Pasos Para Conseguir el Impactante Efecto Zoom o Zooming (Sin Photoshop)

Hace un tiempo, en el artículo “Consejos Para Capturar y Transmitir el Movimiento en una Fotografía”, te comente que una de las técnicas más populares para dar sensación de movimiento a tus fotografías era mediante la conocida técnica del “zooming”, pero como no era motivo de dicho artículo profundizar acerca de esta técnica, solo te mencione sus aspectos fundamentales.

En el artículo de hoy esto ha cambiado: después de leerlo no solo aprenderás como utilizar esta espectacular técnica sino además, como combinarla con otras para lograr llevar a tus fotografías a otro nivel.

No te preocupes ¡es realmente muy simple! No hará falta que te vuelvas loco para realizarlas, solo necesitaras ponerte cómodo y leer el artículo que he preparado para ti. ¿Te lo vas a perder?

No te vuelvas loco
No te vuelvas loco

¿Qué es el “zooming”?

El “zooming” es una técnica que a través de líneas que convergen en el centro del encuadre, te permitirá trasmitir la sensación de movimiento mediante la utilización del zoom del objetivo. Estas líneas dirigirán la atención del espectador hacia el centro (o no, ya verás porque) de la fotografía, generando una sensación de movimiento y vértigo hacia adentro o afuera, logrando un efecto tan particular como atractivo.

Éste efecto “barrera” con todos los objetos del encuadre que se ubiquen en torno al centro de éste al variar la distancia focal con tu objetivo zoom, centrando la atención en un objeto en particular que hayas elegido, mediante la utilización de velocidades de obturación relativamente largas.

La principal limitación que posee esta técnica es que, los protagonistas, siempre deberán estar ubicados en el centro del encuadre de modo de evitar que, al “barrer la escena” haciendo zoom o alejándolo, termines por barrerlos a estos. De todos modos, al final del artículo te enseñare a burlar esta limitación.

¿Parece algo complejo no? No te preocupes es más sencillo hacerlo que explicarlo! Pero antes, veamos qué equipo necesitarás para llevarla a cabo.

¿Qué equipo necesito?

Para poder realizar este tipo de fotografías requerirás, en principio, de una cámara que te permita tomar fotografías en modo manual y contar con un objetivo zoom, es decir, de focal variable. Al contrario de lo que puedas imaginarte, éste efecto no es solo potestad de las cámaras réflex ya que podrás lograrlo con cualquier cámara siempre y cuando cuente con las dos condiciones que acabo de comentarte.

Además, aunque no es excluyente, contar con un trípode puede no solo facilitarte un poco las cosas sino que además, te permitirá obtener mejores resultados. Recuerda que, al trabajar con velocidades de obturación lentas, es mucho más probable que cualquier movimiento termine por arruinar tus tomas.

Necesitarás de un objetivo zoom
Necesitarás de un objetivo zoom

¿Cómo hacerlo? Siguiendo estos simples pasos:

  1. Una vez hayas decidido cuál será el motivo de tu fotografía, encuádralo en el centro de la escena.
  2. Para compensar el “exceso de luz” que ingresará al sensor, utiliza un diafragma lo más cerrado posible si es que no quieres sobre exponer tus tomas. También, al aumentar la profundidad de campo, si cierras el diafragma, aumentará la nitidez de tus fotografías y por consiguiente, su calidad.
  3. Selecciona una velocidad de obturación menor a la que utilizarías normalmente para realizar la misma toma. Al trabajar con velocidades lentas, la luz llegará hasta el sensor por más tiempo, compensando la falta de luz por utilizar diafragmas más cerrados.
  4. Por último, mientras el obturador esté abierto (permitiendo que la luz alcance el sensor) acerca o aleja el zoom según el efecto que desees lograr. Al variar la distancia focal, mientras tu motivo se mantiene fijo en el centro del encuadre, “barreras” con todo lo que se encuentra a su alrededor.

La clave: disparar lentamente

La clave para que logres un efecto “zooming” exitoso es, la velocidad de obturación. Dependiendo de cuánto tiempo el sensor de tu cámara continúe recibiendo luz, el efecto será más o menos pronunciado, trasmitiéndole al espectador mayor o menor sensación de vértigo, velocidad y movimiento.

Fíjate en las siguientes fotografías:

¿Has notado la diferencia? En cada una de ellas se ha utilizado una velocidad de obturación más lenta. La primera de ellas es la de mayor velocidad mientras que para realizar las otras dos, se ha disminuido ésta (velocidades cada vez más lentas). No solo se ha intensificado la sensación de velocidad sino que, además, producto de realizar una exposición más prolongada, las fotografías se fueron “aclarando”.

Ten en cuenta que, cuanto mayor tiempo dejes a tu sensor recibiendo luz, si no compensas la exposición con alguna de las otras componentes del triángulo de exposición (Sensibilidad ISO o apertura de diafragma), mayor probabilidad de sobre exponer tus fotografías tendrás y de que, además, terminen por salir movidas.

De todas formas, no te preocupes, con un poco de práctica podrás dominar el efecto “zooming” fácilmente.

¿No sabes lo que es el triángulo de exposición? No te preocupes el siguiente articulo te aclarará todas las dudas: “Guía Detallada: Cómo Realizar una Correcta Medición y Exposición en Tus Fotografías”.

Ahora que sabes cómo hacerlo, solo falta que sigas algunas recomendaciones:

  • Te será más sencillo aplicar esta técnica en condiciones de luz escasas debido a que requiere tiempos de exposición más largos. Cuanta menor “cantidad de luz” haya en el ambiente, menor probabilidad de “quemar” tus fotografías, es decir, sobre exponerlas tendrás.
  • Si quieres darle mayor espectacularidad, añade algunas fuentes de luz extra como: focos, carteles, etc. Las líneas que dibujarán estas en el encuadre llamaran mucho la atención de tus espectadores.
  • Si bien la técnica se la conoce como “zooming”, nada impide que, en vez de aumentar la distancia focal, la disminuyas. El efecto será igual de espectacular.
  • Intenta realizar una misma fotografía con distintas velocidades de obturación como en el ejemplo anterior. Cuanto más practiques, más cerca estarás de lograr aquella fotografía que tanto te imaginas.
  • Utilizar un trípode te será de mucha ayuda de modo de evitar que las vibraciones producto de hacer zoom, arruinen tus fotos.
  • Si bien con cualquier objetivo que no sea de focal fija podrás realizar éste efecto, si tienes un objetivo gran angular a mano, úsalo. Con un objetivo gran angular, las distorsiones propias de éste harán de este efecto algo espectacular.
  • Anímate a combinar esta alucinante técnica con otras para añadir mayor espectacularidad. Al final del artículo verás algunas combinaciones muy interesantes.
Bárre con tus fotos
Bárre con tus fotos

¿Cuándo utilizar esta técnica?

Si bien puedes utilizar esta técnica para realizar cualquier tipo de fotografías y casi en cualquier situación, no en todas ellas dicho efecto te ayudará a que tus fotos se vuelan más atractivas.

Esta técnica es ideal para trasmitir la sensación de velocidad y agregarle algo de vértigo a tus fotografías pero, si no quieres trasmitir dichas sensaciones o bien, el motivo de la fotografía no lo requiere, no lograras convertir una buena foto, en una excelente.

Esto quiere decir que, no solo el efecto debe estar bien utilizado, es decir, con un protagonista nítido sino que además, éste debe ser potenciado por dicho efecto.

Sin importar el tipo de situación donde vayas a realizar tus tomas utilizando esta técnica, no siempre el resultado será tan espectacular, sino fíjate en las siguientes fotografías:

Hasta aquí has visto cómo utilizar ésta técnica de modo de potenciar los mensajes y sensaciones de tus fotografías y aumentar su atractivo. Ahora es tiempo de que veas algunos trucos para que, al combinarlos con éste efecto, puedas llevar tus fotografías al siguiente nivel:

¿Cómo romper la limitación del centro?

Una de las principales limitaciones de esta técnica es que, como te comente anteriormente, para que el efecto sea efectivo, es necesario que coloques al protagonista de la fotografía en el centro de la misma, de modo de que éste se mantenga nítido a pesar del “barrido”.

Ahora bien, con un poco de imaginación puedes sortear esta limitación y lograr fotografías como esta:

El barrido fuera del centro
El barrido fuera del centro

¿Cómo? Prueba con colocar al sujeto el en centro, toma tu fotografía y luego re encuadrala, ya sea editándola desde la cámara (la gran mayoría de las cámaras actuales permiten realizar recortes y re encuadres) o bien desde el ordenador.

Es decir, realiza la fotografía y luego realiza la composición final en el ordenador!

Pintar con luz y zooming

Deja de ser el fotógrafo y conviértete en el pintor. Puedes intentar combinar éste efecto con el utilizado para lograr “pintar” tus fotografías para lograr pinceladas fotográficas únicas.

Al tiempo que haces zoom, mueve levemente tu cámara hacia un lado u otro, para lograr pinceladas a lo largo de todo el encuadre. Al principio te será algo difícil lograr combinar ambos efectos pero, con un poco de práctica, serás capaz de volverte todo un pintor utilizando nada más que tu cámara.

Convierte tu cámara en un pincel
Convierte tu cámara en un pincel

Añade un poco de luz

Otra forma de añadir espectacularidad a tus fotografías zooming es si, al momento de realizar dicho efecto, disparas un flash sobre tu motivo. ¿Por qué? El destello del flash congelara a tu protagonista, mientras al hacer zoom, barreras con todo a su alrededor.

Esta combinación de efectos te permitirá lograr fotografías alucinantes ya que, una parte habrá salido perfectamente nítida y estática mientras que, todo a su alrededor, será “barrido”, trasmitiendo sensación de movimiento. Haz las pruebas!

Utiliza el flash para lograr este efecto
Utiliza el flash para lograr este efecto

Cuando aprendas a dominar esta técnica serás capaz de transformar una fotografía como esta:

Foto SIN "zooming"
Foto SIN «zooming»

En otra como esta:

Foto CON "zooming"
Foto CON «zooming»

Solo necesitas tomar tu cámara y salir a tomar fotografías. ¿Qué esperas?