Las imágenes desestabilizadas son, desgraciadamente, uno de los errores más comunes y con peor solución que podemos encontrar como fotógrafos. Un encuadre malo siempre tiene mejor solución, podemos recortar aquí o allá sin perder demasiada calidad de imagen. Podemos también salvar algo las luces y las sombras, aumentar o reducir el contraste… Todos estos pequeños ajustes o arreglos de nuestra imagen, prácticamente no nos causarán pérdida de calidad, pero una imagen desestabilizada es otro cantar, si la imagen está movida, está movida, mala suerte, hay poco que hacer o poco margen de mejora. Así que lo mejor es prevenir y actuar antes de que ocurra la tragedia 😉 porque, además, las trepidaciones originadas por nuestro propio movimiento son difíciles de detectar a simple vista; solemos darnos cuenta de ellas cuando alegremente abrimos las imágenes en nuestro ordenador y, ¡sorpresa! Nuestra imagen está movida, trepidada, inservible 🙁

Así que vamos a ver unos cuantos consejos para que, si tu fotografía falla, por lo menos que no sea por culpa de la desestabilización de la cámara 🙂

Sujeta bien la cámara          

¿Te crees que no hay diferencia? ¡La hay! Y no sólo por tu propia comodidad, la forma en la que sujetas tu cámara, puede convertirte en un trípode o en una batidora 😉 Así que procura sujetar tu cámara de la forma más firme posible, ofreciéndole puntos de apoyo, a través de tu propio cuerpo fijado y equilibrado. Si es necesario, busca puntos de apoyo externos. Todo para que transmitas el menor movimiento posible a tu cámara.

7535409584_6dfe12382c_o

Sujeta bien la cámara

Distancia focal y velocidad mínima

Recuerda siempre la fórmula que nos proporciona, de forma aproximada, la velocidad mínima a la que debemos disparar para que las imágenes no nos queden movidas:

1/Distancia focal de tu objetivo, o lo que es lo mismo, hay que trabajar siempre a una velocidad por encima de la focal de nuestro objetivo. Por ejemplo, si estoy trabajando con un 50mm, con una velocidad por encima de 1/50 s, debería ser suficiente para congelar la imagen. No obstante, esta es una fórmula aproximada, algunos de nosotros contamos con buen pulso y probablemente podremos trabajar a velocidades más lentas (1/30s) sin tener trepidaciones, y otros necesitaremos velocidades más rápidas porque tenemos mal pulso o porque nos gusta correr literalmente detrás de la imagen 😉

Por lo tanto, si dispones de poca luz y puedes escoger, te será más útil disparar con un gran angular que con un teleobjetivo, ya que el primero te permitirá trabajar a más velocidad, reduciendo así el riesgo de trepidaciones. En definitiva, cuanto menos utilices el zoom en situaciones de poca luz, mejor 😉

Vale, estamos haciendo fotos y tenemos la suerte de ver in situ que nos están quedando mal, borrosas, movidas, trepidadas, en definitiva, carne para la basura de reciclaje. Por suerte estamos a tiempo de solucionar el problema que hemos identificado como falta de velocidad. Ahora bien, ¿cómo conseguimos más velocidad sin que nos queden imágenes subexpuestas?

11534830676_4022eb0114_b

Recurre al triángulo de exposición

La fotografía es un tira y afloja entre ISO, velocidad y apertura de diafragma. Cualquier variable del triángulo de exposición que modifiques, afecta a los otros dos. Si logras comprender cómo se interrelacionan entre ellos y en qué y cómo afectan a la imagen, podrás hacer magia con tus imágenes 😉 Veamos qué podemos hacer para ganar velocidad y evitar así las trepidaciones:

  • Aumentar la ISO

A mayor ISO, mayor sensibilidad del sensor a la luz (es como si se hubiera encendido una lucecita extra al fondo de tu imagen). Pero ojo, no debes sobrepasar los límites de tu ISO ya que al hacerlo, añadirás ruido a tu imagen. Averigua cuál es la ISO máxima a la que tu cámara puede trabajar sin perder calidad de imagen.

  • Abrir el diafragma

Abrir el diafragma, es sinónimo de una mayor entrada de luz, pero a la vez de una pérdida de profundidad de campo. Tenlo en cuenta porque la profundidad de campo (zona enfocada en la imagen) puede modificar significativamente tu imagen.

Activa el estabilizador de tu cámara u objetivo

Precisamente se han inventado para situaciones como ésta en la que dispones de poca luz y necesitas fijar el movimiento que tú mismo transmites a la cámara. Si tu cámara u objetivos son relativamente nuevos, es probable que los tengas incorporados, así que échales un vistazo y, si dispones de ellos, actívalos 🙂

Utiliza un trípode

Es la forma más fácil y efectiva de eliminar las trepidaciones, permitiéndote no modificar las variables de apertura, ISO o velocidad.

  • Añádele un disparador remoto a la ecuación y tu imagen será perfecta en cuanto a trepidaciones. Si no dispones de un disparador externo, configura el disparador interno de tu cámara. Así evitarás el movimiento que puedas transmitir al tocar el obturador de la cámara.

