Fotografías cortesía de: WerbeFabrik, twend354, Skitterphoto,condesign, Bajo Licencia de Creative Commons.

13 Consejos y Trucos Para Fotografiar Con Éxito en un Acuario

Un acuario es una gran oportunidad fotográfica por muchos motivos. Los peces son muy atractivos a la vista, llenos de color, texturas y las imágenes submarinas, por su rareza y la dificultad en obtenerse, se convierten en un escenario muy interesante tanto para el que realiza las imágenes como para el que las observa.

Ahora bien, nadie dijo que fuera fácil. Los acuarios aúnan todo aquello a lo que teme un fotógrafo cuando busca calidad en sus imágenes: falta de luz, reflejos y movimiento. Ahí es nada 😉

  1. Configura la cámara en manual
  2. O en modo prioridad a la velocidad
  3. Comprueba los valores de tu histograma
  4. Apaga el flash
  5. Enfoque Modo AF-C o AI Servo
  6. Escoge una óptica luminosa
  7. Acércate al cristal
  8. Prepara tu composición y espera
  9. Investiga sus costumbres
  10. Dispara en ráfaga
  11. Ajusta el balance de blancos
  12. Trabaja en formato RAW
  13. Ten paciencia

Veamos estos consejos uno por uno.

1. Configura la cámara en manual…

  • Una vez estés en modo manual debes indicarle una velocidad mínima para congelar el movimiento de los peces. Puesto que están constantemente en movimiento pero suelen hacerlo de forma lenta, con una velocidad de obturación de 1/125s es posible que tengas una imagen perfectamente congelada. No obstante, comprueba in situ el resultado en la pantalla ampliado y verificando. Si necesitases más velocidad, sube otro punto.

  • Trabaja con aperturas de diafragma lo suficientemente amplias como para que una buena porción de escena quede enfocada, pero sin renunciar a la poca luz de la que dispones. Una buena apertura en la que basarte podría ser f/5,6.
  • Una vez tengas definidos los parámetros anteriores, configura la ISO para que la exposición sea correcta. Recuerda que a mayor ISO más ruido, así que procura quedarte con la mínima posible una vez consigas una exposición correcta.

coral-1355474_1920

2. …O en modo prioridad a la velocidad

Si acabas de aterrizar y el modo manual te hace poner cara de haberte comido un limón, no te preocupes. Primero porque aprender a dominarlo es mucho más fácil de lo que crees. Segundo porque, en este caso, también puede funcionarte el modo de prioridad a la velocidad de obturación (S o Tv en el dial de modos). En este modo de disparo, tú defines la velocidad de obturación (1/125s) (que tu cámara mantendrá fija), obteniendo una correcta exposición a través del juego con los valores de apertura de diafragma.

3. Comprueba los valores de tu histograma

Es posible que en un entorno oscuro, veas tus imágenes a la perfección en tu fantástica y brillante pantalla táctil de última generación… pero que al llegar a casa te des cuenta de que, por desgracia, todas tus imágenes están oscuras. Allí seguramente intentarás rescatarlas, y sólo conseguirás un gran pegote de píxeles 🙂 . Porque si ya estás trabajando con una ISO elevada, no hay nada peor que añadirle a la calidad de tu imagen que una imagen subexpuesta.

Así que, moraleja, siempre, siempre deberías tener activado el histograma al visualizar los parámetros de tu imagen. Sólo él te indicará de forma efectiva y verídica si tu exposición es correcta.

4. Apaga el flash

Si no quieres imágenes con un fogonazo blanco en el centro y puntitos blancos por doquier, apágalo. Ésta vez no te va a servir de nada, y mucho menos el de la cámara. Además, molestas a los animales, así que prohibido.

jellyfish-1410668_1920

5. Enfoque Modo AF-C o AI Servo

Este tipo de enfoque automático se caracteriza por ser capaz de seguir sujetos en movimiento. Si dispones de suficiente luz y tu cámara trabaja correctamente en esas condiciones, puede serte de gran utilidad.

En caso de que la cámara pierda el sujeto en movimiento, tendrás que enfocar en manual.

6. Escoge una óptica luminosa

Ya hemos comentado que los acuarios son lugares donde no hay demasiada luz, por lo que trabajar con ópticas lo más luminosas posible, te será de gran ayuda.

Dependiendo de las imágenes que quieras obtener, puedes trabajar con un Gran Angular, para concentrar en la imagen la mayor parte de la escena; un Macro, para detalles de los peces; o un 50mm, el Rey de los Objetivos aquí te iría genial 🙂

lionfish-711799_1920

7. Acércate al cristal para evitar reflejos

Seguramente no estás solo en el acuario, seguramente está lleno de curiosos y amantes de los peces por doquier pegando sus narices al cristal. La única forma de intentar que todos los espectadores (incluido tú mismo/a) no formen parte de tus composiciones, es intentar acercarte lo máximo posible al cristal. Si dispones de un parasol de goma, podrás mantenerte unos centímetros alejado del mismo (así no rayamos nada 😉 ) y te servirá para aislar la imagen de reflejos.

8. Prepara tu composición y espera

La mejor forma de obtener bonitas imágenes de acuario, es escoger previamente una buena composición, independientemente del pez. Si tienes paciencia, luego sólo falta esperar que tu querido amigo asome por tu encuadre de la forma que habías previsto previamente.

9. Investiga sus costumbres

No hace falta que hagas un máster de ciencias del mar antes de pasarte por el acuario. Con que observes in situ durante un rato los diferentes comportamientos de cada uno de los peces, podrás hacerte una idea de por dónde les gusta moverse, de si tienen algún patrón de movimiento, etcétera. Así te será más fácil preparar tus composiciones y esperar.

10. Dispara en ráfaga

Para elementos en movimiento, como en este caso, el disparo en ráfaga te brinda una oportunidad perfecta de cazarlos al vuelo. Así te aseguras de obtener la imagen que quieres sin quedarte con el amargo sabor de las fotos “por poco».

anemone-fish-1496866_1920 (2)

11. Ajusta el balance de blancos

Tienes varias opciones aunque, por una vez, te vamos a recomendar el modo automático (siempre bajo tu supervisión 😉 ). El modo automático de balance de blancos suele funcionar bastante bien. Además evita que olvides configurarlo cada vez que haya un cambio de luz y que tengas que tirar todas tus fotos a la basura. No obstante, asegúrate de que está trabajando correctamente antes de ponerte a tomar imágenes como un loco.

12. Trabaja en formato RAW

El formato RAW es el que almacena más y mejor información de la escena, es decir, tu cámara no interpreta nada sino que se limita a recoger TODA la información disponible. El formato RAW funciona muy bien si piensas darle un toque de procesado después, porque te permite realizar ciertas correcciones (como del balance de blancos) sin perder o perdiendo poca calidad de imagen. Ahora bien, esto se traduce en imágenes más pesadas, (en ocasiones muy pesadas), por lo que debes tenerlo en cuenta a la hora de almacenarlas en tu tarjeta de memoria-ordenador. Además, si disparas en ráfaga, es posible que trabajar en RAW ralentice el número de fotogramas por segundo (fps).

13. Paciencia…

Que es la madre de la ciencia 🙂 . No tengas prisa, disfruta, haz pruebas y más pruebas, prueba diferentes composiciones y encuadres, juega con el diafragma, e incluso con la velocidad. La fotografía es arte y tú un artista, así que ya sabes, ¡a crear!

Espero que hayas disfrutado del artículo. Si es así, por favor, compártelo en tu red social favorita para que alguien más pueda beneficiarse de él. Muchas gracias y hasta la próxima 🙂