Dicen por ahí… que la vida se ve del color del cristal con el que se mire. Desde la fotografía también podríamos decir algo parecido y afirmar que la vida se ve según con la lente con la que se fotografíe. No me cansaré de decir en los artículos del blog (al igual que mis compis) que la foto no la hace el equipo, sino tú. Lo cual no significa que las lentes pueden ayudar a crear distintas realidades, de hecho, la mayoría de profesionales de la fotografía prefieren invertir antes en objetivos que en la cámara, por algo será.

Una vez que sabes hacer fotos, o al menos has desarrollado tu ojo fográfico, has aprendido a controlar la luz y a enfocar bien, es cuando sueles dar el paso a descubrir nuevos mundos a través de otras lentes. Y es cuando comienzan a surgir las dudas de cuál es mejor, qué objetivo es ideal para inaugurar tu colección de lentes, cuál te abrirá más puertas, te hará disfrutar más o te ayudará a conseguir mejores resultados.

Bueno, aunque eso es decisión de cada cual, en función de sus gustos y del tipo de fotografía que más le apetece hacer, en el blog tenemos uno favorito, el que Mario llama el Rey de los objetivos, es un fijo con una focal de 50 mm. No te voy a contar todas sus bondades porque eso ya lo hizo él en este artículo. Yo te las voy a mostrar, que es mucho más convincente 😉 Te voy a enseñar imágenes de varios objetivos fijos de 50 mm, como éste del que te acabo de hablar que es el 50 mm 1.4 o del 1.8 que es el que Mario bautizó como el Príncipe de los Objetivos.

Retratos

Este objetivo es perfecto para hacer retratos por la «habilidad» que tiene para desenfocar el fondo y destacar al sujeto. Aquí tienes algunos ejemplos de cómo una mirada o un perfil pueden seducirte a una distancia focal de 50 mm:

Canon 50 mm 1.2
Canon 50 mm 1.2
Canon 50 mm 1.8
Canon 50 mm 1.8
Canon 50 mm 1.8
Canon 50 mm 1.8
Canon 50 mm 1.8
Canon 50 mm 1.8

Naturaleza

Puedes destacar las flores o cualquier otro centro de interés, los resultados pueden ser realmente interesantes…

Nikon 50 mm f 1.4
Nikon 50 mm f 1.4
Nikon 50 mm 1.8
Nikon 50 mm 1.8
Nikon 50 mm 1.8
Nikon 50 mm 1.8

Streetphotography

¿Y por qué no? La distancia focal de 50 mm es lo más parecido a cómo ven nuestros ojos. No te servirá para esconderte cual paparazzi, pero sí para lograr maravillosas instantáneas desde la cercanía y tener una presencia más discreta que con un objetivo grande y pesado.

Nikon 50 mm 1.8
Nikon 50 mm 1.8
Canon 50mm 1.4
Canon 50mm 1.4

Paisajes

Está claro que para este tipo de fotografía lo ideal suele ser un gran angular, aun así, si tienes un 50 mm no desaproveches la oportunidad de capturar un gran paisaje.

Canon 50mm 1.4
Canon 50mm 1.4
Nikon 50mm 1.8
Nikon 50mm 1.8

Arquitectura

Como ves, con este objetivo puedes salir siempre, ¡no hay nada que se le resista!

Canon 50mm 1.4
Canon 50mm 1.4
Canon 50mm 1.8
Canon 50mm 1.8

Si aún tienes ganas de más, echa un vistazo a esta galería, como verás es un objetivo muy «aprovechable»:

Esto es lo que se puede hacer con una focal fija de 50 mm, no lo que hace una focal fija de 50 mm. Es decir, la lente no hará estas fotografías, te permitirá hacerlas, pero hacerlas lo que se dice hacerlas, será cosa tuya 😉 Si te quedas ahí sin moverte de tu silla, da igual qué objetivo tengas, no harás ni estas ni ninguna otra, ¡pega un salto y busca tu cámara!

Si estás pensando hacerte con este objetivo, échale un vistazo a este artículo primero.

Antes te voy a pedir un favor, si te ha gustado este artículo o te ha parecido de utilidad, compártelo en Facebook, Google + o Twitter y permite a otra gente mirar y disfrutar la vida en 50 mm 😉 ¡Gracias y hasta la próxima!