¿Que no tienes trípode? Bueno, inventiva al poder. Estanterías, bancos de la calle, espaldas de conocidos, techos de coches… Lo que se te ocurra (con precaución 😉 ) Lo que encuentres a tu alrededor que te permita fijar bien el cuerpo de tu cámara.

227581469_537fe1f558_o

Utiliza el trípode para estabilizar la imagen

Usa el flash

El flash tiene muchos amantes y detractores aunque, sea como fuere, tiene sus momentos estelares. Si buscas estabilización, puede que sea uno de esos momentos 😉

9045085083_f49873b7c3_o

Utiliza el flash

Más vale que sobre…

Las imágenes desestabilizadas son uno de los problemas más comunes y traicioneros que nos encontramos los fotógrafos, además de ser uno de los más frustrantes puesto que son muy difíciles de detectar in situ (en la pantalla) a menos que sean muy evidentes. Por ello, siempre es buena idea aplicar esta premisa: más vale que sobre que no que falte. Más vale que te sobre algo de ISO o de velocidad o de apertura de diafragma, que no que la imagen se quede justa, aparentemente correcta, y te lleves una gran decepción al llegar a casa. En cuestión de estabilización mejor ser conservador  e ir sobre seguro 😉

Espero que después de este artículo las imágenes desestabilizadas sean cosa del pasado ;-). Si quieres intentar ayudar a acabar con esta frustrante lacra fotográfica, compártelo con quien creas que pueda necesitar una pequeña ayuda 😉 Muchas gracias y hasta la próxima 🙂

eBook 365 Consejos de Fotografía

12 Respuestas

  1. Jaume Iglesias

    Trepidación es lo que tengo yo cuando voy a fotografiar interiores, ahora estoy fotografiando casas modernistas en Barcelona, primero tengo que decir que soy un simple aficionado que paga su visita y entra con el grupo de visitas.
    Dispongo de una Nikon D300, que como mucho el ISO 640 y Tokina 12-24 mm, verdaderos problemas fotos movidas o ruido o las dos cosas a la vez, la última vez tire a ISO 1000 y las zonas oscuras parecían las estrellas en noche oscura.
    Yo no encuentro solución ¿vosotros?

    Responder
  2. Jaume iglesias

    En las visitas esta prohibido, imagínate 20 personas y tres o cuatro con trípodes, las visitas guiadas tienen sus normas y lo normal es sin trípode y sin Flash.

    Responder
    • Pere Garcia

      Hola Jaume, yo si soy del oficio, y te daré 2 consejos útiles:
      1º Si puedes apoyar la cámara en alguna superficie aunque sea irregular, hazlo. En caso de necesitar mejor base, lleva siempre una bolsita con arroz y úsala de base intermedia. Se adaptara perfectamente.
      2º Al disparar con la cámara en en las manos, recuerda que es como un rifle de precisión. No contengas la respiración o se moverá. Ve soltando aire mientras tensas el dedo en el disparador hasta que te sorprenda el disparo.
      Te sorprenderás de los resultados.

      Responder
  3. Andrea

    Hola amigos, muy buen artículo! Los leo todos 🙂
    Tengo una duda con respecto a la grabación de vídeos con mi Nikon D5300. Cuando voy a grabar ajusto la cámara en modo automático, sin embargo, cuando estoy grabando algunos vídeos me salen borrosos, y debo en el momento ajustar manualmente el foco, cosa que me hace mover demasiado la cámara. No se supone que si hago grabaciones en automático no debería salir nada borroso, al igual que pasa con la fotografía? En modo automático no debería preocuparme por ese detalle, no? Me tiene confundida esa función de mi cámara. Hay algo que estoy haciendo mal sin duda jaja. Gracias 🙂

    Responder
    • Iaio Atamian

      Andrea, no basta con que ajustes el modo de exposición en automático sino que debes de ajustar el modo de enfoque en automático también y te recomiendo que lo hagas en modo servo o continuo. Has las pruebas y cuéntame como te ha ido. Saludos.

      Responder
  4. Alvaro Julian Azzimonti

    Buenos días, le escribo desde Argentina agradeciéndoles por hacer el mejor Blog del mundo. Estoy encantado con el nuevo sigma 50-100 f1.8 Art, mi pregunta antes de comprarlo es si es un inconveniente que no tenga estabilizador para fotografía de retrato en interior y exterior, a, y su peso.
    ¡Espero con ansias su respuesta!
    ¡Muchas gracias!

    PD: si pudieran dedicar un articulo a ese objetivo o una comparativa dentro de su segmento seria genial.

    Responder
    • Iaio Atamian

      Alvaro, sinceramente no puedo recomendarte o no su utilización ya que no pude hacerme con él como para darte una opinión propia. Por lo pronto solo puedo decirte que para un objetivo sensacional para retratos más allá de no contar con estabilizador de imagen. ¡Nos quedará esperar a ver si algún colega ya pudo hacer las pruebas y ver como le ha ido con este objetivo! Saludos.

      Responder
  5. carlos l.

    Hola, soy principiante en esto y quería saber como el flash puede influir pues el artículo no da detalles, asumo que podría usar un tiempos de exposición muy cortos y compensar la perdida de luz con el flash, ¿es así?

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.