Fotógrafo capturando a los novios cortando la tarta
Fotografías cortesía de Mélanie Villeneuve, Benjaminrobyn Jespersen, Vasily Koloda, NeONBRAND, Austin Distel bajo licencia Creative Commons.

11+1 Errores que JAMÁS deberías cometer como fotógrafo de boda

La fotografía de bodas es un tema que a muchos os llama para iniciaros y que es el sustento de numerosos profesionales de la fotografía. Hoy traigo un artículo que me parece muy, pero que muy, importante. Se trata de los errores que como fotógrafo de bodas debes evitar a toda costa. Seas un fotógrafo de boda contratado o el mejor amigo que han pescado para realizar el reportaje. Seas o no seas un profesional debes comportarte como tal y no caer en acciones como las que te voy a detallar.

Puede que cuando vayas leyendo el artículo y los errores mencionados te parezcan de aficionado, o incluso de broma, pero no, aunque te cueste creerlo (a mí me sigue costando), todos y cada uno de ellos los cometió un fotógrafo profesional (y caro, encima) en la boda de un familiar muy cercano a mí.

Sí, además todos en la misma boda. Te los cuento de primerísima mano, aun a riesgo de saber que te va a costar creértelos, pero te aseguro que es verídico. Y te los cuento para que no cometas ninguno de ellos en tus próximas bodas.

1. Enviar a casa del novio un fotógrafo no no experto

Si en la tarifa incluyes un extra económico para que a casa del novio vaya un fotógrafo profesional y especificas en el contrato que es «de la confianza y estilo del fotógrafo», no puedes enviar a tu pareja, por muy encantadora que sea como persona, pero con una calidad como fotógrafa claramente cuestionable al ver sus fotos.

Familiar colocando flor en la solapa al novio
El novio también es protagonista, házselo saber

2. No entregar fotos del novio con su familia

En mi opinión este error deriva del primero, pero si envías un fotógrafo a casa del novio para hacerle fotos con la familia, tienes que enviárselas. Salvo que sean tan malas que ni te atrevas. No puedes enviar 10 fotos del novio solo, en las que la mayoría está desenfocado, movido o delante de una pared en la que se ven los enchufes y las alcayatas de los cuadros que has quitado («para tener un fondo liso»).

3. No saber bien donde está la iglesia

Como fotógrafo del evento, tienes que asegurarte de saber dónde está la iglesia, el convite y todos los lugares a los que te tienes que dirigir. No puedes perderte y que te encuentre de casualidad un familiar de la boda que te acaba de ver en casa del novio (mismo fotógrafo experto del error 1) y sea quien te salve el pellejo para no llegar tarde.

Bien, estos errores te pueden parecer que son uno solo porque vienen derivados del primero, no enviar a un fotógrafo experto, pero teniendo en cuenta que los siguientes son del fotógrafo profesional, pues también hay que mencionarlos, por si acaso caes en ellos.

4. Llegar tarde a casa de la novia

O llegar a tu hora pero como ella no ha llegado de la peluquería (algo habitual) irte a almorzar y que te tiren el teléfono abajo cuando llegue la novia a casa y no cogerlo. Y llegar una hora más tarde. Así no vas a empezar bien, te lo aseguro.

Porque ya haces las fotos con prisa, no quitas los ventiladores del fondo, ni otros elementos que afean las fotos, no le haces a la novia unas fotos con el camisón que quiere, etc., además de ponerla de mal humor.

5. No hacerle fotos a los novios con la familia

Si lo tienes en el contrato, no puedes decirle a los novios que no les vas a hacer fotos con la familia en la iglesia porque se las vas a hacer en el hotel y luego no hacerlas.

No son los novios los que tienen que ir detrás de ti para que les hagas fotos con los grupos familiares, los novios están atendiendo a los invitados, disfrutando de su día. Si lo habíais acordado de antemano, es tu responsabilidad preocuparte de hacer esas fotos.

6. No hacer las fotos en el lugar pactado con los novios entre la Iglesia y el convite

Si en el contrato incluyes que se hará «un reportaje en la localización específica siempre en función de las condiciones meteorológicas, disponibilidad de tiempo de realización y cercanía de la localización del lugar del banquete», si hace un sol radiante y el lugar está a 1km (exacto) en coche desde la iglesia, no puedes decirles que no hay tiempo y mientras los novios se van al hotel decepcionados te recorres media ciudad buscando tabaco (esto lo sé porque casualmente le preguntaron a la hermana del novio dónde podían comprarlo, y que no les importaba si estaba lejos, pero que tenía que ser un estanco).

¿Te está costando creértelo? Lo supongo. La realidad siempre supera la ficción, ¿verdad?

Pues queda el remate de este punto, los novios tuvieron que estar dando vueltas a la manzana donde estaba el hotel en el coche de caballos hasta que fotógrafo y videógrafo llegaron para grabarles al entrar.

Como fotógrafo del evento tienes que estar en exclusividad para ellos.

