes. Saludos.

      Responder
  2. Raul

    Muy buen artículo, arpendiendo algo nuevo y la experimentación nunca está demás, aunque siempre es bueno tener una base para de ahí probar todas las posibilidades. Muchas gracias por el Blog.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.