Novios en paisaje con lago
Calcula bien los tiempos para asegurarte de que lo que contraten los novios sea posible

7. No seleccionar bien las fotos

Está bien que mandes muchas fotos a los novios para que elijan las que quieren que pongas en el álbum. Lo que no es muy correcto es que mandes fotos movidas, desenfocadas o muy quemadas cuando no hay ninguna intención artística ni ninguna justificación porque desmerece el resto del trabajo.

8. No entregar el material en plazo

Un plazo de 60 a 180 días es más que suficiente para que entregues las fotos editadas y el álbum a tus clientes. Si pones ese plazo en el contrato, no pueden pasar más de quince meses y que los novios aún no tengan el álbum ni el vídeo. Eso no es nada profesional y además no estás cumpliendo con el contrato.

9. No contestar a los correos de los novios

Eres un fotógrafo de boda profesional y ellos tus clientes, no puedes perder la comunicación cuando tienes un trabajo pendiente por entregar del cual te han pagado dos terceras partes.

Teclado y pantalla Mac con alguien escribiendo
Sé profesional, no cortes la comunicación con tus clientes

10. Hacerte selfies con invitados

Quizás yo soy demasiado seria con esto, o tal vez si hubiera hecho bien su trabajo esto me habría parecido hasta un gesto simpático, sin embargo, no me parece adecuado que mandes a los novios en la selección una foto tuya posando con dos invitadas.

11. Cambiar la tarjeta de memoria en un momento inoportuno

No puedes perderte uno de los instantes más emotivos cambiando una tarjeta de memoria. Y menos aun, si conoces al detalle todas las sorpresas que van a ocurrir en el convite. Cuando te queden pocas fotos, con previsión, cambia la tarjeta y trabaja en todo momento con soltura.

Novia manteada por los invitados
No te pierdas instantes únicos cambiando la tarjeta de memoria. Sé previsor

(Nota: Tampoco des lugar a que tengan que llamarte porque estás fumando en la terraza mientras dentro está pasando algo importante muy digno de fotografiar. Está claro que fumar perjudica tu trabajo además de la salud 😉 , así que mi consejo es, si haces un reportaje de boda… ¡no fumes!)

Todo esto sin entrar en que las fotografías no pueden tener ruido de forma injustificada, ni aberraciones cromáticas, estar quemadas o tener una composición que deje mucho que desear. Eres un fotógrafo de boda profesional, tus fotos tienen que tener una calidad técnica impecable.

Y para terminar…

Puede que te estés preguntando cómo eligieron a ese fotógrafo, lo cual es normal. Esto me lleva a un error en el que no había pensado antes, pero que también me parece importante mencionar.

Si en tu web expones un tipo de fotografías con una determinada calidad estética y técnica, ese es el tipo de fotografías que tienes que entregar. Lo demás es publicidad engañosa.

Publicita el trabajo que seas capaz de hacer, es normal que quieras exponer tu mejor trabajo, pero publicita lo que seas capaz de repetir, o al menos de calidad similar.

Por otro lado, si eres muy bueno y te creas una buena clientela que te recomienda, pero te cansas de ser fotógrafo de boda y tienes la mente en otros proyectos, céntrate en ellos y deja las bodas para aquellos quienes las hacen con mucho mimo y dejan a los novios contentos. Está bien ganarse el pan, pero hay que ser honestos con uno mismo y con los demás.

He escrito este artículo con la única finalidad de que no comentas ni uno de estos errores, por tu bien como profesional para no echarte tierra, y por el bien de la ilusión de los novios que te contraten.

Ahora sé que no los cometerás y esta noche dormiré más tranquila. Y si compartes este artículo, te lo agradeceré infinito, tal vez llegue a algún fotógrafo que se haya despistado y le venga bien un toque de atención, por el bien del gremio 😉 .

Gracias y hasta la próxima.

Tu Guía de Iniciación en el Mundo del Retrato

  1. ¡Buenas tardes! Quería darte las gracias por los libros que he comprado ayer, que ya estoy leyendo, me gustan mucho, y en cuanto pueda de voy a comprar más Muchas gracias, por que tus libros son muy claros, y aprendo mucho, que la fotografía me apasiona. Un saludo.

  2. Me sirve de mucho es verdad, gracias Mario Pérez, me gustaría comprar una cámara para principiante, estas muy lejos claro en el caso si tuvieras una para venderme lo compraría aquí son pesos mexicanos y allá euros.

  3. Muy buenos consejos, y lo mejor es que creo que varios aplican no solo para fotografía de bodas sino en muchos más ámbitos.

    Gracias por compartir

  4. Hola, soy de Chile, la verdad no soy fotógrafo de bodas, soy mas un fotógrafo de aviación civil y militar, además de fotografiar eventos militares, pero me han contratado una que otra vez para fotografiar un matrimonio, pienso que los puntos tocados en este artículo tienen un tema profesional, lo que no significa estudiar fotografía, si no hacer las cosas bien, me parece bueno que hagan mención de estos puntos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *